SIN IN THE FLESH

El pe­ca­do de ser uno mis­mo

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - TEX­TO: DAVID RODRIGO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

SIN IN THE FLESH son una de las nue­vas sen­sa­cio­nes de la es­ce­na roc­ke­ra na­cio­nal y si por al­go se ca­rac­te­ri­zan, más allá de su so­ni­do o su ima­gen, es por no de­jar in­di­fe­ren­te a na­die, en es­pe­cial cuan­do se in­ter­cam­bian unas pa­la­bras con ellos. Y pa­ra mues­tra, un bo­tón: Pa­ra los que aún no lo se­pan ¿Quié­nes son y de dón­de vie­nen SIN IN THE FLESH?

¡Qué bue­na pre­gun­ta! Pues pa­ra los que no lo se­pan, Sin In

The Flesh son ellos mis­mos, por­que to­dos so­mos lo mis­mo. La úni­ca di­fe­ren­cia que pue­de ha­ber en­tre per­so­nas es el gra­do de con­cien­cia que tie­nen so­bre su pro­pia exis­ten­cia, pe­ro al fi­nal eso si­gue sien­do irre­le­van­te por­que se­gui­mos sien­do lo mis­mo. No lo de­ci­mos no­so­tros. La ma­yo­ría de las cien­cias y fi­lo­so­fías lle­gan a esa con­clu­sión. Mu­chas per­so­nas lle­gan por sí mis­mas. Es la pre­gun­ta in­he­ren­te al ser hu­mano. Te par­tes el ce­re­bro y no des­can­sas has­ta que te das cuen­ta de que eres uno con el mun­do. Y una vez lle­ga­do a ese pun­to, no tie­ne sen­ti­do ha­cer dis­tin­cio­nes en­tre “tú” y “yo”.

“Sheer Acous­tic” sue­na bas­tan­te bien, di­rec­to a la esen­cia de la for­ma­ción ¿Có­mo de­ci­dis­teis gra­bar­lo?

En reali­dad fue una su­ge­ren­cia ex­ter­na. No lo te­nía­mos pla­nea­do, pe­ro lo he­mos abra­za­do y nos ha gus­ta­do. Ha si­do una bo­ni­ta coin­ci­den­cia.

Al­gu­nas can­cio­nes ya se gra­ba­ron an­te­rior­men­te con un nom­bre di­fe­ren­te ¿por qué las ha­béis res­ca­ta­do?

Por­que nos gus­tan y las to­ca­ría­mos se­te­cien­tas ve­ces más. Al ha­cer un dis­co acús­ti­co de­ci­di­mos in­cluir­las por ex­pe­ri­men­tar­las con las mis­mas gui­ta­rras ro­ño­sas y tras­tean­tes con las que se com­pu­sie­ron. Es co­jo­nu­do.

¿Por qué un acús­ti­co en es­te mo­men­to de vues­tra ca­rre­ra?

Cual­quier mo­men­to es el mo­men­to pa­ra ha­cer lo que tú quie­ras.

¿Có­mo des­cri­bi­rías la mú­si­ca de SIN IN THE FLESH?

Siem­pre la he de­fi­ni­do co­mo los Beatles sú­bi­ta­men­te pe­ne­tra­dos anal­men­te sin pre­vio avi­so por Black Sab­bath. Esa fra­se es de Nir­va­na en reali­dad, pe­ro yo he aña­di­do lo de “sú­bi­ta­men­te pe­ne­tra­dos anal­men­te sin pre­vio avi­so”. Al fi­nal so­mos un po­co de to­do lo que he­mos ab­sor­bi­do. Po­dría dar más re­fe­ren­cias co­mo AC/DC, Kiss, Oa­sis, Stoo­ges, Black Cro­wes, Ro­lling Sto­nes, Velvet Un­der­ground, Smas­hing Pump­kins, Nir­va­na… pe­ro pa­re­ce­ría más bien el car­tel de una se­sión de fin de año en una dis­co­te­ca de ma­la muer­te. Otras co­sas di­cen mu­cho.

Por lo que se pue­de apre­ciar, la ima­gen y la ac­ti­tud son tan im­por­tan­tes co­mo la mú­si­ca pa­ra vo­so­tros…

To­do da ab­so­lu­ta­men­te igual. Si aho­ra mis­mo ba­ja­mos a la ca­lle y nos atro­pe­lla un tráiler, da igual. Pe­ro ya que te­ne­mos una vi­da y so­mos cons­cien­tes de ella, he­mos de­ci­di­do orien­tar­la a de­cir un men­sa­je que nos pa­re­ce re­ve­la­dor a tra­vés de al­go tan ab­so­lu­ta­men­te pre­cio­so y con­mo­ve­dor co­mo es la mú­si­ca.

Vues­tro lo­go qui­zá no se aso­cia fá­cil­men­te al ti­po de mú­si­ca que ha­céis ya que pa­re­ce al­go más sto­ner o den­so, qui­zá ins­pi­ra­do en Black Sab­bath y en to­das la co­rrien­te de Rock Re­vi­val que es­tán tan ex­ten­di­do hoy en día ¿os gus­ta que os aso­cien a es­ta co­rrien­te mu­si­cal o es al­go ac­ci­den­tal?

Es­tá bien. Black Sab­bath so­mos no­so­tros. “A Na­tio­nal Acro­bat”. “A Na­tio­nal Acro­bat”. Mi­ra la le­tra de “A Na­tio­nal Acro­bat”.

¿Qué pla­nes te­néis pa­ra lle­var vues­tra mú­si­ca al di­rec­to y qué ti­po de es­pec­tácu­lo lle­váis a ca­bo?

Sé a lo que te re­fie­res, pe­ro no lo con­ce­bi­mos co­mo un es­pec­tácu­lo. Son per­so­nas dán­do­lo to­do por lo que creen y sin­tién­do­lo por sus ve­nas con to­do el mun­do. Cuan­do to­ca­mos es nues­tra for­ma de­cir­le a to­dos los se­res del uni­ver­so que les ama­mos y que se de­jen de gi­li­po­lle­ces, que la vi­da va­le la pe­na. Sir­ve pa­ra ex­pre­sar­nos y sa­car to­do lo que no hay ga­ran­tías de com­pren­der con pa­la­bras co­ti­dia­nas. Lo es to­do. La vi­da, ca­da mo­men­to, amar. Es una ex­plo­sión. No es com­pa­ra­ble a nin­gu­na per­for­man­ce co­reo­gra­fia­da pa­ra im­pre­sio­nar a cua­tro bo­bos.

Tra­ba­jáis con la agen­cia TOP AR­TIST PROMOTION ¿De qué for­ma os ayu­da una agen­cia co­mo es­ta a es­ta­ble­ce­ros en la es­ce­na?

Nos ayu­da en la me­di­da de lo po­si­ble con to­do lo que pue­de. Agen­cia o no, da igual. Pue­des lla­mar­lo co­mo quie­ras. Lo im­por­tan­te es ro­dear­te de per­so­nas que crean en ti y tú creas en ellas. Por eso nues­tra relación con la agen­cia tras­cien­de lo pu­ra­men­te pro­fe­sio­nal. En la reali­dad, con­sis­te en un cons­tan­te ti­ra y aflo­ja en el que ha­bla­mos du­ran­te ho­ras y nos em­pu­ja­mos mu­tua­men­te los unos a los otros pa­ra sa­car lo me­jor de no­so­tros mis­mos. Lo cual nun­ca es su­fi­cien­te. Lo úni­co que im­por­ta en tu vi­da es que la acep­tes y la afron­tes. No ne­ce­si­tas un má­na­ger. ¿Je­su­cris­to tenía má­na­ger?

Y ha­blan­do de la es­ce­na ¿Có­mo va­lo­ráis la si­tua­ción de la mis­ma y vues­tra po­si­ción en ella?

La es­ce­na es al­go tan mi­núscu­lo en la to­ta­li­dad del Uni­ver­so que nos da bas­tan­te igual. No per­te­ne­ce­mos a nin­gu­na es­ce­na. O sea, sa­be­mos lo que es, pe­ro en­cua­drar­nos en eso no sa­le de no­so­tros. Es so­lo una de las mi­llo­nes de eti­que­tas que el ser hu­mano se po­ne a sí mis­mo pa­ra per­te­ne­cer a la sociedad, en es­te en es­te ca­so al­go tan ba­nal co­mo un con­jun­to de gru­pos que se dan co­da­zos en­tre sí o se la­men el cu­lo pa­ra des­ta­car co­mo la mar­ca más so­bre­sa­lien­te. Cuan­to más lo di­go, más me con­ven­zo de que es ri­dícu­lo.

¿Qué ha­ce di­fe­ren­te a SIN IN THE FLESH? ¿Qué os des­ta­ca del res­to de ban­das del cir­cui­to?

Que Sin The Flesh no es una ban­da, es un mo­do de vi­da. No­so­tros que­re­mos cam­biar el mun­do.

¿Qué tres dis­cos res­ca­ta­ríais de un in­cen­dio en el que ten­drías que sa­cri­fi­car el res­to de vues­tra dis­co­gra­fía?

Po­we­ra­ge de AC/DC y De­fi­ni­tely May­be es­tán muy bien. Un ter­ce­ro po­si­ble­men­te se­ría un di­rec­to o un bootleg con una ban­da so­nan­do co­mo real­men­te sue­nan. Hay uno de Sab­bath con Ozzy en Ash­bury Park que es im­pre­sio­nan­te lo ab­so­lu­ta­men­te ma­ra­vi­llo­sa que es la in­ter­pe­ta­ción de Sab­bra Ca­da­bra. El How the West Was Won tie­ne un med­ley de Who­le Lot­ta Lo­ve su­bli­me tam­bién. O unos bue­nos Oa­sis. O unos Stoo­ges. Yo que sé. Hay tan­to. Jo­der, Sia­me­se Dream tam­bién es­tá bien. El de­but de Kiss. Obras maes­tras. Wel­co­me to The Sky Va­lley es co­jo­nu­do tam­bién, pe­ro al fi­nal aca­bo es­cu­chan­do so­lo “Gar­de­nia” en bu­cle y me ol­vi­do del res­to del dis­co. Hay mu­chí­si­mo. ¿Por qué es­co­ger tres?

¿Con qué fra­se o fra­ses de otros ar­tis­tas os sen­tís más iden­ti­fi­ca­dos?

“Es que real­men­te la vi­da va­le cuan­do tie­nes el va­lor de en­fren­tar­la” de Sha­kes­pea­re.

Por úl­ti­mo, me gus­ta­ría pe­di­ros unas pa­la­bras pa­ra nues­tros lec­to­res:

AHO­RA ES EL MO­MEN­TO. NO HAY OTRO MO­MEN­TO. LEVÁNTATE DE LA SI­LLA, ACÉPTATE, AMA A LOS QUE TE RO­DEAN Y DI­RI­GE TU VI­DA HA­CIA DON­DE DESEES. EL MUN­DO ES TU­YO. NO HAY DI­FE­REN­CIA EN­TRE LAS PER­SO­NAS EN­TRE­VIS­TA­DAS EN ES­TA REVISTA Y TÚ. DE­JA DE OBE­DE­CER A VALORES, PEN­SA­MIEN­TOS, SEN­TI­MIEN­TOS, IDEAS, RU­TI­NAS Y OBLI­GA­CIO­NES QUE NO SON TU­YOS. SI­GUE TU PRO­PIO CA­MINO. LEE EN­TRE LÍ­NEAS. LAS GRAN­DES VER­DA­DES SE EN­CUEN­TRAN EN LOS SI­TIOS MÁS INES­PE­RA­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.