Có­di­gos ocul­tos en las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras

En los textos bí­bli­cos

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Iván Mou­rin

Gue­rras, muer­te, en­fer­me­dad, ham­bre… Mu­chas son las cau­sas que po­drían con­du­cir­nos al fin de nues­tra era. Aun­que ha­ga dos mi­le­nios que la Bi­blia fue es­cri­ta, en al­gu­nos de sus ca­pí­tu­los se men­cio­nan pun­tos que ser­vi­rán co­mo anun­cio de es­te, y que los cien­tí­fi­cos han acep­ta­do co­mo cau­sas plau­si­bles que nos lle­va­rían a la ex­tin­ción. “El cuar­to án­gel to­có la trom­pe­ta, y fue he­ri­da la ter­ce­ra par­te del sol, la ter­ce­ra par­te de la lu­na y la ter­ce­ra par­te de las es­tre­llas, pa­ra que la ter­ce­ra par­te de ellos se os­cu­re­cie­ra y el día no res­plan­de­cie­ra en su ter­ce­ra par­te, y asi­mis­mo la no­che” (Apo­ca­lip­sis, 8:12).

Se­ña­les apo­ca­líp­ti­cas

La gla­cia­ción se­ría una de ellas. El mo­ti­vo de es­ta es di­fí­cil de pro­nos­ti­car, ya sea por el cam­bio cli­má­ti­co, una va­ria­ción en la in­cli­na­ción del eje de ro­ta­ción te­rres­tre o de la ór­bi­ta te­rres­tre, una in­ver­sión mag­né­ti­ca, la dis­po­si­ción de los con­ti­nen­tes, la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca o la ex­pan­sión ma­si­va de los bos­ques. “Hi­jo de hom­bre, pon tu ros­tro ha­cia Gog, de la tie­rra de Ma­gog, prín­ci­pe de Ros, Me­sec y Tu­bal, y pro­fe­ti­za con­tra él, y di: ‘Así di­ce el Se­ñor Dios. He aquí es­toy con­tra ti, oh Gog, prín­ci­pe de Ros, Me­sec y Tu­bal. Te ha­ré dar vuel­ta, pon­dré gar­fios en tus qui­ja­das y te sa­ca­ré con to­do tu ejér­ci­to, ca­ba­llos y ji­ne­tes, to­dos ellos bien equi­pa­dos; una gran com­pa­ñía con pa­vés y es­cu­do, to­dos ellos em­pu­ñan­do es­pa­da; Per­sia, Etiopía y Fut con ellos, to­dos co­nes­cu­do y yel­mo; Go­mer con to­das sus tro­pas, Bet-to­gar­má, de las par­tes re­mo­tas del nor­te, con to­das sus tro­pas; mu­chos pue­blos es­tán con­ti­go’” (Eze­quiel, 38:2-6).

Es­tos ver­sícu­los no an­dan equi­vo­ca­dos an­te l os gran­des con­flic­tos bé­li­cos que, aun a día de hoy, si­guen en ac­ti­vo en Orien­te Me­dio. No se­ría tan ex­tra­ño que uno de es­tos fue­ra más allá y afec­ta­ra a ni­vel glo­bal, en es­pe­cial an­te la po­si­bi­li­dad del uso de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va nu­clea­res, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas. “Ha­brá gran­des te­rre­mo­tos, y pla­gas y ham­bres en di­ver­sos lu­ga­res; y ha­brá te­rro­res y gran­des se­ña­les del cie­lo” (Lu­cas, 21:11).

No es la pri­me­ra vez que la Hu­ma­ni­dad se en­fren­ta a una gran pan­de­mia, co­mo la de la Pes­te Ne­gra en el si­glo XIV o la Gri­pe Es­pa­ño­la. En otro frag­men­to de la Bi­blia tam­bién se ha­ce men­ción a la lle­ga­da de la en­fer­me­dad a tra­vés de la Muer­te: “Cuan­do abrió el cuar­to se­llo, oí la voz del cuar­to ser vi­vien­te que de­cía: ‘Ven’. Y mi­ré, y he aquí, un ca­ba­llo ama­ri­llen­to; y el que es­ta­ba mon­ta­do en él se lla­ma­ba Muer­te; y el Ha­des lo se­guía. Y se les dio au­to­ri­dad so­bre la cuar­ta par­te de la tie­rra, pa­ra ma­tar con es­pa­da, con ham­bre, con pes­ti­len­cia y con las fie­ras de la tie­rra” (Apo­ca­lip­sis, 6:7-8).

El sol tam­bién se­ría otro de esos ele­men­tos des­truc­ti­vos, pe­ro más en có­mo po­dría deses­truc­tu­rar la so­cie­dad an­te una tormenta so­lar que afec­ta­ra a los sis­te­mas eléc­tri­cos y de co­mu­ni­ca­ción que co­mo as­tro abrasador co­mo in­di­ca Apo­ca­lip­sis, 16:8-9: “El cuar­to án­gel de­rra­mó su copa so­bre el

sol; y al sol le fue da­do que­mar a los hom­bres con fue­go. Y los hom­bres fue­ron que­ma­dos con el in­ten­so ca­lor”.

No es la pri­me­ra vez que el sol afec­ta gra­ve an­te una erup­ción so­lar. El uno de sep­tiem­bre de 1859 se pro­du­jo la más in­ten­sa co­no­ci­da, que co­lap­só las lí­neas te­le­grá­fi­cas, co­mo ocu­rrió con las de Mis­sis­sip­pi en 1921, que ade­más pro­du­jo el in­cen­dio en la Es­ta­ción Cen­tral de Fe­rro­ca­rril de Nue­va Inglaterra. Du­ran­te la Se­gun­da Guerra Mun­dial, en 1942, los ra­da­res que­da­ron inu­ti­li­za­dos. Y hu­bie­ron más de gran mag­ni­tud en 1972, 1989, 2000, 2003, que afec­ta­ron a los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción y a los trans­for­ma­do­res eléc­tri­cos, pro­vo­can­do apa­go­nes de luz, y que se ave­ria­sen sa­té­li­tes.

“El pri­me­ro to­có la trom­pe­ta, y vino gra­ni­zo y fue­go mez­cla­dos con san­gre, y fue­ron arro­ja­dos a la tie­rra; y se que­mó la ter­ce­ra par­te de la tie­rra, se que­mó la ter­ce­ra par­te de los ár­bo­les y se que­mó to­da la hier­ba ver­de” (Apo­ca­lip­sis, 8:7). La caí­da de cuer­pos ce­les­tes, co­mo un gran as­te­roi­de, es­tá siem­pre con­tem­pla­da por los cien­tí­fi­cos. El im­pac­to de uno de gran ta­ma­ño po­dría des­truir el pla­ne­ta, sin que na­da se pue­da ha­cer pa­ra ha­bi­tar­lo. En el Apo­ca­lip­sis se ci­ta a Ajen­jo, la es­tre­lla de la muer­te, por­ta­do­ra de calamidades, y que po­dría tra­tar­se de es­te co­me­ta co­lo­sal, o de una es­tre­lla ca­paz de per­tur­bar la ór­bi­ta de los co­me­tas: “El ter­cer án­gel to­có la trom­pe­ta, y ca­yó del cie­lo una gran es­tre­lla, ar­dien­do co­mo una an­tor­cha, y ca­yó so­bre la ter­ce­ra par­te de los ríos y so­bre los ma­nan­tia­les de las aguas. Y el nom­bre de la es­tre­lla es Ajen­jo; y la ter­ce­ra par­te de las aguas se con­vir­tió en Ajen­jo, y mu­chos hom­bres mu­rie­ron por cau­sa de las aguas, por­que se ha­bían vuel­to amar­gas” (Apo­ca­lip­sis, 8:10 -11).

Pro­fe­cías que se cum­plie­ron

Aun­que no to­das son co­rrec­tas, cier­tas pro­fe­cías que po­de­mos en­con­trar­nos en la Bi­blia han aca­ba­do por ser cier­tas.

– Con­quis­ta de las na­cio­nes no­res­te de Áfri­ca por los asi­rios en­tre el 673- 670 a.C .: En­ton­ces el Se­ñor di­jo: “Tal co­mo mi sier­vo Isaías ha an­da­do des­nu­do y des­cal­zo por tres años co­mo se­ñal y sím­bo­lo con­tra Egip­to y con­tra Cus, así el rey de Asi­ria lle­va­rá a los cau­ti­vos de Egip­to y a los des­te­rra­dos de Cus, jó­ve­nes y vie­jos, des­nu­dos, des­cal­zos y des­cu­bier tas las nal­gas, pa­ra ver­güen­za de Egip­to. En­ton­ces se des­ani­ma­rán y se aver­gon­za­rán a cau­sa de Cus, su es­pe­ran­za, y de Egip­to, su jac­tan­cia”. Y di­rán los ha­bi­tan­tes de es­ta cos­ta en aquel día: “He aquí, tal ha si­do nues­tra es­pe­ran­za, adon­de huía­mos bus­can­do au­xi­lio pa­ra ser li­bra­dos del rey de Asi­ria; ¿y có­mo es­ca­pa­re­mos no­so­tros? ”. (Isaías, 20:3 - 6).

– Va­rias son los con­quis­ta­do­res de la ciu­dad cos­te­ra de Ti­ro – el rey de Ba­bi­lo­nia Na­bu­co­do­no­sor, en­tre 586 -573 a.C ., Ale­jan­dro Magno, en 332 a.C ., el ge­ne­ral An­tí­gono, en 315 a.C., los cru­za­dos, en 1124, los ma­me­lu­cos, en 1291–: Y su­ce­dió que en el un­dé­ci­mo año, el día pri­me­ro del mes, vino a mí la pa­la­bra del Se­ñor, di­cien­do: “Hi­jo de hom­bre, por cuan­to Ti­ro ha di­cho acer­ca de Je­ru­sa­lén. ¡Ajá!, la puer ta de los pue­blos es­tá ro­ta, se abrió pa­ra mí, me lle­na­ré, ya que ella es­tá aso­la­da, por tan­to, así di­ce el Se­ñor Dios”. “He aquí, es­toy con­tra ti, Ti­ro, y ha­ré su­bir con­tra ti mu­chas na­cio­nes, co­mo el mar ha­ce su­bir sus olas. Y des­trui­rán las mu­ra­llas de Ti­ro y de­mo­le­rán sus to­rres; ba­rre­ré de ella sus es­com­bros y la ha­ré una ro­ca des­nu­da. Se­rá ten­de­de­ro de redes en me­dio del mar, por­que yo he ha­bla­do – de­cla­ra el Se­ñor Dios– y ella se­rá des­po­jo pa­ra las na­cio­nes. Y sus hi­jas que es­tán tie­rra aden­tro, se­rán muer tas a es­pa­da; y sa­brán que yo soy el Se­ñor” (Eze­quiel, 26:1- 6).

– La con­quis­ta de Ba­bi­lo­nia por lo me­dos, en 568 a.C ., y la ex­pul­sión de los ha­bi­tan­tes por par te del im­pe­rio se­léu­ci­da, en 275 a.C.: “He aquí, i nci­ta­ré con­tra ellos a los me­dos, que no es­ti­man la pla­ta ni se de­lei­tan en el

oro; con ar­cos ba­rre­rán a los jó­ve­nes, no ten­drán com­pa­sión del fru­to del vien­tre, ni de los ni­ños ten­drán pie­dad sus ojos. Y Ba­bi­lo­nia, her­mo­su­ra de los reinos, glo­ria del or­gu­llo de los cal­deos, se­rá co­mo cuan­do Dios des­tru­yó a So­do­ma y a Go­mo­rra; nun­ca más se­rá po­bla­da ni ha­bi­ta­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción; no pon­drá tien­da allí el ára­be, ni los pas­to­res ha­rán des­can­sar allí sus re­ba­ños; sino que allí des­can­sa­rán los mo­ra­do­res del desier to, y lle­nas es­ta­rán sus ca­sas de búhos; tam­bién ha­bi­ta­rán allí los aves­tru­ces, y allí brin­ca­rán las ca­bras pe­lu­das. Au­lla­rán las hie­nas en sus to­rres for­ti­fi­ca­das y los cha­ca­les en sus lu­jo­sos pa­la­cios. Es­tá pró­xi­mo a lle­gar su tiem­po, y sus días no se pro­lon­ga­rán” (Isaías, 13:17-22).

– Ale­jan­dro Magno de­rro­ta a Per­sia, en 330 a.C ., y, tras su muer te, su reino que­da di­vi­di­do en cua­tro par tes: “Y su­ce­dió que des­pués que yo, Daniel, ha­bía vis­to la vi­sión, y tra­ta­ba de com­pren­der­la, he aquí, vi de pie, an­te mí, uno con apa­rien­cia de hom­bre. Y oí una voz de hom­bre en­tre las már­ge­nes del Ulai, que gri­ta­ba y de­cía: ‘ Ga­briel, ex­plí­ca­le a es­te la vi­sión’. Él se acer­có adon­de yo es­ta­ba, y cuan- do lle­gó, me ate­rro­ri­cé y caí so­bre mi ros­tro, pe­ro él me di­jo: ‘En­tien­de, hi­jo de hom­bre, que la vi­sión se re­fie­re al tiem­po del fin’. Mien­tras él ha­bla­ba con­mi­go, caí en un sue­ño pro­fun­do con mi ros­tro en tie­rra; él me to­có y me hi­zo in­cor­po­rar don­de yo es­ta­ba. Y di­jo: ‘He aquí, te voy a dar a co­no­cer lo que su­ce­de­rá al fi­nal de la ira, por­que se re­fie­re al tiem­po se­ña­la­do del fin. El car­ne­ro que vis­te, con los dos cuer­nos, re­pre­sen­ta a los re­yes de Me­dia y de Per­sia. Y el ma­cho ca­brío pe­lu­do re­pre­sen­ta al reino de Gre­cia, y el cuerno grande que es­tá en­tre sus ojos es el pri­mer rey. Y el cuerno ro­to y los cua­tro cuer­nos que sa­lie­ron en su lu­gar re­pre­sen­tan cua­tro reinos que se le­van­ta­rán de su na­ción, pe­ro no con su po­der.

Y al fi­nal de su rei­na­do, cuan­do los trans­gre­so­res se aca­ben, se le­van­ta­rá un rey, in­so­len­te y há­bil en in­tri­gas. Su po­der se­rá grande, pe­ro no por su pro­pio po­der; des­trui­rá en for­ma ex­tra­or­di­na­ria, pros­pe­ra­rá y ha­rá su vo­lun­tad; des­trui­rá a los po­de­ro­sos y al pue­blo santo. Y por su as­tu­cia ha­rá que el en­ga­ño pros­pe­re por su in­fluen­cia; él se en­gran­de­ce­rá en su co­ra­zón, y des­trui­rá a mu­chos que es­tán con­fia­dos. Aun se le­van­ta­rá con­tra el Prín­ci­pe de los prín­ci­pes, pe­ro se­rá des­trui­do sin in­ter ven­ción hu­ma­na’” (Daniel, 8:15 -25).

– Con la lle­ga­da del Nue­vo Evangelio, mu - chos cris­tia­nos han si­do tor tu­ra­dos o ase­si­na­dos por la fe: “En­ton­ces os en­tre­ga­rán a tri­bu­la­ción, y os ma­ta­rán, y se­réis odia­dos de to -

das las na­cio­nes por cau­sa de mi nom­bre” (Mateo, 24:9).

– Israel es res­tau­ra­da co­mo na­ción en 1948 y el pue­blo no vol­ve­rá a ser ex­pul­sa­do: “Los plan­ta­ré en su tie­rra, y no se­rán arran­ca­dos ja­más de la tie­rra que les he da­do –di­ce el Se­ñor tu Dios” (Amós, 9:15).

– El ham­bre, uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas mun­dia­les, los con­flic­tos bé­li­cos in­ter­na­cio­na­les, y los te­rre­mo­tos en zo­nas con gran nú­me­ro de po­bla­ción, cau­sa­rán mi­llo­nes de muer­tos: “Por­que se le­van­ta­rá na­ción con­tra na­ción, y reino con­tra reino, y en di­fe­ren­tes lu­ga­res ha­brá ham­bre y te­rre­mo­tos” (Mateo, 24:7).

A es­tas ha­bría que aña­dir­le la que anun­cia la des­truc­ción de Da­mas­co. Aun­que no ha­ya ocu­rri­do así, si es cier­to que en la guerra ci­vil Si­ria, en ac­ti­vo des­de 2011, la pro­fe­cía an­da cer­ca­na a cum­plir­se, y más con la in­ter­ven­ción de paí­ses con po­der ar­ma­men­tís­ti­co co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. Quie­nes van más allá creen que se­rá aquí don­de se ori­gi­ne el ini­cio de la pró­xi­ma guerra mun­dial, ca­pi­ta­nea­da por es­tos dos paí­ses. Una pro­fe­cía que se en­con­tra­ría en textos de Isaías y de Je­re­mías: “He aquí, Da­mas­co de­ja­rá de ser ciu­dad, y ven­drá a ser un mon­tón de rui­nas. Aban­do­na­das es­tán las ciu­da­des de Aroer; se­rán pa­ra los re­ba­ños, pa­ra que se echen en ellas, y no ha­brá quien los es­pan­te. Des­apa­re­ce­rá la for­ta­le­za de Efraín y la so­be­ra­nía de Da­mas­co, y el res­to de Aram ven­drá a ser co­mo la glo­ria de los hi­jos de Israel” (Isaías, 17:1-3).

“Acer­ca de Da­mas­co. Aver­gon­za­das es­tán Ha­mat y Ar­fad. Por­que han oí­do ma­las no­ti­cias es­tán des­alen­ta­das. Hay an­sie­dad co­mo en el mar que no se pue­de cal­mar. De­sam­pa- ra­da es­tá Da­mas­co; se ha vuel­to pa­ra huir, y el pá­ni­co se ha apo­de­ra­do de ella; an­gus­tia y do­lo­res la opri­men co­mo a mu­jer de par­to. ¿Có­mo es que no ha si­do aban­do­na­da la ciu­dad ala­ba­da, la ciu­dad de mi re­go­ci­jo? Por eso sus jó­ve­nes cae­rán en sus ca­lles, y to­dos los hom­bres de guerra se­rán si­len­cia­dos en aquel día - de­cla­ra el Se­ñor de los ejér­ci­tos-. Y pren­de­ré fue­go al mu­ro de Da­mas­co que con­su­mi­rá los pa­la­cios de Ben-adad” (Je­re­mías, 49:23-27).

el có­di­go

En 1992, el escritor y pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Dros­nin, au­tor de “El có­di­go de la Bi­blia”, pu­bli­ca­do en 1997, des­cu­brió, a tra­vés del ma­te­má­ti­co is­rae­lí Eli­yahu Rips, un có­di­go apli­ca­ble a la es­cri­tu­ra he­brea an­ti­gua con el que des­ci­frar pro­fe­cías en­crip­ta­das en al­gu­nos de los frag­men­tos ori­gi­na­les de la Bi­blia, to­do con el uso de un pro­gra­ma in­for­má­ti­co.

El co­no­ci­mien­to de l os tex tos pro­fé­ti­cos ser vi­ría pa­ra co­no­cer even­tos fu­tu­ros y pa­sa­dos, en los que en­tra­rían los ase­si­na­tos de gran­des personalidades de la His­to­ria, fe­nó - me­nos te­rres­tres o gue­rras, por ejem­plo.

Per­fec­cio­na­do por el fí­si­co is­rae­lí Do­ron Witz­tum, el có­di­go se ocul­ta­ría en la ver­sión he-

brea del An­ti­guo Tes­ta­men­to. Al su­pri­mir los es­pa­cios, que­da­ría una úni­ca pa­la­bra de tres­cien­tos cua­tro mil ocho­cien­tas cin­co le­tras. A par­tir de aquí, el or­de­na­dor em­plea el es­tu­dio de la se­cuen­cia de le­tras equi­dis­tan­tes, co­men­zan­do por la pri­me­ra le­tra de la Bi­blia y com­pro­ban­do to­das las se­cuen­cias al­ter­nas po­si­bles, y así se re­pi­te con ca­da una de las le­tras, has­ta que es lo­ca­li­za­da una pa­la­bra, da igual en ver­ti­cal, ho­ri­zon­tal o dia­go­nal. En­ton­ces se bus­ca pa­la­bras re­la­cio­na­das en el mis­mo tra­mo de texto. Los frag­men­tos des­cu­bier­tos in­di­ca­rían lu­ga­res, fe­chas y acon­te­ci­mien­tos pre­ci­sos.

Al­gu­nas de las pro­fe­cías des­cu­bier­tas en es­te gran crucigrama, con las pa­la­bras que las re­la­cio­nan, se­rían:

– Ase­si­na­to de John F. Ken­nedy (Ken­nedy, pre­si­den­te, Da­llas, ti­ra­dor, dis­pa­ra­rá a la ca­be­za, muer­te.

– Ase­si­na­to de Ro­bert F. Ken­nedy (R. F. Ken­nedy, Da­llas, se­gun­do man­da­ta­rio mo­ri­rá, S. Sir­han.

– Ini­cio y fin de la Se­gun­da Guerra Mun­dial (1939, A. Hitler, guerra mun­dial, na­zi, ho­lo­caus­to, 1942, Chur­chill, Roo­se­velt, Stalin, Ru­sia, Ale­ma­nia, Inglaterra, Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Fran­cia…).

-Ase­si­na­to del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lín Itz­hak Ra­bin (Itz­hak Ra­bin, ase­sino que ase­si­na­rá, Amir, en 5756, Tel-Aviv, ase­si­na­to de Ra­bin).

– Lle­ga­da del hom­bre a la lu­na (Apo­llo 11, na­ve es­pa­cial, alu­ni­za­je).

– Guerra de Irak (Hus­sein, Scuds, mi­sil ru­so, Hus­sein es­co­gió un día, fue­go el 3 She­vat).

El gran tsu­na­mi

Es­te mis­mo pro­gra­ma de des­en­crip­ta­do en­con­tró, en 2017, una se­rie de pa­la­bras re­la­cio­na­das con un acon­te­ci­mien­to que afec­ta­ría a las cos­tas es­pa­ño­las. “Vien­to fuer te”, “sa­cu­dir los cie­los y la tie­rra”, “C anarias”, “la al­ta mon­ta­ña”, “te­rri­ble”, “ma­rea”, “ola”, “muer te”, “co­ra­zo­nes se de­rri­ten y se lle­na­rán de te­rror ”, “bes­tias de los desier tos se en­cuen­tran allí ” o “el rui­do de la mul­ti­tud ”... Son al­gu­nas de es­tas, que in­di­ca­rían la pró­xi­ma erup­ción del volcán del Par­que na­tu­ral de Cum­bre Vie­ja, en la is­la de La Pal­ma, cu­yo des­pla­za­mien­to de ro­ca vol­cá­ni­ca ge­ne­ra­ría una se­rie de ma­re­mo­tos que arra­sa­ría con las cos­tas del nor te de Áfri­ca, el sur y el no­roes­te de Es­pa­ña, así co­mo de Por tu­gal.

Se­gún es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en 20 01, no que­da­ría ahí, ya que, de­pen­dien­do de la mag­ni­tud de la erup­ción, tsu­na­mis de has­ta cin­cuen­ta me­tros po­drían al­can­zar el Ca­ri­be y cos­tas es­ta­dou­ni­den­ses en tan so­lo un tiem - po de ocho ho­ras.

El Apo­ca­lip­sis, 8:8 anun­cia es­te ti­po de ca­tás­tro­fes co­mo par te del fin del mun­do: “El se­gun­do án­gel to­có la trom­pe­ta, y al­go co­mo una gran mon­ta­ña ar­dien­do en lla­mas fue arro­ja­do al mar, y la ter­ce­ra par te del mar se con­vir tió en san­gre. Y mu­rió la ter­ce­ra par te de los se­res que es­ta­ban en el mar y que te­nían vi­da; y la ter­ce­ra par te de los bar­cos fue des­trui­da”.

Ca­da año, se anun­cian da­tos que cons­ta­ta­rían que el fin de nues­tra

exis­ten­cia es­tá pró­xi­mo. La úni­ca pe­ga es que es­tos sur­gen de pro­fe­cías y textos an­ti­guos que no se pue­den con­tras­tar y que, en ca­so de ocu­rrir, pue­de ser más por fru­to de la ca­sua­li­dad que por un va­ti­ci­nio. Uno de es­tas es­cri­tu­ras no es otra que la Bi­Blia, en­con­tran­do el má­xi­mo ex­po­nen­te en el úl­ti­mo li­bro del Nue­vo Tes­ta­men­to: el apo­ca­lip­sis. Pe­ro, aun sien­do par­te de un do­cu­men­to con­si­de­ra­do por mu­chos una me­ra fic­ción, ¿se han pro­du­ci­do ca­tás­tro­fes que han si­do pre­via­men­te anun­cia­das en es­te?

Mu­chas son las cau­sas que po­drían con­du­cir­nos al fin de nues­tra era. Aun­que ha­ga dos mi­le­nios que la Bi­blia fue es­cri­ta, en al­gu­nos de sus ca­pí­tu­los se men­cio­nan pun­tos que

ser­vi­rán co­mo anun­cio de es­te.

en 1992, el escritor y pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Dros­nin, au­tor de “El có­di­go de la Bi­blia”, des­cu­brió un có­di­go apli­ca­ble a la es­cri­tu­ra he­brea an­ti­gua con el que des­ci­frar pro­fe­cías en­crip­ta­das en al­gu­nos de los frag­men­tos ori­gi­na­les de la Bi­blia,

to­do con el uso de un pro­gra­ma in­for­má­ti­co.

UN PRO­GRA­MA DE DES­EN­CRIP­TA­DO en­con­tró, en 2017, una se­rie de pa­la­bras en la Bi­blia re­la­cio­na­das con un acon­te­ci­mien­to que afec­ta­ría a las cos­tas es­pa­ño­las y que

anun­cia­ría el fin de nues­tra era.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.