edgar cayce

el profeta durmiente Con per­mi­so de Ben­ja­mín So­la­ri Pa­rra­vi­ci­ni y Ba­ba Ban­ga, el Profeta más co­no­ci­do e in­flu­yen­te del si­glo XX fue edgar Cayce. es­te vi­den­te y psí­qui­co es­ta­dou­ni­den­se, tras en­trar en un es­ta­do de tran­ce au­to­in­du­ci­do, era ca­paz de diag­nost

Mas Alla - - PROFETAS - tex­to Ós­car Fá­bre­ga

Edgar Cayce na­ció el 18 de mar­zo de 1877 en el seno de una fa­mi­liar de gran­je­ros que vi­vía al sur de Hop­kins­vi­lle ( Ken­tucky, EE. UU.). Su ma­dre, Ca­rrie Eli­za­beth, re­cor­da­ba que, sien­do un ni­ño, Edgar ju­ga­ba con unos se­res in­vi­si­bles a l os que lla­ma­ba “la pe­que­ña gen­te” y que ha­bla­ba con su di­fun­to abue­lo. Pe­ro su pri­me­ra ex­pe­rien­cia mís­ti­ca tu­vo lu­gar en ma­yo de 1889, a l os do­ce años, cuan­do se l e pre­sen­tó una se­ño­ra con alas que l e di­jo que sus ora­cio­nes serían res­pon­di­das y que l e po­día ayu­dar a ser lo que qui­sie­se. El jo­ven di­jo que le gus­ta­ría ayu­dar a la gen­te, es­pe­cial­men­te a los ni­ños en­fer­mos.

Has­ta ese mo­men­to, Cayce ha­bía mos­tra­do graves problemas pa­ra apren­der sus l ec­cio­nes del co­le­gio, pe­se a la in­sis­ten­cia de su pa­dre, Les­lie Burr Cayce, que so­lía es­for­zar­se en ha­cer­le com­pren­der y me­mo­ri­zar. Pe­ro, al día si­guien­te de es­te pri­mer epi­so­dio so­bre­na­tu­ral, y an­te la frus­tra­ción de su pa­dre que era in­ca­paz de con­se­guir que de­le­trea­se co­rrec­ta­men­te, el jo­ven es­cu­chó de nuevo la voz de la da­ma del día an­te­rior, que l e ins­tó a que dur­mie­se, con la pro­me­sa de que “ellos” l e ayu­da­rían con sus ta­reas. Y así fue. Se echó una pe­que­ña sies­ta, apo­yan­do su ca­be­za so­bre

el l i bro de or­to­gra­fía, y cuan­do des­per­tó l o ha­bía me­mo­ri­za­do por com­ple­to. Pe­ro por cul­pa de l a pre­ca­ria si­tua­ción eco­nó­mi­ca de su fa­mi­lia no pu­do desa­rro­llar es­te don y tu­vo que de­jar sus es­tu­dios pa­ra bus­car­se la vi­da. Su pri­mer em­pleo lo con­si­guió, a los die­ci­sie­te años, en una li­bre­ría de Hop­kins­vi­lle.

lec­tu­ras psí­qui­cas

En mar­zo de 1900, con vein­ti­trés años, en­fer­mó de una gra­ve la­rin­gi­tis que l e hi­zo per­der la voz y l e im­pi­dió se­guir tra­ba­jan­do co­mo co­mer­cial en el ne­go­cio de se­gu­ros que ha­bía mon­ta­do con su pa­dre. Así fue có­mo co­men­zó a tra­ba­jar de apren­diz pa­ra un fo­tó­gra­fo l ocal.

Ape­nas po­día co­mu­ni­car­se, ex­cep­to con l eves mur­mu­llos, has­ta que en mar­zo de 1901 lle­gó a l a ciu­dad un hip­no­ti­za­dor l l ama­do Hart “The Laugh Man”, que se ofre­ció pa­ra in­ten­tar sa­nar a Cayce de­lan­te de to­da una mul­ti­tud con­gre­ga­da en la Ópe­ra de Hop­kins­vi­lle. Acep­tó y, des­pués de en­trar en un pro­fun­do tran­ce, se pro­du­jo el mi­la­gro: Cayce vol­vió a ha­blar co­mo si na­da. Pe­ro al des­per­tar­se per­dió la voz de nuevo. Así que de­ci­die­ron re­pe­tir la ex­pe­rien­cia pa­ra ver si con­se­guían so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, pe­ro no tu­vie­ron éxi­to. Has­ta que un hip­no­ti­za­dor l ocal, Al Lay­ne, se ofre­ció a ayu­dar­le.

En una de las se­sio­nes, Lay­ne l e pre­gun­tó si po­día i den­ti­fi­car la cau­sa de su mal y la for­ma de cu­rar­lo. Cayce dio unas i ns­truc­cio­nes muy pre­ci­sas: au­men­tar l a cir­cu­la­ción san­guí­nea en el área de la gar­gan­ta. Y eso hi­zo. En pleno tran­ce, su pe­cho y su gar­gan­ta se pu­sie­ron de un ro­jo bri­llan­te y, al des­per­tar, ha­bía re­cu­pe­ra­do la voz. Fue su pri­me­ra l ec­tu­ra psí­qui­ca, el 31 de mar­zo de 1901.

Aque­llo de­jó sin pa­la­bras a l os lu­ga­re­ños. Y en po­co tiem­po co­men­zó a ser ase­dia­do por en­fer­mos de to­do el con­da­do, con­ven­ci­dos de que Cayce po­día sa­nar­les. Se mos­tró rea­cio en un prin­ci­pio, da­do que no te­nía ni i dea de me­di­ci­na y que no era cons­cien­te de lo que pa­sa­ba mien­tras es­ta­ba en tran­ce, pe­ro ter­mi­nó acep­tan­do y co­men­zó a rea­li­zar, de for­ma gra­tui­ta, l o que pos­te­rior­men­te de­fi- ni­ría co­mo “l ec­tu­ras”. Pron­to se hi­zo po­pu­lar en la zo­na y co­men­zó a re­ci­bir ofer­tas pa­ra en­trar en el ne­go­cio de las medicinas al­ter­na­ti­vas.

En un pri­mer mo­men­to, sus “pacientes” fue­ron l os ha­bi­tan­tes del con­da­do, pe­ro con­for­me su fa­ma se fue ex­ten­dien­do, co­men­zó a re­ci­bir so­li­ci­tu­des de l oca­li­da­des más l eja­nas y de otros es­ta­dos. Le so­bra­ba con sa­ber el nom­bre y la di­rec­ción de una per­so­na pa­ra “re­ci­bir” in­for­ma­ción so­bre ella. Su es­po­sa, Ger­tru­de Evans, con la que se ha­bía ca­sa­do el 17 de ju­nio de 1903, des­pués de un no­viaz­go de más de seis años, se en­car­ga­ba de l eer las pre­gun­tas que re­ci­bía.

l as gran­des pre­gun­tas de l a hu­ma­ni­dad

En 1923, des­pués de un pe­río­do i nfruc­tuo­so en Te­xas ( fra­ca­só en sus pre­ten­sio­nes de en­con­trar pe­tró­leo), Cayce co­no­ció a Art­hur Lam­mers, un i mpre­sor afi­cio­na­do a l a me­ta­fí­si­ca y a la f ilo­so­fía que l e ani­mó a in­ten­tar res­pon­der al­gu­nas de las gran­des pre­gun­tas fun­da­men­ta­les de la Hu­ma­ni­dad du­ran­te sus tran­ces: ¿ Por qué es­ta­mos aquí? ¿ Hay al­go más allá de la muer­te?. Cayce acep­tó y co­men­zó a re­ci­bir in­for­ma­ción de otros te­mas en sus l ec­tu­ras: psi­co­lo­gía, pa­ra­psi­co­lo­gía, re­en­car­na­ción, vi­da des­pués de l a muer­te, an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes, i nter­pre­ta­ción de l os sue­ños, per­cep­ción ex­tra­sen­so­rial, as­pec­tos iné­di­tos de las re­li­gio­nes, et­cé­te­ra.

En una de las se­sio­nes, Lay­ne pre­gun­tó a Cayce si po­día iden­ti­fi­car la cau­sa de su mal y la for­ma de cu­rar­lo. Es­te dio unas ins­truc­cio­nes muy pre­ci­sas, y re­cu­pe­ró la sa­lud. Es­ta fue su pri­me­ra lec­tu­ra psí­qui­ca.

A par­tir de es­te en­cuen­tro, su se­cre­ta­ría, Gladys Da­vis, se en­car­gó de ta­qui­gra­fiar to­do pa­ra de­jar cons­tan­cia. Gra­cias a es­tos dis­po­ne­mos mi­les de l ec­tu­ras rea­li­za­das por Cayce.

Las l ec­tu­ras de Cya­ce so­bre las re­en­car­na­cio­nes ge­ne­ra­ban un con­flic­to con sus creen­cias cris­tia­nas, has­ta el pun­to de lle­gar a plan­tear­se de­jar sus ac­ti­vi­da­des psí­qui­cas, pe­ro un buen día, “ellos” l e in­for­ma­ron de que no ha­bía con­flic­to… Y de ca­mino, l a or­de­na­ron que se mu­da­se a Vir­gi­nia Beach ( Vir­gi­nia), cer­ca del mar, don­de po­dría desa­rro­llar sus prác­ti­cas mé­di­cas. Se ins­ta­ló allí en 1925 y, por f in, se de­di­có pro­fe­sio­nal­men­te a cu­rar a la gen­te.

Dos años des­pués na­ció l a As­so­cia­tion of Na­tio­nal In­ves­ti­ga­tions, fun­da­da jun­to a su her­mano y va­rios in­ver­so­res, y de­di­ca­da al es­tu­dio “cien­tí­fi­co” de las lec­tu­ras. Un año más tar­de, el 11 de oc­tu­bre de 1928, se inau­gu­ró su fa­mo­so hos­pi­tal, si­tua­do en la mis­ma pla­ya de Vir­gi­nia Beach. Pe­ro el Crack del 29 afec­tó de for­ma se­ve­ra al pro­yec­to, y tu­vo que ce­rrar en fe­bre­ro de 1931. Unos me­ses más tar­de, el 6 de ju­nio, Cayce fun­dó la Aso­cia­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción y la Ilu­mi­na­ción, de­di­ca­da a for­mar gru­pos de es­tu­dio so­bre sus l ec­tu­ras más me­ta­fí­si­cas y la me­di­ci­na ho­lís­ti­ca.

Fue el me­jor mo­men­to de su vi­da, y el más pro­lí­fi­co, ya que en la dé­ca­da de 1930, y en l os pri­me­ros años de la si­guien­te, reali­zó la ma­yor par­te de sus l ec­tu­ras. Pe­ro, des­de agos­to de 1944, su sa­lud en­tró en un pro­fun­do de­cli­ve. Pa­de­cía un ede­ma pul­mo­nar, pe­ro un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar (a f inales de sep­tiem­bre) le ter­mi­nó con­fi­nan­do en la ca­ma. Fa­lle­ció el 3 de enero de 1945.

pro­fe­cías cum­pli­das

Su mu­jer fa­lle­ció tres me­ses des­pués, el 1 de abril. Le so­bre­vi­vie­ron dos de sus tres hi­jos, Hugh Lynn y Edgar Evans, he­re­de­ros, jun­to a Gladys Da­vis (su se­cre­ta­ria), de los re­gis­tros de las más de 14.000 lec­tu­ras que Cayce hi­zo des­de 1923 (hay mu­chas an­te­rio­res que no fue­ron re­gis­tra­das). La ma­yo­ría (9.603) tra­tan so­bre la sa­lud, pe­ro tam­bién de­di­có mu­chas (1.920) a los mis­te­rios de la vi­da ( la men­te, el al­ma, la re­en­car­na­ción, la astrología, los sue­ños) y a otros te­mas, co­mo las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes, el desa­rro­llo es­pi­ri­tual o la im­por­tan­cia de la me­di­ta­ción y la ora­ción (unas 956).

Pe­ro si al­go le hi­zo tre­men­da­men­te po­pu­lar, en vi­da, fue­ron sus pro­fe­cías, unas so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to de la Hu­ma­ni­dad, y otras tan­tas de­di­ca­das a un fu­tu­ro le­jano y sor­pren­den­te.

A lo largo de su vi­da men­cio­nó dos fuen­tes de las que re­ci­bía in­for­ma­ción du­ran­te sus tran­ces: las men­tes–cons­cien­tes o in­cons­cien­tes–de los su­je­tos que se po­nían en con­tac­to con él, y al­go que de­fi­nió co­mo la me­mo­ria uni­ver­sal de la na­tu­ra­le­za o el Li­bro de la Vi­da, que es­ta­ría for­ma­do por la unión de to­dos l os co­no­ci­mien­tos y re­cuer­dos, cons­cien­tes e i ncons­cien­tes, de l os hu­ma­nos pre­sen­tes y fu­tu­ros, y l os de aque­llos que han pa­sa­do a l os “reinos cós­mi­cos” tras l a muer­te. Se­ría, por l o tan­to, un re­gis­tro ca­si ili­mi­ta­do, uni­ver­sal y eterno de sa­bi­du­ría.

El pa­re­ci­do con l os fa­mo­sos Re­gis­tros Akás­hi­cos, de He­le­na Pe­trov­na Bla­vatsky, es más que evi­den­te. No se­ría la úni­ca in­fluen­cia de la teo­so­fía en las l ec­tu­ras de Cayce.

Cayce es­ta­ba con­ven­ci­do del in­mi­nen­te ad­ve­ni­mien­to de una nue­va era de paz y co­no­ci­mien­to en la que los hu­ma­nos cre­ce­rían es­pi­ri­tual­men­te, pe­ro la lle­ga­da de es­ta épo­ca glo­rio­sa ven­dría pre­ce­di­da, pro­fe­ti­zó, por una se­rie de even­tos apo­ca­líp­ti­cos que cam­bia­rían pa­ra siem­pre el mun­do tal y co­mo la co­no­ce­mos. Eso sí, Cayce no era de­ter­mi­nis­ta en sus pro­fe­cías y te­nía cla­ro que lo que él veía no era un fu­tu­ro exac­to, sino un fu­tu­ro pro­ba­ble, si los acon­te­ci­mien­tos se desa­rro­lla­ban co­mo has­ta en­ton­ces y na­die ha­cía na­da por cam­biar­los. Sus apo­lo­gis­tas con­si­de­ran que es­te es el mo­ti­vo por el que gran par­te de sus va­ti­ci­nios no se han cum­pli­do: he­mos cam­bia­do la His­to­ria gra­cias a sus ad­ver­ten­cias.

Al­gu­nas, sí se cum­plie­ron. Por ejem­plo, el 26 de fe­bre­ro de 1925, Cayce dio una lec­tu­ra a un jo­ven mé­di­co que an­da­ba preo­cu­pa­do por el fu­tu­ro de sus in­ver­sio­nes: “En las fuer­zas ad­ver­sas que ven­drán en 1929, cui­da­do se de­be to­mar pa­ra que es­to, sin la ma­yor dis­cre­ción en las co­sas pe­que­ñas, se to­me de la en­ti­dad” (lec­tu­ra 2723-1). Es­ta­ba anun­cian­do el Crack del 29 que aso­ló Es­ta­dos Uni­dos y afec­tó a la eco­no­mía mun­dial. Seis me­ses an­tes, en mar­zo de 1929, le ha­bía ad­ver­ti­do a un co­rre­dor de Wall Street de que veía “una gran per­tur­ba­ción en los círcu­los fi­nan­cie­ros” (900- 425).

Un tiem­po des­pués, el 8 de fe­bre­ro de 1932, reali­zó una de sus pro­fe­cías más co­no­ci­das al anun­ciar que una gran ca­tás­tro­fe “es­tá l l egan­do al mun­do en 1936 en l a for­ma de l a rup­tu­ra de mu­chos po­de­res que aho­ra exis­ten” (3976-10). Esos “po­de­res” eran Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia, Ja­pón e In­gla­te­rra, las prin­ci­pal es po­ten­cias que pro­ta­go­ni­za­ron la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, jun­to a Ale­ma­nia. No an­da­ba desa­cer­ta­do: ese año es­ta­lló l a Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la, en la que Hitler y Mus­so­li­ni pres­ta­ron apo­yo a l os su­ble­va­dos fas­cis­tas. Am­bos paí­ses for­ma­ron ese mis­mo año el eje Ro­maBer­lín, al que pron­to se unió Ja­pón.

No se­ría la úl­ti­ma vez que ha­bla­se de es­ta fu­tu­ra con­tien­da. El 7 de oc­tu­bre de 1935, ex­pre­só l o si­guien­te: “Por­que es­tos [ l os na­zis] gra­dual­men­te ha­rán que au­men­ten las ani­mo­si­da­des. Y a me­nos que ha­ya i nter­fe­ren­cia

a lo largo de su vi­da, Cayce men­cio­nó dos fuen­tes de las que re­ci­bía in­for­ma­ción du­ran­te sus tran­ces: las men­tes de los su­je­tos que se po­nían en con­tac­to con él y al­go que de­fi­nió co­mo la me­mo­ria uni­ver­sal.

de l o que pue­dan l l amar mu­chas fuer­zas e in­fluen­cias so­bre­na­tu­ra­les, que es­tán ac­ti­vas en l os asun­tos de na­cio­nes y pue­blos, el mun­do en­te­ro, por así de­cir­lo, se­rá i ncen­dia­do por l os gru­pos mi­li­ta­ris­tas” (416-7). El 6 de ju­lio de 1939 anun­ció que Es­ta­dos Uni­dos en­tra­ría en la gue­rra en 1941, y el 23 de ju­nio de 1940 in­si­nuó que el mo­ti­vo se­ría la am­bi­ción des­me­di­da de Ja­pón. In­clu­so l l egó a anun­ciar (el 27 de abril de 1941) que l a gue­rra ter­mi­na­ría en 1945.

Ade­más, va­ti­ci­nó el pa­pel que ju­ga­ría Adolf Hitler, aun­que en un pri­mer mo­men­to con­si­de­ró que es­ta­ba di­ri­gi­do por fuer­zas su­pe­rio­res pa­ra un pro­pó­si­to po­si­ti­vo, “no so­lo en los asun­tos de una na­ción, sino tam­bién en los asun­tos del mun­do” (3976-13). Con­si­de­ra­ba que es­ta­ba des­ti­na­do a ha­cer el bien siem­pre y cuan­do no se de­ja­se arras­trar por el ego y las an­sias im­pe­ria­lis­tas. Cla­ro, es­to lo di­jo en no­viem­bre de 1933, so­lo unos me­ses des­pués de que Hitler fue­se nom­bra­do can­ci­ller. En fu­tu­ras pre­dic­cio­nes ade­lan­tó que se­ría de­rro­ca­do por una gue­rra ex­te­rior y que su lo­cu­ra ex­pan­sio­nis­ta le lle­va­ría al odio y a la des­truc­ción (el 25 de mar­zo de 1938, unos me­ses an­tes de la in­va­sión de Po­lo­nia).

Va­ti­ci­nó, en va­rias oca­sio­nes, que el pue­blo ju­dío re­gre­sa­ría a su Tie­rra Pro­me­ti­da, y ha­cia 1940, cuan­do el mun­do ya co­no­cía l a per­se­cu­ción an­ti­se­mi­ta de l os na­zis, plan­teó que, aun­que es­te tran­ce fue­ra do­lo­ro­so, en reali­dad era par­te de las pie­zas que te­nían

que mo­ver­se pa­ra que se cum­plie­se su pro­fe­cía. Co­mo bien sa­brá el l ec­tor, el 14 de ma­yo de 1948 se fun­dó el es­ta­do de Is­rael.

El 28 de abril de 1936 anun­ció que Es­ta­dos Uni­dos, tras el f in l a gue­rra, se con­ver­ti­ría en el ga­ran­te de la de­mo­cra­cia in­ter­na­cio­nal y en el ne­ce­sa­rio con­tra­pe­so de l as “fuer­zas des­truc­ti­vas que sur­gi­rán en esas par­tes del mun­do” (261-21). Y en una lec­tu­ra del 13 de agos­to de 1941 con­tem­pló la lle­ga­da de una ins­ti­tu­ción que iba a re­pre­sen­tar a to­dos l os paí­ses de la Tie­rra y que se­ría la en­car­ga­da de coor­di­nar el ad­ve­ni­mien­to de “un nuevo or­den de paz”, cua­tro años an­tes de que exis­tie­se ofi­cial­men­te la ONU.

Pre­di­jo, in­clu­so, su pro­pia muer­te, el 17 de sep­tiem­bre de 1944, cuan­do va­ti­ci­nó lo si­guien­te: “To­do es­tá arre­gla­do; ten­go que ser cu­ra­do el vier­nes 5 de enero”. Así fue. Fa­lle­ció el día 3, pe­ro fue en­te­rra­do dos días más tar­de.

Cayce pu­do ver có­mo se cum­plían ca­si to­das es­tas pro­fe­cías. Otras se cum­plie­ron, su­pues­ta­men­te, des­pués de su muer­te. Por ejem­plo, el 16 de ju­nio de 1939 pre­di­jo la muer­te de un pre­si­den­te des­pués de unos dis­tur­bios: “De­béis te­ner tur­bu­len­cias, ten­dréis dispu­tas en­tre el ca­pi­tal y el tra­ba­jo. De­béis te­ner una di­vi­sión en vues­tra pro­pia tie­rra an­tes de que ha­ya un se­gun­do pre­si­den­te que no vi­vi­rá en su ofi­ci­na” (3976-2). Hu­bo dos pre­si­den­tes que mu­rie­ron en el car­go des­pués de es­te anun­cio: Fran­klin D. Roo­se­velt (12 de abril de 1945) y John Fitz­ge­rald Ken­nedy (22 de no­viem­bre de 1963). Con ma­ti­ces, tras el ase­si­na­to de es­te úl­ti­mo, el país en­tró en una es­pi­ral de pro­tes­tas por la in­ter­ven­ción es­ta­dou­ni­den­se en Viet­nam.

pro­fe­cías por cum­plir

Sin em­bar­go, Edgar Cayce no siem­pre acer­tó. Por ejem­plo, no ati­nó cuan­do afir­mó en 1939 que cin­cuen­ta años más tar­de, ha­cia 1989, l os fe­nó­me­nos psí­qui­cos y pa­ra­nor­ma­les serían acep­ta­dos y es­tu­dia­dos por la cien­cia. Ni acer­tó con su pre­dic­ción de que se iba a pro­du­cir una in­ver­sión de los po­los “de mo­do que don­de ha­ya ha­bi­do un lu­gar frío o se­mi­tro­pi­cal se vol­ve­rán más tro­pi­ca­les, y cre­ce­rán mus­gos y he­le­chos. Y es­to co­men­za­rá en el pe­río­do en­tre 1958 y 1998, cuan­do es­te se­rá pro­cla­ma­do co­mo el pe­río­do en que su luz se ve­rá de nuevo en l as nu­bes” (3976-15). Se han pro­du­ci­do l i ge­ros des­pla­za­mien­tos en l os po­los mag­né­ti­cos, sí, pe­ro na­da fue­ra de l o nor­mal.

Tam­po­co pa­re­ce acer­ta­da su advertencia de que Chi­na “se­rá un día l a cu­na del cris­tia­nis­mo”, co­mo anun­ció el 22 de ju­nio de 1944.

Sí que es cier­to que pre­di­jo la exis­ten­cia de Plu­tón, al que lla­mó “Vul­cano”, en una l ec­tu­ra efec­tua­da el 15 de ma­yo de 1925, cinco años an­tes de su des­cu­bri­mien­to “ofi­cial” a ma­nos de Cly­de Tom­baugh. Pe­ro tam­po­co era na­da sor­pren­den­te. A prin­ci­pios del si­glo XX, el fa­mo­so Per­ci­val Lo­well es­tu­vo bus­cán­do­lo con sus po­ten­tes te­les­co­pios. Cu­rio­sa­men­te, en 1915 to­mó dos fo­to­gra­fías de Plu­tón, pe­ro no l o su­po i den­ti­fi­car.

Cayce pre­di­jo en va­rias oca­sio­nes que lle­ga­ría el día en el que se pro­du­ci­ría el des­cu­bri­mien­to de tres lu­ga­res en los que los an­ti­guos atlan­tes, an­tes de su des­apa­ri­ción, es­con­die­ron sus ar­chi­vos y re­gis­tros se­cre­tos – Cayce de­di­có a la Atlán­ti­da cientos de lec­tu­ras–. Uno es­ta­ría en la zo­na del Yu­ca­tán, otro en un pun­to in­de­ter­mi­na­do del mar Ca­ri­be y el ter-

edgar cayce PU­DO Ver có­mo se cum­plían ca­si to­das las pro­fe­cías que ha­bía pro­nos­ti­ca­do. Otras se hi­cie­ron reali­dad, su­pues­ta­men­te, des­pués de su muer­te, aun­que exis­ten du­das so­bre su ve­ra­ci­dad.

ce­ro, cer­ca de la Gran Pi­rá­mi­de: “Un re­gis­tro de la Atlán­ti­da des­de los co­mien­zos de aque­llos pe­río­dos en que el Es­pí­ri­tu to­mó for­ma […] se en­cuen­tra en­tre las pa­tas de la Es­fin­ge, que lue­go se es­ta­ble­ció co­mo cen­ti­ne­la o guar­dia, y al que no se pue­de in­gre­sar des­de las cá­ma­ras de co­ne­xión des­de la pa­ta de la Es­fin­ge (pa­ta de­re­cha) has­ta que se ha­ya cum­pli­do el tiem­po cuan­do los cam­bios de­ben es­tar ac­ti­vos en es­ta es­fe­ra de la ex­pe­rien­cia del hom­bre” (378-16; 29 de oc­tu­bre de 1933). Es de­cir, esos sor­pren­den­tes ar­chi­vos serían des­cu­bier­tos cuan­do se pro­du­je­se el anun­cia­do re­na­cer es­pi­ri­tual de la hu­ma­ni­dad. Por aho­ra no se ha pro­du­ci­do.

Tam­bién afir­mó (el 12 de sep­tiem­bre de 1936) que en un fu­tu­ro cer­cano se iba a des­cu­brir una ciu­dad per­di­da en el de­sier­to del Go­bi, ciu­dad en la que “se en­con­tra­rán as­cen­so­res ele­va­do­res y el au­to­mó­vil eléc­tri­co de una lí­nea” ( 877-11).

El 30 de ju­nio de 1932, anun­ció que en 1998 se pro­du­ci­ría la se­gun­da ve­ni­da de Je­sús. Un año más tar­de, el 6 de agos­to de 1933, ma­ti­zó que vol­ve­ría co­mo un ser hu­mano y con el mis­mo cuer­po que la úl­ti­ma vez: “Por­que él ven­drá co­mo lo ha­béis visto ir, en el cuer­po que ocu­pó en Ga­li­lea” (5749- 4). No sa­be­mos si es­to ha pa­sa­do o no. De ser cier­to, Je­sús ten­dría aho­ra unos vein­te años.

No se ha cum­pli­do to­da­vía su pro­fe­cía de que una se­rie de erup­cio­nes vol­cá­ni­cas pro­vo­ca­rían te­rre­mo­tos y tsu­na­mis e inun­da­rían la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos des­pués de 1998, fe­cha de la se­gun­da ve­ni­da de Je­sús y el des­pla­za­mien­to de los po­los. Ni se ha pro­du­ci­do el des­hie­lo de los cas­que­tes po­la­res que anun­ció, al me­nos no de ma­ne­ra tan dra­má­ti­ca, ya que Cayce pro­fe­ti­zó (el 13 de agos­to de 1941), que“lo­quea ho­ra es la lí­nea cos­te­ra de mu­chas tie­rras se­rá el le­cho del océano .[…] Par­te de la ac­tual cos­ta es­te de Nue­va York, o la ciu­dad de Nue­va York, des­apa­re­ce­rán en su ma­yor par­te. Es­to se­rá en otra ge­ne­ra­ción, sin em­bar­go, por­cio­nes del sur de Nue­va York, Ca­ro­li­na y Geor­gia des­apa­re­ce­rán mu­cho an­tes. Las aguas de los[ Gran­des] La­gos desem­bo­ca­rán en el Gol­fo[ de Mé­xi­co ]”(1152-11).

Se­gún Cayce, las úni­cas tie­rras se­gu­ras del país serían las del me­dio- oes­te, los es­ta­dos al oes­te de los Apa­la­ches y los de las Gran­des Pla­ni­cies.

Unos años an­tes, el 19 de enero de 1934, ha­bía ido mu­cho más allá al afir­mar­lo si­guien­te: “La ma­yor par­te de Ja­pón de­be ir al mar. La par­te su­pe­rior de Eu­ro­pa cam­bia­rá en un abrir y ce­rrar de ojos. La tie­rra apa­re­ce­rá en la cos­ta es­te de Amé­ri­ca. Ha­brá re vuel­tas en el Ár­ti­co yen la An­tár­ti­da ”(3976-15).

Que­da por sa­ber si se cum­ple su pre­vi­sión (anun­cia­da el 29 de ju­nio de 1936) de que vol­ve­ría re­en­car­na­do en el año 2158 en la Ne­bras­ka del fu­tu­ro.

Pa­ra pro­vo­car sus es­ta­dos de tran­ce, Edgar Cayce se tum­ba­ba, por lo que era co­no­ci­do co­mo “El profeta durmiente”.

La mu­jer de Edgar Cayce era la en­car­ga­da de to­mar no­ta de sus lec­tu­ras psí­qui­cas.

Cayce es­ta­ba con­ven­ci­do de la exis­ten­cia de una “me­mo­ria uni­ver­sal”. A la de­re­cha, He­le­na Bla­vastky.

Una de las se­sio­nes de Edgar Cayce.

Edgar Cayce de­di­có a la Atlán­ti­da cientos de lec­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.