Una ci­ta con la mú­si­ca

SA­LA BUT – MA­DRID

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: DAVID RODRIGO

“Sold Out” era lo que re­za­ba la ta­qui­lla de la ma­dri­le­ña sa­la BUT pa­ra la vi­si­ta de CA­MEL a Ma­drid. La ve­te­ra­na ban­da bri­tá­ni­ca vol­vía una vez más a los es­ce­na­rios ca­pi­ta­li­nos, en es­ta oca­sión pa­ra ce­le­brar y re­me­mo­rar su dis­co “Moon­mad­ness”.

El con­jun­to li­de­ra­do por Andy La­ti­mer es una de las ban­das más res­pe­ta­das de la es­ce­na pro­gre­si­va in­ter­na­cio­nal y su le­ga­do es una jo­ya cul­tu­ral a ni­vel mun­dial. Ex­po­nen­tes co­mo nin­gún otro de la es­ce­na Can­ter­bury, CA­MEL si­guen le­van­tan­do pa­sio­nes hoy en día y en su vi­si­ta a Ma­drid tu­vi­mos un ejem­plo in­ne­ga­ble, con un pú­bli­co que re­co­rría to­das las eda­des ima­gi­na­bles, des­de hom­bres y mu­je­res que ya ha­bían cum­pli­do los 60 has­ta cha­va­les que te­nían que acu­dir acom­pa­ña­dos por sus pa­dres pa­ra po­der en­trar. Es ab­so­lu­ta­men­te má­gi­co co­mo la cla­se y la fuer­za de la mú­si­ca pue­de lle­gar a unir a ge­ne­ra­cio­nes y cul­tu­ras tan di­fe­ren­tes.

Pe­ro sin des­viar­me más del te­ma, lo que nos ocu­pa es que CA­MEL sa­lie­ron al es­ce­na­rio cal­ma­da­men­te, con la se­gu­ri­dad que da la ex­pe­rien­cia y el sa­ber que no tie­nes na­da que de­mos­trar­le a na­die. La­ti­mer y su ban­da es­tán ahí sim­ple­men­te por­que quie­ren. Y eso se hi­zo no­tar pa­ra bien: el gru­po dis­fru­ta mu­cho lo que ha­ce, se pue­de sen­tir la pa­sión y el cariño por las can­cio­nes. Es un in­ter­cam­bio re­cí­pro­co en­tre ban­da y pú­bli­co, que ya des­de el co­mien­zo de la ini­cial “Song Wit­hin A Song” nos per­mi­tió adi­vi­nar que es­tá­ba­mos a pun­to de vi­vir al­go real­men­te es­pe­cial.

Tal y co­mo es­ta­ba pro­gra­ma­do la ban­da fue re­pa­san­do “Moon­mad­ness”, por lo que pu­di­mos dis­fru­tar a con­ti­nua­ción de “Chord Chan­ge” y “Spi­rit Of The Wa­ter”, que fue­ron ofre­cién­do­nos una ima­gen real­men­te im­pre­sio­nan­te de la ban­da: es real­men­te fan­tás­ti­co con­tem­plar co­mo unos mú­si­cos con tan­ta ex­pe­rien­cia (en es­pe­cial Andy La­ti­mer) pue­den mos­trar­se tan apa­sio­na­dos, in­ten­sos y emo­cio­na­dos al in­ter­pre­tar sus can­cio­nes. No me ca­be du­da de que el ca­ri­ño­so re­ci­bi­mien­to y la mag­ní­fi­ca aco­gi­da del pú­bli­co con­tri­bu­yó a que la ban­da tu­vie­ra un pun­ti­to ex­tra en su em­pu­je, y de ahí na­cie­ron in­ter­pre­ta­cio­nes co­mo la de “Anot­her Night”, “Air­born” o par­ti­cu­lar­men­te “Lu­nar Sea”. Fue un re­ga­lo es­cu­char y ver es­tos te­mas en di­rec­to. Los pri­me­ros cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos de la ac­tua­ción pa­sa­ron vo­lan­do y an­tes de dar­nos cuen­ta Moon­mad­ness ha­bía ter­mi­na­do y CA­MEL se to­ma­ban un pe­que­ño y me­re­ci­do des­can­so, an­tes de vol­ver a las ta­blas pa­ra con­ti­nuar la ac­tua­ción con una se­lec­ción de sus éxi­tos.

Fue par­ti­cu­lar­men­te en es­ta par­te del show en el que la ban­da se mos­tró más li­be­ra­da, más in­ten­sa y tam­bién más ex­pe­ri­men­tal. A tra­vés de te­mas co­mo “Une­ven Song”, “Hymn To Her” o “End Of The Li­ne” la ban­da fue cons­tru­yen­do un show pla­ga­do de bue­nas vi­bra­cio­nes, in­ter­pre­ta­cio­nes real­men­te emo­ti­vas, di­ver­ti­das e in­tere­san­tes y so­bre to­do fue crean­do la at­mós­fe­ra ha­cia el cli­max que se apro­xi­ma­ba.

Ver a una ban­da co­mo CA­MEL no so­lo in­ter­per­tar, sino ade­más im­pro­vi­sar so­bre te­mas co­mo “Co­ming Of Age”, “Ra­jaz”, “Ice” o “Mot­her Road” es to­do un pri­vi­le­gio. Y tam­bién lo es con­tar con el vo­ca­lis­ta, te­clis­ta y sa­xo­fo­nis­ta Pe­te Jo­nes, un ver­da­de­ro ge­nio y un lu­jo pa­ra cual­quier ban­da, co­mo que­dó muy cla­ro du­ran­te su ac­tua­ción.

La rec­ta fi­nal del con­cier­to la mar­ca­ron los te­mas “Ho­pe­less An­ger “(una de mis in­ter­pre­ta­cio­nes fa­vo­ri­tas de la no­che), “Long Goodb­yes” y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la es­pe­ra­dí­si­ma y ce­le­bra­dí­si­ma “Lady Fan­tasy”, que vol­vió a emo­cio­nar­nos una vez más con su in­des­crip­ti­ble ma­jes­tuo­si­dad.

Lo cier­to es que las pa­la­bras son un ins­tru­men­to que de­ja mu­cho que desear a la ho­ra de des­cri­bir la mag­ni­tud de lo que vivimos esa ve­la­da: no fue un con­cier­to pla­ga­do de efec­tos vi­sua­les, lu­ces, co­lo­res o es­pec­tácu­lo en ese sen­ti­do, sino que fue un en­cuen­tro mu­si­cal en­tre una ban­da y sus fans, al­go pa­re­ci­do a una ci­ta. Fue ín­ti­mo, emo­cio­nan­te, di­ver­ti­do e in­ten­so. Fue má­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.