La his­to­ri­ci­dad del Éxodo

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Juan Pa­blo Pe­ra­bá de las He­ras

los acon­te­ci­mien­tos que na­rra el se­gun­do li­bro de la Bi­blia y de la To­rá ju­día y que le dan nom­bre han si­do ob­je­to de un pro­fun­do es­tu­dio y dis­cu­sión en torno a su his­to­ri­ci­dad des­de el na­ci­mien­to de la Ar­queo­lo­gía bí­bli­ca en el si­glo XIX. El prin­ci­pal pro­ble­ma que se pre­sen­ta es la prác ti­ca inexis­ten­cia de fuen­tes egip­cias con­tem­po­rá­neas a los he­chos que pue­dan co­rro­bo­rar­los. Sin em­bar­go, po­dría com­pren­der­se es­ta fal­ta de men­ción si te­ne­mos en cuen­ta que los egip­cios ten­dían a enor­gu­lle­cer­se de sus éxi­tos y ocul­tar sus fra­ca­sos; y no ca­be du­da de que no pa­re­ce pre­ci­sa­men­te un éxi­to ha­ber per­mi­ti­do el éxodo de los is­rae­li­tas, fra­ca­san­do en el in­ten­to de re­te­ner­los.

Por otro la­do, la au­sen­cia de res­tos ar­queo­ló­gi­cos de la tra - ve­sía por el desier to es más que com­pren­si­ble si te­ne­mos en cuen­ta que se tra­ta de gru­pos nó­ma­das. En cual­quier ca­so, la mis­ma na­tu­ra­le­za de la cien­cia ar­queo­ló­gi­ca ha­ce que, si bien lo ya des­cu­bier to con­du­ce a con­clu­sio­nes cien­tí­fi­cas vá­li­das, no po­da­mos des­car tar otras di­fe­ren­tes en ba­se a po­si­bles des­cu - bri­mien­tos fu­tu­ros.

La fi­gu­ra de Moi­sés

Es­ta­mos an­te el acon­te­ci­mien­to más re­le­van­te de la his­to­ria del pue­blo de Israel, has­ta el pun­to de que po­dría­mos con­si­de­rar­lo su he­cho fun­da­cio­nal. Du­ran­te su pro­lon­ga­do pe­re­gri­na­je fue­ron to­man­do con­cien­cia y con­so­li­dán­do­se co­mo co­mu­ni­dad

po­lí­ti­ca, cul­tu­ral y, an­te to­do, re­li­gio­sa. To­do ello con­du­ci­dos por un per­so­na­je co­mo Moi­sés, pro­fe­ta, le­gis­la­dor y lí­der de Israel, pe­ro que tam­bién es te­ni­do co­mo tal por otras re­li­gio - nes abrahá­mi­cas, co­mo el Cris­tia­nis­mo o el Is­lam. El li­bro no so­lo con­tie­ne la me­ra na­rra­ción de los acon­te­ci­mien­tos, sino tam­bién him­nos, sal­mos y le­yes que si­guen for­man­do a día de hoy par te fun­da­men­tal de la doc tri­na y la li­tur­gia de los ju­díos.

El nom­bre de Moi­sés no apa­re­ce en nin­gu­na fuen­te egip­cia con­tem­po­rá­nea de los he­chos. Hay que es­pe­rar al si­glo III a.C. pa­ra en­con­trar una men­ción de par te de un cronista egip­cio, Ma­ne­tón, que ade­más ni si­quie­ra loi den­ti­fi­ca co­mo is­rae­li­ta, sino co­mo sa­cer­do­te egip­cio. La obra de Ma­ne­tón no se ha con­ser va­do, de ma­ne­ra que es co­no­ci­da úni­ca­men­te por re­fe- ren­cias de otros his­to­ria­do­res, co­mo Fla­vio Jo­se­fo, el cual, en su obra Con­tra Apión, es­ta­ble­ce un pa­ra­le­lis­mo en­tre el re­la­to bí­bli­co del Éxodo y dos acon­te­ci­mien­tos na­rra­dos por Ma­ne­tón.

El pri­me­ro de ellos, que ha­bla de la sa­li­da de 450.0 0 0 per­so­nas iden­ti­fi­ca­das co­mo “re­yes pas­to­res hic­sos”, es in­ter­pre­ta­do por Jo­se­fo co­mo el Éxodo de los is­rae­li­tas. El ori­gen del tér­mino hic­sos es la ex­pre­sión egip­cia he­qa Ja­sut, que sig­ni­fi­ca “re­yes de tie­rras ex­tran­je­ras”.

El pue­blo ju­dío

Hay con­sen­so en­tre los ex­per­tos en que los hic­sos se­rían un pue­blo de ori­gen se­mi­ta pro­ce­den­te de Si­ria o Ca­naán, que tras un pro­ce­so de pro­gre­si­va pe­ne­tra­ción lle­gó a con­quis­tar mi­li­tar-

Las es­ca­sas fuen­tes egip­cias so­bre el ÉXODO JU­DÍO son co­mo pe­que­ñas pie­zas de un rom­pe­ca­be­zas que nos re­cuer­dan al RE­LA­TO BÍ­BLI­CO, pe­ro que no po­de­mos con­si­de­rar co­mo prue­bas con­clu­yen­tes. Es cier­to que hay

si­mi­li­tu­des, pe­ro no po­de­mos sa­ber si son fru­to de la ca­sua­li­dad o no.

men­te el te­rri­to­rio egip­cio gra­cias a la su­pe­rio­ri­dad téc­ni­ca de su ejér­ci­to, pues­to que ya do­mi­na­ban el uso del bron­ce en la fa­bri­ca­ción de ar­ma­men­to. Jo­se­fo lo des­cri­be así: “Du­ran­te el rei­na­do de Tu­ti­meos, la ira de Dios se aba­tió so­bre no­so­tros; y de una ex­tra­ña ma­ne­ra, des­de las re­gio­nes ha­cia el Es­te, una ra­za des­co­no­ci­da de in­va­so­res se pu­so en mar­cha con­tra nues­tro país, se­gu­ro de la vic­to­ria. Ha­bien­do de­rro­ta­do a los re­gi­do­res del país, que­ma­ron des­pia­da­da­men­te nues­tras ciu­da­des. Fi­nal­men­te eli­gie­ron co­mo rey a uno de ellos, de nom­bre Sa­li­tis, el cual si­tuó su ca­pi­tal en Men­fis, exi­gien­do tri­bu­tos al Al­to y Ba­jo Egip­to...”.

En el se­gun­do re­la­to, Ma­ne­tón na­rra que un sa­cer­do­te egip­cio lla­ma­do Osar­sef li­de­ró a 80.0 0 0 le­pro­sos en una su­ble­va­ción con­tra Egip­to. Jo­se­fo iden­tif ica a es­te sa­cer­do­te con Moi­sés, man­te­nien­do que cam­bió su nom­bre. Mu­chos his­to­ria­do­res opi­nan que los tér­mi - nos “le­pro­sos” o “sa­cer­do­tes le­pro­sos” no se de­ben en­ten­der en sen­ti­do li­te­ral, sino que po­drían re­fe­rir­se a per­so­nas que el Im­pe­rio con­si­de­ra­ba aje­nas a su cul­tu­ra o ex tran­je­ros.

L a sa­li­da de Egip­to

Exis­ten va­rias teo­rías acer­ca de la fe­cha en la que se pro­du­jo la sa­li­da de Egip­to y, por tan­to, so­bre qué fa­raón rei­na­ría en ese mo­men-

to. Se da la cir­cuns­tan­cia de que en el li­bro no se es­pe­ci­fi­ca su nom­bre, sino úni­ca­men­te su tí­tu­lo (“Fa­raón”). L a ra­zón más plau­si­ble de es­to pue­de ser de ti­po re­li­gio­so. Pa­ra los egip­cios el fa­raón era con­si­de­ra­do co­mo un dios, y el me­ro he­cho de pro­nun­ciar o es­cri­bir su nom­bre im­pli­ca­ba re­co­no­cer­lo co­mo tal, co­sa que los is­rae­li­tas no acep­ta­ban, pues­to que no re­co­no­cían más dios que Ya­veh.

Aun­que tra­di­cio­nal­men­te se iden­ti­fi­có a Fa­raón con Ram­sés II, ac­tual­men­te es­te da­to se ha pues­to en du­da. La ma­yo­ría de los egip­tó­lo­gos se in­cli­nan ac­tual­men­te por iden­ti­fi­car­lo con Tut­mo­sis III, sex­to fa­raón de la X VIII Di­nas­tía, que reinó en­tre los años 1.479 y 1.425 a.C. Se le sue­le con­si­de­rar uno de los faraones más im­por­tan­tes y po­de­ro­sos de la his­to­ria de Egip­to, al­can­zan­do el Im­pe­rio du­ran­te su rei­na­do su má­xi­ma ex­ten­sión te­rri­to­rial.

L a in­ten­sa ac ti­vi­dad ar­qui­tec tó­ni­ca, tan­to de cons­truc­ción co­mo de reha­bi­li­ta­ción, lle­va­da a ca­bo en la épo­ca hi­zo au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te la de­man­da de mano de obra. Una par te i mpor tan­te de es­ta de­man­da se cu­brió con po­bla­ción de ori­gen se­mi­ta. Las con­di­cio­nes de vi­da en si­tua­ción de es­cla­vi­tud a las que fue­ron so­me­ti­dos crea­ron el cal­do de cul­ti­vo que aca­bó ha­cien­do ne­ce­sa­ria la hui­da de Egip­to.

El re­la­to del éxodo

Uno de los epi­so­dios más des­ta­ca­dos del li­bro del Éxodo es el que re­la­ta las pla­gas, que son en­via­das por Dios a Egip­to an­te la ne­ga­ti­va del fa­raón a aten­der la pe­ti­ción de Moi­sés de que li­be­ra­ra a su pue­blo. Exis­te en torno a es­te he­cho un do­cu­men­to his­tó­ri­co cier­ta­men­te in­tere­san­te, cu­yas coin­ci­den­cias con el re­la­to bí­bli­co son sor­pren­den­tes. Se tra­ta del Pa­pi­ro Ipu­wer, tam­bién co­no­ci­do co­mo de Lei­den, tra­du­ci­do por A. H. Gar­di­ner en 1909, y que con­tie­ne la des­crip­ción de una se­rie de ca­tás­tro­fes de di­ver­sa ín­do­le acae­ci­das so­bre Egip­to, ta­les co­mo ham­bre, se­quías o fu­gas de es­cla­vos, que pre­sen­tan una i nquie­tan­te si­mi­li­tud con l as diez pla­gas na­rra­das en la Bi­blia. Al­gu­nos au­to­res co­mo Goe­dic­ke y Ve­li­kovsky lo han pro­pues­to co­mo fuen­te his­tó­ri­ca que co­rro­bo­ra­ría el re­la­to bí­bli­co. En el pa­pi­ro se apre­cian coin­ci­den­cias en el or­den de las pla­gas e in­clu­so cons­truc­cio­nes lin­güís­ti­cas muy si­mi­la­res:

L a pla­ga es­tá en to­do el te­rri­to­rio. San­gre en to­das par tes (Pa­pi­ro Ipu­wer).

Y hu­bo san­gre por to­da la tie­rra de Egip­to (Éxodo 7:21).

El río es san­gre (Pa­pi­ro Ipu­wer).

Y to­da el agua del río se vol­vió san­gre (Éxo - do 7:20).

El pa­pi­ro no men­cio­na di­rec­ta­men­te a los is­rae­li­tas de for­ma ex­plí­ci­ta, pe­ro sí ha­ce re­fe­ren­cia a una re­vuel­ta de es­cla­vos, una co -

lum­na de fue­go y la des­apa­ri­ción de un fa­raón en cir­cuns­tan­cias inex­pli­ca­bles:

Con­tem­pla, el fue­go ha mon­ta­do en­ci­ma so­bre al­to. Su com­bus­tión va en ade­lan­te con­tra los enemi­gos de la tie­rra (Pa­pi­ro Ipu­wer).

Yah­veh iba al fren­te de ellos, de día en co - lum­na de nu­be pa­ra guiar­los por el ca­mino, y de no­che en co­lum­na de fue­go pa­ra alum­brar­los, de mo­do que pu­die­sen mar­char de día y de no­che (Éxodo 13:21).

Prue­bas ar­queo­ló­gic­cas

El arqueólogo Henry Che­vrier des­cu­brió en 1947 una es­te­la en el Tem­plo de Kar­nak en Te­bas, que se da­tó en tiem­pos del fa­raón Ah­mo­sis I, al­re­de­dor de 1500 a.C. En ella se en­cuen­tra la des­crip­ción de una gran tormenta muy po­co ha­bi­tual en la zo­na y que po­dría co­rres­pon­der con la que se des­cri­be en la Bi­blia en tiem­pos del Éxodo.

Otro arqueólogo, Flin­ders Pe­trie, hi­zo otro des­cu­bri­mien­to des­ta­ca­ble: la Es­te­la de Mer­nep­tah, so­bre pie­dra de ba­sal­to ne­gro, tam­bién co­no­ci­da co­mo la Es­te­la de Israel por­que, en sus úl­ti­mas lí­neas se men­cio­na bre­ve­men­te una cam­pa­ña en Ca­naán y apa­re­ce por pri­me­ra vez en una fuen­te egip­cia la pa­la­bra “Israel”, re­fe­ri­da ya a una po­bla­ción do­ta­da de cier­ta uni­dad. Es­to po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo una re­fe­ren­cia acre­di­ta­da en fuen­te his­tó­ri­ca al pue­blo de Israel una vez es­ta­ble­ci­do en Ca­naán tras el éxodo por el de­sier­to.

Acer­ca de otro de los epi­so­dios des­ta­ca­dos del li­bro del Éxodo, el pa­so del Mar Ro­jo, exis­ten al­gu­nos do­cu­men­tos egip­cios que lo men­cio­nan. Son los pa­pi­ros Anas­ta­si. En ellos, cier­tos ofi­cia­les en­car­ga­dos de vi­gi­lar la fron­te­ra en­tre Egip­to y el de­sier­to del Si­naí, en­vían in­for­mes a sus su­pe­rio­res. El más in­tere­san­te de ellos es Anas­ta­si V, don­de se re­la­ta la hui­da de dos es­cla­vos que han atra­ve­sa­do la men­cio­na­da fron­te­ra, di­bu­jan­do una ru­ta que po­dría ser muy si­mi­lar a la que, se­gún se des­cri­be en li­bro del Éxodo, si­guió Moi­sés ha­cia el Si­naí. Da­da la men­cio­na­da ten­den­cia de los egip­cios a ocul­tar o di­si­mu­lar en lo po­si­ble to­do aque­llo que no les fue­ra fa­vo­ra­ble, bien po­dría ser que en lu­gar de ser so­la­men­te dos es­cla­vos fue­ra un gru­po de gen­te bas­tan­te más nu­me­ro­so.

A mo­do de con­clu­sión ha­bría que de­cir es que es­ta­mos an­te un re­la­to re­co­gi­do en la Bi­blia, que no es un do­cu­men­to his­tó­ri­co en sí mis­mo ni pre­ten­de ser­lo, por lo que no se le pue­de exi­gir ni pre­su­po­ner una na­rra­ción ex­haus­ti­va ni exac­ta de los he­chos, sino que per­si­gue más bien y an­te to­do un pro­pó­si­to de ti­po re­li­gio­so. Lo cual no quie­re de­cir, sen­su con­tra­rio, que ten­ga­mos ne­ce­sa­ria­men­te que des­car­tar la his­to­ri­ci­dad de su con­te­ni­do, al me­nos en lo esen­cial. Tam­bién de­be­mos te­ner en cuen­ta que los re­la­tos pa­sa­ron de pa­dres a hi­jos du­ran­te si­glos, con­for­mán­do­se así una tradición oral plas­ma­da por es­cri­to se­gún pa­re­ce ya en el si­glo VIII a.C. Co­mo es fá­cil de su­po­ner, en es­te pro­ce­so pu­die­ron pro­du­cir­se las ló­gi­cas dis­tor­sio­nes e inexac­ti­tu­des inevi­ta­bles en pro­ce­sos de es­te ti­po.

La Ha­ga­dá, el más an­ti­guo ma­nus­cri­to del re­la­to de có­mo los ju­díos es­ca­pa­ron de la es­cla­vi­tud en Egip­to.

los ju­díos no fue­ron es­cla­vos egip­cios

Moi­sés, de Miguel Án­gel.

AUN­QUE TRA­DI­CIO­NAL­MEN­TE SE IDEN­TI­FI­CÓ AL FA­RAÓN BÍ­BLI­CO CON RAM­SÉS III, ac­tual­men­te la ma­yo­ría de los egip­tó­lo­gos se

in­cli­nan por iden­ti­fi­car­lo con Tut­mo­sis III, sex­to fa­raón de la XVIII Di­nas­tía.

Es­te­la de Tut­mo­sis III.

pa­pi­ro ipu­wer exis­te un do­cu­men­to his­tó­ri­co cu­yas coin­ci­den­cias con el re­la­to bí­bli­co son sor­pren­den­tes. Se tra­ta del Pa­pi­ro Ipu­wer, tam­bién co­no­ci­do co­mo de Lei­den, tra­du­ci­do por A. H. Gar­di­ner en 1909, y que con­tie­ne la des­crip­ción de una

se­rie de ca­tás­tro­fes de di­ver­sa ín­do­le acae­ci­das so­bre Egip­to.

Ete­la de Me­mep­tah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.