En­tre­vis­ta a Juan Pa­blo Po­ya­to:

Li­bros, ci­ne, DVD, mú­si­ca, con­fe­ren­cias, etc.

Mas Alla - - SUMARIO -

“La de­ci­sión de tras­la­dar las obras del Pra­do fue pu­ra­men­te po­lí­ti­ca”

El es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil no so­lo tras­tor­nó ra­di­cal­men­te la vi­da y destino de to­dos los es­pa­ño­les, sino que pro­vo­có un au­tén­ti­co te­rre­mo­to en el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y artístico del país. José Cal­vo Po­ya­to nos des­cu­bre qué motivó la sa­li­da de las obras maes­tras del Mu­seo del Pra­do, y de nues­tro país.

– Des­pués de rea­li­zar su in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cri­bir Los mi­la­gros

del Pra­do, ¿qué cree que motivó l a de­ci­sión de tras­la­dar l os cua­dros del go­bierno de Lar­go ca­ba­lle­ro?

– Se­gún las afir­ma­cio­nes del pro­pio go­bierno pre­si­di­do por Lar­go Ca­ba­lle­ro, que fue quien de­ci­dió sa­car los cua­dros, la ra­zón fue que las obras maes­tras del Pra­do de­bían de es­tar don­de se en­con­tra­ra el go­bierno de la Re­pú­bli­ca.

– ¿Por qué se con­tra­di­jo la de­ci­sión in­ter­na­cio­nal?

– En reali­dad no hay una de­ci­sión in­ter­na­cio­nal. Lo que ha­bía eran unas nor­mas es­ta­ble­ci­das por la Of­fi­ce In­ter­na­tio­nal des Mu­sées que se se­ña­lan que en ca­so de con­flic­to bé­li­co las obras de ar­te de­bían per­ma­ne­cer en sus mu­seos, lo me­jor pro­te­gi­das po­si­bles. El go­bierno de Lar­go Ca­ba­lle­ro no las tu­vo en cuen­ta.

– ¿Es­tá de­ci­sión res­pon­día a in­tere­ses cul­tu­ra­les o po­lí­ti­cos?

– En mi opi­nión, la de­ci­sión res­pon­día a in­tere­ses po­lí­ti­cos. Así, ade­más, lo re­co­no­ció quien era di­rec­tor ge­ne­ral de Be­llas Ar­tes del go­bierno re­pu­bli­cano, José Re­nau.

– ¿Por qué los cua­dros te­nían que acom­pa­ñar al go­bierno?

– Es di­fí­cil res­pon­der a esa pre­gun­ta. Se bus­ca­ron ex­cu­sas pa­ra jus­ti­fi­car sa­li­da de los cua­dros, pe­ro “acom­pa­ñar al go­bierno” so­lo se ex­pli­ca por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. Lla­ma la aten­ción que al­gu- nas de las obras maes­tras de la pin­tu­ra uni­ver­sal fue­ran sa­ca­das de su pi­na­co­te­ca y pe­re­gri­na­sen por las ciu­da­des don­de tu­vo su se­de un go­bierno iti­ne­ran­te. –¿Por qué ter­mi­nan en Sui­za? – Las obras tu­vie­ron co­mo destino f inal la ciu­dad de Gi­ne­bra por ser la se­de de la So­cie­dad de Na­cio­nes. Es­te or­ga­nis­mo ac­tua­ba de ga­ran­te de los cua­dros, cuan­do el go­bierno re­pu­bli­cano de­ci­dió, ya en las se­ma­nas fi­na­les de la gue­rra ci­vil, sa­car­los de Es­pa­ña.

– ¿Có­mo fue­ron trans­por­ta­dos los cua­dros, y dón­de per­ma­ne­cie­ron ocul­tos?

– Sus des­pla­za­mien­tos por t erri­to­rio es­pa­ñol – Ma­drid, Va­len­cia, Ca­ta­lu­ña, f ron­te­ra fran­ce­sa...– lo hi­cie­ron en ca­mio­nes. Una vez cru­za­da la fron­te­ra, el via­je has­ta Gi­ne­bra fue en tren. Los cua­dros no fue­ron ocul­ta­dos, sino lle­va­dos a in­mue­bles que ser­vían de de­pó­si­to. En Va­len­cia fue­ron las To­rres de Se­rra­nos y el Co­le­gio del Pa­triar­ca. En Ca­ta­lu­ña, l os cas­ti­llos de Pe­ra­la­da y Fi­gue­ras, que, por cier­to, tam­bién eran uti­li­za­dos co­mo de­pó­si­tos de mu­ni­cio­nes.

– ¿Qué me­di­das se adop­ta­ron pa­ra pro­te­ger l os cua­dros du­ran­te los tras­la­dos y quie­nes fue­ron en­car­ga­dos de tal pe­ri­pe­cia?

– Las me­di­das f ue­ron muy di­fe­ren­tes. Cuan­do Ma­ría Te­re­sa León, la mu­jer de Ra­fael Al­ber­ti, es­tu­vo al fren­te de la sa­li­da de l os cua­dros, ape­nas se pro­te­gie­ron y, con­tra el pa­re­cer de l os téc­ni­cos, sa­lie­ron del mu­seo en con­di­cio­nes l amen­ta­bles. Se hi­zo de­pri­sa y sin ga­ran­tías. Fue una suer­te que no ocu­rrie­ra una ca­tás­tro­fe. Una vez que León fue re­le­va­da de su co­me­ti­do, se en­car­gó la sa­li­da de l os cua­dros a la Jun­ta de In­cau­ta­ción y Sal­va­men­to del Te­so­ro Artístico, la cual pro­cu­ró, con las li­mi­ta­cio­nes que im­po­nía la gue­rra, que las obras via­ja­ran en me­jo­res con­di­cio­nes.

– ¿ Sal­vó aque­lla de­ci­sión los cua­dros de una po­si­ble des­truc­ción o, por el con­tra­rio, las obras más se­ñe­ras con­ser­va­das en el Pra­do, es­tu­vie­ron ex­pues­tas a un ries­go in­ne­ce­sa­rio?

– No sa­be­mos qué ha­bría ocu­rri­do si l os cua­dros hu­bie­ran per­ma­ne­ci­do en el Pra­do. A par­tir del 30 de agos­to de 1936 fue­ron tras­la­da­dos, de las sa­las de ex­po­si­ción a los só­ta­nos, co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad. Allí per­ma­ne­cie­ron sin su­frir des­per­fec­tos du­ran­te la gue­rra. Los ries­gos que co­rrie­ron los cua­dros tras­la­da­dos fue­ron im­por­tan­tes y pa­ra al­guno las con­se­cuen­cias muy gra­ves.

–¿Se sal­va­ron to­das las obras o al­gu­nas se “per­die­ron” por el ca­mino?

– Creo que el tí­tu­lo del li­bro, “El mi­la­gro del Pra­do”, es una bue­na res­pues­ta. La pe­ri­pe­cia que l l evó l os cua­dros has­ta Gi­ne­bra no su­pu­so la pér­di­da de nin­gu­na de las obras maes­tras que hoy po­de­mos con­tem­plar en el Pra­do, pe­ro su­frie­ron des­per­fec­tos obras im­por­tan­tes, que re­me­dia­ron res­tau­ra­do­res y téc­ni­cos.

– ¿Cuán­do re­gre­san las obras a Es­pa­ña? ¿Vol­vie­ron to­das al Mu­seo del Pra­do?

– L as obras r egre­sa­ron a Es­pa­ña en 1939. Par­te de l os cua­dros del Pra­do y mu­chas otras obras – es­cul­tu­ra, or­fe­bre­ría, por­ce­la­na…– lo hi­cie­ron en ma­yo de di­cho año. Cen­te­nar y me­dio de cua­dros de Ve­láz­quez, de Go­ya, del Gre­co, de Ti­ciano… per­ma­ne­cie­ron aquel ve­rano en Gi­ne­bra pa­ra ser ex­pues­tas en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.