Or­de­na­mien­to ju­rí­di­co vi­gen­te.

Un no del pre­si­dent re­tro­trae­ría la si­tua­ción a an­tes del pleno del 10-O

La Vanguardia - - POLÍTICA - CAR­MEN DEL RIE­GO Ma­drid

El Go­bierno cen­tral pre­sen­ta co­mo una opor­tu­ni­dad el re­que­ri­mien­to que en­vió el miér­co­les al pre­si­dent Car­les Puig­de­mont pa­ra en­cau­zar el con­flic­to con Ca­ta­lun­ya. De he­cho, con­si­de­ra que si el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat res­pon­de que el mar­tes en el Par­la­ment no de­cla­ró la independencia, no só­lo se fre­na­ría la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción con las me­di­das que el Eje­cu­ti­vo fuer a plan­tear, sino que abri­ría la po­si­bi­li­dad del diá­lo­go que tan­to pide. No obs­tan­te, el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy, si­túa ese diá­lo­go en el mar­co del Con­gre­so y no en una me­sa bi­la­te­ral es­pe­cí­fi­ca.

Se­gún las fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les con­sul­ta­das, una res­pues­ta ní­ti­da de Puig­de­mont con­fir­man­do que no ha ha­bi­do de­cla­ra­ción de independencia re­tro­trae­ría la si­tua­ción a an­tes de la ce­le­bra­ción del pleno del 10 de oc­tu­bre. En esos mo­men­tos, el pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, afir­ma­ba, en una en­tre­vis­ta a Efe, que no veía mo­ti­vos ju­rí­di­cos su­fi­cien­tes pa­ra apli­car el ar­tícu­lo 155, que el Con­se­jo de Mi­nis­tros ac­ti­vó el miér­co­les y dio lu­gar al re­que­ri­mien­to que aho­ra de­be con­tes­tar el pre­si­dent.

La di­fe­ren­cia es mu­cha, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, por­que en ese es­ta­dio po­lí­ti­co pre­vio a la com­pa­re­cen­cia en el Par­la­ment, Puig­de­mont ten­día que afron­tar la res­pon­sa­bi­li­dad por la ce­le­bra­ción del 1-O y no ha­ber aca­ta­do la sus­pen­sión de la ley del re­fe­rén­dum. Un asun­to gra­ve, pe­ro no tan­to co­mo su­pon­dría una apli­ca­ción de la ley de Tran­si­to­rie­dad y la pues­ta en mar­cha del pro­ce­so pa­ra re­dac­tar una cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na. Una ac­tua­ción que hi­po­té­ti­ca­men­te crea­ba una nue­va le­gis­la­ción pa­ra­le­la al mar­co cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol. Un he­cho mu­cho más gra­ve, des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y pe­nal.

Si Puig­de­mont res­pon­die­ra que no se ha pro­cla­ma­do la independencia, el es­ce­na­rio se­ría el del diá­lo­go, sos­tie­nen des­de la Mon­cloa. No con la me­dia­ción que an­sía Car­les Puig­de­mont, pe­ro si un diá­lo­go. En el Con­gre­so, con los par­ti­dos en la co­mi­sión de aná­li­sis del mo­de­lo te­rri­to­rial que se cons­ti­tui­rá a ini­cia­ti­va del PSOE, pe­ro don­de el PDECat y ERC –si los re­pu­bli­ca­nos cam­bian de opi­nión– po­drán plan­tear una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pos­te­rior, tal y co­mo han pac­ta­do Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez.

Pe­ro pa­ra lle­gar a ese es­ta­dio, Puig­de­mont de­be­ría res­pon­der que el 10 de oc­tu­bre no pro­cla­mó la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na, lo que ac­ti­vó el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. Una de­ci­sión del Go­bierno que el ex­pre­si­den­te José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ca­li­fi­có ayer de una “de­ci­sión in­te­li­gen­te” y que has­ta al­guno de los po­lí­ti­cos del PP que más se han enfrentados a Ra­joy ala­ban, y con­si­de­ran acer­ta­da. El Go­bierno no quie­re pro­nun­ciar­se so­bre lo que ha­rá Puig­de­mont, ni mos­trar pe­si­mis­mo u op­ti­mis­mo res­pec­to a su res­pues­ta. Só­lo En­ric Mi­llo, que ayer fue uno de los pro­ta­go­nis­tas de la re­cep­ción en el Pa­la­cio Real, por la can­ti­dad de pa­la­bras de áni­mo que re­ci­bió, con­si­de­ra que só­lo hay una po­si­bi­li­dad de ca­da cua­tro de que Puig­de­mont se aven­ga a re­co­no­cer que no hu­bo DUI. Y eso que el de­le­ga­do del Go­bierno en Ca­ta­lun­ya es uno de los po­cos del PP que si­gue man­te­nien­do un con­tac­to ha­bi­tual con el pre­si­dent.

Cual­quier otra res­pues­ta que no sea ne­gar la independencia lle­va­ría al Go­bierno a po­ner en mar­cha la

El Eje­cu­ti­vo da mu­cha im­por­tan­cia al he­cho de que no se ha­ya apli­ca­do la ley de Tran­si­to­rie­dad sus­pen­di­da por el TC

se­gun­da fa­se del ar­tícu­lo 155, con la apro­ba­ción en Con­se­jo de Mi­nis­tros de las me­di­das que con­si­de­re ne­ce­sa­rias pa­ra vol­ver a la le­ga­li­dad. Unas me­di­das que el Eje­cu­ti­vo si­gue ne­go­cian­do con el PSOE, y que no es­tán ce­rra­das. Ese Con­se­jo de Mi­nis­tros las re­mi­ti­ría al Se­na­do, don­de se crea­ría una co­mi­sión mix­ta en la que par­ti­ci­pa­rían se­na­do­res de la co­mi­sión ge­ne­ral de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y de la co­mi­sión Cons­ti­tu­cio­nal, por el ti­po de com­pe­ten­cias que se ve­rían afec­ta­das y la pro­pia apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción.

ZIPI / EFE

La vi­ce­pre­si­den­ta San­ta­ma­ría con­ver­sa con los pre­si­den­tes del Cons­ti­tu­cio­nal y del Su­pre­mo du­ran­te el des­fi­le del 12 de Oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.