Car­men, es­to es­tá muy di­fí­cil

La Vanguardia - - POLÍTICA - Isa­bel Gar­cia Pa­gan

Ay, El­sa, es­to es­tá muy di­fí­cil!, ¿ver­dad? –Sí Car­men, muy di­fí­cil. Ya co­no­ces nues­tras con­di­cio­nes... La re­la­ción en­tre el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat y la Mon­cloa tran­si­ta hoy por hoy más o me­nos en es­tos tér­mi­nos con la vis­ta pues­ta en los pre­su­pues­tos. La vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo, la con­se­lle­ra Ar­ta­di y el vi­ce­pre­si­dent Pe­re Ara­go­nès se lla­man, se men­sa­jean y cal­zan en su agen­da reunio­nes fur­ti­vas de vein­te mi­nu­tos en ho­te­les. Cal­vo ha­bla de los pre­su­pues­tos, de los 2.200 mi­llo­nes ex­tras que re­ci­bi­rían las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat, de las me­jo­ras en in­ver­sio­nes que ma­ña­na pon­drá so­bre la me­sa el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Pe­dro Sau­ra: la dis­po­si­ción adi­cio­nal, las cer­ca­nías y has­ta la par­ti­ci­pa­ción en la ges­tión de El Prat. Pe­ro la sen­sa­ción en el Go­vern es que no hay vo­lun­tad de ha­blar “ni de po­lí­ti­ca, ni de pre­sos”.

Cal­vo sa­be muy bien que no es lo mis­mo ha­blar con Ar­ta­di que con Ara­go­nès, que se han pues­to en mar­cha in­ter­lo­cu­to­res aje­nos al Go­vern que re­pre­sen­tan a unos y no a otros, pe­ro su res­pues­ta an­te la de­man­da de ges­tos por par­te del in­de­pen­den­tis­mo siem­pre es la mis­ma. Eso es muy di­fí­cil, vie­ne a de­cir la vi­ce­pre­si­den­ta. Pe­dro Sán­chez tie­ne mu­cha pre­sión…

Aun sí, la Mon­cloa no se ha da­do por alu­di­da por el ul­ti­má­tum lan­za­do por Quim To­rra des­de el Par­la­ment, y tras la car­ta re­mi­ti­da a Sán­chez, sus ga­bi­ne­tes ya se han pues­to en con­tac­to. No ha­brá reunión ur­gen­te, tal y co­mo pe­día el pre­si­dent. Hay una­ni­mi­dad en que no es el mo­men­to, pe­ro los ca­na­les si­guen abier­tos. ¿Pa­ra qué? De mo­men­to, Sán­chez ha ido ga­nan­do tiem­po. No se ne­go­cia más que au­to­go­bierno, deu­das pen­dien­tes y re­cur­sos. Y el in­de­pen­den­tis­mo ten­drá que de­ci­dir si boi­co­tea los pre­su­pues­tos al com­pás de la presentación de las acu­sa­cio­nes del pro­ce­so del 1-O.

Tam­po­co la re­la­ción del Go­vern con Pa­blo

To­rra y Puig­de­mont se en­co­men­da­rán en los pró­xi­mos días al Con­sell de la Re­pú­bli­ca y el Fò­rum Cí­vic i Cons­ti­tuent

Igle­sias avan­za. Po­de­mos ne­ce­si­ta que Ada Co­lau re­sis­ta en la al­cal­día de Bar­ce­lo­na, así que, tras pac­tar los pre­su­pues­tos, no se asu­mi­rán ries­gos in­ne­ce­sa­rios pa­ra pre­sio­nar a Sán­chez. Ha­ce tiem­po que Igle­sias di­bu­ja su par­ti­cu­lar es­ce­na­rio de re­so­lu­ción: qui­zás tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y con un go­bierno más fuer­te en Ma­drid… La lan­gui­dez del lí­der de Po­de­mos con­tras­ta, a jui­cio de los in­ter­lo­cu­to­res in­de­pen­den­tis­tas, con la com­pren­sión re­pu­bli­ca­na de Al­ber­to Gar­zón.

Y mien­tras, la di­ges­tión de la pér­di­da de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en Ca­ta­lun­ya se ha­ce ca­da vez más pe­sa­da. To­rra ado­le­ce de la fal­ta de li­de­raz­go pro­pia de quien in­sis­te ca­da día en que no es un po­lí­ti­co, el gru­po de JxCat es­tá ali­nea­do en pú­bli­co y di­vi­di­do en pri­va­do so­bre la as­cen­den­cia de Car­les Puig­de­mont, y ERC se sien­te des­acom­ple­ja­da con la nue­va si­tua­ción de pre­ca­rie­dad par­la­men­ta­ria. Lo que no cam­bia es la con­ju­ra pa­ra elu­dir, de mo­men­to, las elec­cio­nes. En los pró­xi­mos días, To­rra y Puig­de­mont se en­co­men­da­rán al Con­sell de la Re­pú­bli­ca y el Fò­rum Cí­vic, So­cial i Cons­ti­tuent en bus­ca de con­te­ni­do po­lí­ti­co y re­for­zar los li­de­raz­gos mal­tre­chos es­ta se­ma­na. Y es que, sí, Car­men, aquí tam­bién es­tá muy di­fí­cil…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.