El mis­te­rio de los após­to­les

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Jor­ge Ji­mé­nez

To­do lo que ro­dea a Je­su­cris­to y a la re­li­gión cris­tia­na en ge­ne­ral se nos pre­sen­ta siem­pre con al­gún que otro mis­te­rio de por me­dio. Se po­dría de­cir que la his­to­ria de la re­li­gión es el per­fec­to cal­do de cul­ti­vo pa­ra nu­me­ro­sas teo­rías. Es­to no se da así por­que ha­ya un gru­po de his­to­ria­do­res y ex­per­tos a los que les gus­te crear mis­te­rio, tras­to­car la His­to­ria e in­ter­pre­tar­la de la ma­ne­ra que les ven­ga en ga­na. Si bien es cier­to que la gran can­ti­dad de ru­mo­res, le­yen­das y de­más que cir­cu­lan en nues­tros días so­bre Cris­to y sus se­gui­do­res han si­do crea­dos por his­to­ria­do­res o ex­per­tos en ma­te­ria his­tó­ri­ca, es­to ha ocu­rri­do gra­cias a las mu­chas puer­tas abier­tas que dejan los textos re­li­gio­sos y las som­bras que se cier­nen so­bre al­gu­nos epi­so­dios que re­la­tan y que no re­la­tan.

Te­nien­do en cuen­ta, por ejem­plo, que en los es­cri­tos an­ti­guos se nos cuen­ta có­mo al­gu­nos após­to­les fue­ron ase­si­na­dos por he­chi­ce­ros, que otros lle­ga­ron a lu­ga­res co­mo Es­pa­ña gra­cias a po­der na­ve­gar en una em­bar­ca­ción de pie­dra, po- de­mos ver có­mo a ve­ces se nos pre­sen­tan mis­te­rios qui­zás fru­to de la fantasía. Y es­to que aca­ba­mos de ade­lan­tar es so­lo el prin­ci­pio de lo que po­de­mos en­con­trar en los textos que ha­blan so­bre la his­to­ria del cris­tia­nis­mo. Res­pec­to a to­do aque­llo que no se cuen­ta, es tal vez la par­te que más in­tere­sa a los in­ves­ti­ga­do­res en la ac­tua­li­dad. De al­go so­bre lo que se nos dan de­ta­lles po­de­mos dis­cer­nir y, con nues­tro pro­pio cri­te­rio, es­ta­ble­cer si pue­de ser cier­to o si pue­de ser fal­so, pe­ro de lo que no se nos cuen­ta, so­lo po­de­mos es­pe­cu­lar. Y es en es­te pun­to cuan­do la la­bor de in­ves­ti­ga­do­res y ex­per­tos co­bra sen­ti­do. Tal es así que, pa­ra un ciu­da­dano co­rrien­te, pue­de re­sul­tar cho­can­te que un his­to­ria­dor le di­ga que lo más pro­ba­ble es que Je­su­cris­to hu­bie­se te­ni­do una es­po­sa e hi­jos. Pe­ro ¿có­mo es que no lo po­ne en los es­cri­tos de la épo­ca? La res­pues­ta es al­go más com­ple­ja.

HUE­LLAS HIS­TÓ­RI­CAS

En pri­mer lu­gar, ten­dría­mos un do­cu­men­to que da­ta del si­glo IV, ve­ri­fi­ca­do por di­fe­ren­tes Es­cue­las co­mo las de Har­vard y Co­lum­bia, que ha­bla de que

Je­su­cris­to, efec­ti­va­men­te, te­nía una es­po­sa. Aun­que es­te do­cu­men­to no es con­clu­yen­te, pues ha­cen fal­ta más prue­bas so­bre el he­cho, nos per­mi­te ha­cer­nos una idea. En se­gun­do lu­gar, se­gún mu­chos in­ves­ti­ga­do­res e his­to­ria­do­res, el he­cho de te­ner fa­mi­lia, en la so­cie­dad ju­día de aquel en­ton­ces era al­go com­ple­ta­men­te nor­mal, con lo que no se ha­bría re­fle­ja­do en nin­gún texto de­bi­do a lo or­di­na­rio del asun­to. Pe­ro que no que­de es­cri­to en do­cu­men­to al­guno, no sig­ni­fi­ca que el he­cho no exis­tie­ra.

Por lo tan­to, en te­mas de cris­tia­nis­mo tan­to lo que se nos cuen­ta, co­mo lo que se omi­te, ya sea por ser un he­cho de­ma­sia­do co­rrien­te, co­mo por cual­quier otra cau­sa, es un fo­co cla­ro de mis­te­rios. Es­to pu­de ser de­bi­do, tam­bién, a que fue­ron su­ce­sos ocu­rri­dos ha­ce mi­les de años, lo que hoy sus­ci­tan to­do ti­po de du­das. Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta lo ex­tra­or­di­na­rio que es el he­cho de que, en la His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, ha­ya apa­re­ci­do al­guien ha­cién­do­se ver co­mo el hi­jo de Dios y rea­li­zan­do, su­pues­ta­men­te, di­fe­ren­tes mi­la­gros. Lo ex­tra­ño que nos pue­da pa­re­cer el he­cho, su­ma­do a la le­ja­nía que pre­sen­ta en el tiem­po con nues­tra so­cie­dad, ha­ce po­ner en du­da aque­llo, sien­do pas­to es­pe­cu­la­cio­nes.

La his­to­ria de los após­to­les

Y es que co­mo de­cía­mos al prin­ci­pio del reportaje, to­do lo que ro­dea a Je­su­cris­to es­tá mar­ca­do por el mis­te­rio que sus­ci­ta, co­mo es ló­gi­co, su per­so­na. Si el lí­der cris­tiano es­tá en­vuel­to en un ha­lo de mis­te­rio bas­tan­te im­por­tan­te, to­dos aque­llos que se re­la­cio­na­ron con él no lo es­tán me­nos. No en vano, si nos fi­ja­mos en la his­to­ria de los após­to­les, ve­re­mos que hay nu­me­ro­sos ca­sos que lla­man la aten­ción por lo ex­tra­or­di­na­rios que pue­den lle­gar a ser.

Uno de los ca­sos más lla­ma­ti­vos que te­ne­mos en la his­to­ria de la re­li­gión cris­tia­na, es el del após­tol San­tia­go el Ma­yor. Se cuen­ta que so­bre el año 40 d.C. el após­tol es­tu­vo en His­pa­nia, es­to lo sa­be­mos por el mi­to de la apa­ri­ción de la Vir­gen en Cae­sa­rau­gus­ta, lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo Za­ra­go­za. Su­pues­ta­men­te la Vir­gen se ha­bría apa­re­ci­do en la ciu­dad, se­gún se cuen­ta, de­jan­do tras su apa­ri­ción un pilar de jas­pe. A raíz de di­cha lle­ga­da de la Vir­gen hay al­gu­nas teo­rías que apun­tan a que San­tia­go el Ma­yor jun­to con más cris­tia­nos de la ciu­dad edi­fi­ca­ron una igle­sia a ori­llas del río Ebro, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia el lu­gar don­de ha­bría te­ni­do lu­gar la apa­ri­ción. Si si­guié­se­mos lo que di­ce es­te re­la­to, el após­tol ha­bría es­ta­do por tan­to en sue­lo, hoy español, tiem­po an­tes de ser en­te­rra­do. Y es que es, pre­ci­sa­men­te, su muer­te lo que ha mar­ca­do la his­to­ria de Es­pa­ña. Aun­que mu­rió en Pa­les­ti­na ha­cia el año 42, cuan­do, se­gún cuen­ta la tradición cris­tia­na, He­ro­des de Agri­pa I lo tor­tu­ró has­ta que de­ci­dió aca­bar con su vi­da de­ca­pi­tán­do­lo, fue en­te­rra­do en Es­pa­ña.

Se­gún po­de­mos en­con­trar en los textos re­li­gio­sos, sus dis­cí­pu­los tra­je­ron su cuer­po has­ta las cos­tas ga­lle­gas. Ha­brían si­do unos 7 dis­cí­pu­los los que ha­brían lle­va­do el cuer­po iner­te del após­tol has­ta las cos­tas del nor­te de His­pa­nia. Lo in­tere­san­te en to­do ello es el có­mo lo hi­cie­ron.

Tal y co­mo cuen­ta la tradición el após­tol no lle­gó a la Pe­nín­su­la ibé­ri­ca de una ma­ne­ra con­ven­cio­nal. La ima­gi­na­ción nos pue­de ha­cer pen­sar que ha­bría lle­ga­do en un ataúd tras un lar­go via­je en un ca­rro, o en un bar­co con­ven­cio­nal. Na­da más le­jos de lo que, al pa­re­cer, su­ce­dió. San­tia­go el Ma­yor, una vez muer­to, ha­bría si­do trans­por­ta­do en una bar­ca de pie­dra que te­nía el po­der de man­te­ner­se a flo­te. De for­ma que, de una ma­ne­ra mi­la­gro­sa San­tia­go ha­bría lle­ga­do des­de Pa­les­ti­na a Ga­li­cia en una bar­ca de pie­dra. Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res han lle­ga­do a des­men­tir el mi­to, di­cien­do que pu­do lle­gar en una bar­ca, pe­ro no de pie­dra, sino de las que se uti­li­za­ban pa­ra el trans­por­te de mi­ne­ra­les y ro­cas en aque­llos tiem­pos, na­ves de cabotaje.

Pe­ro la lle­ga­da a las cos­tas ga­lle­gas de San­tia­go el Ma­yor no es la úni­ca co­sa que en­cie­rra mis­te­rio en la his­to­ria del após­tol. Ya sa­be­mos que su lle­ga­da en una bar­ca de pie­dra, es al­go ex­tra­ño, que po­dría ha­cer­nos cues­tio­nar has­ta qué pun­to los textos cris­tia­nos y la tradición exa­ge­ra, mi­ti­fi­ca y, por lo tan­to, es im­pre­ci­sa. Otro mis­te­rio ro­dea al após­tol, y es­te es al­go más grande e im­por­tan­te que su lle­ga­da a sue­lo de His­pa­nia.

Tras su via­je por el mar acom­pa­ña­do por sus 7 dis­cí­pu­los, su cuer­po iner­te lle­gó a las cos­tas del nor­te, en con­cre­to a Iria Fla­via, hoy Pa­drón (A Co­ru­ña). Los dis­cí­pu­los de­po­si­ta­ron el cuer­po de su maes­tro so­bre una enor­me pie­dra mien­tras ex­plo­ra­ban el lu­gar. Se­gún cuen­ta la tradición cris­tia­na, la pie­dra don­de se de­po­si­tó a San­tia­go fue ce­dien­do po­co a po­co has­ta se­pul­tar ella so­la el cuer­po del após­tol. De es­ta ma­ne­ra se for­mó el sar­có­fa­go.

Otra le­yen­da to­ca de lleno a los 7 dis­cí­pu­los que, se­gún se cuen­ta, na­da más lle­gar a tie­rras ga­lle­gas, fue­ron a ver a la se­ño­ra de las tie­rras don­de que­rían en­te­rrar a su maes­tro. La se­ño­ra, lla­ma­da Lu­pa (así se lla­ma­ba a las mu­je­res bra­vas del lu­gar), se­gu­ra­men­te de­ri­va­do de “lo­ba”, man­dó a los 7 an­te el rey Du­yos. Es­te úl­ti­mo, pro­fun­do an­ti­cris­tiano hi­zo apre­sar a los dis­cí­pu­los. La mis­ma le­yen­da cuen­ta que los 7 lo­gra­ron sal­var­se de su pri­sión gra­cias a un milagro que les hi­zo li­bres de nue­vo y aca­bó con la vi­da de los per­se­gui­do­res.

Co­rría el año 813 cuan­do el obis­po de Iria Fla­via, Teo­do­mi­ro, aler­ta­do por un er­mi­ta­ño, en­con­tró lo que pa­re­cía ser la tum­ba del após­tol San­tia­go. In­me­dia­ta­men­te pro­cla­mó el ha­llaz­go a los cua­tro vien­tos y el lu­gar se lle­nó de pe­re­gri­nos de to­da Eu­ro­pa. Es­to es lo que nos cuen­ta la le­yen­da, pe­ro, en reali­dad, es un mis­te­rio quién es­tá en­te­rra­do en el lu­gar de San­tia­go.

Se­gún al­gu­nos his­to­ria­do­res el após­tol apo­da­do el Ma­yor no es quien es­tá en­te­rra­do en Com­pos­te­la. Se tra­ta­ría de Pris­ci­liano de Ávi­la, re­li­gio­so con­de­na­do por la Igle­sia por ha­ber co­me­ti­do he­re­jía, al pro­po­ner una re­for­ma que pre­ten­día aca­bar con la opu­len­cia del cle­ro. El ca­so es que Pris­ci­liano fue eje­cu­ta­do so­bre el año 385 en Tré­ve­ris. Tan so­lo tres años más tar­de de su muer­te, al­gu­nos de sus dis­cí­pu­los acu­die­ron a Ale­ma­nia a ex­hu­mar sus res­tos y lle­var­los a lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo Ga­li­cia. El lu­gar don­de lo en­te­rra­ron de nue­vo se des­co­no­ce, pe­ro ya ha­cia el año 1900 al­gu­nos au­to­res co­mo Louis Du­ches­ne, apun­tan a que, en reali­dad, el he­re­je po­dría es­tar en­te­rra­do en Com­pos­te­la en vez del após­tol. De mo­men­to, los res­tos que se en­cuen­tran en Com­pos­te­la no han si­do ana­li­za­dos por

la cien­cia y no sa­be­mos con cer­te­za de quién se tra­ta, por lo que la teo­ría de que sea Pris­ci­liano se que­da en eso, en una me­ra teo­ría. Pe­ro no po­de­mos du­dar de que has­ta que los res­tos sean ana­li­za­dos, el he­cho de que po­si­ble­men­te los cre­yen­tes lle­ven si­glos ado­ran­do a lo que po­dría ser un he­re­je ajus­ti­cia­do por la Igle­sia ca­tó­li­ca, no es uno de los gran­des mis­te­rios del ca­to­li­cis­mo en Es­pa­ña.

Apó­cri­fos

Pe­ro si San­tia­go es­tá arropado por el man­to del mis­te­rio, los de­más após­to­les lo es­tán por su­pues­to tam­bién. Uno de los ca­sos más co­no­ci­dos pue­de ser Felipe. El prin­ci­pal mis­te­rio que le ro­dea es, pre­ci­sa­men­te el evangelio que se le atri­bu­ye. El evangelio de Felipe se con­si­de­ra apó­cri­fo y, por lo tan­to, la Igle­sia no lo re­co­no­ce. Es­te texto es un con­jun­to de unas 127 re­fle­xio­nes apa­ren­te­men­te in­co­ne­xas que tra­tan asun­tos re­la­ti­vos a la re­li­gión cris­tia­na. Al­gu­nos de es­tos ra­zo­na­mien­tos que, en un prin­ci­pio, se le atri­bu­yen al após­tol son tan sor­pren­den­tes que, de ser cier­tos, des­mon­ta­rían los pi­la­res so­bre los que se sien­ta la re­li­gión. En pri­mer lu­gar, es de es­tos es­cri­tos de don­de na­ce la idea que da lu­gar a la teo­ría de que Je­su­cris­to pu­do man­te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal con Ma­ría Mag­da­le­na e, in­clu­so, te­ner des­cen­den­cia. Es­to ocu­rre por­que en el evangelio de Felipe se men­cio­na a Ma­ría co­mo “com­pa­ñe­ra” del me­sías. Ade­más, en una de las fra­ses que po­de­mos en­con­trar en el apó­cri­fo evangelio se cuen­ta có­mo Cris­to ha­bría be­sa­do en la bo­ca en re­pe­ti­das oca­sio­nes a su “com­pa­ñe­ra” Ma­ría Mag­da­le­na, de tan­to que la que­ría. El he­cho de lla­mar­la com­pa­ñe­ra ha da­do a en­ten­der a mu­chos his­to­ria­do­res que eran pa­re­ja. Y esa sos­pe­cha se ha ido am­plian­do con el pa­so de los años has­ta con­for­mar di­fe­ren­tes teo­rías. Co­mo ya anun­ciá­ba­mos al prin­ci­pio del reportaje, un pa­pi­ro ha­lla­do en el año 2012, ven­dría a re­for­zar es­ta idea.

Jun­to con el pun­to que aca­ba­mos de tra­tar apa­re­ce otra reflexión cuan­to me­nos sor­pren­den­te. Si en el an­te­rior ca­so se tra­ta­ba de una po­si­ble re­la­ción de Cris­to y Ma­ría Mag­da­le­na, en es­te ca­so el turno es de la Vir­gen y la ma­ne­ra en que se ha­bría que­da­do em­ba­ra­za­da. Se­gún cuen­ta el evangelio de Felipe, la idea de que Ma­ría que­dó en cin­ta gra­cias al Es­pí­ri­tu Santo, tal y co­mo se cree se­gún la tradición cris­tia­na, es fal­sa. La jus­ti­fi­ca­ción que da, su­pues­ta­men­te, Felipe es: “El Se­ñor no hu­bie­ra di­cho: ‘Pa­dre mío que es­tás en los cie­los’, de no ha­ber te­ni­do otro pa­dre; sino que hu­bie­ra di­cho sim­ple­men­te ‘Pa­dre mío’”. En el evangelio no que­da muy cla­ro a qué se re­fie­re Felipe, o quien es­cri­bie­ra di­cha reflexión. Al­gu­nos au­to­res es­pe­ci­fi­can que en el idio­ma que es­tá es­cri­to el do­cu­men­to des­cu­bier­to en el año 1945 en Egip­to, el con­cep­to Es­pí­ri­tu Santo es femenino y, en sus re­fle­xio­nes, el escritor ha­ría re­fe­ren­cia a ello con iro­nía. Tam­bién hay ex­per­tos que apun­tan a que se co­me­te un error al in­ter­pre­tar el texto apó­cri­fo de una ma­ne­ra li­te­ral, ya que no se atien­de a otro ti­po de re­fe­ren­cias co­mo lo que aca­ba­mos de ci­tar.

Qui­zás ha­ya si­do por una ma­la in­ter­pre­ta­ción del evangelio de Felipe o por­que en la ac­tua­li­dad no se pue­da com­pren­der con cer­te­za lo que en él se nos quie­re de­cir, pe­ro sea co­mo fue­re ha ge­ne­ra­do bas­tan­tes du­das a los his­to­ria­do­res.

Pe­ro otro de los mis­te­rios que ro­dea a es­te es­cri-

to, es quién lo reali­zó. Se sa­be que fue so­bre el si­glo III con lo que, Felipe, en un prin­ci­pio no lo po­dría ha­ber rea­li­za­do por­que se es­ti­ma que vi­vió al­go más de 80 años. El lu­gar de la muer­te es tam­bién dis­cu­ti­do, la ver­sión más acep­ta­da es que lo hi­zo en las in­me­dia­cio­nes de Hie­rá­po­lis, ata­do a una cruz y sien­do, ade­más la­pi­da­do.

Otro de los após­to­les lleno de mis­te­rios e in­cer­ti­dum­bres es Mateo. Po­de­mos de­cir que es el após­tol del que me­nos co­no­ci­mien­tos exac­tos se tie­nen, y lo ve­re­mos a con­ti­nua­ción.

En pri­mer lu­gar, hay au­to­res que du­dan de que San Mateo es­cri­bie­ra el evangelio que lle­va su nom­bre y que es to­ma­do co­mo pie­za fun­da­men­tal de la his­to­ria de la re­li­gión cris­tia­na. En­tre es­tos au­to­res es­ta­ría el ca­te­drá­ti­co An­to­nio Piñeiro. En sus re­fle­xio­nes ar­gu­men­ta que la da­ta-

ción oficial del evangelio en sí pue­de ser erró­nea, tratándose de al­go pos­te­rior y, por lo tan­to, el Mateo que fue­ra após­tol no ha­bría po­di­do es­cri­bir el evangelio que se le atri­bu­ye.

Otro após­tol car­ga­do de mis­te­rio es San Ju­das Ta­deo. Co­mo he­mos vis­to al ini­cio del reportaje, a ve­ces, los textos cris­tia­nos no son cla­ros, tie­nen pre­sen­te una va­gue­dad en el uso de nom­bres y tér­mi­nos que ha­ce a los ex­per­tos y a los in­ves­ti­ga­do­res du­dar y, en mu­chas oca­sio­nes, aca­bar equi­vo­cán­do­se en sus ra­zo­na­mien­tos. De es­ta ma­ne­ra hay una his­to­ria so­bre Ju­das Ta­deo que ex­pli­ca có­mo es­te pu­do cu­rar al rey Ab­ga­ro de Ede­sa de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble por la me­di­ci­na. Aho­ra bien, no to­dos los ex­per­tos es­tán de acuer­do en que Ju­das Ta­deo fue­ra el sa­na­dor del mo­nar­ca. En los es­cri­tos cris­tia­nos apa­re­ce una di­fe­ren­cia­ción

en­tre dos per­so­nas lla­ma­das “Ta­deo”, con lo que al­gu­nos his­to­ria­do­res sos­tie­nen que no fue el após­tol y, la per­so­na que fue a cu­rar al rey, fue uno de los más de 70 dis­cí­pu­los que te­nía Je­su­cris­to.

Ade­más de es­ta con­fu­sión de la que es pro­ta­go­nis­ta, su muer­te, al igual que la de los an­te­rio­res após­to­les ci­ta­dos es­tá ro­dea­da por un ha­lo de mis­te­rio y le­yen­da. La his­to­ria de có­mo fa­lle­ció el após­tol nos cuen­ta que, es­tan­do es­te, en com­pa­ñía de Si­món el Ca­na­neo, to­ma­ron un ca­mino cer­cano al mon­te Ara­rat. Por él en­con­tra­ron un cam­pa­men­to mi­li­tar. Se apro­xi­ma­ron al oficial al man­do del mis­mo y le hi­cie­ron sa­ber que al día si­guien­te no iban a te­ner en­fren­ta­mien­to al­guno con el enemi­go. Los mi­li­ta­res allí asen­ta­dos du­da­ron, pues­to que dos he­chi­ce­ros Za­roes y Ar­fa­xat les ha­bían ase­gu­ra­do que se man­tu­vie­ran en guar­dia, al día si­guien­te com­ba­ti­rían. Los

sol­da­dos du­da­ron y de­ci­die­ron que, si los após­to­les fa­lla­ban en su pre­dic­ción, se­rían eje­cu­ta­dos. Por el con­tra­rio, si el error pro­ce­día de los he­chi­ce­ros, es­tos se­rían los que mo­ri­rían. Al día si­guien­te la ra­zón ca­yó del la­do de los após­to­les con lo que se de­ci­dió eje­cu­tar a los he­chi­ce­ros. Ha­cien­do ga­la de su bon­dad, los cris­tia­nos evi­ta­ron que aque­llos mu­rie­ran y los li­bra­ron de la sen­ten­cia. Al­gún tiem­po más tar­de un en­cuen­tro con Za­roes y Ar­fa­xat ha­bía pro­du­ci­do que los após­to­les fue­ran obli­ga­dos a ado­rar a dio­ses pa­ga­nos. Le­jos de de­vol­ver­les el fa­vor los he­chi­ce­ros ha­brían he­cho que las au­to­ri­da­des ajus­ti­cia­ran a quie­nes, tiem­po atrás, les sal­va­ran la vi­da. La le­yen­da cuen­ta que, co­mo he­mos ade­lan­ta­do unas lí­neas más arri­ba, a Si­món el Ca­na­neo le ha­brían cor­ta­do en dos mi­ta­des con una sie­rra. A San Ju­das Ta­deo le aplas­ta­ron la ca­be­za con una ma­za y le cor­ta­ron en pe­da­zos con un sa­ble. Evi­den­te­men­te es so­lo una le­yen­da, po­si­ble­men­te fru­to de la mi­ti­fi­ca­ción de los após­to­les.

Co­mo he­mos vis­to a lo lar­go del reportaje, los mis­te­rios que ro­dean a los pro­ta­go­nis­tas de la re­li­gión cris­tia­na son mu­chos y muy com­ple­jos. Qui­zá ha­ya al­gu­nos que ten­gan una re­le­van­cia cla­ra y que, de con­fir­mar­se, se­rían una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción. Evi­den­te­men­te no tie­ne el mis­mo im­pac­to la le­yen­da de los he­chi­ce­ros, o el lu­gar de pre­di­ca­ción de San Mateo que el he­cho de que Cris­to y Ma­ría Mag­da­le­na pu­die­ran ha­ber­se ca­sa­do y has­ta ha­ber te­ni­do hi­jos. Pe­ro to­dos es­tos mis­te­rios con­tri­bu­yen a de­jar­nos cla­ra una co­sa, en lo que a la re­li­gión res­pec­ta, hay po­cas cosas que po­da­mos afir­mar en cla­ro, ba­sán­do­nos úni­ca­men­te en es­cri­tos de la épo­ca. Ca­da vez hay más in­ves­ti­ga­do­res que for­mu­lan nue­vas teo­rías que rom­pen los es­que­mas de lo pre­via­men­te es­ta­ble­ci­do y da­do por sen­ta­do.

Los MIS­TE­RIOS que ro­dean a los pro­ta­go­nis­tas de la re­li­gión cris­tia­na son mu­chos y muy com­ple­jos. Pe­ro to­dos con­tri­bu­yen a de­jar­nos cla­ra una co­sa: en lo que a la re­li­gión res­pec­ta es muy di­fí­cil afir­mar al­go de for­ma ro­tun­da. Ca­da vez hay más in­ves­ti­ga­do­res que for­mu­lan NUE­VAS TEO­RÍAS que ro­men los es­que­mas de lo

pre­via­men­te es­ta­ble­ci­do y da­do por sen­ta­do.

LOS DIS­CÍ­PU­LOS de­po­si­ta­ron el cuer­po de su maes­tro so­bre una enor­me pie­dra mien­tras ex­plo­ra­ban el lu­gar. Se­gún cuen­ta la tradición cris­tia­na, la pie­dra don­de se de­po­si­tó a San­tia­go fue ce­dien­do po­co a po­co has­ta

se­pul­tar ella so­la el cuer­po del após­tol.

Ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la.

pe­ro si san­tia­go es­tá arropado por el mis­te­rio, los de­más após­to­les tam­bién lo es­tán. Uno de los ca­sos más co­no­ci­dos es el de Felipe. su evangelio se con­si­de­ra apó­cri­fo, es de­cir, no es­tá re­co­no­ci­do por la

igle­sia, ya que él su­gie­re que ma­ría mag­da­le­na era la es­po­sa de Je­sús.

Após­tol Felipe.

evangelio de felipe su­gie­re que la idea de que la vir­gen Ma­ría se que­da­ra em­ba­ra­za­da por la gra­cia del es­pí­ri­tu Santo no es cier­ta. Qui­zás se tra­te de una ma­la in­ter­pre­ta­ción, pe­ro lo cier­to es que ha ge­ne­ra­do

bas­tan­tes du­das a los his­to­ria­do­res.

San Mateo.

hay au­to­res que du­dan de que san mateo es­cri­bie­ra el evangelio que lle­va su nom­bre y que es to­ma­do co­mo fun­da­men­tal de la his­to­ria de la re­li­gión cris­tia­na. Los ar­gu­men­tos se cen­tran en el he­cho de que la da­ta­ción

oficial del evangelio es erró­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.