UNA CAM­PA­ÑA SIN AGI­TA­CIO­NES

Malaga Hoy - - Opinión - ANTONIO MÉN­DEZ Di­rec­tor de Má­la­ga Hoy

EL pró­xi­mo vier­nes co­mien­za la cam­pa­ña elec­to­ral en An­da­lu­cía (la ofi­cial) y el pri­mer man­da­mien­to que to­do di­ri­gen­te en el go­bierno bus­ca en es­tas fe­chas es in­ten­tar evi­tar cual­quier ti­po de agi­ta­ción so­cial que pue­da con­di­cio­nar el vo­to el pró­xi­mo 2 de di­ciem­bre. Por eso, la pre­si­den­ta y as­pi­ran­te a re­va­li­dar el car­go en­car­gó a la Con­se­je­ría de Sa­lud que ce­rra­se a to­da cos­ta un acuer­do con los sin­di­ca­tos pa­ra im­pe­dir que pro­si­gan las mo­vi­li­za­cio­nes en de­man­da de me­jo­ras en la sa­ni­dad pú­bli­ca de es­ta pro­vin­cia.

Y a la de­le­ga­ción só­lo le fal­tó es­cri­bir un mi­llón de ve­ces en la pi­za­rra “los mé­di­cos y los pa­cien­tes siem­pre tie­nen ra­zón”. La pe­ni­ten­cia pa­ra con­se­guir el ar­mis­ti­cio elec­to­ral fue de­jar por es­cri­to a sus in­ter­lo­cu­to­res su sí a una ris­tra de pe­ti­cio­nes que no aten­de­rían de ur­gen­cia ni los Reyes Ma­gos: que es ur­gen­te cons­truir el ter­cer hos­pi­tal y ade­más me­jo­rar las in­fra­es­truc­tu­ras de la zo­na Es­te de la ca­pi­tal, que el cen­tro de al­ta re­so­lu­ción del Gua­dal­hor­ce hay que abrir­lo por com­ple­to de una vez por to­das, que el Ma­rí­ti­mo de To­rre­mo­li­nos efec­ti­va­men­te es un edi­fi­cio pro­pio del si­glo XIX y hay que aco­me­ter una pro­fun­da re­mo­de­la­ción, que es ne­ce­sa­rio ter­mi­nar la am­plia­ción del Cos­ta del Sol en Mar­be­lla, que con la de­man­da asis­ten­cial exis­ten­te no pue­den ce­rrar­se plan­tas en los cen­tros sa­ni­ta­rios ca­da vez que la ad- mi­nis­tra­ción quie­re cua­drar las va­ca­cio­nes de per­so­nal y que las plan­ti­llas re­cu­pe­ra­rán su es­plen­dor de pa­sa­dos tiem­pos.

La paz, de mo­men­to, no al­can­za a los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria, los pro­fe­sio­na­les que más han he­cho en es­tos años por man­te­ner el equi­li­brio emo­cio­nal de los más des­fa­vo­re­ci­dos que se acer­ca­ban a sus con­sul­tas, a ve­ces más a la bús­que­da de un psi­có­lo­go que pa­ra con­se­guir un diag­nós­ti­co cer­te­ro a sus do­len­cias. Tam­bién unas 70 aso­cia­cio­nes que in­te­gra­ban la pla­ta­for­ma en de­fen­sa del sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co se ha des­mar­ca­do del acuer­do, cons­cien­tes de que en es­tos días un po­lí­ti­co es ca­paz de pro­me­ter fo­nen­dos­co­pios de oro.

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de­ben ce­le­brar­se con el me­nor rui­do ex­terno po­si­ble. Pe­ro tam­bién de­be­rían ser­vir pa­ra de­ba­tir so­bre los gran­des pro­ble­mas de la co­mu­ni­dad y la sa­ni­dad pú­bli­ca es uno de los prin­ci­pa­les. Mi con­fian­za en que se desa­rro­llen dis­cu­sio­nes se­rias so­bre es­te asun­to es nu­la. Uno de los pri­me­ros anun­cios de cam­pa­ña por par­te de Su­sa­na Díaz, ca­mu­fla­do co­mo acuer­do de uno de los úl­ti­mos con­se­jos de Go­bierno de la Jun­ta pre­vio a la con­vo­ca­to­ria a las ur­nas, fue la or­den de do­tar a las ha­bi­ta­cio­nes de los hos­pi­ta­les de te­le­vi­sión gra­tui­ta. Só­lo les fal­tó in­cluir por el mis­mo pre­cio el fútbol de los ca­na­les de pa­go.

La paz, por el mo­men­to, no al­can­za a los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria, pro­fe­sio­na­les muy cas­ti­ga­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.