RÍAS BAI­XAS Y NOR­TE DE POR­TU­GAL

EL CEN­TRO HISTÓRICO Y LA NA­TU­RA­LE­ZA FOR­MAN LA COM­BI­NA­CIÓN PER­FEC­TA EN UNA CIU­DAD QUE SE VI­VE EN LA CA­LLE Y QUE SE HA CON­VER­TI­DO EN UN EJEM­PLO

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial1 - - Portada - N. D. AMIL

Pon­te­ve­dra se vi­ve ca­mi­nan­do, pi­san­do con mi­mo ca­da rin­cón, ca­da pie­dra. Las mi­ra­das in­ter­na­cio­na­les ha­ce años que apun­tan a su mo­de­lo urbano has­ta con­ver­tir­lo en re­fe­ren­te de las prin­ci­pa­les ur­bes eu­ro­peas. Se han re­con­quis­ta­do los es­pa­cios pa­ra los pea­to­nes y se han alia­do con la na­tu­ra­le­za, el otro pun­tal de es­te pro­yec­to urbano que agra­da a los ve­ci­nos y sin du­da, con­quis­ta a los que re­ca­lan en la Boa Vi­la. La en­tra­da en el si­glo XXI su­pu­so la re­cu­pe­ra­ción del cen­tro histórico pa­ra uso y dis­fru­te de los ciu­da­da­nos des­pués de una épo­ca en la que los vehícu­los ha­bían ga­na­do es­pa­cio.

Pon­te­ve­dra es­tá aho­ra en el ma­pa in­ter­na­cio­nal co­mo una vi­lla ejem­plar di­se­ña­da pa­ra sus ve­ci­nos y en es­pe­cial pa­ra los más pe­que­ños. No hay pla­za, ni rin­cón de la ciu­dad en la que no se es­cu­che la voz de los ni­ños sien- do fe­li­ces. No es ca­sua­li­dad, el mo­de­lo urbano sur­gió ins­pi­ra­do por el pe­da­go­go ita­liano Fran­ces­co To­nuc­ci y su

Ciu­dad de los Ni­ños. Se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia en París, Hong Kong, Nue­va York, Bru­se­las... la lis­ta es muy ex­ten­sa. Y en esa lu­cha por man­te­ner esa Pon­te­ve­dra ar­mó­ni­ca en­tre cas­co urbano y na­tu­ra­le­za se su­ma aho­ra un nue­vo pro­yec­to, que se ex­tien­de has­ta el puen­te de O Bur­go.

La ciu­dad quie­re des­pe­dir a los pe­re­gri­nos y dar más pre­sen­cia al pea­tón en un es­ce­na­rio que es más que un puen­te, es un sím­bo­lo urbano, una se­ña de iden­ti­dad de la ca­pi­tal del Lé­rez. Al am­pa­ro del río que da de be­ber a la ciu­dad, el Con­ce­llo plan­tea de­vol­ver a los pea­to­nes uno de sus co­ra­zo­nes, quie­re con­ver­tir la zo­na en un área atrac­ti­va tan­to pa­ra los ve­ci­nos co­mo pa­ra los pe­re­gri­nos que en­fi­lan el Ca­mino Por­tu­gués. Des­de el si­glo XII el puen­te ha ido trans­for­mán­do­se si­glo a si­glo has­ta que en 1960 se le aña­die­ron dos vi­se­ras que per­mi­tie­ron en­san­char el puen­te, ade­más de cons­truir unos pi­la­res de hor­mi­gón pa­ra so­por­tar esa es­truc­tu­ra.

El pro­yec­to de acon­di­cio­na­mien­to bus­ca la trans­for­ma­ción de la zo­na y su pues­ta en va­lor. Fue­ra co­ches, so­lo per­so­nas. Ar­ti­cu­lan es­ta pro­pues­ta so­bre una ma­nio­bra lu­mí­ni­ca. Por un la­do, una ilu­mi­na­ción su­per­fi­cial so­bre el pa­vi­men­to y por otro, la ins­ta­la­ción de pro­yec­to­res que real­cen los ar­cos del puen­te. La luz se­rá una de las gran­des pro­ta­go­nis­tas del pro­yec­to de re­for­ma de la es­truc­tu­ra pa­ra con­ver­tir­lo en una pie­za fun­da­men­tal de la fi­so­no­mía ur­ba­na. Pe­ro ade­más de la nue­va ima­gen que dé la ilu­mi­na­ción, des­apa­re­ce­rán las ace­ras y to­do se­rá un pa­seo, mar­ca­do por unas lu­ces que des­de el sue­lo quie­ren mar­car el ca­mino a pro­pios y ex­tra­ños. Es­te di­se­ño no ha­ce más que con­fir­mar la apues­ta por vi­vir de ca­ra al río y en armonía en una ciu­dad pen­sa­da pa­ra las per­so­nas.

El Con­ce­llo afron­ta un pro­yec­to es­pec­ta­cu­lar que con­ver­ti­rá el puen­te, em­ble­ma de la ciu­dad, en es­pa­cio pea­to­nal e ilu­mi­na­do

FO­TO FÁ­TI­MA SAN­TIA­GO

La pla­za de Cu­rros En­rí­quez es uno de los co­ra­zo­nes que más vi­da bom­bea a la ciu­dad to­do el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.