Ale­jan­dro VI. El po­der de los Bor­gia

RO­DRI­GO BOR­GIA es, qui­zá, el Pa­pa más co­no­ci­do por la gran can­ti­dad de tra­mas que se le ad­ju­di­can. Sus amo­ríos, sus in­nu­me­ra­bles hi­jos (pues no de to­dos se tie­ne cons­tan­cia) y las sos­pe­chas que se cier­nen so­bre él, ha­cen del PA­PA ES­PA­ÑOL, uno de los pon­tí

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to: Jor­ge Ji­mé­nez

Si hay un Pa­pa de la Igle­sia ca­tó­li­ca que me­rez­ca una men­ción es­pe­cial, por to­das las le­yen­das e in­tri­gas que hay so­bre él, ese es Ale­jan­dro VI, cu­yo nom­bre era el de Ro­dri­go Bor­gia (o Bor­ja). Se le acu­sa de ha­ber te­ni­do una vi­da li­cen­cio­sa, in­clu­so fue amo­nes­ta­do por el pon­tí­fi­ce Pío II por su de­sen­freno y su ex­ce­si­vo gus­to por los pla­ce­res más te­rre­na­les. Aman­tes, hi­jos ile­gí­ti­mos, tra­mas de co­rrup­ción, sen­ten­cias y ex­co­mu­nio­nes y so­bor­nos, com­po­nen una le­yen­da ne­gra de la que Ro­dri­go Bor­gia es pro­ta­go­nis­ta. Y es que, co­mo di­ce el re­frán, “cuan­do el río sue­na, agua lle­va”. La ma­yo­ría de las teo­rías que cir­cu­lan so­bre él, ve­re­mos que es­tán con­tras­ta­das por his­to­ria­do­res, aun­que, to­da­vía, no ha que­da­do del to­do cla­ro el có­mo se las in­ge­nió pa­ra lle­gar al pa­pa­do, te­nien­do a sus es­pal­das el am­plio cu­rrí­cu­lum de pe­ca­dos, vi­cios y chis­mo­rreos que te­nía a sus es­pal­das. Se su­po­ne, que lle­gó a con­ver­tir­se en el hom­bre más im­por­tan­te de la re­li­gión ca­tó­li­ca (des­pués de Cris­to) gra­cias a una suer­te de des­ca­ra­dos so­bor­nos que uti­li­zó pa­ra gran­jear­se el vo­to de los al­tos car­gos ecle­siás­ti­cos.

Un sin­fín de his­to­rias, al­gu­nas cier­tas, otras no, se vierten so­bre la per­so­na de Ro­dri­go Bor­gia. En es­te re­por­ta­je ire­mos vien­do có­mo, en al­gu­nos mo­men­tos, Ro­dri­go es víc­ti­ma de una au­tén­ti­ca le­yen­da ne­gra ela­bo­ra­da mi­nu­cio­sa­men­te por sus más acé­rri­mos enemi­gos, y al igual que otras le­yen­das ne­gras (co­mo la es­pa­ño­la) ha si­do ali­men­ta­da con el pa­so de los años por las múl­ti­ples his­to­rias de in­tri­gas y fic­cio­nes que han ido sur­gien­do.

PA­PAS ES­PA­ÑO­LES

De los cua­tro pa­pas es­pa­ño­les que ha ha­bi­do a lo lar­go de la His­to­ria, Ro­dri­go Bor­gia ha si­do el más fa­mo­so sin lu­gar a du­das. Aun­que, pa­ra ha­cer ho­nor a la ver­dad, de­be­ría­mos de­cir que Ro­dri­go se ha con­se­gui­do co­ro­nar si no co­mo el pon­tí­fi­ce más nom­bra­do de la His­to­ria, sí co­mo uno de los más co­no­ci­dos.

Na­ció en Já­ti­va, Va­len­cia, en el año 1431, ba­jo el nom­bre de Ro­dri­go de La­nçol y Bor­gia (en al­gu­nos si­tios le en­con­tra­re­mos re­fe­ri­do co­mo Bor­ja, ape­lli­do es­pa­ñol, en vez de Bor­gia, que no es otra co­sa que la ro­ma­ni­za­ción del ape­lli­do). Su ca­rre­ra ecle­siás­ti­ca la ini­ció a tem­pra­na edad, gra­cias a las in­fluen­cias que te­nía en la fa­mi­lia, su tío fue el pa­pa Ca­lix­to III (1378-1458).

Ca­lix­to III, al con­tra­rio que su so­brino, fue un hom­bre aus­te­ro, cu­ya ma­ne­ra de vi­vir le ga­nó el ab­so­lu­to res­pe­to de los de­más miem­bros del cle­ro. En­tre sus ac­cio­nes más im­por­tan­tes, du­ran­te su go­bierno, es­tá la fa­lli­da cru­za­da por la toma de Cons­tan­ti­no­pla. Ade­más, fue el Pa­pa que anu­ló el fa­mo­so jui­cio a Jua­na de Ar­co, la cual ha­bía si­do con­de­na­da por su­pues­ta bru­je­ría.

Ca­lix­to III, al igual que la ma­yo­ría de pa­pas de aque­lla épo­ca, se lle­vó con­si­go a Ro­ma, mien­tras ocu­pa­ba los más al­tos car­gos, a va­rios de sus fa­mi­lia­res, pa­ra fa­vo­re­cer­los con una bue­na po­si­ción en la Igle­sia, ade­más de con su pro­tec­ción di­rec­ta. En­tre es­tos fa­mi­lia­res se en­con­tra­ba Ro­dri­go Bor­gia, quien era su so­brino, y que aco­gió jun­to con Pe­dro Luis Bor­gia (so­brino tam­bién). Am­bos jó­ve­nes go­za­ron de una edu­ca­ción pri­vi­le­gia­da ba­jo la in­fluen­cia y la pro­tec­ción de su tío. Pe­ro de los dos hu­bo uno que des­ta­có rá­pi­da­men­te, co­mo es de es­pe­rar, se tra­ta­ba de Ro­dri­go. La for­ma­ción de es­te úl­ti­mo se com­ple­tó en la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia, don­de fue en­via­do a es­tu­diar De­re­cho ca­nó­ni­co, en di­cha ins­ti­tu­ción con­se­gui­ría su doc­to­ra­do en el año 1456, tan so­lo un año más tar­de de que su tío hu­bie­ra si­do nom­bra­do pa­pa de la Igle­sia. Co­mo po­de­mos com­pro­bar por las fe­chas, Ca­lix­to III no fue nom­bra­do Pa­pa has­ta 1455. An­te­rior­men­te a ese año, ha­bía ocu­pa­do al­tos car­gos en la je­rar­quía ca­tó­li­ca, fue por eso que hi­zo mar­char a Ro­ma a sus so­bri­nos, por­que, ya en­ton­ces, te­nía mu­cho po­der, y po­día pro­por­cio­nar­les una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra.

CA­RRE­RA IM­PA­RA­BLE

An­tes de lle­gar al pa­pa­do, Ro­dri­go Bor­gia os­ten­tó los pues­tos de obis­po de Bar­ce­lo­na, y ar­zo­bis­po de Va­len­cia, dos de los en­cla­ves de ma­yor im­por­tan­cia pa­ra la Igle­sia en Es­pa­ña. Sin duda, gra­cias al im­pul­so que le dio su tío, Ro­dri­go

con­si­guió acu­mu­lar la su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia den­tro de la Cu­ria Ro­ma­na, co­mo pa­ra que, a la muer­te de Ca­lix­to III, en el año 1558, un 6 de agos­to, su po­si­ción no se vie­ra afec­ta­da, sino que si­guió cre­cien­do en el seno de la je­rar­quía, ga­nan­do año tras año más y más po­der.

Uno de los car­gos que le ca­ta­pul­tó al éxi­to fue el de vi­ce­can­ci­ller de la Igle­sia. Es­te le fue otor­ga­do por su tío, pe­ro, se­gún po­de­mos sa­ber por his­to­ria­do­res, Ro­dri­go su­po desen­vol­ver­se con sol­tu­ra, afian­zán­do­se du­ran­te 35 años en el pues­to que le die­ra su di­fun­to tío. Y es que, al pa­re­cer, es­to ha­bría sa­li­do por la bo­ca de uno de sus ma­yo­res enemi­gos, Giu­liano de­lla Ro­ve­re, quien se trans­for­ma­ría en Pa­pa, pos­te­rior­men­te a Ro­dri­go Bor­gia.

Los ex­per­tos en el ca­so de la fa­mi­lia Bor­gia, apun­tan a que Ro­dri­go fue un in­fa­ti­ga­ble tra­ba­ja­dor. Sus años de ex­pe­rien­cia al man­do de al­tos pues­tos de di­rec­ción en la Igle­sia, hi­cie­ron de él un buen ad­mi­nis­tra­dor de

los asun­tos de la can­ci­lle­ría. Pe­ro, efec­ti­va­men­te, pa­ra man­te­ner la pri­vi­le­gia­da po­si­ción de que go­za­ba, Ro­dri­go no se ha­bría ser­vi­do úni­ca­men­te de su efi­cien­te tra­ba­jo. Al pa­re­cer, ha­bría uti­li­za­do el pe­so de su in­fluen­cia, fru­to de años y años de per­ma­nen­cia en el seno de la je­rar­quía, pa­ra man­te­ner su po­si­ción. Es des­cri­to por mu­chos his­to­ria­do­res co­mo un hom­bre am­bi­cio­so, que des­de muy tem­pra­na edad ya sa­bía cuál era su ob­je­ti­vo: el co­di­cia­do trono de San Pe­dro.

La muer­te de Ca­lix­to III no le su­pu­so a Ro­dri­go Bor­gia el as­cen­so al pa­pa­do, co­mo ya aca­ba­mos de men­cio­nar unas lí­neas más arri­ba, se man­tu­vo du­ran­te 35 años en el pues­to de vi­ce­can­ci­ller. Ya fue­ra por su buen ser­vi­cio en el pues­to, por su ca­pa­ci­dad pa­ra so­bor­nar y uti­li­zar in­fluen­cias o por una mez­cla de am­bas ra­zo­nes.

De he­cho, fue­ron cua­tro pa­pa­dos los que tu­vo que es­pe­rar Ro­dri­go pa­ra lle­gar a la cum­bre de la je­rar­quía ecle­sial.

El pri­mer Pa­pa que su­ce­dió a Ca­lix­to III fue Pío II, cu­yo go­bierno se ex­ten­dió en­tre los años 1458 y 1464. Pre­ci­sa­men­te, co­mo ya ade­lan­tá­ba­mos, ha­bría si­do es­te pon­tí­fi­ce el que ha­bría con­de­na­do, se­gún cuen­tan al­gu­nos his­to­ria­do­res, los vi­cios del que por en­ton­ces era vi­ce­can­ci­ller de la Igle­sia. Pe­ro, al pa­re­cer, por lo que sa­be­mos, la crí­ti­ca del Pa­pa ha­cia su vi­ce­can­ci­ller no fue a más. To­do que­dó en una me­ra ob­ser­va­ción, pues na­die to­mó car­tas en el asun­to pa­ra de­te­ner la li­cen­cio­sa vi­da del Bor­gia.

Pío II, de nom­bre Eneas Silvio Pic­co­lo­mi­ni, nom­bró a Ro­dri­go pro­to­diá­cono, otor­gán­do­le de es­ta ma­ne­ra el más al­to tí­tu­lo car­de­na­li­cio. Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, un car­de­nal es el más al­to ran­go ho­no­rí­fi­co que el Pa­pa de la Igle­sia ca­tó­li­ca pue­de otor­gar. Los car­de­na­les se­rían aque­llos que se en­car­gan de nom­brar a un nue­vo pon­tí­fi­ce, siem­pre y cuan­do es­to se re-

TRAS LA MUER­TE DE CA­LIX­TO iii ro­dri­go Bor­gia no as­cen­dió al pa­pa­do, sino que se man­tu­vo du­ran­te 35 años en el pues­to de vi­ce­can­ci­ller. tu­vo que es­pe­rar has­ta cua­tro pa­pa­dos pa­ra

as­cen­der al trono de Pe­dro.

quie­ra. Pues bien, el car­go de pro­to­diá­cono, es el más ele­va­do den­tro del car­de­na­li­cio. En­tre otras mi­sio­nes del ran­go, es­tá la de anun­ciar el fa­mo­so Ha­be­mus Pa­pam des­de el bal­cón cen­tral de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro. Ade­más, en­tre otras la­bo­res, es­tá la sig­ni­fi­ca­ti­va im­po­si­ción del pa­lio en la mi­sa de inau­gu­ra­ción del pon­ti­fi­ca­do. Tam­bién asis­te jun­to con el Pa­pa en las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas de más im­por­tan­cia. Po­de­mos en­ten­der, que es una es­pe­cie de “se­gun­do de a bor­do”.

La muer­te de Pío II dio pa­so al pa­pa­do de Pau­lo II (1464-1471). Du­ran­te es­te, Ro­dri­go Bor­gia apro­ve­chó pa­ra au­men­tar su po­der, sien­do nom­bra­do por el pon­tí­fi­ce co­mo obis­po de Ur­gel y, por ex­ten­sión, Prín­ci­pe de An­do­rra, pues es­te úl­ti­mo car­go so­lo lo pue­den ocu­par el obis­po an­te­rior­men­te men­cio­na­do y, ade­más, el je­fe de Es­ta­do de Fran­cia, hoy Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa. Am­bos es­tán en igual­dad de con­di­cio­nes, de ahí vie­ne el he­cho de ser “Co­prín­ci­pe”. Du­ran­te es­te go­bierno de Pau­lo II, Ro­dri­go se vio obli­ga­do a de­jar el car­go de pro­to­diá­cono, aun­que no per­dió nun­ca su ran­go car­de­na­li­cio.

El si­guien­te pa­pa­do (1471-1484) tu­vo a Sixto IV co­mo je­fe de la Igle­sia. Du­ran­te es­ta épo­ca es cuan­do Ro­dri­go Bor­gia ob­tie­ne los tí­tu­los de car­de­na­lo­bis­po de Al­bano y de Por­to-San­ta Ru­fia­nen. Se­rá el úl­ti­mo año del pa­pa­do de Sixto IV cuan­do Ro­dri­go fue nom­bra­do de­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio.

Por úl­ti­mo, an­tes de que el Bor­gia lle­ga­ra al po­der ab­so­lu­to de la igle­sia, tu­vo que pa­sar an­tes por otro pa­pa­do más, es­ta vez el de Ino­cen­cio VIII, que trans­cu­rrió en­tre los años 1484 y 1492. Du­ran­te es­te úl­ti­mo man­da­to, Ro­dri­go con­ti­nuó acu­mu­lan­do más po­der, por ejem­plo, cuan­do su obis­pa­do de Va­len­cia ad­qui­rió el ran­go de ar­qui­dió­ce­sis, y él fue ele­va­do al car­go de ar­zo­bis­po de Va­len­cia.

Tras es­tos cua­tro pa­pa­dos, en los cua­les, le­jos de per­der el tiem­po, Ro­dri­go Bor­gia se ha­bía em­plea­do a fon­do en es­ca­lar po­si­cio­nes en la pi­rá­mi­de je­rár­qui­ca de la Igle­sia, al fi­nal le lle­gó el mo­men­to a nues­tro pro­ta­go­nis­ta de con­ver­tir­se en Pa­pa. Es­to tu­vo lu­gar tras la muer­te de Ino­cen­cio VIII, el 25 de ju­lio de 1492. Con el fa­lle­ci­mien­to del pon­tí­fi­ce an­te­rior que­da­ba, de nue­vo, la puer­ta abier­ta a la elec­ción de un su­ce­sor al trono de San Pe­dro.

Y POR FIN... PA­PA

En aque­llos mo­men­tos cua­tro eran los can­di­da­tos que se ba­ra­ja­ban pa­ra su­ce­der al di­fun­to pon­tí­fi­ce: As­ca­nio Sfor­za (mi­la­nés), Lorenzo Ci­bo (ge­no­vés y ade­más so­brino de Ino­cen­cio VIII), Giu­liano de­lla Ro­ve­re (na­po­li­tano) y, por úl­ti­mo, con me­nos po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en Pa­pa, ya que no era ita­liano, el va­len­ciano Ro­dri­go Bor­gia. Por los his­to­ria­do­res po­de­mos sa­ber que, en aque­llos tiem­pos, pa­ra lle­gar al pa­pa­do era im­por­tan­te ser na­ci­do en Ita­lia, de lo con­tra­rio to­do se com­pli­ca­ba pa­ra los can­di­da­tos ex­tran­je­ros. A la prue­ba es­tá, to­dos los pa­pas ita­lia­nos que ha ha­bi­do a lo lar­go de la His­to­ria.

Sa­bien­do es­to, una pre­gun­ta nos po­dría asal­tar, a po­co cu­rio­sos que sea­mos: si te­nía, a prio­ri, to­do en su con­tra, ¿có­mo lo­gró Ro­dri­go Bor­gia ha­cer­se con el vo­to de los car­de­na­les? La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta es bas­tan­te com­pli­ca­da. De

DU­RAN­TE EL PA­PA­DO DE SIXTO IV es cuan­do ro­dri­go Bor­gia ob­tie­ne los tí­tu­los de car­de­nal-obis­po de al­bano y de por­to-san­ta ru­fia­nen. se­rá el úl­ti­mo año del pa­pa­do de sixto iv (1971-1484) cuan­do ro­dri­go fue nom­bra­do de­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio.

he­cho, no son po­cos los his­to­ria­do­res y ex­per­tos en la vi­da de los Bor­gia los que se la si­guen plan­tean­do. En un pri­mer mo­men­to se pen­só que es­to lo lo­gró gra­cias a una suer­te de so­bor­nos des­ca­ra­dos, co­mo apun­ta­ban al­gu­nos au­to­res. Lo cier­to es que, por el mo­men­to, no pa­re­ce ha­ber prue­bas lo su­fi­cien­te­men­te cla­ras pa­ra afir­mar se­me­jan­te co­sa. Pe­ro lo que es­tá cla­ro es que al­go tu­vo que pa­sar pa­ra que ven­cie­ra en la vo­ta­ción un can­di­da­to es­pa­ñol fren­te a 3 ita­lia­nos, uno de los cua­les, ade­más, era so­brino del an­te­rior Pa­pa. La teo­ría de los so­bor­nos y los pac­tos si­gue en pie, aun­que no se pue­de con­fir­mar del to­do.

La ma­ña­na del 11 de agos­to de 1492 Ro­dri­go de Bor­gia con­si­guió con­ver­tir­se en Pa­pa de Ro­ma al ob­te­ner la ma­yo­ría de dos ter­cios de los vo­tos de los car­de­na­les elec­to­res (en­tre los que es­ta­ba in­clui­do, por su­pues­to, su pro­pio vo­to). Se­rían los per­de­do­res, al pa­re­cer, los que acu­sa­rían al nue­vo Pa­pa de si­mo­nía. Es­to es, que ne­go­ció su nom­bra­mien­to me­dian­te la pro­me­sa de car­gos re­li­gio­sos, be­ne­fi­cios es­pi­ri­tua­les y de­más, lo que an­tes lla­má­ba­mos, lla­na­men­te, so­bor­nos.

So­bre el ca­so de los so­bor­nos, hay bas­tan­tes ca­bos suel­tos que los de­fen­so­res de los mis­mos no pue­den atar. Si Bor­gia ga­nó por una ma­yo­ría tan jus­ta, quie­re de­cir que tu­vo que tu­vo que so­bor­nar a los 16 de los 23 car­de­na­les que le vo­ta­rían. Aun­que Ro­dri­go Bor­gia fue­ra asom­bro­sa­men­te po­de­ro­so y, por lo tan­to, ten­dría en su po­der bas­tan­te ri­que­za, no po­dría ha­ber pa­ga­do a to­dos aque­llos que le vo­ta­ron, pues­to que no se le su­po­nen tan­tos re­cur­sos. Tam­po­co hay, co­mo ya an­ti­ci­pá­ba­mos lí­neas más arri­ba, evi­den­cias cla­ras de nin­gún ti­po de tra­to o pac­to con aque­llos que le vo­ta­ran. La teo­ría que más o me­nos da con una ex­pli­ca­ción al­go fac­ti­ble so­bre lo que ese 11 de agos­to pu­do pa­sar fue que el car­de­nal As­ca­nio Sfor­za quien in­cli­nó la ba­lan­za en fa­vor del Bor­gia. Al pa­re­cer Sfor­za es­pe­ra­ba que, gra­cias a su vo­to, Ro­dri­go, una vez en el pa­pa­do le con­ce­die­ra el car­go de vi­ce­can­ci­ller de la Igle­sia. El car­go bien po­drían ha­ber­lo pac­ta­do los dos in­tere­sa­dos. Sea co­mo fue­re, tras, Sfor­za, dar el vo­to afir­ma­ti­vo a Ro­dri­go, y es­te con­ver­tir­se en Pa­pa, ob­tu­vo el car­go an­tes men­cio­na­do. Gra­cias a es­te tra­to en­tre am­bos, el uno ob­tu­vo el trono de San Pe­dro y el otro la vi­ce­can­ci­lle­ría. Am­bos que­da­ron be­ne­fi­cia­dos. In­clu­so, se cuen­ta que, su pac­to, in­flu­yó en la bue­na amistad que am­bos man­tu­vie­ron has­ta que el vi­ce­can­ci­ller trai­cio­nó al pon­tí­fi­ce du­ran­te la in­va­sión de los fran­ce­ses.

Aun­que vis­to des­de la óp­ti­ca ac­tual, Ale­jan­dro VI pu­do ser un co­rrup­to y sos­pe­cho­so, ade­más, de su­ce­sos ex­tra­ños, tal co­mo al­gu­nas muertes que que­da­ron sin es­cla­re­cer­se, no hi­zo na­da que no hi­cie­ra cual­quier go­ber­nan­te re­na­cen­tis­ta de la épo­ca.

Fue pre­ci­sa­men­te por es­tas ra­zo­nes que aca­ba­mos de dar, que uno de los hi­jos de Ro­dri­go Bor­gia, Juan, fue ca­sa­do con la pri­ma del rey de Cas­ti­lla y co­mo tal fue nom­bra­do du­que de Gan­día. Otro de sus hi­jos con­tra­jo ma­tri­mo­nio, es­tra­té­gi­co, por su­pues­to, con la que era nie­ta del en­ton­ces rey de Ná­po­les.

ES­CÁN­DA­LOS PONTIFICEOS

Los es­cán­da­los de Ale­jan­dro VI se su­ce­die­ron a lo lar­go de to­da su vi­da. Su li­cen­cio­sa ac­ti­tud, que

LA MA­ÑA­NA DEL 11 DE AGOS­TO DE 1492 Ro­dri­go de Bor­gia con­si­guió con­ver­tir­se en Pa­pa de Ro­ma al ob­te­ner la ma­yo­ría de dos ter­cios de los vo­tos de los ca­der­na­les elec­to­res. se­rían los per­de­do­res, al pa­re­cer, los que acu­sa­rían al nue­vo Pa­pa de si­mo­nía.

EL PO­DER DE RO­DRI­GO BOR­GIA era tal cuan­do lle­gó al Trono de pe­dro que es­ta­ble­ció una es­pe­cie de re­pú­bli­ca en Flo­ren­cia, don­de él ad­mi­nis­tra­ba to­do el po­der, pe­ro don­de el úni­co rey era Cris­to.

ya fue cri­ti­ca­da en su mo­men­to por el pa­pa Pío XII, fue ob­je­to de múl­ti­ples crí­ti­cas, en el seno del pro­pio cle­ro. Así fue co­mo el fraile Gi­ro­la­mo Sa­vo­na­ro­la hi­zo del pon­tí­fi­ce el blan­co de to­das sus crí­ti­cas. Lle­gó a ser prior de un mo­nas­te­rio de los do­mi­ni­cos en la ciu­dad de Flo­ren­cia. Gra­cias a sus ha­bi­li­da­des co­mo pre­di­ca­dor lo­gró to­mar el con­trol de la ciu­dad y ex­pul­sar a los Mé­di­ci. El dis­cur­so del mon­je era ab­so­lu­ta­men­te ra­di­cal, opues­to a las ac­cio­nes que se to­ma­ban des­de las es­fe­ras de po­der. Su ob­je­ti­vo siem­pre fue el de im­po­ner una mo­ral bas­tan­te ex­tre­ma, muy cer­ca­na a la re­li­gión y ale­ja­da de to­do aque­llo que él con­si­de­ra­ba que po­dría des­vir­tuar la vi­da del hom­bre.

En sus exal­ta­dos dis­cur­sos, en Flo­ren­cia, ha­cía re­sal­tar los vi­cios más mun­da­nos en los que caían una y otra vez los al­tos man­dos de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca. Es co­no­ci­da una de sus aren­gas que di­ce así: “Abier­ta­men­te mues­tran sus me­re­tri­ces, su ma­la fa­ma va en de­tri­men­to de la Igle­sia. Es­tos, yo te lo di­go, ni si­quie­ra creen en la fe de Cris­to”. Co­mo po­de­mos com­pro­bar, las pa­la­bras del fraile eran tre­men­da­men­te du­ras. La crí­ti­ca era tan de­mo­le­do­ra que el pa­pa Ale­jan­dro VI tu­vo que to­mar car­tas en el asun­to. El po­der del mon­je era tal que es­ta­ble­ció una es­pe­cie de re­pú­bli­ca en Flo­ren­cia, don­de él ad­mi­nis­tra­ba to­do el po­der, pe­ro don­de el úni­co rey era Cris­to. Gi­ro­la­mo Sa­vo­na­ro­la aca­bó sus días ex­co­mul­ga­do, de­te­ni­do, tor­tu­ra­do y, fi­nal­men­te, que­ma­do en la ho­gue­ra.

La muer­te de Ale­jan­dro VI es uno de los gran­des mis­te­rios de la Igle­sia. El fa­lle­ci­mien­to se pro­du­jo tras una ce­na en la ca­sa del car­de­nal Adriano da Cor­ne­to. Al­gu­nas teo­rías apun­tan que el Pa­pa fue en­ve­ne­na­do por su pro­pio hi­jo, Cé­sar Bor­gia, quien te­nía pre­pa­ra­do un po­ten­te ve­neno con­tra los allí pre­sen­tes, pe­ro que por error un sir­vien­te les sir­vió a su pa­dre y a él. Cé­sar se pu­do so­bre­po­ner de los efec­tos del ve­neno, pe­ro su pa­dre fa­lle­ció. Otras hi­pó­te­sis, man­te­ni­das por ex­per­tos de la ta­lla de Vol­tai­re, su­gie­ren que, le­jos de tra­tar­se de una tra­ma va­ti­ca­na, fue más bien la ma­la­ria, muy ex­ten­di­da en los ve­ra­nos de la cam­pi­ña ita­lia­na, la que aca­bó con la vi­da del pon­tí­fi­ce.

Cé­sar Bor­gia.

Apo­sen­tos de Ale­jan­dro VI en el Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.