LAS AMAN­TES DEL PA­PA

Mas Alla Monografico - - Intrigas -

Co­mo ya lo de­nun­cia­ba el ra­di­cal mon­je flo­ren­tino, Ale­jan­dro VI tu­vo va­rias aman­tes. La más co­no­ci­da de to­das, por, apa­ren­te­men­te, ser su gran amor fue Va­noz­za Ca­ta­nei. Con ella tu­vo cua­tro de sus hi­jos. Pe­ro si lo de es­ta re­la­ción es asom­bro­so, el he­cho de que con la viu­da ma­dre de Ca­ta­nei tam­bién ha­bría te­ni­do es­car­ceos amo­ro­sos, es to­da­vía más sor­pren­den­te.

Cuan­do Ale­jan­dro VI se sin­tió com­pla­ci­do del to­do por Va­noz­za, to­mó co­mo aman­te a una jo­ven de tan so­lo 15 años, Giu­lia Far­ne­se. La re­la­ción en­tre el Bor­gia y la jo­ven era co­no­ci­da has­ta por el ma­ri­do de ella, que, al pa­re­cer, nun­ca se mos­tró preo­cu­pa­do de que su es­po­sa com­par­tie­ra le­cho con el re­li­gio­so. Se­gún po­de­mos sa­ber gra­cias a los his­to­ria­do­res, Giu­lia era co­no­ci­da de dos for­mas por el pue­blo llano: “la ra­me­ra del Pa­pa” y “la es­po­sa de Cris­to”.

De he­cho, se cuen­ta que la jo­ven uti­li­zó su re­la­ción con el Pa­pa pa­ra que su her­mano, Ale­jan­dro Far­ne­sio, ga­na­ra po­si­cio­nes den­tro de la je­rar­quía re­li­gio­sa, in­clu­so lle­gó a ser Pa­pa, lla­ma­do Pa­blo

III. La cul­tu­ra po­pu­lar le de­no­mi­nó, con bur­la co­mo “el car­de­nal enaguas”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a que su po­si­ción se de­bía a la re­la­ción car­nal que su her­ma­na man­te­nía con Ale­jan­dro VI. Con Giu­lia, el pon­tí­fi­ce tu­vo tres hi­jos, que se co­noz­can: Juan, Ro­dri­go y Laura.

Ade­más, se cuen­ta que, Ro­dri­go Bor­gia, era muy da­do a las or­gías se­xua­les. Por to­dos es­tos es­cán­da­los que le sal­pi­ca­ban de lleno, fue, sin duda amo­nes­ta­do por Pío II.

Va­noz­za Ca­ta­nei.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.