JAZ­MÍN BEI­RAK

Marie Claire España - - MAGAZINE -

El re­la­to del ac­ce­so de Jaz­mín Bei­rak (Ma­drid, 1978) a su car­go de dipu­tada en la Asam­blea de Ma­drid por Po­de­mos po­dría ser con­si­de­ra­do un mo­de­lo de lo que sig­ni­fi­ca es­ta 'nue­va po­lí­ti­ca' por la que nos pre­gun­ta­mos. Li­cen­cia­da en His­to­ria y Teo­ría del Ar­te, tra­ba­ja­ba co­mo in­ves­ti­ga­do­ra en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal cuan­do la in­dig­na­ción del 15-M la lle­vó al Círcu­lo de Cul­tu­ra de Po­de­mos y de ahí, a la lis­ta elec­to­ral. Ho­ri­zon­ta­li­dad má­xi­ma pa­ra un pro­ce­so que de­mues­tra que el ci­vis­mo ciu­da­dano pue­de abrir­se pa­so has­ta las ins­ti­tu­cio­nes. ¿Ci­ta­rán los li­bros de His­to­ria a Po­de­mos? Su­pon­go que sí. Ya se ha­bla in­clu­so de una se­gun­da Tran­si­ción y, cla­ra­men­te, exis­te un cam­bio po­lí­ti­co. Lo in­tere­san­te de Po­de­mos es que po­ne en el cen­tro cam­bios po­si­bles. Qui­zá no ven­gan mon­ta­dos en el dis­cur­so de la re­vo­lu­ción, pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso tie­nen más ca­pa­ci­dad de in­ci­den­cia. Con­du­cen a re­con­fi­gu­rar el pac­to so­cial. ¿Y có­mo he­mos lle­ga­do a es­te pun­to? El sis­te­ma ha lle­ga­do a un lí­mi­te in­sos­te­ni­ble. Por un la­do, se ha re­ve­la­do que las ins­ti­tu­cio­nes se han uti­li­za­do pa­ra ex­traer be­ne­fi­cios y se han se­pa­ra­do de la gen­te. Por otro, los ciu­da­da­nos so­mos más ca­pa­ces de or­ga­ni­zar­nos, pen­sar y di­sen­tir. Ese cru­ce de fe­nó­me­nos ha­ce po­si­ble que la ciu­da­da­nía ocu­pe esos es­pa­cios que an­tes es­ta­ban re­ser­va­dos a otros. ¿Có­mo fue el des­em­bar­co de los ciu­da­da­nos-dipu­tados en la Asam­blea? Nos sor­pren­dió mu­cho la des­orien­ta­ción que los otros par­ti­dos sin­tie­ron an­te nues­tra lle­ga­da. Por nues­tra par­te hay mu­cha na­tu­ra­li­dad y mu­cha ilu­sión. Te­ne­mos mu­chas ga­nas de cam­biar las co­sas y no es­ta­mos tan co­di­fi­ca­dos por lo que han si­do las re­glas de la Asam­blea. Nues­tras in­ter­ven­cio­nes, ma­ra­vi­llo­sas por su ale­gría y ga­nas, cho­can bas­tan­te a todo el pleno.

¿No se con­ta­gian de vues­tra ener­gía? Quien tie­ne ga­nas de con­ta­giar­se, se contagia y a quien le en­tra mie­do, le en­tra mie­do.

¿No­tas al­gu­na re­sis­ten­cia a vues­tra la­bor? Hay bas­tan­te blo­queo por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro po­co a po­co las ini­cia­ti­vas van sa­lien­do. ¿Qué ob­je­ti­vos te mar­cas pa­ra es­ta le­gis­la­tu­ra? Qui­sié­ra­mos lle­var ade­lan­te la co­mi­sión del es­tu­dio de la deu­da de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y ave­ri­guar si hu­bo ma­la ges­tión o sa­queo. Tam­bién que­re­mos lu­char con­tra la de­sigual­dad por­que es bru­tal que la es­pe­ran­za de vida en un ba­rrio co­mo Or­ca­sur (71,3) sea sie­te años me­nor que la de uno del ba­rrio de Sa­la­man­ca (78,9). Ga­ran­ti­zar educación, sa­ni­dad y res­ca­tar de su aban- dono las bi­blio­te­cas, los cen­tros de ba­rrio y de­más es­truc­tu­ras que co­nec­ta­ban la cul­tu­ra con la gen­te. ¿Se iden­ti­fi­ca con otras ini­cia­ti­vas fue­ra de Po­de­mos? Po­de­mos es una he­rra­mien­ta, no una iden­ti­dad. Es ne­ce­sa­ria cier­ta es­truc­tu­ra pa­ra or­ga­ni­zar­se, pe­ro es­ta no ha de ser fi­na­lis­ta. Al fi­nal, la prin­ci­pal ne­ce­si­dad de los vie­jos par­ti­dos es su pro­pia su­per­vi­ven­cia. Pe­ro nun­ca ha de ser más im­por­tan­te la es­truc­tu­ra que la ra­zón que la im­pul­sa.

Dipu­tada de Po­de­mos en la Asam­blea de Ma­drid, es tam­bién res­pon­sa­ble de cul­tu­ra del Gru­po Par­la­men­ta rio y del Con­se­jo Ciu­da­dano Au­to­nó­mi­co de su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.