Mu­ñe­cas mal­di­tas

Las his­to­rias reales más so­bre­co­ge­do­ras.

Mas Alla - - SUMARIO - Tex­to: Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Las mu­ñe­cas son ju­gue­tes que sim­bo­li­zan la in­fan­cia y son las com­pa­ñe­ras de jue­go de mi­llo­nes de ni­ñas en to­do el mun­do, po­cos po­drían ima­gi­nar que tras esa apa­rien­cia an­ge­li­cal pu­die­ran es­con­der­se ex­cep­cio­nes que son las lla­ma­das “mu­ñe­cas mal­di­tas”.

whit­mo­re

La mu­ñe­ca per­te­ne­cía a una ni­ña lla­ma­da Lau­ra Whit­mo­re, de 8 años, y no de­ja­ba de ser una mu­ñe­ca más. El paso del tiem­po hi­zo que aque­lla ni­ña de­ja­ra las mu­ñe­cas y que­da­ran ol­vi­da­das en una ca­ja en el só­tano. Do­ce años des­pués dis­pu­sie­ron una lim­pie­za y la sor­pre­sa sur­gió de aque­lla ca­ja guar­da­da allí más de una dé­ca­da que con­te­nía los re­cuer­dos, en for­ma de mu­ñe­ca, de Lau­ra. Al abrir la ca­ja se en­con­tra­ron con al­go te­rro­rí­fi­co: la mu­ñe­ca ha­bía en­ve­je­ci­do co­mo si se tra­ta­ra de un ser hu­mano, su ca­ra es­ta­ba lleno de arru­gas al igual que su cuer­po, era te­rri­ble. Te­nía apa­rien­cia de es­tar mo­mi­fi­ca­da y, real­men­te, es­tre­me­ció a la fa­mi­lia Whit­mo­re.

la no­via

Deb­bie Me­rrick, de 50 años, com­pró una mu­ñe­ca en un mer­ca­di­llo be­né­fi­co, allí en­con­tró una mu­ñe­ca que re­pre­sen­ta­ba a una no­via. Al día si­guien­te de te­ner­la en ca­sa su ma­ri­do des­per­tó con ara­ña­zos en la pier­na que no te­nían una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal, los su­ce­sos iban su­ce­dién­do­se y la fa­mi­lia re­qui­rió los ser­vi­cios de una mé­dium que les di­jo que al­go “ha­bía en la mu­ñe­ca”. Deb­bie me­tió a la mis­ma en una ca­ja y la lle­vó al co­ber­ti­zo. Al ca­bo de los días fue a ver a la mu­ñe­ca y ob­ser­vó que no te­nía el co­llar y que ha­bía cam­bia­do de po­si­ción. De­ció po­ner­la en ven­ta en Ebay.

Fi­nal­men­te el com­pra­dor fue Lee Steer, de Rot­her­ham, South Yorks, que se hi­zo con ella por unos 1.200 eu­ros. Al lle­gar la mu­ñe­ca a su do­mi­ci­lio to­do pa­re­cía nor­mal has­ta que dos días des­pués el pa­dre de Lee, de 54 años, des­cu­brió en sus pier­nas ara­ña­zos que pa­re­cían he­chos con una agu­ja, ga­rras de ga­to o una di­mi­nu­ta mano:

ro­bert

La his­to­ria de “Ro­bert” es cu­rio­sa, se tra­ta de un mu­ñe­co de un chi­co que tu­vo el in­flu­jo de una don­ce­lla hai­tia­na que rea­li­za­ba ex­tra­ños ri­tos. La mu­jer te­nía un fuer­te víncu­lo con el ni­ño, pe­ro sus prác­ti­cas hi­cie­ron que la fa­mi­lia de­ci­die­ra des­pe­dir­la. La no­che re­ga­ló a Ro­bert un mu­ñe­co con tra­je de ma­ri­ne­ro, se pa­re­cía mu­cho a él por te­ner la mis­ma es­ta­tu­ra y ase­me­jar­se fí­si­ca­men­te. El ni­ño lo ubi­ca en su ha­bi­ta­ción y le po­ne su mis­mo nom­bre. Am­bos se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles. Pron­to co­men­za­ron los problemas, so­bre to­do cuan­do em­pie­zan a rom­per­se ob­je­tos y los pa­dres res­pon­sa­bi­li­zan de ello a Ro­bert Eu­ge­ne, el ni­ño só­lo acier­ta a de­cir: “Es que no soy yo, es Ro­bert”.

clai­re

¿Le gus­tan las mu­ñe­cas de por­ce­la­na? Cier­to día una mu­jer ma­yor re­ga­ló una mu­ñe­ca de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas a la hi­ja de su vecina de 8 años, Jill Phi­llips, por el pa­re­ci­do que les en­con­tra­ba.

La ni­ña que­dó fas­ci­na­da con el re­ga­lo pe­ro no es­ta­ba có­mo­da cer­ca de la mu­ñe­ca, por lo que de­ci­dió de­jar­la de adorno en una me­ce­do­ra… A par­tir de ese mo­men­to, por las no­ches, es­cu­cha­ba co­mo si al­guien ju­ga­ra o co­rrie­ra al­re­de­dor de su ca­ma mien­tras dor­mía. La ni­ña lo di­jo a sus pa­dres y es­tos pen­sa­ron que “es una ni­ña pe­que­ña, le tie­ne mie­do a la os­cu­ri­dad y a dor­mir so­la, ya se le pa­sa­rá”.

Cier­ta no­che Jill abrió el ar­ma­rio de las mu­ñe­cas, y es­tas –co­mo por ar­te de ma­gia– pa­re­cían mo­ver­se so­las. Ade­más, la me­ce­do­ra don­de es­ta­ba Clai­re se ba­lan­ce­ba so­la jun­to con la mu­ñe­ca que cru­za­ba los pies y gi­ra­ba la ca­be­za ha­cia Jill, aque­llo fue te­rri­ble­men­te im­pac­tan­te.

Se pu­do sa­ber que la an­cia­na que le re­ga­ló la mu­ñe­ca se lla­ma­ba Ma­rian. y vi­vió en un ca­sa cer­ca­na a unas vías del tren, en las que per­die­ron la vi­da 38 per­so­nas en un trá­gi­do ac­ci­den­te. La mu­ñe­ca su­pues­ta­men­te per­te­ne­cía a uno de los fa­lle­ci­dos.

Hoy día Clai­re es­tá en una ca­sa de ma­de­ra que le cons­tru­yó la ni­ña.

oki­ku

La siem­pre enig­má­ti­ca cul­tu­ra del Sol Na­cien­te cuen­ta con una mu­ñe­ca es­pe­cial: se lla­ma Oki­ku. Fue un re­ga­lo de Ei­ki­chi Su­zu­ki, de 17 años, a su her­ma­na Ki­ku­ko, de 3. La ni­ña que­dó atra­pa­da por el en­can­to de la mu­ñe­ca a la que pei­na­ba a dia­rio y cui­da­ba co­mo una ami­ga más. El in­for­tu­nio hi­zo que la ni­ña mu­rie­ra. Fue en­te­rra­da y la mu­ñe­ca co­lo­ca­da en un al­tar en re­cuer­do de la tris­te­men­te fa­lle­ci­da. Las ce­ni­zas de Ki­ku­ko es­ta­rían jun­to a ella. Po­co tiem­po des­pués em­pe­za­ron los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les, ya que la mu­ñe­ca pa­re­cía cam­biar la mi­ra­da, unas ve­ces tris­te, otras fe­liz… Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la fa­mi­lia de la pe­que­ña se tras­la­dó a las is­las Sa­ja­lín y la mu­ñe­ca fue en­tre­ga­da a los mon­jes del tem­plo Man­nen­ji, que ve­ri­fi­ca­ron la his­to­ria na­rra­da por la fa­mi­lia, de­jan­do cons­tan­cia de que la ex­pre­si­vi­dad de la mu­ñe­ca es ate­rra­do­ra.

led­da

En 1972 Kerry Wal­ton re­gre­sa a Aus­tra­lia con mo­ti­vo del en­tie­rro de su abue­la. To­do son re­cuer­dos, el más in­quie­tan­te era el de un edi­fi­cio que la da­ba mie­do. Pre­ci­sa­men­te, en la en­tra­da de es­te en­cuen­tra a un mu­ñe­co que de­ci­de “adop­tar”. El mu­ñe­co pa­re­cía an­ti­guo e in­ves­ti­gó un po­co so­bre él, la in­for­ma­ción que ob­tu­vo fue in­quie­tan­te: era un mu­ñe­co en­can­ta­do que te­nía 300 años y es­ta­ba fa­bri­ca­do por una gi­ta­na ru­ma­na en un úl­ti­mo in­ten­to de re­cor­dar su hi­jo fa­lle­ci­do de 2 años. El nom­bre del mu­ñe­co, Led­da, se lo pu­so Kerry Wal­ton des­pués de es­cu­char­le gri­tar: “¡Led­da!, sá­ca­me de aquí... ¡sá­ca­me de aquí!”.

Fi­nal­men­te Kerry se que­dó el mu­ñe­co en ca­sa pa­ra evi­tar que pu­die­ra ha­cer da­ño a otras per­so­nas, se­gún re­co­men­da­ción que le hi­cie­ron los mé­diums a los que con­sul­tó.

jo­liet

“Jo­liet” es la mu­ñe­ca de una ni­ña lla­ma­da An­na. Se­gún la his­to­ria fa­mi­liar, es­ta mu­ñe­ca se la re­ga­ló una mu­jer a la abue­la de la ma­dre de la pe­que­ña cuan­do se que­dó em­ba­ra­za­da, a mo­do de amu­le­to. Sin em­bar­go, en la fa­mi­lia cre­ce la idea de que se tra­ta de una mu­ñe­ca mal­di­ta que ha­ce que mue­ran to­dos los ni­ños va­ro­nes de la mis­ma. La mu­ñe­ca tie­ne apa­re­ja­da to­da suer­te de fe­nó­me­nos, ta­les co­mo el de sen­tir un llan­to cer­ca de ella, gri­tos o vo­ces in­fan­ti­les. Pe­se a ello, An­na qui­so se­guir con la tra­di­ción fa­mi­liar pa­san­do la mu­ñe­ca a las hi­jas fu­tu­ras, pen­san­do que el al­ma de to­dos los ni­ños va­ro­nes si­guen en la mu­ñe­ca. “Jo­liet”, en la ac­tua­li­dad tie­ne se­rios des­per­fec­tos pe­ro, pe­se a ello, tie­ne un en­can­to de “otro mun­do”.

an­na­be­lle Su his­to­ria pre­sun­ta­men­te pa­ra­nor­mal co­mien­za en 1970 cuan­do una se­ño­ra le re­ga­la una de es­tas mu­ñe­cas a su hi­ja. Los fe­nó­me­nos co­mien­zan cuan­do la mu­ñe­ca co­mien­za a cam­biar de po­si­ción.Es­tos se in­cre­men­tan con rui­dos ex­tra­ños en la ca­sa, y de­ci­den lla­mar a un sa­cer­do­te que les re­co­mien­da que avi­sen al ma­tri­mo­nio Wa­rren (Ed y Lo­rrai­ne). Am­bos in­ves­ti­ga­do­res afir­man que en“An­na­be­lle” ha­bi­ta un es­pí­ri­tu ma­ligno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.