CRÍ­TI­CAS

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - David Rodrigo

Phideaux... Seventh Won­der... Ama­rant­he... Lizzies... y más!

“In­fer­nal”

Sé que es­ta elec­ción no va a ser po­pu­lar, pe­ro des­pués de es­cu­char “In­fer­nal” no he po­di­do, en con­cien­cia, de­jar de ele­gir­lo co­mo el Dis­co del Mes. Ha­brá al­gu­nos lec­to­res al os que el nom­bre de PHIDEAUX no les di­ga mu­cho, o na­da, pe­ro aque­llos que se acer­quen más a la es­ce­na pro­gre­si­va sin du­da sa­brán quien es es­te com­po­si­tor, vo­ca­lis­ta y mul­ti ins­tru­men­tis­ta fran­co-ca­na­dien­se. “In­fer­nal” es el dis­co que com­ple­ta la tri­lo­gía que co­men­zó en 2006 con “The Great Leap” y que con­ti­nuó en 2007 con el glo­rio­so “Dooms­day Af­ter­noon”. Han pa­sa­do on­ce años y dos dis­cos en­tre me­dias, pe­ro fi­nal­men­te la tri­lo­gía se cie­rra con “In­fer­nal” y, sin du­da, es el me­jor ca­pí­tu­lo de los tres, por di­fí­cil que pue­da pa­re­cer pa­ra aque­llos que ha­yan se­gui­do la ca­rre­ra de es­te pe­cu­liar mú­si­co. Con “In­fer­nal” Phideaux nos pre­sen­ta una obra ver­da­de­ra­men­te am­bi­cio­sa, un dis­co do­ble di­vi­di­do en cua­tro par­tes o mo­vi­mien­tos, en el que el com­po­si­tor con­si­gue crear una at­mós­fe­ra úni­ca y ver­da­de­ra­men­te cau­ti­va­dor que ha­ce de es­te tra­ba­jo al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a cual­quier otro dis­co que pue­da es­cu­char­se hoy en día. Es­te dis­co es, por ha­cer un pa­ra­le­lis­mo, el “Lamd Lies Down In Broad­way” o el “Ta­les From To­po­grap­hic Oceans” de Phideaux. Es un dis­co ca­si de­ma­sia­do gran­de pa­ra abar­car­se, ca­si de­ma­sia­do am­bi­cio­so, ca­si de­ma­sia­do atre­vi­do. Pe­ro me­dian­te el cariño, el tra­ba­jo bien he­cho y el cui­da­do por el de­ta­lle con­si­gue con­ver­tir­se en una obra con un es­pí­ri­tu úni­co que que­da­rá pa­ra siem­pre gra­ba­do en la his­to­ria. Y es que es­toy se­gu­ro de que es­te dis­co, co­mo aque­llos, po­drá ser mi­ra­do y es­tu­dia­do co­mo un hi­to en la his­to­ria de la mú­si­ca mo­der­na. Es una sen­sa­ción muy es­pe­cial que se no­ta des­de los pri­me­ros

BLOODFISH MU­SIC PUN­TUA­CIÓN:

acor­des de la ini­cial “Cast Out And Cold” y que acom­pa­ña a to­do el dis­co a tra­vés del má­gi­co via­je por el que nos con­du­cen te­mas co­mo “The Error Li­ves On”, “In­qui­si­tor” o “The Wal­ker”. Es asom­bro co­mo el dis­co es ca­paz de cau­ti­var, no so­lo mu­si­cal, sino tam­bién lí­ri­ca­men­te, en­la­zan­do la tri­lo­gía a tra­vés de bien es­co­gi­das re­fe­ren­cias a los ca­pí­tu­los an­te­rio­res, pe­ro tam­bién tras­la­dan­do las me­tá­fo­ras y si­tua­cio­nes de la his­to­ria a mo­men­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les ac­tua­les, ha­cien­do de es­te un dis­co con mu­chas ca­pas, lec­tu­ras y ma­ti­ces di­fe­ren­tes, al igual que lo fue­ron al­gu­nos de los dis­cos más em­ble­má­ti­cos de la his­to­ria de la mú­si­ca. Si bien es­te dis­co no es pa­ra to­do el mun­do y so­lo los fans de los so­ni­dos más pro­gre­si­vos le sa­ca­rán to­do el ju­go po­si­ble, si es cier­to que se tra­ta de un tra­ba­jo des­ti­na­do a per­du­rar du­ran­te mu­cho tiem­po, en el que ca­da ins­tru­men­to tie­ne una mi­sión con­cre­ta sin que ello coar­te en ab­so­lu­to su ca­pa­ci­dad pa­ra bri­llar in­di­vi­dual­men­te. Es ab­so­lu­ta­men­te em­bau­ca­dor el tra­ba­jo de la ba­te­ría en es­te te­ma, ele­van­do a Rit­chard Hut­chins al Olim­po de los ba­te­rías de pro­gre­si­vo: ha­cía mu­cho tiem­po que no es­cu­cha­ba una in­ter­pre­ta­ción tan com­ple­ta y con tan­to gus­to en una gra­ba­ción. Las ba­te­rías de es­te dis­co es­tán al ni­vel de lo que nos ofre­ce gen­te co­mo Mar­co Min­ne­mann, Ga­vin Ha­rri­son o Ed Warby: son una de­li­cia rít­mi­ca que se va desa­rro­llan­do po­co a po­co a me­di­da que avan­za el dis­co, des­de una más­ca­ra de sen­ci­llez has­ta un mo­sai­co de ma­ti­ces y de­ta­lles ca­si in­abar­ca­ble al fi­nal de la obra. Te­cla­dos, sec­ción de cuer­da y vien­to… mi­re­mos a dón­de mi­re­mos en es­te tra­ba­jo en­con­tra­mos in­ter­pre­ta­cio­nes de un ni­vel sor­pren­den­te, con mo­men­tos es­pe­cial­men­te des­ta­ca­bles (en mi hu­mil­de opi­nión) pa­ra in­tér­pre­tes co­mo Johny Uni­corn (su sa­xo, aun­que con po­cos mi­nu­tos, es un so­plo de ai­re fres­co en el dis­co), Ga­briel Mof­fat, Mark Sher­kus (im­pre­sio­nan­te a las tre­clas), Va­le­rie Gra­cious a la voz y la trom­pe­ta de Andy Ca­mou. Mu­cha gen­te des­ta­ca­da, pe­ro es que en es­te dis­co in­ter­vie­ne un elen­co de na­da más y na­da me­nos que die­ci­sie­te per­so­nas. Una ab­so­lu­ta bar­ba­ri­dad, pe­ro que con­si­gue crear en es­te dis­co un eco­sis­te­ma va­ria­do, lleno de in­fluen­cias y es­ti­los in­ter­pre­ta­ti­vos di­fe­ren­tes, que con­si­guen unir­se en un pai­sa­je úni­co, co­lo­ri­do y asom­bro­sa­men­te cohe­ren­te. “C99”, “Tum­ble­weed”, “Me­tro Death­fi­re”, “In Dis­so­nan­ce We Play”, “The Slee­pers Wa­ke” o “Eter­nal” son al­gu­nos ejem­plos de lo que Phideaux es ca­paz de con­se­guir cuan­do po­ne su ta­len­to a fun­cio­nar. Es­te hom­bre siem­pre ha si­do un pio­ne­ro y un in­no­va­dor en el pro­gre­si­vo in­ter­na­cio­nal, un mú­si­co re­co­no­ci­do y con mu­cha cla­se que tie­ne, ade­más, una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia crean­do mú­si­ca pa­ra se­ries de te­le­vi­sión (co­mo “Hos­pi­tal Cen­tral”) y pe­lí­cu­las. Qui­zás naz­ca de ahí su fa­ci­li­dad pa­ra con­tar his­to­rias y di­bu­jar es­ce­nas con su mú­si­ca. O pue­de que sea al re­vés y sea una cua­li­dad in­na­ta la que le ha lle­va­do a ese te­rri­to­rio, pe­ro lo cier­to es que es­cu­chan­do “In­fer­nal” uno pue­de ce­rrar los ojos y vi­sua­li­zar con de­ta­lle ca­da una de las es­ce­nas plan­tea­das en es­te dis­co. Es una ma­gia es­pe­cial que no to­do el mun­do con­si­gue y en la que Phideaux de­mues­tra ser to­do un maes­tro. Y có­mo no, lo de­mues­tra es­pe­cial­men­te en los ca­tor­ce mi­nu­tos que du­ra la sui­te “From Hy­dro­gen To Lo­ve”, una oda a la crea­ti­vi­dad que es la guin­da de es­te tra­ba­jo. Sen­ci­lla­men­te ma­gis­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.