¡¡Y van 26!!

Ri­po­llet Rock 18

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: AL­FRE­DO M. GEISSE – RI­CARD ALTADILL FO­TO­GRA­FÍAS: AL­FRE­DO M. GEISSE

26 edi­cio­nes con­vier­ten el Ri­po­llet Rock en uno de los even­tos gra­tui­tos más ve­te­ra­nos y más im­por­tan­tes de la pe­nín­su­la, y lo me­jor de to­do a ni­vel or­ga­ni­za­ti­vo si­guen su­perán­do­se año tras año.

Es­te año la As­so­cia­ció Ri­po­llet Rock lo­gra­ron que el pú­bli­co se sin­tie­ra más a gus­to que nun­ca, más ba­rras y me­jor aten­di­das, mas mer­chan­di­sing, más pues­tos de ca­mi­se­tas, dis­cos y aba­lo­rios va­ria­dos, co­mi­da pa­ra to­dos los gus­tos y no de­ma­sia­das co­las de es­pe­ra en nin­gún si­tio. Aho­ra sí que sí. Otro te­ma fue la asis­ten­cia, flo­jeo res­pec­to al año an­te­rior, lo cier­to es que es­te año se que­dó bas­tan­te atrás, el car­tel a prio­ri no era tan atrac­ti­vo co­mo el del 2017, tam­bién es ver­dad que fue su 25 aniver­sa­rio y en­ton­ces se ce­le­bró una fies­ta por to­do lo al­to.

La­men­ta­ble­men­te y de­bi­do a un pro­ble­ma con el equi­po de ilu­mi­na­ción y ajeno a la or­ga­ni­za­ción, la pri­me­ra ac­tua­ción co­men­zó un po­co más tar­de de lo pre­vis­to, ca­si a las 22:20h.

WE EXIST EVEN DEAD

Co­mo siem­pre, la ban­da lo­cal fue la en­car­ga­da de abrir el fes­ti­val, su me­tal­co­re agre­si­vo lleno de ra­bia y fuer­za pron­to hi­zo me­lla en el pú­bli­co más jo­ven que se lo pa­só en gran­de. WEED, co­mo se ha­cen lla­mar, arran­ca­ron mosh­pits, sal­tos y de­rro­che de ener­gía a rau­da­les… Su es­ti­lo, con riffs pe­sa­dos y con­tun­den­tes en­ca­ja per­fec­ta­men­te en los es­tán­da­res del es­ti­lo, des­gra­na­ron al­gu­nos te­mas de su más re­cien­te tra­ba­jo “Even­ti­de”. La pues­ta en es­ce­na era aus­te­ra, pe­ro ¿pa­ra qué más?, las ta­ri­mas hi­cie­ron de tram­po­lín y sal­tan­do de un la­do a otro lle­na­ron to­do el es­ce­na­rio.

Lás­ti­ma que no dis­fru­ta­ron del me­jor so­ni­do, pe­ro de so­bras de­mos­tra­ron que tie­nen ta­len­to y ta­blas pa­ra ele­var a su pú­bli­co al éxtasis a lo lar­go y an­cho de esos cua­ren­ta mi­nu­tos de ac­tua­ción de los que dis­fru­ta­ron. El cie­rre con el te­ma “Un­li­mi­ted” pu­so el bro­che de oro a una gran ac­tua­ción.

HARD BUDS

Tras un in­ter­me­dio de ape­nas 15 mi­nu­tos sal­ta­ron a es­ce­na los ge­run­den­ses Hard Buds. Fue­ron la ban­da más ale­ja­da es­ti­lís­ti­ca­men­te de la tó­ni­ca ge­ne­ral, mas orien­ta­da al me­tal, pe­ro apro­ve­cha­ron la oca­sión pa­ra dar a co­no­cer su úl­ti­mo ál­bum “Thun­ders­torm” (2016). El cli­ma se unió la fies­ta y ha­cien­do ho­nor al tí­tu­lo del dis­co nos re­ga­ló, allá a lo le­jos, su es­pec­tácu­lo de true­nos y re­lám­pa­gos. Por suer­te la llu­via fi­nal­men­te no hi­zo apa­ri­ción.

Pa­ra al­gu­nos fue­ron de lo me­jor de la no­che. Ellos dis­fru­ta­ron e hi­cie­ron dis­fru­tar al pú­bli­co. Abrie­ron con la fan­tás­ti­ca “Are you Ready” y en sus ape­nas 40 mi­nu­tos fue­ron de me­nos a más tu­vie­ron tiem­po has­ta de ver­sio­nar el “Run­nin’ Wild” de Air­bour­ne. Hi­cie­ron una gran ac­tua­ción que hu­bie­ra po­di­do ser in­men­sa si hu­bie­ra si­do con la cer­ca­nía y el ca­lor de una sa­la. Ce­rra­ron con “Wa­ke Up” y la tre­men­da “Fi­re­balls” y con­si­guie­ron que fi­nal­men­te el show se nos hi­cie­ra cor­to.

CRAZY LIXX

Po­co des­pués de la me­dia no­che sal­ta­ron a es­ce­na los sue­cos Crazy Lixx, nos tra­je­ron des­de su Mal­mö na­tal ese hard rock atre­vi­do y sin ta­pu­jos del que fue­ron aban­de­ra­dos en su día ban­das co­mo Mötley Crüe, Fas­ter Pussy­cat o L.A Guns. For­man par­te de lo que se ha da­do en lla­mar la New Wa­ve Of Swe­dish Sleazy Me­tal jun­to con ban­das del ca­li­bre de Baby­lon Bombs, Crash­diet o Bi­llion Do­llar Ba­bies.

Arran­ca­ron co­mo en su úl­ti­mo ál­bum Ruff Jus­ti­ce (2017) con el te­ma “Wild Child”. No die­ron res­pi­ro al pú­bli­co des­de el mi­nu­to 0 con­vir­tién­do­se en la que ¡¡SI!! fue pa­ra pa­ra la gran ma­yo­ría la ban­da triun­fa­do­ra del fes­ti­val. Con­ti­nua­ron con “XIII”, el fa­mo­so te­ma que ha si­do par­te del vi­deo­jue­go de­di­ca­do a la pe­lí­cu­la clá­si­ca de cul­to “Vier­nes 13” con Danny Rex­xon can­tan­do ca­rac­te­ri­za­do de Ja­son, mas­ca­ra y to­do. Su ac­ti­tud ma­ca­rra y buen ha­cer en el es­ce­na­rio es­ta­ban po­nien­do al pú­bli­co muy arri­ba, pe­ro cuan­do ba­ja­ron de­ma­sia­do el rit­mo con la ba­la­da “Chil­dren Of The Cross”, suer­te que fue mo­men­tá­neo y vol­vie­ron a dar ca­ña a par­tir de su si­guien­te hit “Lock Up Yor Daugh­ter” En­tre can­ción y can­ción de­ja­ron en­tre­ver que ya es­tán en ple­na gra­ba­ción de lo que se­rá su pró­xi­mo ál­bum de es­tu­dio que po­si­ble­men­te ve­rá la luz ya en 2019. Aca­ba­ron un es­tu­pen­do show uno de sus me­jo­res tra­lla­zos y de los mas ce­le­bra­dos de to­da la no­che “21 Till I Die”, fin de fies­ta por to­do lo al­to, no hu­bo bi­ses, aun­que el pú­bli­co lo pi­dió. Sin du­da, los triun­fa­do­res de Ri­po­llet Rock 2018. Ya nos só­lo por su ac­tua­ción, sino por su ca­rác­ter y buen ro­llo des­ple­ga­do du­ran­te to­da la ac­tua­ción.

RO­YAL HUNT

Tras un pe­que­ño re­tra­so téc­ni­co, al fi­lo de la una y me­dia lle­gó el mo­men­to pa­ra los ca­be­zas de car­tel de es­te año, los da­ne­ses Ro­yal Hunt. Arran­ca­ron con su éxi­to “Last Goodb­ye” per­te­ne­cien­te al ál­bum de de­but en la ban­da del cantante DC Coo­per “Mo­ving Tar­get” (1995). Qui­tan­do la pre­sen­cia en pri­me­ra fi­la de los fans más acé­rri­mos de la ban­da la re­pues­ta del pú­bli­co no fue tan cá­li­da co­mo ca­bía es­pe­rar, Coo­per se es­for­za­ba des­de las ta­blas pa­ra mo­ver a un pú­bli­co ano­dino que pa­re­cía ha­ber­se va­cia­do de ener­gía en la ac­tua­ción de los Lixx. Pre­sen­ta­ron al­gu­nos te­mas de su nue­vo ál­bum co­mo “A Mi­llions Ways to Die” “Half past Lo­ni­less” o “The Last Soul Ali­ve”, aun­que los ma­yo­res ví­to­res se lo lle­va­ron clá­si­cos co­mo “Un­til The Day”, “Mes­sa­ge To God” o la fi­nal “A Li­fe To Die For”. Vol­vie­ron al backs­ta­ge pa­ra re­tor­nar al es­ce­na­rio po­co des­pués con un bis de otro te­ma nue­vo “Fist­full Of My­sery” que ade­más es el sin­gle. Coo­per apro­ve­chó el mo­men­to pa­ra lu­cir una ca­mi­se­ta del fes­ti­val. Una gran ban­da que no aca­bó de co­nec­tar con la gen­te, a pe­sar del buen ha­cer de An­der­son y los su­yos, que se de­ja­ron la piel so­bre el es­ce­na­rio.

SE­RE­NITY

Cer­ca de las tres y me­dia de la ma­dru­ga­da co­men­zó la úl­ti­ma ac­tua­ción de es­ta edi­ción a car­go de los aus­tria­cos Se­re­nity y su me­tal mas pro­gre­si­vo. El pú­bli­co ya se ha­bía re­du­ci­do a un po­co me­nos de la mi­tad, co­sa que no ame­dren­tó a la ban­da. Sa­ca­ron sus me­jo­res ar­mas y ofre­cie­ron un es­pec­tácu­lo digno de un ca­be­za de car­tel.

Abrie­ron con “Uni­ted “, de su úl­ti­mo tra­ba­jo “Lion­heart”, des­de el ini­cio Neuhau­ser de­mos­tró que es un front­man co­mo la co­pa de un pino, su­po me­ter­se en el bol­si­llo a la au­dien­cia que allí que­da­ba y él y los su­yos ofre­cie­ron un con­cier­to me­mo­ra­ble. A des­ta­car el buen so­ni­do en es­te tra­mo fi­nal del fes­ti­val que vino me­jo­ran­do pro­gre­si­va­men­te des­de la ac­tua­ción de Crazy Lixx. Es­pec­ta­cu­lar fue el mo­men­to cuan­do el pro­pio Georg Neuhau­ser ba­jó de las ta­blas pa­ra can­tar al bor­de de la va­lla y aca­bar lle­va­do en vo­lan­das so­bre el pú­bli­co. Una gran ban­da y bue­ní­si­mo con­cier­to, las­ti­ma la ho­ra tan tar­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.