¿Qué pa­sa­ría si la Tie­rra de­ja­ra de gi­rar?

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Ma­ría Santos-Lleo CIEN­TÍ­FI­CA DE LA MI­SIÓN XMM-NEW­TON DE LA AGEN­CIA ES­PA­CIAL EU­RO­PEA

La Tie­rra gi­ra so­bre sí mis­ma a una ve­lo­ci­dad su­per­fi­cial de 1.667 km/h en el ecua­dor y se ra­len­ti­za según nos acer­ca­mos a los po­los, don­de la ve­lo­ci­dad es nu­la.

Es muy im­pro­ba­ble que se pa­re de gol­pe pe­ro, si ocu­rrie­ra, la at­mós­fe­ra no se pa­ra­ría. Los ob­je­tos que no es­tu­vie­ran an­cla­dos en tie­rra fir­me sal­drían dis­pa­ra­dos, so­bre to­do cer­ca del ecua­dor. Se pro­du­ci­rían vien­tos hu­ra­ca­na­dos que ba­rre­rían to­do lo que que­da­ra y su fric­ción con la su­per­fi­cie te­rres­tre cau­sa­ría enor­mes da­ños.

Si el fre­na­do de la Tie­rra fue­ra len­to, nos aho­rra­ría­mos la des­truc­ción ver­ti­gi­no­sa, pe­ro tam­bién ha­bría cam­bios ca­tas­tró­fi­cos en el cli­ma e im­por­tan­tes ajus­tes geo­ló­gi­cos. La du­ra­ción del año no se mo­di­fi­ca­ría, pe­ro el día, en lu­gar de 24h, du­ra­ría lo mis­mo que el año. Ca­da zo­na de la Tie­rra es­ta­ría ilu­mi­na­da por el sol du­ran­te me­dio año, con tem­pe­ra­tu­ras al­tí­si­mas, y a la som­bra el otro me­dio año, a tem­pe­ra­tu­ras he­la­do­ras.

Al pa­rar­se la Tie­rra des­apa­re­ce­ría la fuer­za cen­trí­fu­ga que, al ser má­xi­ma en el ecua­dor, le ha con­fe­ri­do su for­ma acha­ta­da y ha con­fi­na­do enor­mes ma­sas de agua en las cuen­cas oceá­ni­cas ecua­to­ria­les. Con un radio 21,4 ki­ló­me­tros más cor­to en los po­los que en el ecua­dor, la gra­ve­dad es ma­yor en los po­los. Si ce­sa la fuer­za cen­trí­fu­ga, el agua mi­gra­ría ha­cia don­de la gra­ve­dad es ma­yor, a los po­los. En las zo­nas ecua­to­ria­les emer­ge­ría tie­rra fir­me y al ca­bo del tiem­po ha­bría un con­ti­nen­te ecua­to­rial gi­gan­te y dos gran­des océa­nos po­la­res. El océano po­lar Ár­ti­co cu­bri­ría, en­tre otros, el nor­te de Eu­ro­pa, aun­que de­jan­do li­bre la ma­yor par­te de Es­pa­ña.

Na­tu­ral­men­te, la si­tua­ción real se­ría más com­ple­ja por la apa­ri­ción de vien­tos en­tre la zo­na de día y de no­che o de océa­nos he­la­dos o eva­po­rán­do­se.

Ade­más, al ce­sar el gi­ro de la Tie­rra, des­apa­re­ce­ría tam­bién el cam­po mag­né­ti­co te­rres­tre, crea­do por las co­rrien­tes de me­ta­les fun­di­dos en el in­te­rior ge­ne­ra­das por la ro­ta­ción de la Tie­rra. El cam­po mag­né­ti­co crea una bur­bu­ja pro­tec­to­ra, la mag­ne­tos­fe­ra, que pro­te­ge de las par­tí­cu­las car­ga­das que via­jan des­de el sol a ve­lo­ci­da­des enor­mes, el vien­to so­lar. Sin es­te pa­ra­guas pro­tec­tor, nos lle­ga­ría la ra­dia­ción más da­ñi­na del sol y se­ría le­tal.

NASA.

La Tie­rra, vis­ta des­de la Luna

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.