RO­SE HALL

Mas Alla - - CASOS SIN RESOLVER -

La man­sión Ro­se Hall, si­tua­da en la is­la de Ja­mai­ca, es una de las casas em­bru­ja­das más fa­mo­sas del mun­do. Se­gún cuen­ta la le­yen­da, en es­ta man­sión, cons­trui­da en el si­glo XIX, ha­bi­ta­ba el te­rra­te­nien­te John Pal­mer, pro­pie­ta­rio de una gran for­tu­na pro­ce­den­te de sus prós­pe­ras plan­ta­cio­nes de azú­car. Pal­mer co­men­zó en 1820 una re­la­ción con An­nie Mae Pat­ter­son, una chi­ca fran­ce­sa con la que con­tra­jo ma­tri­mo­nio po­co des­pués. Pe­ro la jo­ven so­lo as­pi­ra­ba a apo­de­rar­se de la for­tu­na y las tie­rras de su es­po­so, por lo que, aun­que el ma­tri­mo­nio pa­re­cía fe­liz, tu­vo un desen­la­ce san­grien­to: An­nie Mae acu­chi­lló a Pal­mer en su pro­pia ca­ma pa­ra, así, con­ver­tir­se en la se­ño­ra de la ha­cien­da Ro­se Hall.

VIU­DA NE­GRA

Se de­cía que, acos­tum­bra­da a la vi­da cos­mo­po­li­ta de Pa­rís, An­nie con­si­de­ra­ba Ja­mai­ca un lu­gar abu­rri­do, sin ali­cien­tes, lo que qui­zá con­tri­bu­yó a per­fi­lar su des­pia­da­do ca­rác­ter. A su pri­mer es­po­so, Pal­mer, le su­ce­die­ron otros dos, que tam­bién su­cum­bie­ron an­te la mal­va­da An­nie. Su se­gun­do ma­ri­do mu­rió en­ve­ne­na­do, y el ter­ce­ro, se­gún se cuen­ta, es­tran­gu­la­do. Si­guien­do ór­de­nes de la viu­da, los ca­dá­ve­res fue­ron tras­la­da­dos por los es­cla­vos a tra­vés de pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos has­ta las pla­yas cer­ca­nas, don­de fue­ron en­te­rra­dos. Y An­nie he­re­dó los bie­nes de am­bos, au­men­tan­do aún más su enor­me for­tu­na.

Pa­ra evi­tar sos­pe­chas, An­nie re­la­tó a sus co­no­ci­dos que la res­pon­sa­ble de la muer­te de sus ma­ri­dos ha­bía si­do la fie­bre ama­ri­lla. No ol­vi­de­mos que en el si­glo XIX los co­no­ci­mien­tos mé­di­cos eran aún es­ca­sos, y eran fre­cuen­tes las epi­de­mias que diez­ma­ban la po­bla­ción. En to­do ca­so, en aque­lla épo­ca el fa­lle­ci­mien­to de una per­so­na no po­nía en mar­cha mo­les­tas in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les.

An­nie siem­pre se ha­bía in­tere­sa­do por el ocultismo y dis­fru­ta­ba prac­ti­can­do ma­gia ne- gra y vu­dú, que, se­gún se cuen­ta, pu­do apren­der de al­gu­nos de sus es­cla­vos más ex­pe­ri­men­ta­dos. Qui­zá es­tos la ins­tru­ye­ron en las téc­ni­cas de la bru­je­ría con el ob­je­ti­vo de gran­jear­se su fa­vor, pues ella te­nía po­der ab­so­lu­to en la ha­cien­da Ro­se Hall y lo prac­ti­ca­ba de for­ma san­grien­ta: te­nía so­me­ti­dos y ate­mo­ri­za­dos a más de tres mil es­cla­vos, a los que dis­pen­sa­ba un tra­to des­pia­da­do.

PO­DE­RO­SA HECHICERA

Se di­ce que An­nie se con­vir­tió en una po­de­ro­sa hechicera que uti­li­za­ba la ma­gia con­tra to­do aquel que se in­ter­pu­sie­ra en su ca­mino, ya fue­se una com­pe­ti­do­ra en el te­rreno amo­ro­so, un enemi­go per­so­nal, al­guien que in­ter­fi­rie­ra en sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos, o in­clu­so un ve­cino mo­les­to. Es­tos he­chos hi­cie­ron que se la co­no­cie­ra con el so­bre­nom­bre de la Bru­ja Blan­ca de Ja­mai­ca.

Por la ma­ña­na, des­de el bal­cón de la ha­cien­da, An­nie dic­ta­ba las ór­de­nes del día a los es­cla­vos que se reunían en el pa­tio tra­se­ro. Esas ór­de­nes in­cluían castigos e, in­clu­so, eje­cu­cio­nes. En la par­te in­fe­rior de la man­sión se en­con­tra­ban los só­ta­nos don­de An­nie tor­tu­ra­ba a los es­cla­vos in­dis­ci­pli­na­dos. Otras ve­ces, la se­ño­ra ba­ja­ba has­ta los ba­rra­co­nes y ele­gía a un com­pa­ñe­ro de al­co­ba, que era ase­si­na­do y en­te­rra­do en una tum­ba sin mar­car cuan­do An­nie se can­sa­ba de él.

A pe­sar de es­te tra­to, po­cos es­cla­vos se atre­vían a es­ca­par de la ha­cien­da, pues los ce­pos es­con­di­dos por to­do el pe­rí­me­tro de la plan­ta­ción por or­den de An­nie re­sul­ta­ban su­fi­cien­te­men­te di­sua­so­rios.

Ade­más, aque­llos que no res­pe­ta­ban el to­que de que­da eran per­se­gui­dos por la pro­pia An­nie, quien al­gu­nas no­ches se lan­za­ba a lo­mos de su ca­ba­llo en bus­ca de los hui­dos. Des­pués, las “pre­sas” eran mar­ca­das a fue­go an­tes de ser de­vuel­tas al ba­rra­cón, y no po­cos fue­ron con­de­na­dos a muer­te.

La mal­dad de An­nie no te­nía lí­mi­tes, y se di­ce que en su fin­ca ha­bía lle­ga­do a ma­tar a ni­ños, si era pre­ci­so pa­ra em­plear sus hue­sos en ce­re­mo­nias de­mo­nía­cas.

An­nie siem­pre se ha­bía in­te­sa­do por el OCULTISMO y dis­fru­ta­ba prac­ti­can­do ma­gia ne­gra y vu­dú, que, se­gún se cuen­ta, pu­do apren­der de al­guno de sus es­cla­vos más ex­pe­ri­men­ta­dos. Qui­zá es­tos la ins­tru­ye­ron en las téc­ni­cas de la bru­je­ría con el ob­je­to de ga­nar­se su fa­vor.

En 1831 el Par­la­men­to in­glés abo­lió la es­cla­vi­tud, pe­ro los te­rra­te­nien­tes ja­mai­ca­nos in­ten­ta­ron apla­zar la apli­ca­ción de la nue­va ley to­do lo po­si­ble; sin em­bar­go, ese re­tra­so pro­vo­có una enor­me ten­sión en­tre la po­bla­ción ne­gra, que dio lu­gar a re­vuel­tas por to­do el país, que tam­bién al­can­za­ron la ha­cien­da de Ro­se Hall. Un gru­po de es­cla­vos se aden­tró en la fin­ca, subió las es­ca­li­na­tas de la man­sión y asal­tó los apo­sen­tos de An­nie pa­ra dar­le muer­te. Se cuen­ta que des­fi­gu­ra­ron sus res­tos y des­pués los lan­za­ron por la ven­ta­na. Un ve­cino la en­te­rró en una tum­ba sin iden­ti­fi­car y se pu­sie­ron tres cru­ces en tres de los la­dos pa­ra en­ce­rrar el po­der de la bru­ja, aun­que se de­jó un la­do li­bre pa­ra que su es­pí­ri­tu pu­die­ra sa­lir y deam­bu­lar.

EL FIN DE LA BRU­JA BLAN­CA

Exis­te otra ver­sión de es­te desen­la­ce de la his­to­ria: se di­ce que en la plan­ta­ción tra­ba­ja­ba co­mo ca­pa­taz un po­de­ro­so he­chi­ce­ro vu­dú, cir­cuns­tan­cia que él ocul­ta­ba a An­nie, aun a ries­go de su pro­pia vi­da. Es­te hom­bre ha­bía con­cer­ta­do el ma­tri­mo­nio de su hi­ja con un atrac­ti­vo jo­ven de la plan­ta­ción, pe­ro An­nie se en­ca­pri­chó del chi­co y le man­dó lla­mar pa­ra com­pla­cer­la. Co­mo el ca­pa­taz sa­bía la suer­te que co­rre­ría el jo­ven cuan­do la se­ño­ra se can­sa­ra de él, al igual que de otros aman­tes, co­men­zó los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra pro­te­ger­le de las ma­las ar­tes de su ama. Pe­ro, en es­ta oca­sión, ella no si­guió el es­que­ma ha­bi­tual y, en lu­gar de ju­gar con el jo­ven du­ran­te una se­ma­na, lo ma­tó esa mis­ma no­che, qui­zá por­que el chi­co la re­cha­za­ra.

El ca­so es que el jo­ven fue ase­si­na­do, y el ca­pa­taz, al ver a su hi­ja des­tro­za­da por la no­ti­cia, en­tró en có­le­ra y se dis­pu­so a ter­mi­nar con la Bru­ja Blan­ca al día si­guien­te.

Cons­tru­yó una tum­ba en un bos­que cer­cano, cer­ca de la man­sión, des­pués en­tró en la ca­sa, se en­fren­tó a An­nie y am­bos mu­rie­ron en la con­tien­da. Los es­cla­vos, sa­be­do­res de los pla­nes del ca­pa­taz, en­te­rra­ron el cuer­po de la Bru­ja Blan­ca en esa tum­ba, di­se­ña­da con ri­tua­les y se­ña­les de vu­dú pa­ra evi­tar que su es­pí­ri­tu pu­die­se re­tor­nar y va­gar por la plan­ta­ción. Pe­ro no rea­li­za­ron el ri­tual co­rrec­ta­men­te, per­mi­tien­do que An­nie pu­die­ra es­ca­par del he­chi­zo y que su fan­tas­ma pue­da deam­bu­lar por la man­sión a su an­to­jo.

Aun­que exis­ten otras ver­sio­nes de la his­to­ria de An­nie Mae, en las que cam­bian al­gu­nos da­tos o cir­cuns­tan­cias, es­te per­so­na­je se con­si­de­ra una le­yen­da en la is­la de Ja­mai­ca. En 1931 el pe­rio­dis­ta Her­bert Geor­ge de Li­ser pu­bli­có una no­ve­la so­bre la his­to­ria ti­tu­la­da La Bru­ja Blan­ca de Ro­se Hall, re­la­to que más tar­de ins­pi­ra­ría al gru­po de rock ocul­tis­ta Co­ven, que com­pu­so una can­ción con el mis­mo tí­tu­lo.

Re­tra­to de Ro­se.A la de­re­cha, la al­co­ba de la ca­pa­taz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.