CÓ­MO SE ELA­BO­RÓ LA SÍN­DO­NE

Mas Alla - - SÍNDONE -

Cuan­do las pri­me­ras au­to­ri­da­des del cris­tia­nis­mo apro­ba­ron y es­ti­mu­la­ron el cul­to de los sa­gra­dos des­po­jos co­mo me­dio de afian­zar la re­li­gión, ya era un po­co tar­de pa­ra res­ca­tar los es­ca­sos res­tos bio­ló­gi­cos que Cris­to ha­bía de­ja­do en la tie­rra… So­lo ha­bía una for­ma de con­se­guir­los, se­gún ex­pli­ca Juan Es­la­va Ga­lán, en su li­bro El frau­de de la Sá­ba­na San­ta y otras re­li­quias: “El pro­ble­ma ra­di­ca­ba en que na­die ha­bía con­ser­va­do re­li­quias de Jesús… pe­ro ello no im­pi­dió fa­bri­car­las o ‘des­cu­brir­las’ pa­ra aten­der la cre­cien­te de­man­da… A fi­na­les del si­glo IV ya se ha­bía pro­du­ci­do la ‘in­ven­ción’ de las prin­ci­pa­les re­li­quias de Cris­to”.

Du­ran­te los si­glos XIV y XV, la in­dus­tria de fa­bri­ca­ción de re­li­quias era tan bo­yan­te que da­ba tra­ba­jo a nu­me­ro­sos ta­lle­res en to­do el Me­di­te­rrá­neo oriental. No sa­be­mos na­da so­bre la fa­bri­ca­ción de la Sín­do­ne, pe­ro di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a que fue cons­trui­da uti­li­zan­do una téc­ni­ca de “fro­ta­do” so­bre un mo­de­lo en ba­jo­rre­lie­ve. Joe Nic­kell lo de­mos­tró uti­li­zan­do un ba­jo­rre­lie­ve y pig­men­tos y he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles en la Edad Me­dia: “Des­pués de ex­pe­ri­men­tar con di­fe­ren­tes téc­ni­cas, el ar­tis­ta de la Sín­do­ne pre­pa­ró una mez­cla ade­cua­da de pig­men­tos y tém­pe­ra aglu­ti­nan­te, mol­deó una sá­ba­na de lino hú­me­do so­bre el ba­jo­rre­lie­ve que ha­bía cons­trui­do y uti­li­zó un ti­po de bro­cha pa­ra apli­car la mez­cla en la su­per­fi­cie del te­ji­do. Mé­to­dos pa­ra crear imá­ge­nes si­mi­la­res eran co­no­ci­dos y es­ta­ban muy ex­ten­di­dos en la Edad Me­dia”, ha ex­pli­ca­do Nic­kell.

Tam­bién el cien­tí­fi­co

Lui­gi Gar­las­che­lli reali­zó una re­pro­duc­ción muy con­vin­cen­te de un su­da­rio en 2009, pe­ro al mar­gen de to­do es­to la sen­sa­ción que se tie­ne al mi­rar la ima­gen hu­ma­na re­pro­du­ci­da en la Sín­do­ne es de que su anato­mía re­sul­ta im­po­si­ble. Sin ir más le­jos, un cuer­po ya­cen­te au­tén­ti­co no ten­dría los bra­zos lo bas­tan­te lar­gos co­mo pa­ra cru­zar las ma­nos so­bre la pel­vis a la vez que man­tie­ne los hom­bros en el sue­lo. Hay otros mu­chos ras­gos anató­mi­ca­men­te im­po­si­bles y es inevi­ta­ble pre­gun­tar­se có­mo lle­ga­ron a la te­la las imá­ge­nes del fren­te y la es­pal­da del hom­bre cru­ci­fi­ca­do en ella re­pro­du­ci­do. Daniel Ro­bert Por­ter se­ña­la que “es po­si­ble crear imá­ge­nes que pa­rez­can si­mi­la­res, pe­ro na­die ha crea­do imá­ge­nes que coin­ci­dan con la quí­mi­ca, la su­per­fi­cia­li­dad pe­cu­liar y el con­te­ni­do de in­for­ma­ción tri­di­men­sio­nal pro­fun­da­men­te mis­te­rio­so de las imá­ge­nes en la Sín­do­ne”.

Cier­ta­men­te, nos que­da la po­si­bi­li­dad del mi­la­gro me­dian­te un es­ta­lli­do de “ra­dia­ción ex­cep­cio­nal”, co­mo apun­tan al­gu­nos cien­tí­fi­cos, in­clui­do el ita­liano Gui­lio Fan­ti, au­tor de

El mis­te­rio de la Sín­do­ne (2013), que ha efec­tua­do me­di­cio­nes tér­mi­cas y me­cá­ni­cas so­bre la Sín­do­ne en la Uni­ver­si­dad de Pa­dua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.