Desa­rro­llan una técnica que po­dría aplicarse a las TE­RA­PIAS ANTICÁNCER

Mas Alla - - SALUD ALTERNATIVA -

In­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gías de Lá­ser y Plas­ma de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Nu­clea­res de Ru­sia es­tán desa­rro­llan­do una técnica pa­ra crear cam­pos eléc­tri­cos ul­tra­fuer­tes cua­sies­tá­ti­cos, con el fin de que los io­nes se ace­le­ren en el plas­ma lá­ser. Es­te es­tu­dio po­dría su­po­ner una re­vo­lu­ción pa­ra la me­di­ci­na, ya que la te­ra­pia con pro­to­nes po­dría ser una nue­va for­ma pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas.

En la ac­tua­li­dad, el cáncer tie­ne tres mé­to­dos de tra­ta­mien­to dis­tin­tos: la qui­mio­te­ra­pia, la ra­dio­te­ra­pia y la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. La “qui­mio” con­sis­te en apli­car una se­rie de sus­tan­cias quí­mi­cas al or­ga­nis­mo; por su par­te, la ra­dio­te­ra­pia tra­ta de apli­car ra­dia­ción io­ni­zan­te, lo que cons­ti­tu­ye cier­tas res­tric­cio­nes pa­ra la po­ten­cia del haz de los ra­yos gam­ma uti­li­za­dos en es­te ti­po de te­ra­pia. el be­ne­fi­cio del pro­tón

Los pro­to­nes re­sul­tan más efi­ca­ces pa­ra es­ta ta­rea. Su ma­yor ma­sa pro­vo­ca que su dis­per­sión trans­ver­sal en el te­ji­do sea muy re­du­ci­da, a lo que se une que sus tra­yec­to­rias son muy cor­tas. ¿Re­sul­ta­do? El haz de pro­to­nes pue­de en­fo­car­se con ma­yor pre­ci­sión so­bre el tumor sin da­ñar el te­ji­do sano.

Pa­ra ob­te­ner es­tos ha­ces de pro­to­nes se ne­ce­si­ta un ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las car­ga­das. Es­tos apa-

ra­tos sue­len ser bas­tan­te ca­ros, ade­más de pe­sar cientos de to­ne­la­das. Por ello, mu­chos es­tu­dios de dis­tin­tos cen­tros tra­tan de desa­rro­llar mo­de­los al­ter­na­ti­vos. En es­te ca­so particular, se ba­sa en el em­pleo del ace­le­ra­dor por lá­ser, ya que los apa­ra­tos que im­pli­ca es­te sis­te­ma son más ba­ra­tos y li­ge­ros. El prin­ci­pal pro­ble­ma con el que los cien­tí­fi­cos se han to­pa­do has­ta el mo­men­to es la ba­ja ca­li­dad de los ha­ces que es­tas má­qui­nas ge­ne­ran.

Así pues, lo que se bus­ca es la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar un haz de pro­to­nes de en­tre 100 y 200 elec­tro­vol­tios, sin que la po­ten­cia va­ríe mu­cho en­tre esos va­lo­res, al­go que re­vo­lu­cio­na­ría la me­di­ci­na lá­ser y su uso con pacientes.

ha­blan los ex­per­tos

El equi­po, for­ma­do por in­ves­ti­ga­do­res che­cos y ale­ma­nes ade­más de ru­sos, ase­gu­ra que su teoría ayu­da­rá a di­se­ñar nue­vas téc­ni­cas de ace­le­ra­ción por lá­ser: “En el es­tu­dio pre­di­ji­mos de for­ma teó­ri­ca y pu­si­mos de ma­ni­fies­to me­dian­te la mo­de­la­ción nu­mé­ri­ca un efec­to bas­tan­te pa­ra­dó­ji­co a pri­me­ra vis­ta: la fuer­za de fric­ción ra­diac­ti­va que ac­túa so­bre las par­tí­cu­las car­ga­das que irra­dian las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, pue­de au­men­tar su ve­lo­ci­dad”, ha ex­pli­ca­do el in­ves­ti­ga­dor ev­gue­ni Guel­fer.

Guel­fer ha acla­ra­do así el ob­je­to del es­tu­dio: “He­mos es­tu­dia­do la di­fu­sión del im­pul­so ul­tra­fuer­te de lá­ser en el plas­ma. En los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos de unos pe­ta­va­tios o más (1PW=1 015 W, pa­ra la com­pa­ra­ción, la po­ten­cia de una de las ma­yo­res cen­tra­les eléc­tri­cas del mun­do es de 22.500 MW, es de­cir unas 50.000 ve­ces me­nor) los elec­tro­nes irra­dian con tan­ta in­ten­si­dad que su mo­vi­mien­to vie­ne de­ter­mi­na­do no so­lo por la fuer­za de Lo­rentz, sino tam­bién por la de fric­ción ra­diac­ti­va que sur­ge a con­se­cuen­cia de tras­la­do de ener­gía por irra­dia­ción”. A lo que ha aña­di­do: “Es más, es­ta úl­ti­ma pue­de su­pe­rar el va­lor de la fuer­za de Lo­rentz. Pu­di­mos de­mos­trar que la ra­len­ti­za­ción de los elec­tro­nes por fric­ción ra­diac­ti­va en el plano per­pen­di­cu­lar a la di­rec­ción del ra­yo de lá­ser con­du­ce a su ace­le­ra­ción ha­cia de­lan­te”. Un co­mien­zo pro­me­te­dor pa­ra la re­vo­lu­ción de la me­di­ci­na lá­ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.