Es­cri­be Mons. Luis Ángel de las Heras, Obis­po de Mon­do­ñe­do-Ferrol

Mons. Luis Ángel de las Heras Ber­zal, Obis­po de Mon­do­ñe­do-Ferrol

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial1 - - Portada -

Junio nos al­can­za es­te año con el fue­go del Es­pí­ri­tu San­to. Ce­le­bra­mos Pen­te­cos­tés el día 4, domingo. No es el re­cuer­do de un he­cho del pa­sa­do, sino la vi­ven­cia ac­tual de la pre­sen­cia ac­tuan­te del Es­pí­ri­tu San­to en la Igle­sia y en ca­da bau­ti­za­do. De­be­mos dar­nos cuen­ta de es­te he­cho de fe que nos re­nue­va, alien­ta y for­ta­le­ce con una vi­da abun­dan­te (cf Jn 10,10). Co­mo di­ce la cons­ti­tu­ción pas­to­ral Gau­dium et Spes en su pri­mer nú­me­ro, es­ta­mos se­gu­ros de que la co­mu­ni­dad cris­tia­na está in­te­gra­da por per­so­nas que, reuni­das en Cris­to y guia­das por el Es­pí­ri­tu San­to en su pe­re­gri­nar hacia el reino del Pa­dre, han re­ci­bi­do la buena nue­va de la sal­va­ción pa­ra co­mu­ni­car­la a to­dos (cf GS 1). El Señor va lle­gan­do a to­das las gen­tes, a su mo­do, y cuen­ta con ca­da per­so­na y el con­jun­to de la Igle­sia par­ti­cu­lar de Mon­do­ñe­do-Ferrol.

Con­fia­dos en Dios y en la co­mu­nión ecle­sial, ca­da cual pue­de po­ner­se a la es­cu­cha del Es­pí­ri­tu pa­ra que su fres­cu­ra e im­pul­so le ayu­de en su vi­da cris­tia­na. De igual mo­do, co­mo Igle­sia dio­ce­sa­na, co­mo co­mu­ni­dad cre­yen­te y oran­te, de­be­mos es­cu­char al Es­pí­ri­tu San­to pa­ra que nos ilu­mi­ne en lo que más ne­ce­si­ta­mos, pa­ra aco­ger en el ca­mino luz, sa­bi­du­ría y esperanza, y pa­ra dar to­do lo que te­ne­mos, que es lo más pre­cia­do que po­de­mos dar. Así, de­be­mos es­cu­char al Es­pí­ri­tu en la úl­ti­ma fa­se de las apor­ta­cio­nes al Plan pas­to­ral dio­ce­sano y en el dis­cer­ni­mien­to so­bre los cam­bios y nom­bra­mien­tos que pue­da ha­ber de sa­cer­do­tes, per­so­nas con­sa­gra­das y lai­cas. No se tra­ta de una em­pre­sa me­ra­men­te hu­ma­na, su­je­ta a ca­pri­chos. Lle­va­mos to­do el año en ca­mino. Hemos es­cu­cha­do y de­be­mos se­guir es­cu­chan­do al Es­pí­ri­tu, pa­ra bus­car y po­ten­ciar lo que fa­vo­re­ce el pro­yec­to de Dios en es­ta dió­ce­sis. Un pro­yec­to evan­ge­li­za­dor, mi­sio­ne­ro, mi­se­ri­cor­dio­so y sa­ma­ri­tano. De­be­mos es­cu­char­lo tam­bién pa­ra de­tec­tar aque­llo que im­pi­de el de­sa­rro­llo de es­te pro­yec­to, ca­pa­ci­tán­do­nos así pa­ra sor­tear las di­fi­cul­ta­des que nos so­bre­ven­gan. Igual­men­te, de­be­mos es­cu­char al Es­pí­ri­tu pa­ra to­mar con­cien­cia de que so­mos evan­ge­li­za­do­res y abrir­nos sin te­mor a su ac­ción vi­vi­fi­can­te. Él nos in­fun­de la fuerza ne­ce­sa­ria pa­ra ser au­da­ces en el anun­cio de la Buena No­ti­cia, con­vir­tién­do­nos en per­so­nas que ma­ni­fies­ten en su vi­da con­cre­ta la pre­sen­cia de Dios en me- dio de la reali­dad (cf EG 259), con una mi­ra­da de dis­cí­pu­lo mi­sio­ne­ro, que se «ali­men­ta a la luz y con la fuerza del Es­pí­ri­tu San­to» (EG 50).

El Es­pí­ri­tu San­to man­tie­ne vi­vo el ar­dor mi­sio­ne­ro y el com­pro­mi­so mi­se­ri­cor­dio­so y sa­ma­ri­tano si con­fia­mos en Él, si lo in­vo­ca­mos. No nos can­se­mos de in­vo­car­lo. ¿Nos descubrimos lle­nos de de­bi­li­da­des? ¿Nos asal­tan dudas, des­con­fian­zas, re­ce­los…? Con­fie­mos de­ci­di­da y cons­tan­te­men­te en el Es­pí­ri­tu San­to; tan­to más, cuan­to más frá­gi­les nos con­si­de­re­mos (cf EG 280). Aten­da­mos al Es­pí­ri­tu pa­ra evi­tar caer en la ten­ta­ción de «la con­cien­cia de de­rro­ta que nos con­vier­te en pe­si­mis­tas que­jo­sos y de­sen­can­ta­dos con ca­ra de vi­na­gre» (EG 85). Au­men­te­mos la mi­ra­da cre­yen­te que re­co­no­ce la luz del Es­pí­ri­tu San­to en me­dio de la os­cu­ri­dad. Pa­ra vis­lum­brar el vino en que pue­de con­ver­tir­se el agua, pa­ra en­con­trar el trigo en me­dio de la ci­za­ña. Pa­ra re­co­no­cer que na­da ni na­die nos po­drá qui­tar la ale­gría del Evan­ge­lio (cf Jn 16,22), la que lle­na el co­ra­zón y la vi­da en­te­ra de los que se en­cuen­tran con Je­sús (EG 1). Una ale­gría que no des­apa­re­ce, aunque nos due­lan las mi­se­rias de es­tos tiem­pos y, por su­pues­to, si­ga­mos sien­do rea­lis­tas, no in­ge­nuos op­ti­mis­tas. Una ale­gría que nos lle­va a con­fiar más en el Es­pí­ri­tu y a en­tre­gar­nos más, a ser más ge­ne­ro­sos, des­pren­di­dos y dis­po­ni­bles (cf EG 84). La ge­ne­ro­si­dad siem­pre es re­com­pen­sa­da, es­pe­cial­men­te si la po­ne­mos en jue­go sin bus­car na­da a cambio. Ca­da uno ter­mi­na re­ci­bien­do mul­ti­pli­ca­do por el Señor cuan­to ha si­do ca­paz de do­nar. In­clu­so el que no po­ne na­da, o se es­con­de en su ta­ca­ñe­ría de es­pí­ri­tu, re­ci­bi­rá gra­ti­fi­ca­ción, si bien qui­zá se vea in­ca­pa­ci­ta­do por su egoís­mo pa­ra dis­fru­tar del “cien­to por uno”. El Señor es es­plén­di­do y va a es­tar gran­de con no­so­tros en es­te fi­nal de cur­so. Po­de­mos ade­lan­tar que es­ta­mos ale­gres en el Es­pí­ri­tu San­to que se nos ha da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.