El mis­te­rio de los per­so­na­jes bí­bli­cos

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Jo­sé ma­nuel Gar­cía Bautista

la BI­BLIA con­tie­ne en sus pá­gi­nas la par­ti­cu­lar his­to­ria de per­so­na­jes con un pa­pel des­ta­ca­do en la mis­ma, des­de los pro­fe­tas has­ta los “Pri­me­ros Pa­dres” o la SA­GRA­DA Fa­mi­lia. es­tos son los que más lla­man nues­tra aten­ción y tam­bién los que más pre­gun­tas nos plan­tean.

Moi­sés pa­sa­rá a la His­to­ria Bí­bli­ca co­mo el li­ber­ta­dor del pue­blo ju­dío del yu­go egip­cio, co­mo el guía ha­cia la Tie­rra Pro­me­ti­da que mu­rió sin go­zar de ella, co­mo el men­sa­je­ro de Dios, co­mo el pro­fe­ta. Su im­por­tan­cia bí­bli­ca e his­tó­ri­ca va más allá de la tras­cen­den­cia hu­ma­na pa­ra en­trar en lo di­vino.

Moi­sés... un ju­dío de ori­gen in­cier­to

La le­yen­da nos cuen­ta que Moi­sés fue de­po­si­ta­do en una bal­sa o ces­ta de ca­ñas en el Ni­lo, su as­cen­den­cia po­día ser de al­guien de no­ta­ble in­fluen­cia en la so­cie­dad egip­cia y de­ci­die­ron des­pren­der­se del be­bé. Al­gu­nos es­tu­dio­sos afir­man que Moi­sés po­dría ser el fa­raón Ame­no­fis IV, el lla­ma­do “fa­raón he­re­je”, que cam­bia­ría su nom­bre al de Ak­he­na­tón, e im­pu­so el culto a un so­lo Dios, Atón, des­te­rran­do to­da la tradición de dio­ses de Egip­to.

Moi­sés tu­vo una es­tre­cha re­la­ción con Dios y obró prodigios y mi­la­gros en su nom­bre. Ade­más es el úni­co ser hu­mano que ve a Dios, en el mon­te Si­naí.

Se­gún na­rra el Deu­te­ro­no­mio, Moi­sés se di­ri­gió al mon­te Ne­bo, con 835 m de al­tu­ra, des­de allí ad­mi­ró la tie­rra pro­me­ti­da so­ña­da por Isaac y Abraham, y des­pués de ha­ber­la con­tem­pla­do mu­rió.

El mis­te­rio de la tum­ba de Moi­sés

En el mis­mo mon­te don­de des­apa­re­ció, allí mis­mo, fue en­te­rra­do, pe­ro na­die vio ni el cuer­po ni la tum­ba… Los pro­ble­mas ac­tua­les de ubi­car la tum­ba sur­gen cuan­do que­re­mos ubi­car el mon­te Ne­bo. Es­te se in­te­gra den­tro del sis­te­ma mon­ta­ño­so del Aba­rim, sien­do una de sus cum­bres, pe­ro aquel Ne­bo no tie - ne por qué ser el mon­te Ne­bo ac­tual… Igual, con el pa­so del tiem­po, su nom­bre ha va­ria­do, e in­clu­so su ubi­ca­ción.

Pe­ro nos en­con­tra­mos con una nue­va sor­pre­sa: en­tre In­dia y Pa­kis­tán hay un mon­te que se lla­ma Ne­bo y en ese lu­gar hay una tum­ba que los lu­ga­re­ños afir­man que per te­ne­ce a Moi­sés…

En el li­bro “Hash­mat-i-Kash­mir” se de­jó es­cri­to: “Moi­sés lle­gó a Ca­che­mi­ra y la gen­te lo es­cu­chó. Unos con­ti­nua­ron cre­yen­do en él, otro no. Mu­rió y fue en­te­rra­do aquí. La gen­te de Ca­che­mi­ra lla­ma a su tum­ba ‘el san­tua­rio del Pro­fe­ta del Li­bro’”.

Has­ta allí el escritor his­pano An­dreas Fa­ber Kai­ser se tras­la­dó pa­ra com­pro­bar unas i nfor­ma­cio­nes acer­ca de una tum­ba que de­cían per te­ne­cía a Je­sús de Na­za­ret… Tal y co­mo pu­bli­có en su po­lé­mi­ca obra: “Je­sús vi­vió y mu­rió en Ca­che­mi­ra”. Pe­ro allí tam­bién en- con­tró al­go no pla­ni­fi­ca­do en su guión, tal vez en el guión di­vino…, y es que cer­ca de la tum­ba de ese “Je­sús de Na­za­ret ” se en­con­tra­ba la de ese otro “Moi­sés” – en­tre co­mi­llas por las du­das que pre­sen­tan am­bas y no por fal­ta de res­pe­to –. Co­mo cu­rio­si­dad: am­bas es­tán en la ci­ma del mon­te Ne­bo asiá­ti­co…

¿Quién fue el pa­dre de Je­su­cris­to?

Je­sús de Na­za­ret na­ció de Ma­ría, la ma­dre vir­gen, por “obra y gra­cia del Es­pí­ri­tu Santo”, y des­de en­ton­ces el pro­ble­ma del quién fue el pa­dre bio­ló­gi­co de Je­sús no de­ja de ge­ne­rar de­ba­tes y con­tro­ver­sias.

Se­gún el Nue­vo Tes­ta­men­to, des­cen­día di­rec­ta­men­te de Ya­vé. Mar­cos co­mien­za su Evangelio di­cien­do: “Prin­ci­pio de la bue­na no - ti­cia de Je­su­cris­to, el hi­jo de Ya­vé” (Mc 1,1). Qui­zás ha­cién­do­se eco de que Ma­ría no “ha-

bía co­no­ci­do va­rón” y que los evan­ge­lis­tas Mateo y Lu­cas se en­car­gan de re­mar­car en sus tex tos que no “ha­bía man­te­ni­do re­la­cio­nes con­yu­ga­les con na­die” (Lc 1,34) y que dio a luz “sin que Jo­sé hu­bie­ra man­te­ni­do re­la­cio­nes con ella” (Mt 1,25).

En el Li­bro de la Na­ti­vi­dad se di­ce que un án­gel anun­cia a los pa­dres de la Vir­gen que da­rá a luz a un ni­ño “sin unión con hom­bre al­guno” (IV, 2) y que lue­go, en el Con­ci­lio de To­le­do, año 40 0 d.C ., se di­ce: “Hom­bre ver­da­de­ro en­gen­dra­do sin la se­mi­lla de va­rón”.

Lu­cas tam­bién acen­túa to­da es­ta co­rrien­te es­cri­bien­do en su Evangelio: “Tú eres el hi­jo de Ya­vé” (Lc 3,11). El en­de­mo­nia­do de Ge­ra­sa di­ce: “¡Dé­ja­me en paz, Je­sús, hi­jo de Ya­vé, el Al­tí­si­mo!” (5, 7). Y en el trans­cur­so de la trans­fi­gu­ra­ción de es­cu­chó una voz que ve­nía de una nu­be que de­cía: ‘Es­te es mi hi­jo, el que­ri­dí­si­mo. ¡Es­cu­chad­le!’” (9, 7).

Mateo en su pa­rá­bo­la de los mal­va­dos vi­ña­do­res in­di­ca: “Cuan­do al due­ño (Ya­vé) de la vi­ña ya so­lo le que­da­ba su hi­jo, su hi­jo que­ri­dí­si­mo, (pen­só) a mi hi­jo le res­pe­ta­rán” (12, 6). Y a la pre­gun­ta del Su­mo Sa­cer­do­te: “¿Eres tú el Me­sías, el hi­jo de Ya­vé ben­di­to?”, Je­sús de Na­za­ret res­pon­dió: “Sí, lo soy” (14, 61 s).

Se lla­ma “unión hie­ro­gá­mi­ca” a aque­lla que se da en­tre un dios o án­gel y una mu­jer hu­ma­na. En l a Bi­blia hay ejem­plos de ello, com el re­co­gi­do en el ca­pí­tu­lo 6 de Gé­ne­sis, don­de se ha­bla de la unión se­xual de los hi­jos de Ya­vé y las hi­jas de los hom­bres: “Vie­ron que eran gua­pas (…) y les da­ban hi­jos” (Gn 6, 2- 4). Igual­men­te de la unión hie­ro­gá­mi­ca en­tre mu­je­res es­té­ri­les co­mo Sara (Gn 17, 15 s s), Re­be­ca (Gn 24, 21), la ma­dre de San­són (Juec 13, 2-5), de Sa­muel (Sam 1, 111 ss) y de Juan elBau­tis­ta (Lc 1, 7 ss). Igual­men­te, los pa­dres de la Vir­gen Ma­ría pa­re­cían ser es­té­ri­les, si aten­de­mos a lo que nos di­ce el Li­bro so­bre la Na­ti­vi­dad de Ma­ría: “De l a mis­ma ma­ne­ra que ella na­ce­rá de ma­dre es­té­ril, así, sien­do vir­gen, en­gen­dra­rá a su vez al hi­jo del Al­tí­si­mo” (III, 3).

A sí, pa­ra l os más re­li­gio­sos, Je­sús ha­bría te­ni­do un pa­dre que lo en­gen­dró mi­la­gro­sa­men­te por el Es­pí­ri­tu Santo. Pa­ra otros su pa­ter­ni­dad es­tá más en en­tre­di­cho que­dan­do el enig­ma por re­sol­ver.

El na­ci­mien­to de Je­sús en el Co­rán

¿Celebran los mu­sul­ma­nes el na­ci­mien­to de Je­sús? La sor­pre­sa es que sí, pues en el is­la­mis­mo se res­pe­ta mu­cho la fi­gu­ra de Je­sús de Na­za­ret. Y es que mu­chos de los per­so­na­jes que apa­re­cen en el An­ti­guo y Nue­vo Tes­ta­men­to tam­bién tie­nen su es­pa­cio en el Co­rán, así Moi­sés, Juan el Bautista, Elías, Za­ca­rías, Adán, Eva, o Je­su­cris­to co­mo pro­fe­ta bí­bli­co y su ma­dre Ma­ría.

A la Vir­gen Ma­ría se la ci­ta en el ca­pí­tu­lo 19 del Co­rán y al na­ci­mien­to de Je­sús, lla­ma- do Is­sa: “Se que­dó en cin­ta y se re­ti­ró con él a un lu­gar dis­tan­te. Y los do­lo­res del par to la lle­va­ron jun­to al tron­co de una pal­me­ra. Ella di­jo: ‘¡Oja­lá hu­bie­ra muer to y se me hu­bie­ra ol­vi­da­do com­ple­ta­men­te an­tes es­to!’. Pe­ro él, por de­ba­jo de ella, la lla­mó: ‘¡No te afli­jas! Tu Se­ñor ha pues­to a tus pies un arro­yo. ¡Sa­cu­de ha­cia ti el tron­co de la pal­me­ra, y es­ta ha­rá caer so­bre ti dá­ti­les fres­cos y ma­du­ros! ¡Co­me, pues, be­be y so­sié­ga­te! Y si vie­ras a al­gún mor tal, di­le: ‘He he­cho vo­to de si­len­cio Mi­se­ri­cor­dio­so. No ha­bla­ré, pues, hoy con hom­bre al­guno’. Vol­vió con él (Je­sús) a su gen­te lle­ván­do­lo en bra­zos, y ellos di­je­ron: ‘¡Ma­ría!, se­gu­ra­men­te has co­me­ti­do al­go sos­pe­cho­so. ¡Her­ma­na de Aa­rón!, tu pa­dre no era un hom­bre mal­va­do, ni tu ma­dre una ra­me­ra’. Ella se­ña­ló al ni­ño, pe­ro ellos di­je­ron: ‘¿Có­mo va­mos a ha­blar a uno que aún es­tá en la cu­na, a un ni­ño? ’. Di­jo él: ‘Soy el sier vo de Dios, Dios me ha da­do la Es­cri­tu­ra y me ha he­cho pro­fe­ta. Me ha ben­de­ci­do don­de quie­ra que me en­cuen­tre y me ha or­de­na­do ha­cer ora­ción y ofre­cer el Za­kat mien­tras vi­va. Que sea bon­da­do­so con mi ma­dre. No me ha he­cho arro­gan­te ni des­gra­cia­do. La paz sea con­mi­go el día que na­cí, el día que mue­ra y el día en que sea re­su­ci­ta­do a la vi­da‘” (19:22 21).

Pa­ra los mu­sul­ma­nes Je­sús nun­ca se pro­cla­mó co­mo Hi­jo de Dios o Dios en­car­na­do, en el ca­pí­tu­lo 19 (o su­ra) del Co­rán di­ce: “Di­cen: ‘El Mi­se­ri­cor­dio­so ha adop­ta­do un Hi­jo’. Cier­ta­men­te, Ha­béis pro­fe­ri­do una te­rri­ble blas­fe­mia. Los cie­los ca­si se des­ga­rren por ello, la tie­rra se abra y las mon­ta­ñas cai­gan de­mo­li­das por­que ellos han atri­bui­do al Mi­se­ri­cor­dio - so un hi­jo. No pro­ce­de que el Mi­se­ri­cor­dio­so ten­ga un hi­jo y no hay na­die en los cie­los ni en la tie­rra que no ven­ga al Mi­se­ri­cor­dio­so sino co­mo Su sier­vo” (19:88 91).

A Ma­ría se la lla­ma tam­bién Ma­riam y en­ri­que­ce su vi­da en el Co­rán más que en la Bi­blia con de­ta­lles. So­bre Joa­quín ( Im­ran) y Ana, abue­los de Je­sús por vía ma­ter­na, en su­ra ter­ce­ro “La fa­mi­lia de Im­ran” di­ce: “Cuan­do la mu­jer de Im­ran di­jo: ‘¡Se­ñor!, te ofrez­co un vo­to, lo que lle­vo en mi vien­tre con­sa­gra­do a tu ex­clu­si­vo ser vi­cio. ¡Acép­ta­lo! Tú eres Quien to­do l o oye, Quien to­do l o sa­be’. Y cuan­do dio a luz di­jo: ‘¡Se­ñor! Lo que he da­do a luz es una hem­bra. Bien sa­bía Dios lo que ha­bía da­do a luz, pe­ro un va­rón no es lo mis­mo que una hem­bra. Le he pues­to de nom­bre Ma­ría, y la pon­go, con su des­cen­den­cia, ba­jo tu pro - tec­ción con­tra el mal­di­to Sa­tán’. Su Se­ñor la aco­gió con mu­cho agra­do, la hi­zo cre­cer con bon­dad y la con­fió a Za­ca­rías. Siem­pre que Za­ca­rías iba a ver­la al tem­plo en­con­tra­ba al­gún sus­ten­to jun­to a ella. Ma­ría de­cía: ‘De Dios. Dios pro­vee sin lí­mi­te a quien Él quie­re’” (su­ra 3:35 37).

So­bre el na­ci­mien­to de Je­sús di­ce en el ca­pí­tu­lo 2, o su­ra 2, ver­sícu­lo 87: “Y re­ve­la­mos a Moi­sés el Li­bro, y des­pués de él en­via­mos Men­sa­je­ros, y con­ce­di­mos a Je­sús, el hi­jo de Ma­ría, prue­bas evi­den­tes y le for ta­le­ci­mos con el Es­pí­ri­tu Santo (el án­gel Ga­briel). ¿Es que ca­da vez que se os pre­sen­ta­ba un Men­sa­je­ro que no sa­tis­fa­cía vues­tros de­seos os en­so­ber­be­cíais y des­men­tíais a unos, y a otros los ma­ta­bais? ”.

So­bre su vi­da y sus mi­la­gros ha­bla en la su­ra 5-110.

Je­sús en el Co­rán es un pro­fe­ta, res­pe­ta­do y ve­ne­ra­do, le­jos de otros ra­di­ca­lis­mos ex tre­mis­tas que en la ac tua­li­dad se vi­ven en torno a las re­li­gio­nes y que so­lo mues­tran el des­co - no­ci­mien­to de las mis­mas.

¿Tu­vo Je­sús es­po­sa?

La no­ti­cia sal­ta­ba cuan­do se des­cu­bría un vie­jo le­ga­jo, un vie­jo pa­pi­ro al que lla­ma­ron “el evangelio de la es­po­sa de Je­sús”. Sem­bró du­das por lo que po­dría sig­ni­fi­car y tam­bién por su pre­sun­ta an­ti­güe­dad.

Las du­das se van des­pe­jan­do e ini­cial­men­te se le ubi­có en­tre los si­glos VI al IX de nues­tra era, pa­ra ello se ba­sa­ron en la gra­má­ti­ca y la ca­li­gra­fía, la tin­ta y el soporte. El frag­men­to de pa­pi­ro fue so­me­ti­do a aná­li­sis y se des­car­tó la fal­si­fi­ca­ción o su ma­ni­pu­la­ción tras su con­fec­ción (un ejem­plo de ello po­dría ser que ini­cial­men­te el texto re­pro­du­ce un co­men­ta­rio he­cho por Je­su­cris­to, di­je­ra “la mu­jer” y al­guien lo hu­bie­ra cam­bia­do des­pués por “mi es­po­sa”). El con­te­ni­do del do­cu­men­to, del pa­pi­ro pu­do ha­ber si­do com­pues­to ori­gi­nal­men­te en­tre los si­glos II al IV.

Ka­ren L . King, pro­fe­so­ra en la Universidad Har vard en Cam­brid­ge ( Mas­sa­chu­setts ,EE. UU.), lle­gó a la con­clu­sión de que, te­nien­do en cuen­ta fac to­res his­tó­ri­cos y de con­tex to, el frag­men­to fue crea­do por cris­tia­nos de aquel tiem­po, lo cual no de­mues­tra que Je­su­cris­to, co­mo per­so­na­je his­tó­ri­co, hu­bie­ra es­ta­do ca­sa­do aun­que tam­po­co es al­go des­ca­be­lla­do, pues los hom­bres de la épo­ca lo so­lían es­tar a esa edad en aque­lla tie­rra.

El tro­zo de pa­pi­ro di­ce: “Je­sús les di­jo, mi es­po­sa ”. Es por ello que es de­no­mi­na­do co­mo “el evangelio de la es­po­sa de Je­sús”. Al usar la de­no­mi­na­ción “evangelio” no quie­re de­cir que se le dé es­ta­tus ca­nó­ni­co co­mo los evan­ge­lios of icia­les de la Bi­blia so­lo es una for­ma de iden­tif icar­lo que, si es cier to, pue­de lle­var a erro­res.

A f inales del año 2011, King re­ci­bió el frag­men­to de pa­pi­ro de su due­ño y en 2012 fue tras­la­da­do a Nue­va York pa­ra que Ro­ger Bag­nall, di­rec tor del Ins­ti­tu­to pa­ra el Es­tu­dio del Mun­do An­ti­guo en l a Universidad de Nue­va York, lo ana­li­za­ra. Reali­zó un pro­fun­do es­tu- dio de l a ca­li­gra­fía y otras ca­rac te­rís­ti­cas, y de­mos­tra­ba que real­men­te era un frag­men­to muy an­ti­guo.

El tro­zo de pa­pi­ro tie­ne unas di­men­sio­nes de 4 x 8 cen­tí­me­tros, su pro­ce­den­cia se la ubi­ca en Egip­to, ya que es­tá es­cri­to en cop­to, una suer te de idio­ma egip­cio uti­li­za­do por los cris­tia­nos es­ta­ble­ci­dos en l a re­gión en tiem­pos del Im­pe­rio Ro­mano.

En el tro­zo de pa­pi­ro Je­sús ha­bla en dos oca­sio­nes de su ma­dre, su es­po­sa y una dis­cí­pu­la fe­me­ni­na. En una de ellas se re­fie­re co­mo “Ma­ría”, aquí los dis­cí­pu­los dis­cu­ten si Ma­ría pue­de te­ner su con­fian­za o no, y Je­sús di­ce: “Ella pue­de ser mi dis­cí­pu­la”.

Se des­co­no­ce quién es el au­tor del frag­men­to y si hay otros frag­men­tos si­mi­la­res; del exis­ten­te po­co más se sa­be sal­vo que eran cris­tia­nos.

El do­cu­men­to tie­ne su tras­cen­den­cia pues, co­mo i ndi­ca­ba l a doc­to­ra King, “po­dría dar un mo­ti­vo pa­ra pre­gun­tar­se si aca­so la apor­ta­ción fe­me­ni­na en el gru­po de Je­sús y sus após­to­les fue ma­yor de lo creí­do, y has­ta qué pun­to dog­mas ca­tó­li­cos co­mo el ce­li­ba­to de sa­cer­do­tes y mon­jas y su ex­clu­sión del ma­tri­mo­nio tie­nen una ba­se lo bas­tan­te só­li­da en la su­pues­ta sol­te­ría de Je­su­cris­to, quien ade­más qui­zás va­lo­ra­ba el pa­pel femenino en la Igle­sia bas­tan­te más de lo que lo han va­lo­ra­do en si­glos pos­te­rio­res mu­chos al­tos car­gos ecle­siás­ti­cos”.

Pue­de ser un im­por tan­te do­cu­men­to o, tal vez, un con­fu­so do­cu­men­to que lle­va a ma­lin­ter­pre­ta­cio­nes. Mien­tras se co­no­ce un po­co más so­bre él so­lo que­da se­guir es­tu­dian­do su his­to­ria y su con­tex to his­tó­ri­co pa­ra es­tar más cer­ca de la ver­dad.

¿Qué pa­só con Ju­das Is­ca­rio­te?

Su nom­bre era Ju­das Is­ca­rio­te y pa­sa­rá a la His­to­ria co­mo el após­tol trai­dor, aquel que ven­dió a Je­sús de Na­za­ret a cam­bio de unas mo­ne­das. Pa­ra unos es un mal­di­to, pa­ra otros un ele­gi­do, un bra­zo eje­cu­tor de una pro­fe­cía, de un des­tino cier to.

Ju­das Is­ca­rio­te sig­nif ica “Ish Ke­riot ”, “un hom­bre de Ke­riot ”, o “Que­riot ” sien­do una ciu­dad de Ju­dá (Jos.15:21-25). Es­te era de Ju­dea, mien­tras que sus com­pa­ñe­ros se­gui­do­res de Cris­to eran ga­li­leos.

Sien­do un ni­ño sus pa­dres se tras­la­da­ron a Je­ri­có, lu­gar don­de se in­tere­só por la obra de Juan el Bautista. Es por ello que Ju­das Is­ca­rio­te su­frió la re­pu­dia de sus pro­pios pa­dres, al ser sa­du­ceos, y se unió a los dis­cí­pu­los de Juan.

De l os após­to­les él era el más culto, el úni­co j udío, te­nía una bue­na edu­ca­ción y era hon­ra­do. Pe­ro no te­nía bien cla­ro lo que que­ría pa­ra él, pa­ra sí mis­mo, pa­ra su vi­da.

Co­mo más des­ta­ca­do, a ni­vel cul­tu­ral de los do­ce ele­gi­dos, es An­drés quien lo eli­ge te­so­re­ro, cum­plien­do bien esa la­bor has­ta el mo­men­to de la trai­ción del maes­tro.

Ju­das no pu­do re­pri­mir la ava­ri­cia, qui­zás los ce­los de Cris­to, y lo ven­dió, in­di­có el lu - gar don­de se en­con­tra­ría pa­ra ser arres­ta­do por los sol­da­dos ro­ma­nos. Tras ello re­ci­bió su “re­com­pen­sa”, aun­que cuen­ta la his­to­ria más le­gen­da­ria que se arre­pin­tió y opri­mi­do por los re­mor­di­mien­tos se qui­tó la vi­da ahor­cán­do­se. Es el evan­ge­lis­ta San Mateo quien in­di­ca: “He pe­ca­do, en­tre­gan­do a un hom­bre inocen­te ”. Pe­ro ellos le con­tes­ta­ron: “Y a no­so­tros ¿qué nos im­por ta? Eso es co­sa tu­ya”.

Ju­das Is­ca­rio­te de­vol­vió l as 30 mo­ne­das de pla­ta a los Su­mos Sa­cer­do­tes y a los an­cia­nos. Pe­ro es­tos no lo acep­ta­ron y ti­ra­ron las mo­ne­das en el Tem­plo. Ju­das sa­lió de él y se en­ca­mi­nó ha­cia lo que se­ría su fi­nal.

Las mo­ne­das que­da­ron en el sue­lo y los Sa­cer­do­tes man­da­ron re­co­ger­las: “Es­te di­ne­ro es­tá man­cha­do de san­gre. No po­de­mos po­ner­lo en la al­can­cía de las ofren­das”. Tras ello ad­qui­rie­ron un te­rreno lla­ma­do el Cam­po

del Al­fa­re­ro, pa­ra que sir vie­ra de se­pul­tu­ra a los ex­tran­je­ros. En la ac­tua­li­dad ese lu­gar se lla­ma Cam­po de San­gre (Mt 27,3-8).

En el Nue­vo Tes­ta­men­to, en Los He­chos de los Após­to­les, se di­ce que los após­to­les bus­ca­ron a un sus­ti­tu­to pa­ra Ju­das y es Pe­dro quien des­ta­ca la pe­no­sa la­bor de Ju­das: “Her­ma­nos, era ne­ce­sa­rio que se cum­plie­ra l a Es­cri­tu­ra, en la que el Es­pí­ri­tu Santo, por me­dio de Da­vid, ha­bía di­cho ya acer­ca de Ju­das, que fue el guía de los que apre­sa­ron a Je­sús. Pues Ju­das era uno de los nues­tros, y ob­tu­vo un pues­to en es­te mi­nis­te­rio. Pe­ro fue y com­pró una fin­ca con el di­ne­ro que le pa­ga­ron por su mal­dad. Lue­go ca­yó de ca­be­za, se re­ven­tó por el me­dio y se de­rra­ma­ron to­dos sus in­tes­ti­nos. Cuan­do los ha­bi­tan­tes de Je­ru­sa­lén lo su­pie­ron, lla­ma­ron a aque­lla fin­ca ‘Acél­da­ma’, que en su len­gua quie­re de­cir Cam­po de San­gre” (Hch 1,16 -19).

Es cu­rio­so por­que hay dos ver­sio­nes di­fe­ren­tes del fin de Ju­das Is­ca­rio­te: San Mateo ha­bla de sui­ci­dio, pe­ro en los He­chos de los Após­to­les se di­ce que su­frió un ac­ci­den­te ca­yen­do por un ba­rran­co y mu­rien­do.

Mien­tras que en el pri­mer ca­so se di­ce que ti­ró las mo­ne­das en el Tem­plo, en la se­gun­da ver­sión se ha­bla que com­pró un te­rreno, sin que hu­bie­ra arrepentimiento ni que de­vol­vie­ra las mo­ne­das, ese lu­gar es co­no­ci­do co­mo el Cam­po del Al­fa­re­ro.

En opi­nión de San Mateo el nom­bre de “Cam­po de San­gre” ha­ría re­fe­ren­cia a la muer te de Je­su­cris­to y, sin em­bar­go, en l os He­chos, el nom­bre es in­di­ca­ti­vo de la muer te de Ju­das.

No fal­tan ex­per tos que han tra­ta­do de ha­cer­lo coin­ci­dir di­cien­do que Ju­das se ahor­có de un ár­bol en lo al­to de un ba­rran­co y que su cuer­po, una vez ahor­ca­do ca­yó por el mis­mo que­dan­do des­tro­za­do. En torno a ello se cum­pli­ría la fa­mo­sa ci­ta de la in­fa­me muer te de aque­llos que fue­ran con­tra el Se­ñor: “El Se­ñor se reirá

de ellos. Des­pués se con­ver ti­rán en un ca­dá­ver in­fa­man­te, ob­je­to de opro­bio eterno en­tre los muer tos. El Se­ñor los pre­ci­pi­ta­rá de ca­be­za, sin que pue­dan ha­blar, los arran­ca­rá de sus ci­mien­tos, y se­rán com­ple­ta­men­te ex­ter­mi­na­dos, que­da­rán su­mi­dos en el do­lor y des­apa­re­ce­rá has­ta su re­cuer­do”.

Es la pa­vo­ro­sa muer­te que es­pe­ra al pe­ca­dor en­sal­zan­do que to­do jus­to de­be te­ner una se­pul­tu­ra dig­na y mo­rir co­mo Ju­das era una mal­di­ción.

Pe­ro hay un fon­do de le­yen­da en el re­la­to de los He­chos de los Após­to­les so­bre la muer­te de Ju­das Is­ca­rio­te que no se­ría más que la ejem­pla­ri­za­ción de una muer­te cruel y tre­men­da que se trans­mi­tía oral­men­te en­tre los pri­me­ros cris­tia­nos, ela­bo­ra­da so­bre la ba­se de una ci­ta del Li­bro de la Sa­bi­du­ría y que se le aña­día el nom­bre su­ge­ren­te de “Cam­po de San­gre”, por ser el te­rreno ad­qui­ri­do con las 30 mo­ne­das de la trai­ción. Es­to no se­ría más que un ejem­plo de có­mo Dios siem­pre cum­ple su mi­sión di­vi­na y sus pro­yec­tos siem­pre triun­fan cas­ti­gan­do a los ma­los de es­pí­ri­tu y de co­ra­zón.

So­bre las pro­fe­cías de Je­sús se sa­be el des­tino y cum­pli­mien­to de San Pe­dro. San Mar­cos so­bre l as rea­li­za­das en l a úl­ti­ma ce­na ha­bla so­bre la ne­ga­ción de Pe­dro (Mc. 14,30) y otra so­bre la trai­ción de Ju­das (Mc. 14,18-21). Se da bue­na cuen­ta de la ne­ga­ción de Pe­dro (Mc. 14,66-72), pe­ro no de lo que su­ce­de con Ju­das del que Je­sús di­ce: ”Más le val­dría a ese hom­bre no ha­ber na­ci­do” (Mc. 14,21). Qui­zás por­que Mateo que­ría que to­dos su­pie­ran lo que su­ce­dió a Ju­das, y de ahí su in­te­rés en na­rrar su desas­tro­so fi­nal, pues es el úni­co que lo ha­ce.

Hay cier tos pa­ra­le­lis­mos en­tre Je­sús de Na­za­ret y la vi­da de Da­vid. Es­te te­nía un ín­ti­mo ami­go que se lla­ma­ba Aji­tó­fel, uno de sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res, los enemi­gos de Da­vid cons­pi­ra­ron con­tra él y com­pra­ron a Aji­tó­fel que lo trai­cio­nó, so­bre el f in de Aji­tó­fel se di­ce: “Le­van­tán­do­se, se fue a su ca­sa… y se ahor­có” (2 Sa­muel 17,23).

Ju­das se­ría Aji­tó­fel, a quien Je­sús l e con - fia­ba to­dos los se­cre­tos del Reino (de los Cie­los; Mt. 13,11); que era ami­go ín­ti­mo de él y lo trai­cio­nó. L a trai­ción fue pre­ce­di­da por el arrepentimiento y se ahor­có, co­mo Aji­tó­fel.

Mateo, por tan­to, es­ta­ble­ce la equi­va­len­cia en­tre Da­vid y Je­sús de Na­za­ret en­car­nan­do es­te al Me­sías sal­va­dor.

A sí Ju­das Is­ca­rio­te po­si­ble­men­te mu­rió ahor­ca­do, víc­ti­ma de sus pro­pios re­mor­di­mien­tos y re­cuer­dos del que fue su ami­go y al que trai­cio­nó.

¿Qué ocu­rrió des­pués de la muer­te de Je­sús?

Ju­das, el após­tol trai­dor, se con­si­de­ra uno de los mar­gi­na­dos de la His­to­ria. Ven­der a Je­sús de Na­za­ret lo hi­zo acree­dor de ser el pe­ca­dor más grande de to­dos los tiem­pos y su nom­bre mal­di­to.

En el evangelio de Lu­cas (22:21-22) se di­ce: “Mas, he aquí la mano del que me en­tre­ga es­tá con­mi­go en la me­sa. Y a la ver­dad el Hi­jo del Hom­bre va, se­gún lo que es­tá de­ter­mi­na­do; pe­ro ¡ay de aquel hom­bre por quien Él es en­tre­ga­do! Dé­ja­me con­tar­te un po­co so­bre lo que la Bi­blia di­ce acer­ca de Ju­das: Él fue ele­gi­do per­so­nal­men­te por Je­sús pa­ra que fue­ra após­tol. Pa­só tres años y me­dio via­jan­do con Je­sús. Él fue tes­ti­go de to­dos los mi­la­gros de Cris­to. Fue tes­ti­go de có­mo Cris­to sa­nó a los en­fer­mos, re­su­ci­tó a los muer tos y ex­pul­só de­mo­nios”.

Ju­das era el te­so­re­ro y vi­vió l os mis­mos mo­men­tos jun­to a Je­sús de Na­za­ret que los após­to­les Pe­dro, San­tia­go y Juan, pa­ra to­dos era una per­so­na de con­fian­za y na­die sos­pe - cha­ba que se­ría el que trai­cio­na­ría a Je­sús. Ven­dió al Maes­tro por 30 mo­ne­das de pla­ta y sin­tien­do re­mor­di­mien­to de lo que ha­bía he­cho se sui­ci­dó.

Pe­ro Ju­das, ¿dón­de me­re­ce­ría es­tar? ¿En el cie­lo, en el in­fierno? No es el úni­co dis­cí­pu­lo que co­me­tió erro­res, el mis­mo Pe­dro ne­gó co­no­cer a Je­sús de Na­za­ret por tres oca­sio­nes. Uno se sui­ci­dó, y el otro se con­vir­tió en la ca­be­za de la pre­di­ca­ción tras la muer­te del Maes­tro. Si bien es cier­to que son dos ca­sos di­fe­ren­tes. Sin em­bar­go, hay quien quie­re ver que Ju­das te­nía esa mi­sión y que fue per­mi­ti­da por Je­sús, pues sa­bía que era pie­za in­sus­ti­tui­ble y de tra­ba­jo in­gra­to por la de­ci­sión que le co­rres­pon­dió to­mar a cam­bio de 30 mo­ne­das.

Así las cosas re­cien­tes en­cues­tas es­pon­tá­neas en in­ter­net ubi­can a Ju­das en el in­fierno y a Pe­dro en el Cie­lo, cre­yen­tes son los que en su ma­yo­ría se han mos­tra­do par­ti­da­rio a par­ti­ci­par en la mis­ma con si fue­ra un jue­go del que ha sa­li­do mal pa­ra­do el após­tol trai­dor.

Es­tos son so­lo al­gu­nos de los per­so­na­jes re­le­van­tes, y des­ta­ca­dos, de l a Bi­blia, tan­to del An­ti­guo Tes­ta­men­to (Moi­sés) co­mo el Nue­vo Tes­ta­men­to o los Evan­ge­lios y que con­for­man so­lo al­gu­nos de los mis­te­rios que nos han plan­tea­do mil pre­gun­tas, en al­gu­na oca­sión, en torno a ellos y que lo se­gui­rán ha­cien­do en un futuro pues el se­cre­to es­tá con­te­ni­do en sus pro­pias y, a ve­ces, qui­mé­ri­cas bio­gra­fías.

Moi­sés sal­va­do de las aguas. Rijc­ke­re.

se lla­ma “unión hie­ro­gá­mi­ca” a aque­lla que se da en­tre un dios o án­gel y una mu­jer hu­ma­na. en la Bi­blia hay ejem­plos de ello, co­mo el re­co­gi­do en el ca­pí­tu­lo 6 del gé­ne­sis, que se ha­bla de la unión se­xual de

los hi­jos de Ya­vé y las hi­jas de los hom­bres.

Vi­si­ta de la San­tí­si­ma Vir­gen Ma­ría, Igle­sia de Saint Etien­ne du Mont, Pa­rís.

Ma­ría Mag­da­le­na.

un vie­jo pa­pi­ro, co­no­ci­do co­mo “el evangelio de la es­po­sa de je­sús”, sem­bró du­das so­bre si cris­to pu­do real­men­te ha­ber te­ni­do mu­jer de­bi­do a la pre­sun­ta an­ti­güe­dad de es­te

do­cu­men­to.

El evangelio de la es­po­sa de Je­sús.

Jun­to a es­tas lí­neas, el be­so de Ju­das Is­ca­rio­te. A la de­re­cha, el Mon­te de San­gre.

es cu­rio­so por­que hay dos ver­sio­nes di­fe­ren­tes del fin de ju­das is­ca­rio­te: san Mateo ha­bla de sui­ci­dio, pe­ro en los he­chos de los após­to­les se di­ce que su­frió un ac­ci­den­te ca­yen­do por

un ba­rran­co y mu­rien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.