Pa­pa Fran­cis­co, ¿ocul­tis­ta?

Mas Alla Monografico - - Sumario -

El tre­ce de mar­zo de 2013, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio ac­ce­dió al trono del Va­ti­cano tras la re­nun­cia vo­lun­ta­ria de Be­ne­dic­to XVI, el mes an­te­rior. Ya co­mo el Pa­Pa Fran­cis­co, Ber­go­glio fue re­ci­bi­do con bue­nos ojos por los de­vo­tos por su hu­mil­dad y por el ai­re fres­co que, de se­gu­ro, apor­ta­ría a la Igle­sia ca­tó­li­ca. Pe­ro to­dos es­tos cam­bios rePen­ti­nos no han si­do del apre­cio de to­dos, y se han lan­za­do una bue­na can­ti­dad de acu­sa­cio­nes ha­cia es­te, des­de que esa con­duc­ta be­né­vo­la que mues­tra no es más que una fal­sa fa­cha­da, que for­ma par­te de so­cie­da­des se­cre­tas, o que es un im­por­tan­te ocul­tis­ta.

En 1999, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, en­ton­ces ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res (Ar­gen­ti­na), en­tra­ba a for­mar par te del The Ro­tary Club, or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal, fun­da­da en 1905 por el abo­ga­do es­ta­dou­ni­den­se Paul Percy Ha­rris. Es­ta es­tá for­ma­da por gran­des per­so­na­li­da­des de di­ver­sos y muy di­fe­ren­tes cam­pos (em­pre­sa­rios, ar tis­tas, po - lí­ti­cos…), y cu­ya fun­ción se­ría la de me­jo­rar la ca­li­dad de las co­mu­ni­da­des me­dian­te ser vi­cios hu­ma­ni­ta­rios, con la in­ten­ción de po­ten­ciar los ac­tos de bue­na vo­lun­tad y paz.

Pe­ro es­te club no ha­bía si­do vis­to con bue­nos ojos allá por 1928. No en vano, fue acusada de ser un gru­po sa­tá­ni­co por un obis­po y, un año más tar­de, otros miem­bros de la Igle­sia ca­tó­li­ca opi­na­ron que no era co­rrec­to su me­to­do­lo­gía de ser vi­cio a la so­cie­dad sin una ba­se re­li­gio­sa cris­tia­na. Es­to lle­vó a que, ya en 1929, se con­si­de­ra­ra, a tra­vés de un pri­mer de­cre­to, po­co be­ne­fi­cio­so que los sa­cer­do­tes for­ma­sen par te del club, ya fue­ra co­mo in­vi­ta­do o miem­bro.

Con un pe­río­do de tran­qui­li­dad que se ini­ció en 1933 en el que miem­bros de la Igle­sia par ti­ci­pa­ban, ba­jo per­mi­so del Va­ti­cano, en las reunio­nes de The Ro­tary, en 1951, Pío XII creó un de­cre­to que prohi­bía ro­tun­da­men­te to­da im­pli­ca­ción con es­te. Pe­ro to­do que­dó en el pa­sa­do.

Al­re­de­dor de nue­ve mil miem­bros de The Ro­tary Club se con­cen­tra­ron el trein­ta de abril de 2016 en la Pla­za de San Pe­dro pa­ra la Au­dien­cia del Ju­bi­leo, in­vi­ta­dos por el Pa­pa, y, apro­ve­chan­do l a oca­sión, l a or­ga­ni­za­ción apro­ve­cho su es­tan­cia en Ro­ma pa­ra dar una se­rie de con­fe­ren­cias.

Sin em­bar­go, The Ro­tary Club si­gue sien­do con­si­de­ra­do una ame­na­za por di­ver­sas fac­cio­nes de la Igle­sia, que lo re­la­cio­nan di­rec ta­men­te con la ma­so­ne­ría. Una mues­tra de ello, las de­cla­ra­cio­nes da­das por Li­nus F. Clo­vis, sa­cer­do­te de la Ar­chi­dió­ce­sis de Cas­tries, en San­ta Lu­cía (In­dias Orien­ta­les), no muy par ti­da­rio de las ac­cio­nes del pa­pa Fran­cis­co: “Los enemi­gos tra­di­cio­na­les de la Igle­sia –y es­to se vo­ca­li­za, se ar ti­cu­la, en el Ti­me Ma­ga­zi­ne, Ro­lling Sto­ne, The Ad­vo­ca­te, etc…– lo aprue­ban; él ha apa­re­ci­do en sus por­ta­das mu­chas ve­ces en l os úl­ti­mos dos años. Me en­con­tré con una ci­ta de al­guien que lo co­no­cía en la Ar­gen­ti­na: ´Al pa­re­cer, le en­can­ta ser ama­do por to­dos y com­pla­cer a to­dos, así que un día él pue­de ha­cer un dis­cur­so en la te­le­vi­sión en con­tra del abor­to, y al día si­guien­te, en el mis­mo pro­gra­ma de te­le­vi­sión, ben­de­cir a las fe­mi­nis­tas pro-abor­to de la Pla­za de Ma­yo; él pue­de dar un ma­ra­vi­llo­so dis­cur­so en con­tra de los ma­so­nes y, unas ho­ras más tar­de, es­tar co­mien­do y be­bien­do con ellos en The Ro­tary Club`”.

el pa­pa ma­són

“Un hom­bre de los po­bres y le­jos de la Cu­ria. La fra­ter­ni­dad y el diá­lo­go son sus pri­me­ras pa­la­bras con­cre­tas: tal vez en la nue­va Igle­sia na­da se­rá co­mo an­tes. Es nues­tro aus­pi­cio que el pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co, el Pa­pa que vie­ne del ‘fi­nal del mun­do’, pue­de sig­ni­fi­car el re­torno de la Igle­sia- Pa­la­bra ver­sus la Igle­siaIns­ti­tu­ción, pro­mo­vien­do una re­la­ción abier­ta con el mun­do con­tem­po­rá­neo, con los no cre­yen­tes, y no a tra­vés de la pri­ma­ve­ra del Va­ti­cano II. El je­sui­ta cer­cano al úl­ti­mo de la His­to­ria tie­ne la gran opor­tu­ni­dad de mos­trar al mun­do el ros­tro de una Igle­sia que de­be re­cu­pe­rar la anun­cia­ción de una nue­va Hu­ma­ni­dad, no el pe­so de una ins­ti­tu­ción pro­te­gi­da en de­fen­sa de sus pro­pios pri­vi­le­gios. Ber­go­glio co­no­ce la vi­da real y re­cor­da­rá la lec­ción de uno de sus teó­lo­gos más des­ta­ca­dos, Ro­mano Guar­di­ni, quien di­jo que la ver­dad y el amor no pue­den se­pa­rar­se. La sim­ple cruz que lle­va­ba en su cha­le­co blan­co nos da la es­pe­ran­za de que una Igle­sia del pue­blo vuel­va a en­con­trar la ca­pa­ci­dad de dia­lo­gar con to­dos los hom­bres de bue­na vo­lun­tad y con la Ma­so­ne­ría Li­bre que, co­mo en­se­ña la ex­pe­rien­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na, tra­ba­ja por el bien co­mún y el pro­gre­so de l a Hu­ma­ni­dad, si­guien­do a Bo­lí­var, Allen­de y Jo­sé ‘Mar­tí’ por men­cio­nar al­gu­nos. Es­te es el ‘hu­mo blan­co’ que es­ta­mos es­pe­ran­do de la Igle­sia de nues­tro tiem­po”.

Gus­ta­vo Raf fi, Gran Maes­tre de la Gran Lo­gia Ma­só­ni­ca de Ita­lia, l an­zó es­te dis­cur­so co­mo fe­li­ci­ta­ción del nom­bra­mien­to del nue­vo Pa­pa al día si­guien­te de que se hi­cie­ra pú­bli­co es­te.

In­me­dia­ta­men­te, se re­la­cio­nó al pa­pa Fran - cis­co con círcu­los ma­só­ni­cos, men­cio­nan­do el triun­fo de es­ta So­cie­dad al con­tar con uno de sus miem­bros co­mo má­xi­mo car­go ecle­siás­ti-

the ro­tary club si­gue sien­do con­si­de­ra­do una ame­na­za por di­ver­sas fac­cio­nes de la Igle­sia, que lo re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con la ma­so­ne­ría. Una mues­tra de ello son las de­cla­ra­cio­nes de Li­nus F. Clo­vis, sa­cer­do­te de la Ar­chi­dió­ce­sis de Cas­te­ries.

co. Se bus­có to­da cla­se de sig­nos que de­mos­tra­ran que así era, co­mo una an­ti­gua foto - gra­fía de 2008 en don­de apa­re­ce el en­ton­ces car­de­nal Ber­go­glio con la mano de­re­cha so - bre el pe­cho iz­quier­do, ocul­ta ba­jo la cha­que­ta, un ges­to co­no­ci­do co­mo The Ro­yal Arch De­gree, se­ñal se­cre­ta con la que se com­ple­ta el dé­ci­mo ter­cer gra­do de la ma­so­ne­ría, en su ri­to es­co­cés, o en el sép­ti­mo gra­do del ri­to de York. Es­to se ba­sa en el ri­tual ma­só­ni­co crea­do por Mal­colm C. Dun­can: “Tres Maes­tros Ex­ce­len­tes de­bie­ron ha­ber si­do, o has­ta aho­ra no po­drían ha­ber ve­ni­do, pe­ro más le­jos no pue­den ir­se sin mis pa­la­bras, sig­nos y pa­la­bras de ex­hor­ta­ción. Mis pa­la­bras son Sem, Ja­fet y Ado­ni­ram. Mi se­ñal es es­ta: es una imi­ta­ción de una da­da por Dios a Moi­sés, cuan­do le or­de­nó que me­tie­ra la mano en su seno y, sa­cán­do­la, se vol­vió tan le­pro­sa, blan­ca co­mo la nie­ve. Mi pa­la­bra de ex­hor­ta­ción es ex­pli­ca­ti­va de es­te signo, y se en­cuen­tra en los es­cri­tos de Moi­sés, a sa­ber, cuar­to ca­pí­tu­lo de Éxo­do: ´Y Jeho­vá di­jo a Moi­sés: ‘Pon aho­ra tu mano en tu seno’. Y él pu­so su mano en su seno; y cuan­do la sa­có, he aquí, su mano era le­pro­sa, blan­que­ci­na co­mo la nie­ve”.

l a prohi­bi­ción

“La Su­pre­ma Sa­gra­da Con­gre­ga­ción del San­to Ofi­cio: un de­cre­to.

Miér­co­les, 20 de di­ciem­bre de 1950.

Se ha pre­gun­ta­do a es­ta Sa­gra­da Con­gre­ga­ción Su­pre­ma si los ca­tó­li­cos pue­den ser

miem­bros de la aso­cia­ción co­mún­men­te lla­ma­da ´The Ro­tary Club`. Des­pués de co­no­cer la opi­nión de los Pa­dres Re­ve­ren­dos Con­sul­to­res, Sus Emi­nen­cias, los Car­de­na­les, en­car­ga­dos de sal­va­guar­dar la fe y la mo­ral, de­cre­tó en su se­sión ple­na­ria del miér­co­les vein­te de di­ciem­bre de 1950 de la si­guien­te ma­ne­ra: Los miem­bros del cle­ro no pue­den per­te­ne­cer a una aso­cia­ción del ‘The Ro­tary Club’ ni par­ti­ci­par en sus reunio­nes. Se de­be ins­tar a los lai­cos a ob­ser­var las dis­po­si­cio­nes del Ca­non 684 de la Ley Ca­nó­ni­ca.

Y el 26 del mis­mo mes y año, Su San­ti­dad, el pa­pa Pío XII, apro­bó la re­so­lu­ción y or­de­nó su pu­bli­ca­ción, des­pués de es­cu­char­la en una au­dien­cia con­ce­di­da a Su Ex­ce­len­cia, el Ase­sor del San­to Ofi­cio.

Da­do en Ro­ma en las ofi­ci­nas del San­to Ofi­cio el 11 de enero de 1951.

Ma­rino Ma­ra­ni, No­ta­rio de la Sa­gra­da Con­gre­ga­ción Su­pre­ma del San­to Ofi­cio”.

Es­te fue el de­cre­to, pu­bli­ca­do el 11 de enero de 1951, que or­de­nó Pío XII pa­ra prohi­bir to­da par ti­ci­pa­ción de los sa­cer­do­tes y al­tos car­gos en The Ro­tary Club. Sin em­bar- go, no pa­re­ce que exis­ta nin­gún do­cu­men­to que acla­re si el mis­mo en al­gún mo­men­to fue abo­li­do, ya que, ade­más de que el pa­pa Fran­cis­co for­me par te de es­te, se sa­be que Pa­blo VI dio una se­rie de con­fe­ren­cias pa­ra la or­ga­ni­za­ción, sien­do la pri­me­ra en mar­zo de 1965, la se­gun­da en no­viem­bre de 1970, y la ter­ce­ra en 1974, así co­mo tam­bién Juan Pa­blo II se reunió con es­ta en los años 1979 y 2000.

pe­trus ro­ma­nus

“La glo­ria del oli­vo. Du­ran­te la úl­ti­ma per­se­cu­ción de la San­ta Igle­sia Ro­ma­na rei­na­rá. Pe­dro el Ro­mano, quien apa­cen­ta­rá a su re­ba­ño en­tre mu­chas tri­bu­la­cio­nes; tras lo cual, la ciu­dad de las sie­te colinas se­rá des­trui­da y el tre­men­do Juez juz­ga­rá a su pue­blo”.

Es­ta es la pro­fe­cía so­bre el úl­ti­mo Pa­pa que rei­na­rá, al que lla­ma Pe­trus Ro­ma­nus, se­gún el li­bro de las pro­fe­cías de San Ma­la­quías. Y es­te no se­ría otro que Fran­cis­co, se­gún atri­bui­rían, bien por el ani­llo que lle­va, una re­pre­sen­ta­ción del após­tol San Pe­dro, el pes­ca­dor. O, si se es más re­bus­ca­do, por­que el nom­bre que to­mó el nue­vo Pa­pa era en ho­nor a San Fran­cis­co de Asís, cu­yo nom­bre se­cu­lar era Giovanni Fran­ces­co di Pie­tro (Pe­dro) Ber­na­do­ne.

Uno de los au­to­res del li­bro “Pe­trus Ro­ma­nus: Ha lle­ga­do el úl­ti­mo Pa­pa”, Tho­mas Horn, di­jo so­bre di­cha pro­fe­cía: “Es ab­so­lu­ta­men­te cal­ca­do a l a pro­fe­cía Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio es ita­liano (por par­te pa­ter­na) y un je­sui­ta. Es­te es un as­pec­to muy im­por­tan­te de nues­tra pre­dic­ción en nues­tro li­bro, por­que di­je que el nom­bre del Pa­pa ten­dría re­la­ción con ‘Pe­trus Ro­ma­nus’ y que im­pli­ca que es­te Pa­pa ven­drá a re­afir­mar la au­to­ri­dad del Ro­mano Pon­tí­fi­ce so­bre la Igle­sia y ha­rá hin­ca­pié en la su­pre­ma­cía de la fe ca­tó­li­ca y de la Igle­sia ca­tó­li­ca ro­ma­na por en­ci­ma de to­das las otras re­li­gio­nes y de­no­mi­na­cio­nes, ade­más de su au­to­ri­dad so­bre to­dos los cris­tia­nos y a to­dos los pue­blos del mun­do”.

“ti­me” y el nú­me­ro tre­ce

“El Pa­pa Fran­cis­co era un ‘pe­que­ño dia­blo’, di­ce una mon­ja es­co­lar”. Es­te es el ti­tu­lar de un ar tícu­lo pu­bli­ca­do en el dia­rio “The Te­le­graph”, el 15 de mar­zo de 2013, un co­men­ta­rio so­bre la in­fan­cia traviesa del Ber­go­glio du­ran­te su pa­so por la es­cue­la De la Mi­se­ri­cor­dia, he­cho por la mon­ja Mart­ha Ra­bino, quien le dio cla­se.

Una anécdota más, pe­ro que se ha re­la­cio­na­do ine­vi­ta­ble­men­te con dos i má­ge­nes de la re­vis­ta “Ti­me”, una del 29 de ju­lio y la otra del 23 de di­ciem­bre de 2013, en don­de

PÍO XII RE­DAC­TÓ UN DE­CRE­TO por el cual prohi­bía to­da par­ti­ci­pa­ción de los sa­cer­do­tes y al­tos car­gos de la Igle­sia en The Ro­tary Club. No exis­te nin­gún do­cu­men­to que de­mues­tre que es­te

fue abo­li­do en al­gún mo­men­to de la His­to­ria.

el pa­pa Fran­cis­co ocu­pa la por ta­da. Ya sea ca­sua­li­dad o pues­to in­ten­cio­na­da­men­te, en am­bas fo­to­gra­fías, las dos pun­tas su­pe­rio­res de la le­tra “M” del nom­bre de la pu­bli­ca­ción apa­re­cen jus­to so­bre la ca­be­za del pon­tí­fi­ce, co­mo si fue­sen cuer­nos. Si a es­to le aña­di­mos la teo­ría de que si, uti­li­zan­do el có­di­go ASCII ( o Có­di­go Es­tán­dar Es­ta­dou­ni­den­se pa­ra el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción), da­mos una nu­me­ra­ción a ca­da le­tra del ape­lli­do se - cu­lar (B- 66, E- 69, R-82, G-71, O-79, G-71, L76, I-73, O-79) y su­ma­mos to­dos, el re­sul­ta­do es el nú­me­ro 666.

Ade­más, si­guien­do con las creen­cias ma­só­ni­cas y l a i mpor­tan­cia del nú­me­ro tre­ce, el nom­bra­mien­to pa­pal es­tá lleno de es­te. El pa­pa Fran­cis­co fue ele­gi­do el 13 de mar­zo de 2013, 13 días des­pués de la re­nun­cia de Be­ne­dic­to, con el anun­cio del car­go a las 8.13 de la tar­de, y la mues­tra de Hu­mo Blan­co a las sie­te y seis mi­nu­tos (tre­ce si su­ma­mos las dos ci­fras, 7:06 PM) de la tar­de. El ini­cio del dis­cur­so pa­pal fue a las ocho y vein­ti­trés (su­ma­dos, da tre­ce, 8:23PM). Ade­más, en el mo­men­to de ser nom­bra­do, Ber­go­glio te­nía se­ten­ta y seis años (el nú­me­ro tre­ce vuel­ve a apa­re­cer si se suman en­tre sí las dos ci­fras), es el pri­mer Pa­pa, mil tres­cien­tos años, que no es eu­ro­peo, y fue or­de­na­do sa­cer­do­te el tre­ce de di­ciem­bre de 1969.

cán­ti­co a “lu­ci­fer”

Des­de la pri­me­ra Mi­sa de Pas­cua ofi­cia-

da, en el año 2013, por Ber­go­glio al con­ver tir­se en el pa­pa Fran­cis­co, va­rios blogs y ca­na­les de You­Tu­be di­fun­den un ví­deo en el que, en teo­ría, des­de El Va­ti­cano se cla­ma a Lu­ci­fer co­mo Dios. To­do es de­bi­do a que el cán­ti­co em­plea­do co­mo re­zo por el diá­cono o sa­cer­do­te se ex­pre­sa así al lle­gar a su f inal: “Flam­mas eius lu­ci­fer ma­tu­ti­nus in­ve­niat: ille, in­quam, lu­ci­fer, qui nes­cit oc­ca­sum. Ch­ris­tus Fi­lius tuus, qui, re­gre­sus ab in­fe­ris, hu­mano ge­ne­ri se­re­nus illu­xit, et vi­ti et re­gant in sae­cu­la saecu­lorum”.

Lo cu­rio­so es que pa­re­ce que nin­guno de los que men­cio­nan por in­ter­net es­te de­ta­lle pres­ta­ron aten­ción a la Vi­gi­lia Pascual de años an­te­rio­res, sino que so­lo se ba­sa­ron en to­da la le­yen­da ne­gra de ocul­tis­mo que se ha que­ri­do dar al ac­tual Pa­pa. Si no hu­bie­ra si­do así, sa­brían que di­cho cán­ti­co no es otro que el “Exul­tet ”, pre­gón de pas­cua, uno de los him­nos más an­ti­guos de la li­tur­gia ro­ma­na ecle­siás­ti­ca, dán­do­se una ma­la in­ter­pre­ta­ción de la pa­la­bra la­ti­na “lu­ci­fer”. La tra­duc­ción del frag­men­to se­ría: “Que el lu­ce­ro ma­tu­tino lo en­cuen­tre ar­dien­do. Oh, lu­ce­ro que no co­no­ce oca­so y es Cris­to, tu Hi­jo re­su­ci­ta­do, que, vol­vien­do del abis­mo, bri­lla se­reno pa­ra el li­na­je hu­mano, y vi­ve y rei­na por los si­glos de los si­glos”.

Y es que es­ta pa­la­bra, que mu­chos re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con uno de los nom­bres del dia­blo, tie­ne co­mo tra­duc­ción del la­tín “portar (o por ta­dor) de luz”, “lu­ce­ro” o “es­tre­lla de la ma­ña­na”. De es­te mo­do, pue­de re­fe­rir­se a Je­sús, y así lo ha mos­tra­do en la Bi­blia, co­mo, por ejem­plo, en Apo­ca­lip­sis 22:16:

“Yo, Je­sús, he en­via­do mi án­gel pa­ra da­ros tes­ti­mo­nio de es­tas co­sas en las igle­sias. Yo soy la ráiz y el li­na­je de Da­vid, la es­tre­lla res­plan­de­cien­te de la ma­ña­na”.

l a cruz del pa­pa

A di­fe­ren­cia de otros Pa­pas an­te­rio­res, Fran­cis­co no lu­ce la clá­si­ca cruz pec­to­ral de oro, sino de pla­ta. En el in­te­rior de es­ta, apa­re­ce una efi­gie hu­ma­na que por­ta so­bre los hom­bros una ove­ja, mien­tras el re­ba­ño va a su es­pal­da.

Los que han bus­ca­do su la­do más os­cu­ro o pa­gano, ci­tan que es­te pastor no es otro que el dios Mi­tra, el dios per­sa de la pro­tec­ción que más ade­lan­te se­ría adop­ta­do por los ro­ma­nos y que, po­dría ha­ber pa­sa­do al cris­tia­nis­mo, ya que la fe­cha en que se ce­le­bra la na­ti­vi­dad de Cris­to es la mis­ma que la del na­ci­mien­to de es­te dios. De ahí tam­bién que se men­cio­ne que la cruz es en reali­dad de hie­rro, me­tal con el que se le re­la­cio­na­ba. Otros lo han re­la­cio­na­do más con el dios egip­cio Osi­ris. Na­da de es­to es cier­to.

Es­ta cruz se hi­zo por en­car­go del en­ton­ces ar­zo­bis­po Ber­go­glio, en pla­ta en­ve­je­ci­da, a un or fe­bre de Pa­via, en Ita­lia, lla­ma­do Giu­sep­pe, uti­li­zan­do el di­se­ño del di­bu­jo de su an­ti­guo maes­tro di­fun­to, An­to­nio Ve­de­le. Di­cho gra­ba­do es­tá ins­pi­ra­do en el Evangelio de Lu­cas, en es­pe­cial en el ver­sícu­lo Lu­cas 15:4-7: “¿Qué hom­bre de vo­so­tros, si tie­ne cien ove­jas y una de ellas se pier­de, no de­ja las no­ven­ta y nue­ve en el cam­po y va tras la que es­tá per­di­da has­ta que la ha­lla? Al en­con­trar­la, la po­ne so­bre sus hom­bros, go­zo­so; y cuan­do lle­ga a su ca­sa, reúne a los ami­gos y a los ve­ci­nos, di­cién­do­les: ‘Ale­graos con­mi­go, por­que he ha­lla­do mi ove­ja que se ha­bía per­di­do’”.

Así, en la ima­gen se apre­cia al pastor, que se­ría Je­sús, por tan­do a la ove­ja so­bre los hom­bros, mien­tras el res­to del re­ba­ño lo si­gue de­trás. En lo al­to de la cruz, una pa­lo­ma lo acom­pa­ña, icono por el que se re­co­no­ce al Es­pí­ri­tu San­to.

a di­fe­ren­cia de otros pa­pas, Fran­cis­co no lu­ce la clá­si­ca cruz pec­to­ral de oro, sino de pla­ta. En el in­te­rior de es­ta, apa­re­ce una efi­gie hu­ma­na que por­ta so­bre los hom­bros una

ove­ja, mien­tras el re­ba­ño va a su es­pal­da.

Tex­to: iván mou­rin

Jun­to a es­tas lí­neas, el pa­pa Pío XII.

Son mu­chos los que apun­tan que el pa­pa Fran­cis­co po­dría te­ner re­la­ción con la ma­so­ne­ría.

Ben­di­ción en­via­da por el pa­pa Fran­cis­co a The Ro­tary Club.

Jun­to a es­tas lí­neas, re­pre­sen­ta­ción de San Fran­cis­co de Asís.

El pa­pa Fran­cis­co rea­li­zan­do una su­pues­ta se­ñal ma­só­ni­ca.

Al­gu­nos apun­ta­ron erró­nea­men­te que se lle­vó aca­bo un can­to a Lu­ci­fer.

Dios Mi­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.