El Su­pre­mo de EE.UU. re­cha­za una ley que re­cor­ta el de­re­cho al abor­to

El pre­si­den­te del TS se une otra vez a los li­be­ra­les y en­fa­da a los con­ser­va­do­res

La Vanguardia - - INTERNACIO­NAL - FRAN­CESC PEIRÓN Nue­va York. Co­rres­pon­sal

El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos re­sol­vió el lu­nes que la ley que res­trin­ge el abor­to en Lui­sia­na, que ha­bría de­ja­do ope­ra­ti­va so­lo una clí­ni­ca en to­do el es­ta­do, su­po­ne una vio­la­ción de la Cons­ti­tu­ción. Es­ta de­ci­sión es una vic­to­ria ines­pe­ra­da pa­ra los de­fen­so­res del abor­to, gra­cias a una sen­ten­cia dic­ta­da por un tri­bu­nal con­tro­la­do por jue­ces con­ser­va­do­res.

Se tra­ta del ter­cer re­vés pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción Trump, des­pués de que el má­xi­mo ór­gano ju­di­cial de­fen­die­ra los de­re­chos la­bo­ra­les del co­lec­ti­vo LGBTQ y de que fre­na­ra la de­por­ta­ción de los lla­ma­dos “so­ña­do­res”, los jó­ve­nes que en­tra­ron en es­te país con sus pa­dres co­mo mi­gran­tes cuan­do no eran más que ni­ños.

Co­mo en las dos re­so­lu­cio­nes pre­ce­den­tes, el re­sul­ta­do en el ca­so de Lui­sia­na se pro­du­jo por cin­co vo­tos a cua­tro, con el pre­si­den­te del Su­pre­mo, John Ro­berts, su­man­do su vo­to a los cua­tro ma­gis­tra­dos li­be­ra­les.

La sen­ten­cia anu­la la ley apro­ba­da en Lui­sia­na en 2014, en la que se re­que­ría que cual­quier mé­di­co que ofre­cie­ra ser­vi­cios pa­ra in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo dis­pu­sie­ra del pri­vi­le­gio de ad­mi­sión en un hos­pi­tal den­tro de un ra­dio de 48 ki­ló­me­tros [ex­tre­mo que im­po­si­bi­li­ta­ba esas in­ter­ven­cio­nes, ya que la ma­yo­ría de hos­pi­ta­les no quie­ren im­pli­car­se en una cues­tión tan po­lé­mi­ca] . De apli­car­se, ha­bría que­da­do só­lo un cen­tro en Lui­sia­na pa­ra aten­der a las 10.000 mu­je­res que pi­den ca­da año esa aten­ción en el es­ta­do.

La pe­ti­ción pa­ra de­ro­gar esa le­gis­la­ción fue pre­sen­ta­da por dos mé­di­cos y una asis­ten­te clí­ni­ca. Ar­gu­men­ta­ban en la de­man­da que es­ta re­gu­la­ción su­po­nía una obli­ga­ción in­de­bi­da pa­ra que las mu­je­res pu­die­ran ac­ce­der al abor­to.

El trans­fu­guis­mo de Ro­berts re­pre­sen­ta un ma­za­zo pa­ra los con­ser­va­do­res, en es­pe­cial pa­ra los gru­pos evan­gé­li­cos que ha­bían al­ber­ga­do la es­pe­ran­za de un gi­ro ra­di­cal en la ju­ris­pru­den­cia so­bre es­te asun­to, en el que es el pri­mer ca­so que lle­ga al al­to tri­bu­nal des­de que el pre­si­den­te Do­nald Trump lo­gró el nom­bra­mien­to de dos jue­ces por él de­sig­na­dos.

Ro­berts frus­tró el cam­bio de sen­ti­do y sos­tu­vo que la ley de Lui­sia­na no se pue­de man­te­ner da­do que el tri­bu­nal fa­lló en 2016 con­tra una nor­ma­ti­va si­mi­lar en Te­xas. “La doc­tri­na le­gal nos re­quie­re, en au­sen­cia de cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les, a tra­tar los dos ca­sos de ma­ne­ra si­mi­lar”, re­dac­tó al jus­ti­fi­car su vo­to.

“La ley de Lui­sia­na im­po­ne una car­ga en el ac­ce­so al abor­to tan se­ve­ra co­mo la de Te­xas, por las mis­mas ra­zo­nes. Por es­to no se pue­de ra­ti­fi­car es­ta otra ley ba­jo nues­tros pre­ce­den­tes”, aña­dió. El pre­si­den­te del tri­bu­nal se opu­so en 2016 a man­te­ner la ley de Te­xas. En es­ta oca­sión ac­tuó de­bi­do al an­te­ce­den­te.

Hay más cam­bios. Cuan­do se re­sol­vió el ca­so de Te­xas, en el tri­bu­nal se en­con­tra­ba en­ton­ces el ma­gis­tra­do Ant­honny Ken­nedy, que po­día in­cli­nar la ba­lan­za, y se de­can­tó por anu­lar la ley. Su pues­to lo ocu­pa hoy Brett Ka­va­naugh, ju­ris­ta mu­cho más con­ser­va­dor. Tan­to és­te, co­mo Neil M. Gor­such, otro juez no­mi­na­do por Trump, se po­si­cio­na­ron con los otros dos ma­gis­tra­dos de cor­te re­pu­bli­cano.

En 2016, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en el go­bierno de Ba­rack Oba­ma se po­si­cio­nó con­tra Te­xas. En es­ta oca­sión, el eje­cu­ti­vo de Trump apo­yó a Lui­sia­na.

Los gru­pos an­ti abor­to in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de que Trump ga­ne un se­gun­do man­da­to pa­ra po­ner más jue­ces con­ser­va­do­res que sean pro vi­da. “Es­ta es una gran noticia pa­ra los gru­pos pro abor­to”, coin­ci­die­ron ex­per­tos y ac­ti­vis­tas.

La ley de Lui­sia­na ha­bría de­ja­do una so­la clí­ni­ca en to­do el es­ta­do pa­ra pres­tar es­te ti­po de prác­ti­cas

MANDEL NGAN / AFP

John Ro­berts, pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de los EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.