Las pro­fe­cías del úl­ti­mo Pa­pa y el Fin del Mun­do

Mas Alla Monografico - - Sumario -

Una de las PRO­FE­CÍAS más fa­mo­sas se atri­bu­ye a San Ma­la­quías, con una lar­ga lis­ta de le­mas que en­ca­ja­rían con los pon­tí­fi­ces de Ro­ma has­ta nues­tros días, aca­bán­do­se en el le­ma 112, en el ÚL­TI­MO PA­PA De RO­MA y, tal vez, del cris­tia­nis­mo. Jus­ta­men­te ese le­ma coin­ci­de con el pa­pa Fran­cis­co.

Di­cen que el día en el que Be­ne­dic­to XVI re­nun­ció al trono de Pe­dro, un ra­yo ca­yó en la cú­pu­la de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro y co­men­zó a re­so­nar la lla­ma­da “Pro­fe­cía del úl­ti­mo Pa­pa”, la per­se­cu­ción de la Igle­sia y la caí­da de “la Ciu­dad de las Sie­te Colinas” (Ro­ma y El Va­ti­cano). Cu­rio­sa­men­te el pa­pa Fran­cis­co, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, fue re­la­cio­na­do con el pro­fe­ta fran­cés Mi­chel de Nô­tre-Da­me, Nos­tra­da­mus, ya que en uno de sus va­ti­ci­nios pro­fe­ti­zó a un “rey ne­gro” en el trono del Va­ti­cano an­tes de que el mun­do su­cum­ba fren­te al Apo­ca­lip­sis: “Al prin­ci­pio ha­brá en­fer­me­da­des mor­ta­les co­mo ad­ver­ten­cia; lue­go ha­brá pla­gas; mo­ri­rán mu­chos ani­ma­les; ha­brá ca­tás­tro­fes, cam­bios cli­má­ti­cos y, fi­nal­men­te, em­pe­za­rán las gue­rras e in­va­sio­nes del rey ne­gro”. Ber­go­glio es de la Or­den Je­sui­ta y son lla­ma­dos “ne­gros”… ¿Ca­sua­li­dad?

Coin­ci­dien­do con el cli­ma de ten­sión en Asia con Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, Ru­sia y Co­rea del Nor­te co­mo pro­ta­go­nis­tas –y una hi­po­té­ti­ca III Gue­rra Mun­dial– el Pa­pa reali­zó unas lla­ma­ti­vas de­cla­ra­cio­nes que alar­ma­ron a la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca en lo que pa­re­cía un va­ti­ci­nio so­bre su muer­te: “In­te­rior­men­te, in­ten­to pen­sar en mis pe­ca­dos y mis erro­res pa­ra que no enor­gu­lle­cer­me, por­que sé que es­to du­ra­rá po­co tiem­po. Dos o tres años. Y des­pués, ¡a la ca­sa del Pa­dre!”.

El úl­ti­mo Pa­pa, an­tes del fi­nal de los tiem­pos es, o se­rá, “Pe­trus Ro­ma­nus” o“Pe­dro el Ro­mano”, que no de­be ser obli­ga­to­ria­men­te ro­mano, aun­que Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio tie­ne raí­ces ita­lia­nas pre­fi­rien­do Fran­cis­co co­mo nom­bre de pon­ti­fi­ca­do. En la lí­nea de la pro­fe­cía de San Ma­la­quías es­tá el je­sui­ta Re­né Thi­baut quien afir­mó en su li­bro “La Mys­té­rieu­se prop­hé­tie des pa­pes” que el pa­pa nú­me­ro 112 lle­ga­ría en el año 2012 o en torno a esas fe­chas.

El úl­ti­mo Pa­pa, se­gún la pro­fe­cía atri­bui­da a San Fran­cis­co de Asís, se­rá: “En el mo­men­to de es­ta tri­bu­la­ción (el Apo­ca­lip­sis) un hom­bre, ele­gi­do no ca­nó­ni­ca­men­te, se ele­va­rá al pon­ti­fi­ca­do, y con en­ga­ños se es­for­za­rá por lle­var a mu­chos al error y a la muer­te (…) pues en aque­llos días Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to no les en­via­rá a es­tos un ver­da­de­ro Pastor, sino un des­truc­tor”.

Igual­men­te, en la obra “Pe­trus Ro­ma­nus” ( Tho­mas Horn y Cris Put­nam) se di­ce que la re­nun­cia del pa­pa Be­ne­dic­to XVI da­rá pa­so al “fal­so pro­fe­ta” del Apo­ca­lip­sis. El pa­pa Fran­cis­co es ca­ris­má­ti­co, que­ri­do, ini­ció su pa­pa­do con ai­res de cam­bio, con ac­ti­tud de mo­der­ni­zar pos­tu­ras de la Igle­sia y en­fren­tar­se a te­mas ac­tua­les co­mo el di­vor­cio y los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les, una for­ma de pen­sar ne­ce­sa­ria en los vie­jos plan­tea­mien­tos de la Igle­sia. Pe­ro tam­bién se acu­sa al pon­tí­fi­ce de dar “una de cal y otra de are­na”, de mez­clar la His­to­ria del Gé­ne­sis con la teo­ría dar­wi­nia­na, ha­blar de aper­tu­ra en la Igle­sia, pe­ro su­cum­bir a im­po­si­ción de po­de­ro­sas ór­de­nes den­tro del seno de la pro­pia Igle­sia… ¿“Pe­trus Ro­ma­nus” es el Pa­pa Fran­cis­co? Qui­zá de­be­ría­mos co­no­cer la obre de San Ma­la­quías pa­ra po­der eva­luar­lo.

SAN MA­LA­QUÍAS

Uno de los tex­tos más po­pu­la­res y fas­ci­nan­tes del mun­do de las pro­fe­cías es, sin duda, el co­no­ci­do co­mo “Las Pro­fe­cías de los Pa­pas” o “Pro­fe­cías de San Ma­la­quías”. Se com­po­nen de dos tex­tos que fue­ron “re­ve­la­dos” al ar­zo­bis­po de Ir­lan­da, a Ma­la­quías, al fi­na­li­zar una

pe­re­gri­na­ción rea­li­za­da a Ro­ma en el año 1140 d.C. San Ber­nan­do de Cla­ra­val no las men­cio­na en­tre las obras del san­to ir­lan­dés, pe­ro son atri­bui­das a él.

San Ma­la­quías rea­li­za su pri­me­ra pro­fe­cía rea­li­zan­do una se­rie de va­ti­ci­nios so­bre Ir­lan­da, en ella na­rra la do­mi­na­ción que su­fri­rá a ma­nos in­gle­sas y to­do ti­po de tra­ge­dias que se aba­ti­rán so­bre aque­lla ver­de tie­rra. Ha­bla so­bre los cas­ti­gos in­gle­ses y la ayu­da que pre­sta Ir­lan­da en la con­ver­sión al ca­to­li­cis­mo de In­gla­te­rra, pe­ro to­do ello en el año 1130, si­glos an­tes que sur­gie­ra el cis­ma de En­ri­que VIII con la Igle­sia ca­tó­li­ca de Ro­ma y el Pa­pa an­te la ne­ga­ti­va a su di­vor­cio.

Se­gun­do tex­to pro­fé­ti­co, La “pro­fe­cía de los Pa­pas”, apa­re­ce en­tre la obra de un mon­je be­ne­dic­tino lla­ma­do Arnold de Wyon, en “Lig­num Vi­tae” en 1595.Asi­mis­mo, es­cri­be va­rios le­mas que sue­len ser sen­ten­cias en la­tín car­ga­das de am­bi­güe­dad, pe­ro que es­tán re­la­cio­na­das fi­nal­men­te con el es­cu­do o con la per­so­na del Pa­pa al que ha­ce re­fe­ren­cia.

Los le­mas pro­fé­ti­cos de San Ma­la­quías se­rían:

“Ex cas­tro Ti­be­ris” (Del cas­ti­llo del Tí­ber). Per­te­ne­ce a Ce­les­tino II, con pa­pa­do en­tre 1143 y 1144. Ce­les­tino II na­ció en Cit­tà del Cas­te­llo, cu­rio­sa­men­te a ori­llas del Tí­ber.

“Ini­mi­cus ex­pul­sus” (El enemi­go ex­pul­sa­do). Per­te­ne­ce a Lu­cio II, con pa­pa­do en­tre 1144 y 1145). Lu­cio II per­te­ne­cía a la fa­mi­lia Cac­cia­ne­mi­ci (cac­cia = ca­zar), ([e]ne­mi­ci = enemi­gos). El le­ma pa­re­ce ha­cer re­fe­ren­cia a su ca­rác­ter y afi­ción.

“Ex mag­ni­tu­di­ne mon­tis” (De la gran­de­za del mon­te). Per­te­ne­ce a Eu­ge­nio II, con pa­pa­do en­tre 1145 y 1153), el le­ma de San Ma­la­quías de­ri­va de su ape­lli­do Mon­te­mag­nus, y na­ció en el cas­ti­llo de Gram­mon­te.

“Ab­bas suburra­nus” (El abad de Su­bu­rra). Per­te­ne­ce a Anas­ta­sio IV, con pa­pa­do en­tre 1153 y 1154, su nom­bre era Co­rra­do De­lla Su­bu­rra y fue abad de su mo­nas­te­rio.

“De ru­re al­bo” (Del cam­po blan­co). Per­te­ne­ce a Adriano IV, con pa­pa­do en­tre 1154 y 1159, na­ci­do en Saint-Al­ban (Al­ba=“blan­co, al­bino”).

“Ex te­tro car­ce­re” (De té­tri­ca cár­cel). Per­te­ne­ce a Vic­tor IV, con pa­pa­do en­tre 1159 y 1164. Fue car­de­nal de San Ni­co­lás in Car­ce­re (en pri­sión) y es con­si­de­ra­do un An­ti­pa­pa.

“De Via Trans­ti­be­ri­na” (De la Vía trans­ti­be­ri­na). Per­te­ne­ce a Pascual III, con pa­pa­do en­tre 1164 y 1168. Es con­si­de­ra­do otro An­ti­pa­pa. Su le­ma se ex­pli­ca vi­si­tan­do el lu­gar de su na­ci­mien­to en Lom­bar­día y don­de ejer­cio su car­de­na­la­to: en San­ta Ma­ría del Tras­té­ve­re, jun­to al río Tí­ber...

“De Pan­no­nia Tus­ciae” (De Pa­no­nia a Tos­ca­na). Per­te­ne­ce a Ca­lix­to III, con pa­pa­do en­tre 1170 y 1177. Otro An­ti­pa­pa. Hún­ga­ro de na­ci­mien­to (en la­tín, pan­no­nia) fue car­de­nal-obis­po de la Tos­ca­na o Tus­cu­lum.

“De An­se­re cus­to­de” (Cus­to­dio de la Oca). Per­te­ne­ce a Ale­jan­dro III, con pa­pa­do en­tre 1159 y 1181. Su ape­lli­do era “Oca” o “Pa­pa­ro­na”.

“Lux in os­tio” (Luz en la puer­ta). Per­te­ne­ce a Lu­cio III, con pa­pa­do en­tre 1181 y 1185. Su le­ma se de­ri­va de la ciu­dad don­de tu­vo su car­de­na­la­to: Os­tia (sig­ni­fi­ca Puer­ta) y de su nom­bre Lu­cio = Luz.

“Sus in cri­bo” (Una cer­da en una cri­ba). Per­te­ne­ce a Ur­bano III, con pa­pa­do en­tre 1185 y 1187. Su nom­bre real era Uber­to Cri­ve­lli (cri­ve­lli = “cri­ba”) y su es­cu­do de ar­mas con­te­nía un cer­do.

“En­sis Lau­ren­tii” (La es­pa­da de Lorenzo). Per­te­ne­ce al pa­pa­do de Gre­go­rio VIII, con pa­pa­do en el año 1187. Fue car­de­nal de San Lau­ren­cio y su es­cu­do de ar­mas te­nía dos es­pa­das.

“De scho­la exiet” (Sa­li­do de la es­cue­la). Per­te­ne­ce al pa­pa­do de Cle­men­te III, con pa­pa­do en­tre 1187 y 1191. Se lla­ma­ba Pao­lo Scho­la­ri que sig­ni­fi­ca: el que vie­ne de la es­cue­la.

“De ru­re bo­ven­si” (De cam­po de bue­yes). Per­te­ne­ce al pa­pa­do de Ce­les­tino III, con pa­pa­do en­tre 1191 y 1198. Era de la cam­pi­ña de Ro­ma y su fa­mi­lia era de la fa­mi­lia de los Bo­vis (bue­yes).

“Co­mes­sig­na­tus” (Con­de Sig­na­do). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio III, con pa­pa­do en­tre 1198 y 1216, per­te­ne­cía a la fa­mi­lia Con­ti di Sig­ni.

“Ca­no­ni­cus es la­re­re” (Ca­nó­ni­go de Le­trán). Per­te­ne­ce a Ho­no­rio III, con pa­pa­do en­tre 1216 y 1227 y fue ca­nó­ni­go de San Juan de Le­trán.

“Avis os­tien­sis” (El ave de Os­tia). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio IX, con pa­pa­do en­tre 1227 y 1241, era car­de­nal de Os­tia y su es­cu­do de ar­mas te­nía un pá­ja­ro.

“Leo sa­bi­nus” (El león sa­bino). Per­te­ne­ce a Ce­les­tino IV, con pa­pa­do en el año 1241. Su es­cu­do de ar­mas te­nía un león y fue car­de­nal-obis­po de la Sa­bi­na.

“Co­mes lau­ren­tius” (El con­de de Lorenzo). Per­te­ne­ce a Inocen­cia IV, con pa­pa­do en­tre 1243 y 1254. Era Con­de de La­vag­ne de San Lorenzo.

“Signum os­tien­se” (El signo de Os­tia). Per­te­ne­ce a Ale­jan­dro IV, con pa­pa­do en­tre 1254 y 1261. Era fa­mi­liar de los Sig­ni, ex-car­de­nal de Os­tia.

“Je­ru­sa­lem cam­pa­niae” (Je­ru­sa­lén en Cam­pa­nia). Per­te­ne­ce a Ur­bano IV, con pa­pa­do en­tre 1261 y 1264. Na­ció en Fran­cia, en la re­gión de Cham­pag­ne, y fue pa­triar­ca de Je­ru­sa­lén.

“Dra­co de­pre­sus” (El dra­gón per­di­do o ven­ci­do). Per­te­ne­ce a Cle­men­to IV, con pa­pa­do en­tre 1265 y 1268). En su es­cu­do de ar­mas hay un dra­gón.

“An­gui­neus vir” (El hom­bre de la cu­le­bra). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio X, con pa­pa­do en­tre 1271 y 1276).

en la obra “pe­trus ro­ma­nus”, tho­mas Horn y Cris put­man ase­gu­ran que la re­nun­cia del pa­pa be­ne­dic­to XVI da­rá pa­so al “fal­so

pro­fe­ta” del apo­ca­lip­sis.

Per­te­ne­cía a la fa­mi­lia de los Vis­con­ti, en su es­cu­do de ar­mas una cu­le­bra de­vo­ra a un hom­bre.

“Con­ciu­na­tor ga­llus” (El pre­di­ca­dor ga­lo). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio V, con pa­pa­do en el año 1276. Na­ció en el pri­ma­do de los Ga­los, Fran­cia, y era co­no­ci­do co­mo doc­tor fa­mo­sis­si­mus por fa­ci­li­dad ora­to­ria.

“Bo­nus co­mes” (El buen con­de). Per­te­ne­ce a Adriano V, con pa­pa­do en 1276, fue Con­de de La­vag­ne.

“Pis­ca­tor tus­cus” (El pes­ca­dor toscano). Per­te­ne­ce a Juan XXI, con pa­pa­do en­tre 1276 y 1277. Fue car­de­nal de la Tos­ca­na y su nom­bre era Pe­dro (el pes­ca­dor).

“Ro­sa com­po­si­ta” (La ro­sa com­pues­ta). Per­te­ne­ce a Ni­co­lás III, con pa­pa­do en­tre 1277 y 1280. Su es­cu­do de ar­mas te­nía una ro­sa y se le co­no­cía co­mo el com­pues­to (“el com­po­nen­das”).

“Ex te­lo­nio li­lia­cei Mar­tín” (Del re­cau­da­dor de Mar­tín de lis). Per­te­ne­ce a Mar­tín IV, con pa­pa­do en­tre 1281 y 1285, fue te­so­re­ro de la igle­sia de San Mar­tín de Tours, y tam­bién se con­vir­tió en Can­ci­ller del Rey de Fran­cia, su em­ble­ma era la flor de lis...

“Ex osa leo­ni­na” (De la ro­sa del león). Per­te­ne­ce a Ho­no­rio IV, con pa­pa­do en­tre 1285 y 1287, per­te­ne­cía a la fa­mi­lia Sa­ve­lli, en su es­cu­do de ar­mas dos leo­nes por­tan a una ro­sa. A él se de­be la rup­tu­ra en­tre la Igle­sia oc­ci­den­tal y la orien­tal por el Con­ci­lio de Lyon.

“Pi­cus in­ter es­cas” (El pi­co en la co­mi­da). Per­te­ne­ce a Ni­co­lás IV, con pa­pa­do en­tre 1288 y 1292. Su nom­bre real era Je­ró­ni­mo d’As­co­li, per­te­nen­cia a la or­den fran­cis­ca­na (sig­ni­fi­ca “ali­men­to”). Co­mo car­de­nal Gia­co­mo Mas­ci fue nom­bra­do en un lar­go con­ci­lio de más de un año de du­ra­ción y for­zan­do el le­ma se di­ce que fue “pi­co­tea­do” en­tre los car­de­na­les.

“Ex ere­mo cel­sus” (Ele­va­do de la er­mi­ta). Per­te­ne­ce a Ce­les­tino V, con pa­pa­do en 1294, fue er­mi­ta­ño del mo­nas­te­rio de Poui­lles.

“Ex un­da­rum be­ne­dic­tio­ne” (De la ben­di­ción de las olas). Per­te­ne­ce a Bo­ni­fa­cio VIII, con pa­pa­do en­tre 1294 y 1303. Se lla­ma­ba Be­ne­dic­to Gaë­tan. En su es­cu­do de ar­mas ha­bía unas olas re­pre­sen­ta­das.

“Con­cio­na­tor pa­ta­reus” (El pre­di­ca­dor de Pa­ta­ra). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XI, con pa­pa­do en­tre 1303 y 1304. Per­te­ne­cía a la Or­den de los Pre­di­ca­do­res, se lla­ma­ba Ni­co­lás y na­ció en Pa­ta­ra.

“De fas­ciis Aqui­ta­ni­cis” (De los la­zos de Aqui­ta­nia). Per­te­ne­ce a Cle­men­te V, con pa­pa­do en­tre 1305 y 1314. Fue ar­zo­bis­po de Bor­deaux, en Aqui­ta­nia.

“De su­ro­re os­seo” (Del za­pa­te­ro de Os­sa). Per­te­ne­ce a Juan XXII, con pa­pa­do en­tre 1316 y 1334). El le­ma no tie­ne re­la­ción con Juan XXII, se cree que el teó­lo­go se equi­vo­có con sus orí­ge­nes.

“Cor­vus schis­ma­ti­cus” (El cuer­vo cis­má­ti­co). Per­te­ne­ce al Ni­co­lás V, con pa­pa­do en­tre 1316 y 1333, fue un an­ti­pa­pa cis­má­ti­co.

“Ab­bas fri­gi­dus” (El abad frío). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XII, con pa­pa­do en­tre 1334 y 1342, fue sa­cer­do­te del Mo­nas­te­rio de Front­froid (Fren­te Frío).

“Ex ro­sa At­tre­ba­ten­si” (De la ro­sa de Arrás). Per­te­ne­ce a Cle­men­te VI, con pa­pa­do en­tre 1342 y 1352), fue obis­po de Arras, y su es­cu­do te­nía unas ro­sas.

“De mon­ti­bus Pam­ma­chii” (Del mon­te Pam­ma­cos). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio VI, con pa­pa­do en­tre 1352 y 1362, na­ció en el mon­te Li­mou­sin y en su es­cu­do de ar­mas ha­bía seis mon­ta­ñas.

“Ga­llus vi­ce­co­mes” (Viz­con­de ga­lo). Per­te­ne­ce a Ur­bano V, con pa­pa­do en­tre 1362 y 1370. Era ori­gi­na­rio de Fran­cia y de cu­na no­ble: viz­con­de.

“No­vus de vir­gi­ne for­ti” (El nue­vo de vir­gen fuer­te). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio XI, con pa­pa­do en­tre 1370 y 1378, era Car­de­nal de San­ta Ma­ria la Neu­ve.

“De cru­ce apos­tó­li­ca” (De la cruz apos­tó­li­ca). Per­te­ne­ce a Cle­men­te VII, con pa­pa­do en­tre 1378 y 1394. Se di­ce de él que: “fue una cruz pa­ra la Igle­sia y el pa­pa­do”.

“Lu­na cos­me­di­na” (Lu­na de Cons­tan­za). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XIII, con pa­pa­do en­tre 1394 y 1424. Su nom­bre era Pe­dro de Lu­na, guió a la dió­ce­sis de Za­ra­go­za y pos­te­rior­men­te al Con­ci­lio de Cons­tan­za.

“Schis­ma Bar­ci­no­num” (El cis­ma de Bar­ce­lo­na). Per­te­ne­ce a Cle­men­te VIII, con pa­pa­do en­tre 1424 y 1429), tras­la­dó la se­de a Bar­ce­lo­na y se le con­si­de­ra un An­ti­pa­pa.

“De in­ferno præg­nan­te” (Pre­ña­do del in­fierno). Per­te­ne­ce a Ur­bano VI, con pa­pa­do en­tre 1378 y 1389, se lla­ma­ba Bar­to­lo­mé Preg­nag­ni y na­ció en In­ferno (Ná­po­les).

“Cu­bus de mix­tio­ne” (Cu­bo de mez­cla). Per­te­ne­ce a Bo­ni­fa­cio IX, con pa­pa­do en­tre 1388 y 1404. En su es­cu­do de ar­mas fi­gu­ran unos cu­bos en­tre­la­za­dos.

“De me­lio­re si­de­re” (De la es­tre­lla me­jor). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio VII, con pa­pa­do en­tre 1404 y 1406, su nom­bre real era Co­si­mo de Mi­glio­ra­ti (que sig­ni­fi­ca “me­jo­ra­do”). En su es­cu­do ha­bía una es­tre­lla.

“Nau­ta de pon­to ni­gro” (Ma­rino del Mar Ne­gro). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio XII, con pa­pa­do en­tre 1406 y 1415), fue sa­cer­do­te de la igle­sia de Ne­gre­pon­te.

“Fla­ge­llum solis” (El azo­te del sol). Per­te­ne­ce a Ale­jan­dro V, con pa­pa­do en­tre 1409 y 1410. En su es­cu­do de ar­mas fi­gu­ra un Sol.

“Cer­vus si­re­næ” (El cier­vo de la si­re­na). Per­te­ne­ce a Juan XXIII, con pa­pa­do en­tre 1410 y 1419. Se lla­ma­ba Bal­ta­sar Cos­sa y fue Car­de­nal-diá­cono de San Eus­ta­quio. En su es­cu­do de ar­mas se en­cuen­tre re­pre­sen­ta­do un cier­vo. Era de ori­gen na­po­li­tano, ciu­dad co­no­ci­da co­mo “ja­dis Part­he­no­pe”, el nom­bre de una si­re­na.

“Co­ro­na ve­li au­rei” (La co­ro­na del ve­lo de oro). Per­te­ne­ce a Mar­tín V, con pa­pa­do en­tre 1417 y 1431). Per­te­ne­cía a la fa­mi­lia Co­lo­nia, en cu­yo es­cu­do de ar­mas se in­clu­ye una co­ro­na. Igual­men­te fue car­de­nal Diá­cono de San Jor­ge del Ve­lo de Oro.

“Lu­pa Cæ­les­ti­na” (Loba ce­les­ti­na). Per­te­ne­ce a Eu­ge­nio IV, con pa­pa­do en­tre 1431 y 1447. Fue obis­po de Sie­na, cu­yas ar­mas re­pre­sen­tan una loba. Por error se le atri­bu­yo que per­te­ne­cía a la or­den Ce­les­ti­na.

“Ama­tor cru­cis” (Aman­te de la cruz). Per­te­ne­ce a Fé­lix, con pa­pa­do en­tre 1439 y 1449. Era el Du­que Ama­deo VIII de Sa­bo­ya (Ama­deo = “Ama a Dios”). Fue un An­ti­pa­pa y en su es­cu­do de ar­mas ha­bía una cruz.

“De mo­di­ci­ta­te lunae” (De la mo­des­tia de la lu­na). Per­te­ne­ce a Ni­co­lás VI, con pa­pa­do en­tre 1447 y 1455. Na­ció en Lu­ni­gia­na, creó la Bi­blio­te­ca Va­ti­ca­na y fue una aman­te de las Ar­tes. Du­ran­te su pa­pa­do se pro­du­jo el ase­dio tur­co de Eu­ro­pa. Se pue­de de­cir que fue un pa­pa­do mar­ca­do por la Me­dia Lu­na.

“Bos pas­cens” (El buey que pace). Per­te­ne­ce a Ca­lix­to III, con pa­pa­do en­tre 1455 y 1458. Na­ció en el ba­rrio de Ca­nals, en Va­len­cia, per­te­ne­cía a la fa­mi­lia Bor­ja

o su ita­lia­ni­za­ción “Bor­gia”: En su es­cu­do de ar­mas apa­re­ce un buey do­ra­do pa­cien­do.

“De ca­pra et al­ber­go” (De la ca­bra y del al­ber­gue). Per­te­ne­ce a Pío II, con pa­pa­do en­tre 1458 y 1464. Se lle­ma­ba Enea Pic­co­lo­mi­ni y fue se­cre­ta­rio de los car­di­na­les Ca­pra­ni­ca y Al­ber­ga­ti (Ca­bra y El­ber­gue).

“De cer­vo et leo­ne” (Del cier­vo y el león). Per­te­ne­ce a Pa­blo II, con pa­pa­do en­tre 1464 y 1471, se lla­ma­ba Pie­tro Bar­bo y fue obis­po de Cer­vie y car­de­nal de San Marcos, cu­yo sím­bo­lo es un león.

“Pis­ca­tor mi­no­ri­ta” (Pes­ca­dor me­nor). Per­te­ne­ce a Sixto IV, con pa­pa­do en­tre 1471 y 1484. Era hi­jo de un pes­ca­dor y fue edu­ca­do por los frai­les mi­no­ri­tas.

“Prae­cur­sor Si­ci­liæ” (El pre­cur­sor de Si­ci­lia). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio VIII con pa­pa­do en­tre 1481y 1492, es­ta­ba vin­cu­la­do a la Cor­te de Al­fon­so, que era rey de Si­ci­lia. Su nom­bre era Juan Bau­tis­ta (nom­bre del pre­cur­sor de Cris­to).

“Bos al­ba­nus in por­tu” (El buey al­bano en el puer­to). Per­te­ne­ce a Ale­jan­dro VI, con pa­pa­do en­tre 1492 y 1503, era obis­po-car­de­nal de Al­bano y Por­to, en su es­cu­do de ar­mas ha­bría un buey...

“De par­vo ho­mi­ne” (Del hom­bre pe­que­ño). Per­te­ne­ce a Pío III con pa­pa­do en 1503. Mu­rió 10 días des- pués de se co­ro­na­do Pa­pa. Se ape­lli­da­ba Pic­co­lo­mi­ni (eti­mo­ló­gi­ca­men­te pic­co­lo sig­ni­ca “pe­que­ño”, y uo­mo­ni sig­ni­fi­ca “hom­bres”).

“Fruc­tus Jo­vis ju­va­bit” (El fru­to de Jú­pi­ter agra­da­rá). Per­te­ne­ce a Ju­lio II, con pa­pa­do en­tre 1503 y 1513. En su es­cu­do de ar­mas en­con­tra­mos un roble, cu­rio­sa­men­te es el ár­bol de Jú­pi­ter.

“De cra­ti­cu­la Po­li­tia­na” (De la pa­rri­lla de Po­li­tiano). Per­te­ne­ce a León, con pa­pa­do en­tre 1513 y 1521. Era hi­jo de Lorenzo de Mé­di­ci ( San Lorenzo que fue mar­ti­ri­za­do en una pa­rri­lla), ade­más fue obis­po de Po­li­tiano.

“Leo Flo­ren­tius” (El león de Flo­ren­cia). Per­te­ne­ce a Adriano VI, con pa­pa­do en­tre 1522 y 1523. Su fa­mi­lia era Flo­renz, y en su es­cu­do de ar­mas ha­bía un león.

“Flos pi­lae ae­grae” (La flor de las co­lum­nas en­fer­mas). Per­te­ne­ce a Cle­men­te VII, con pa­pa­do en­tre 1523 y 1534. Den­tro de su es­cu­do de ar­mas te­ne­mos unas co­lum­nas y una flor de lis. Era otro Mé­di­ci.

“Hya­cint­hus me­di­co­rum” (El ja­cin­to de los mé­di­cos). Per­te­ne­ce a Pa­blo III, con pa­pa­do en­tre 1534 y 1549), ba­jo su pa­pa­do se reali­zó el Con­ci­lio de Tren­to. En su es­cu­do de ar­mas se en­cuen­tran dos flo­res de lis azu­les (o ja­cin­tos) y fue car­de­nal de San Cos­me y San Da­mián, dos mé­di­cos már­ti­res.

“De co­ro­na mon­ta­na” (De la co­ro­na del mon­te). Per­te­ne­ce a Ju­lio III, con pa­pa­do en­tre 1550 y 1555. En su es­cu­do de ar­mas ha­bía dos co­ro­nas y su nom­bre real era Juan Ma­ría del Mon­te.

“Fru­men­tum floc­ci­dum” (El tri­go mar­chi­to). Per­te­ne­ce a Mar­ce­lo II, con pa­pa­do en el año 1555. So­lo es­tu­vo 22 días en el pon­ti­fi­ca­do, en su es­cu­do de ar­mas era de cam­po co­lor tri­go y lle­gó muy des­gas­ta­do al pa­pa­do por su in­ten­sa la­bor evan­ge­li­za­do­ra.

“De fi­de Pe­tri” (De la fe de Pe­dro). Per­te­ne­ce a Pa­blo IV, con pa­pa­do en­tre 1555 y 1159, su nom­bre era Pe­dro Ca­ra­fa (Ca­ra­fa = fe).

“Aes­cu­la­pii far­ma­cum” (El fár­ma­co de Es­cu­la­pio). Per­te­ne­ce a Pío IV, con pa­pa­do en­tre 1559 y 1565. Era de la fa­mi­lia Mé­di­ci (“mé­di­cos”). Era mé­di­co de pro­fe­sión (el dios clásico de la me­di­ci­na es Es­cu­la­pio).

“An­ge­lus ne­mo­ro­sus” (El án­gel de los bos­ques). Per­te­ne­ce a Pío V, con pa­pa­do en­tre 1566 y 1572. Se lla­ma­ba Mi­guel Ghis­le­ri (nom­bre de un ar­cán­gell) y na­ció en Bos­co (“bos­que”) en Lom­bar­día.

“Me­dium cor­pus pi­la­rum” (El cuer­po en me­dio de las co­lum­nas). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio XIII, con pa­pa­do en­tre 1572 y 1585. El dra­gón es­tá pre­sen­te en su es­cu­do de ar­mas. Fue nom­bra­do car­de­nal por el pa­pa Pío IV, y su es­cu­do con­te­nía dos co­lum­nas.

“Axis in medietate sig­ni” (El ha­cha en me­dio del signo). Per­te­ne­ce a Sixto V, con pa­pa­do en­tre 1585 y 1590. En­con­tra­mos en su es­cu­do de ar­mas un ha­cha cru­za­da con un león. Leo es un signo del Zo­dia­co.

“De ro­re coeli” (El ro­cío del cie­lo). Per­te­ne­ce a Ur­bano VII, con pa­pa­do en el año 1590. Fue ar­zo­bis­po de Ros­sano (Ros sig­ni­fi­ca “ro­cío”). So­lo es­tu­vo do­ce días en la si­lla de Pe­dro.

“Ex an­ti­qui­ta­te ur­bis” (De la an­ti­güe­dad de la ciu­dad). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio XIV, con pa­pa­do en­tre 1590 y 1591. Su nom­bre real era Nic­co­ló Sfon­dra­ti na­ci­do en Cre­mo­na, una de las pri­me­ras co­lo­nias del va­lle del Po des­de si­glo III a.C.

“Pia ci­vi­tas in be­llo” (La vi­lla pia­do­sa en gue­rra). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio IX, con pa­pa­do en 1591. Era na­tu­ral de Bo­lo­nia, que fue la vi­lla pia­do­sa en gue­rra du­ran­te las ba­ta­llas por los Es­ta­dos Pontificios.

“Crux ro­mue­la” (La cruz ro­ma­na). Per­te­ne­ce a Cle­men­te VIII, con pa­pa­do en­tre 1592 y 1605. En su es­cu­do de ar­mas: la tri­ple cruz pa­pal en dis­po­si­ción obli­cua.

le­mas pos­te­rio­res a los pa­pa­dos de 1595

“Un­do­sus vir” (El va­rón on­du­la­do). Per­te­ne­ce a León XI, con pa­pa­do en el año 1605. Su pa­pa­do du­ró 28 días.

“Gens per­ver­sa” (El pue­blo per­ver­so). Per­te­ne­ce a Pa­blo V, con pa­pa­do en­tre 1605 y 1621. Com­ba­tió la he­re­jía bohe­mia y la con­ver­sión de la Co­ro­na de Aus-

El pa­pa fran­cis­co fue re­la­cio­na­do con el pro­fe­ta fran­cés nos­tra­da­mus, ya que en uno de sus va­ti­ci­nios pro­fe­ti­zó a un “rey ne­gro” en el trono del Va­ti­cano an­tes de que el mun­do su­cum­ba al apo­ca­lip­sis.

Ber­go­glio es de la or­den Je­sui­ta, lla­ma­dos “ne­gros”. ¿ca­sua­li­dad?

tria al pro­tes­tan­tis­mo. En su es­cu­do de ar­mas dos ani­ma­les per­ver­sos: un dra­gón y un águi­la.

“In tri­bu­la­tio­ne pa­cis” (En la tri­bu­la­ción de la paz). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio XV, con pa­pa­do en­tre 1621 y 1623. A él se de­be la re­con­ci­lia­ción en­tre el du­que de Sa­bo­ya y el rey de Es­pa­ña.

“Li­lium et ro­sa” (El li­rio y la ro­sa). Per­te­ne­ce a Ur­ba­na VIII, con pa­pa­do en­tre 1623 y 1644. Su nom­bre real era Maf­feo Bar­be­ri­ni y era na­tu­ral de Flo­ren­cia, el sím­bo­lo de la ciu­dad es la flor de lis o el li­rio. En su pa­pa­do hu­bo gran­des tri­bu­la­cio­nes en­tre la mo­nar­quía fran­ce­sa (cu­yo sím­bo­lo es tam­bién la flor de lis) y la mo­nar­quía in­gle­sa (cu­yo sím­bo­lo es la ro­sa).

“Ju­cun­di­tas cru­cis” (La exal­ta­ción de la cruz). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio X, con pa­pa­do en­tre 1644 y 1655. Fue ele­gi­do Pa­pa al día si­guien­te al de la Exal­ta­ción de la San­ta Cruz.

“Mon­tium cus­to” (El guardián de los mon­tes). Per­te­ne­ce a Ale­jan­dro VII, con pa­pa­do en­tre 1655 y 1667. En su es­cu­do: una es­tre­lla do­mi­na unos mon­tes.

“Si­dus olo­rum” (La es­tre­lla de los cis­nes). Per­te­ne­ce a Cle­men­te IX, con pa­pa­do en­tre 1667 y 1669. Su nom­bre real era Ju­lio Ros­pi­glio­si y na­ció cer­ca del río Ste­lla­ta (ste­lla = “es­tre­lla”). Ocu­pó la lla­ma­da “Cá­ma­ra de los Cis­nes” del Va­ti­cano, de don­de sa­lió co­mo un “as­tro bri­llan­te”.

“De flu­mi­ne magno” (Del gran río). Per­te­ne­ce a Cle­men­te X, con pa­pa­do en­tre 1670 y 1676. Era ori­gi­na­rio de Ro­ma, ciu­dad ba­ña­da por el río Ti­ber.

“Be­llua in­sa­tia­bi­lis” (La bes­tia in­sa­cia­ble). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio XI, con pa­pa­do en­tre 1676 y 1689. Co­mo en an­te­rio­res le­mas se apo­ya en el es­cu­do de ar­mas don­de fi­gu­ra­ban un león y un águi­la. Se en­fren­tó al rey de Fran­cia Luis XIV, al que con­si­de­ra­ban un rey al que do­mi­na­ban sus ex­ce­sos...

“Poe­ni­ten­tia glo­rio­sa” (La pe­ni­ten­cia glo­rio­sa). Per­te­ne­ce a Ale­jan­dro VIII, con pa­pa­do en­tre 1689 y 1691. Su nom­bre real era Pe­dro (nom­bre del “gran arre­pen­ti­do”) y fue ele­gi­do Pa­pa el día de San Bruno (“án­gel de la pe­ni­ten­cia”). A él se de­be el arre­pen­ti­mien­to de los obis­pos de Luis XIV en su De­cla­ra­ción del Cle­ro de Fran­cia.

“Ras­trum in por­ta” (El rastrillo en la puer­ta). Per­te­ne­ce a Ino­cen­cio XII, con pa­pa­do en­tre 1691 y 1700. Na­tal de la ca­sa de Pig­na­te­lli del Ras­te­llo (Ras­te­llo = “rastrillo”) na­ci­do a las puer­tas de Ná­po­les.

“Flo­res cir­cum­da­ti” (Flo­res ro­dea­das). Per­te­ne­ce a Cle­men­te XI, con pa­pa­do en­tre 1700 y 1721. Na­ci­do en Ur­bino, sus ar­mas son una co­ro­na de flo­res.

“De bo­na re­li­gio­ne” (De la bue­na re­li­gión). Per­te­ne­ce a Inocen­cia XIII, con pa­pa­do en­tre 1721 y 1724. Per­te­ne­cía a la fa­mi­lia ro­ma­na de los Con­ti, que dio sie­te pa­pas, “de bue­na es­tir­pe re­li­gio­sa”.

“Mi­les in be­llo” (El sol­da­do en la gue­rra). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XIII, con pa­pa­do en­tre 1724 y 1730. Fue un Pa­pa gue­rre­ro co­mo de­mos­tró en el ase­dio de Avi­ñón.

“Columna ex­cel­sa” (Columna ex­cel­sa). Per­te­ne­ce a Cle­men­te XII, con pa­pa­do en­tre 1730 y 1740. Reali­zó gran­des obras y res­tau­ra­ción de mo­nu­men­tos.

“Ani­mal ru­ra­le” (El ani­mal ru­ral). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XIV, con pa­pa­do en­tre 1740 y 1758. Na­ció en Bo­lo­nia, con­si­de­ra­da “ru­ral” en su épo­ca y de­cían de él que: “tra­ba­ja­ba con un ani­mal”.

“Ro­sa Um­briae” (La ro­sa um­bría). Per­te­ne­ce a Cle

men­te XIII, con pa­pa­do en­tre 1758 y 1769. Obis­po de Pa­dua, lu­gar don­de na­ció San Fran­cis­co de Asís, al que se le de­no­mi­nó “la ro­sa de la Um­bría”. Um­bría es el nom­bre de una ro­sa ve­ne­cia­na.

“Vi­sus ve­lox” (la vi­sión per­fo­ran­te). Per­te­ne­ce a Cle­men­te XIV, con pa­pa­do en­tre 169 y 1774. Se le lla­ma erró­nea­men­te “Ur­sus ve­lox”. Se le eli­gió pa­ra que di­sol­vie­ra la Com­pa­ñía de Je­sús.

“Pe­re­gri­nus apos­to­li­cus” (El pe­re­grino apos­tó­li­co). Per­te­ne­ce a Pío VI, con pa­pa­do en­tre 1775 y 1799. Fue obli­ga­do a via­jar de Ro­ma a Va­len­ce (Fran­cia). En el trans­cur­so de un via­je apos­tó­li­co a Aus­tria usó la di­vi­sa “Pe­re­gri­nus apos­to­li­cus”.

“Aqui­la ra­pax” (El águi­la ra­paz). Per­te­ne­ce a Pío VII, con pa­pa­do en­tre 1800 y 1823. Vi­vió coin­ci­dien­do en la His­to­ria con el em­pe­ra­dor Bo­na­par­te, que te­nía por sím­bo­lo era el águi­la.

“Ca­nis et co­lu­ber” (El pe­rro y la ser­pien­te). Per­te­ne­ce a León XII, con pa­pa­do en­tre 1823 y 1829. Per­si­guió y con­de­nó a las so­cie­da­des bí­bli­cas pro­tes­tan­tes. Se le con­si­de­ra un pe­rro con­tra las ser­pien­tes des­truc­to­ras de la Igle­sia.

“Vir re­li­gio­sus” (El va­rón re­li­gio­so). Per­te­ne­ce a Pío VIII, con pa­pa­do en­tre 1829 y 1830. De pro­fun­das con­vic­cio­nes re­li­gio­sas y en­tre­ga­do a la re­li­gión.

“De bal­nes Etru­riæ” (De los ba­ños de Etru­ria). Per­te­ne­ce a Gre­go­rio XVI, con pa­pa­do en­tre 1831 y 1846. De cu­na ve­ne­cia­na, miem­bro de la Or­den Ca­mal­du­len­se crea­da en un lu­gar lla­ma­do Bal­neum (=”ba­ños”) y lue­go Bal­ni (mis­mo sig­ni­fi­ca­do), en Etru­ria.

“Crux de cru­ce” (La cruz de las cru­ces). Per­te­ne­ce a Pío XI, con pa­pa­do en­tre 1846 y 1878. De lar­go pon­ti­fi­ca­do era con­si­de­ra­do co­mo “cruz de la Cruz”. Fue “se­cues­tra­do” en el Va­ti­cano por el rey de Sa­bo­ya, quien era rey de Je­ru­sa­lén.

“Lu­men in cæ­lo” (Luz en los Cie­los). Per­te­ne­ce a León XIII, con pa­pa­do en­tre 1878 y 1903. En su es­cu­do de ar­mas: un co­me­ta so­bre cam­po de azur.

“Ig­nis Ar­dens” (Fue­go Ar­dien­te). Per­te­ne­ce a Pío X, con pa­pa­do en­tre 1903y 1914. Na­ció el 4 de agos­to y su es­cu­do tie­ne una an­tor­cha en­cen­di­da. A los 8 días de su muer­te co­men­zó la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el azo­te de fue­go que arra­só el mun­do.

“Re­li­gio De­po­pu­la­ta” (Re­li­gión De­vas­ta­da). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XV, con pa­pa­do en­tre 1914 y 1922. Du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do se pro­du­jo la Re­vo­lu­ción Ru­sa (1917) y con­ti­núo la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial que pro­du­jo mi­llo­nes de víc­ti­mas, mu­chos de ellos cris­tia­nos.

“Fi­des In­tré­pi­da” (Fe In­tré­pi­da). Per­te­ne­ce a Pío XI, con pa­pa­do en­tre 1922 y 1939. Épo­ca de ex­pan­sión evan­ge­li­za­do­ra y de la crea­ción de las mi­sio­nes, por ello el le­ma de su pro­fe­cía “fe in­tré­pi­da”.

“Pastor An­ge­li­cus” (El Pastor An­gé­li­co). Per­te­ne­ce a Pío XII, con pa­pa­do en­tre 1939 y 1958. Muy cri­ti­ca­do por su “mano blan­da” y con­tem­pla­ti­va ha­cia y con el na­zis­mo. Cu­rio­sa­men­te creía en las pro­fe­cías de San Ma­la­quías lle­gan­do a ha­cer fil­mar una pe­lí­cu­la so­bre su fi­gu­ra pa­pal lla­ma­da “Pastor an­ge­li­cus”. Fue un hom­bre muy pia­do­so pe­ro am­bi­guo.

“Pastor et nau­ta” (Pastor y na­ve­gan­te). Per­te­ne­ce a Juan XXIII, con pa­pa­do en­tre 1958 y 1963. Fue Pa­triar­ca de Ve­ne­cia, im­pul­só el aplau­di­do Con­ci­lio Va­ti­cano II, tu­vo una gran hu­ma­ni­dad y se le con­si­de­ra un “Pa­pa San­to” que tu­vo, tam­bién, fa­cul­ta­des pro­fé­ti­cas. Ejer­ció su mi­nis­te­rio an­tes de ser Pa­pa en la ciu­dad ba­ña­da por las aguas, por ello, pastor y na­ve­gan­te.

“Flos flo­rum” (Flor de las flo­res). Per­te­ne­ce a Pa­blo VI, con pa­pa­do en­tre 1963y 1978. En su es­cu­do de ar­mas ha­bía tres flo­res de lis, la flor de flo­res, y eli­gió es­te es­cu­do pa­ra ha­cer­la coin­ci­dir con la Pro­fe­cía. Na­tu­ral de Flo­ren­cia, que tie­ne por sím­bo­lo la flor de lis.

“De Medietate Lunae” (De la Mi­tad de la Lu­na). Per­te­ne­ce a Juan Pa­blo I, con pa­pa­do en el año 1978. Era na­tu­ral de Be­lluno (Bel-luno, lu­na be­lla). Se lla­ma­ba Al­bino Lu­cia­ni (luz blan­ca, lo que su­gie­re la luz lu­nar). Es­tu­vo en la si­lla de Pe­dro so­lo 33 días.

“De La­bo­re Solis” (De la la­bor del Sol). Per­te­ne­ce a Juan Pa­blo II, con pa­pa­do en­tre 1978 y 2005. Un Pa­pa ori­gi­na­rio de un país frío, de Po­lo­nia. Fue un via­je­ro in­fa­ti­ga­ble y se le co­no­ció co­mo “el Pa­pa via­je­ro”. Su na­ci­mien­to es­ti­vo mar­ca­do por un eclip­se de sol y su funeral se pro­du­jo du­ran­te un eclip­se so­lar.

“De Glo­ria Oli­væ” (De la Glo­ria del Oli­vo). Per­te­ne­ce a Be­ne­dic­to XVI, con pa­pa­do en 2005. Na­ci­do un Sá­ba­do de Glo­ria, jus­to el Sá­ba­do des­pués de Se­ma­na San­ta que ce­le­bra la re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to (se abre la “glo­ria”= re­su­rrec­ción del Se­ñor). Igual­men­te se re­la­cio­na el Oli­vo con la Paz del tiem­po que le ha to­ca­do vi­vir en su pon­ti­fi­ca­do. Be­ne­dic­to XVI ex­pli­có: “He que­ri­do lla­mar­me Be­ne­dic­to XVI pa­ra re­la­cio­nar­me ideal­men­te al ve­ne­ra­do pon­tí­fi­ce Be­ne­dic­to XV que ha guia­do a la Igle­sia en un pe­río­do ator­men­ta­do por el pri­mer con­flic­to mun­dial. Fue valiente y au­tén­ti­co pro- fe­ta de paz y ac­tuó con ex­tre­ma va­len­tía des­de el ini­cio pa­ra evi­tar el dra­ma de la gue­rra y des­pués al li­mi­tar las ne­fas­tas con­se­cuen­cias”. La or­den be­ne­dic­ti­na es co­no­ci­da co­mo “oli­ve­ta­na”. Fiel de San Be­ni­to, que es ve­ne­ra­do en Ale­ma­nia y, en par­ti­cu­lar, en Ba­vie­ra, la tie­rra de ori­gen de es­te Pa­pa ger­mano. Su ca­rác­ter es se­rio, fé­rreo y po­co con­tem­pla­ti­vo, aun­que des­de que ocu­pó el si­llón de Pe­dro sua­vi­zó ese mar­ca­do ca­rác­ter ger­mano.

El le­ma 112 nos di­ce: “Glo­ria oli­væ, In pro­se­cu­tio­ne ex­tre­ma. Pe­trus Ro­ma­nus, qui pas­cet oves in multis tri­bu­la­tio­ni­bus: qui­bus tran­sac­tis ci­vi­tas sep­ti­co­llis di­rue­tur, et Ju­dex tre­men­dus iu­di­ca­bit po­pu­lum suum. Fi­nis”. ¿Se­rá el pa­pa Fran­cis­co?

El pa­pa fran­cis­co fue re­la­cio­na­do con el pro­fe­ta fran­cés nos­tra­da­mus, ya que en uno de sus va­ti­ci­nios pro­fe­ti­zó a un “rey ne­gro” en el trono del Va­ti­cano an­tes de que el mun­do su­cum­ba al apo­ca­lip­sis.

Ber­go­glio es de la or­den Je­sui­ta, lla­ma­dos “ne­gros”. ¿ca­sua­li­dad?

Tex­to Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Es­ta­tua de San Ma­la­quías.

Pa­pa Rat­zin­ger.

Pa­pa Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.