El gym más gran­de del mun­do

Men's Health (Spain) - - Director - Ins­ta­gram @jor­di­mar­ti­nezmh Mail jmar­ti­nez@mpib.es

Es­ta­mos ul­ti­man­do con­tra­rre­loj el nú­me­ro de la re­vis­ta que tie­nes en­tre tus ma­nos, y Ju­lio Cé­sar Or­te­ga, Re­dac­tor Je­fe de Men’s Health, se des­ta­pa in ex­tre­mis con una de esas apre­cia­cio­nes que lo han con­ver­ti­do en el re­dac­tor je­fe más de­ta­llis­ta y ce­lo­so de su tra­ba­jo de Es­pa­ña (amén de en el más be­li­co­so…).

“Me vas a per­do­nar”, me de­ja caer por What­sApp mien­tras pa­seo al pe­rro, a fal­ta una ho­ra pa­ra que la re­vis­ta en­tre en im­pren­ta, “pe­ro re­pa­san­do la por­ta­da en ca­sa veo una in­con­gruen­cia grave. He­mos ti­tu­la­do el te­ma de Got­zon “Cuer­po de Ins­ta­gram”, y jus­to de­ba­jo co­lo­ca­mos bien gran­de un “¡Adiós mó­vil!” e in­vi­ta­mos a nues­tros lec­to­res a des­co­nec­tar. Con­tra­dic­to­rio, ¿no? Yo lo cam­bia­ría…”.

Re­leo el men­sa­je. Mi­ro el re­loj. 45 mi­nu­tos pa­ra en­trar a im­pren­ta. Mi­ro a mi pe­rro ( Men’s Health di­ce que los ani­ma­les de com­pa­ñía re­du­cen el es­trés). Res­pi­ro. Res­pon­do. “Ju­lio. Yo no veo pro­ble­ma en que apa­rez­can am­bos ti­tu­la­res jun­tos”. Con­tra­ata­ca. “Tú man­das, pe­ro yo lo que veo aquí es una cla­rí­si­ma yux­ta­po­si­ción de te­mas opues­tos. Tú ve­rás”. To­ma ya... A 30 mi­nu­tos de ce­rrar el nú­me­ro, no lo veo yo muy dis­pues­to a sol­tar la pre­sa.

Vuel­vo a re­vi­sar la por­ta­da. Y sí. Ahí es­tán. Bien jun­ti­tos. Un ti­tu­lar que te in­vi­ta a te­ner un fí­si­co digno de Ins­ta­gram, y otro que te ins­ta a dar­le, de una vez por to­das, la pa­ta­da al mó­vil.

Y mi­ro a Got­zon Man­tu­liz, nues­tro hom­bre de por­ta­da, al­guien que vi­ve en ru­ta y en un per­pe­tuo sal­to, y veo cla­ra­men­te que una co­sa no es­tá re­ñi­da con la otra. Que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pa­ra te­ner un cuer­po de fit­fluen­cer tie­nes que man­te­ner el te­lé­fono bien le­jos.

Y pien­so en el mis­mo Ju­lio, que en­tre bron­ca tui­te­ra, post ins­ta­gra­me­ro y What­sApp co­rreo­so, siem­pre en­cuen­tra tiem­po pa­ra ma­cha­car­se en el gym o echar a co­rrer.

Y re­cuer­do tam­bién que por ca­da influencer que me he en­con­tra­do en el ca­mino mor­dien­do san­días o fo­to­gra­fian­do agua­ca­tes des­de el so­fá, he da­do con tres que es­ca­la­ban, re­ma­ban, o ha­cían surf, en­tre otras co­sas, pa­ra lue­go com­par­tir­lo (y muy bien) en sus re­des.

Y, a cin­co mi­nu­tos de en­trar en im­pren­ta, no veo ni ras­tro de in­con­gruen­cias, ni de con­tra­dic­cio­nes, ni de yux­ta­po­si­cio­nes. Só­lo una in­vi­ta­ción a, co­mo di­ce el pro­pio Ju­lio en su en­tre­vis­ta a Got­zon, apun­tar­se al gim­na­sio más gran­de del mun­do: el ai­re li­bre… y con­tar­lo lue­go pa­ra arras­trar ca­da día a más gen­te. Eso sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.