TRIVIUM

ATLE­TIS­MO MU­SI­CAL

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL -

aca­pa­ró las por­ta­das de los gran­des me­dios me­tá­li­cos. Pe­ro esa lla­ma fue apa­gán­do­se y, des­de en­ton­ces, el cuar­te­to es­ta­dou­ni­den­se ha tra­za­do su es­ca­la­da a fue­go len­to. Con nue­ve dis­cos a sus es­pal­das y una per­so­na­li­dad más de­pu­ra­da, pre­sen­tan ‘What The Dead Men Say’. Mú­si­ca, ar­tes mar­cia­les y gas­tro­no­mía se fun­den en es­ta char­la con el

Ase­gu­ráis sen­ti­ros más li­bres que nun­ca co­mo ar­tis­tas en es­te nue­vo ál­bum. ¿Có­mo ha­béis lle­ga­do a es­te es­ce­na­rio?

Hay cier­tos dis­cos del pa­sa­do en los que tra­ta­mos de li­mi­tar Trivium, esos son ‘The Cru­sa­de’, ‘Ven­gean­ce Falls’ y ‘Si­len­ce In The Snow’. En es­tos tra­ba­jos op­ta­mos por no des­viar­nos de cier­tas ru­tas, es­ta­ble­ci­mos nor­mas y fron­te­ras. ‘The Cru­sa­de’ fue un dis­co en el ‘As­cen­dancy’, mien­tras que en ‘Ven­gean­ce’ y ‘Si­len­ce’ per­mi­ti­mos que un pro­duc­tor pi­lo­ta­ra la na­ve y nos di­je­ra qué es lo que de­bía­mos ha­cer.

En los otros seis dis­cos he­mos rea­li­za­do exac­ta­men­te las can­cio­nes que que­ría­mos es­cu­char y to­car co­mo fans de la mú­si­ca. Nun­ca pen­sa­mos sí al pú­bli­co le gus­ta­ría o no. Los úl­ti­mos dos dis­cos sue­nan co­mo un re­su­men de to­da nues­tra tra­yec­to­ria y dar­le esa for­ma ha si­do al­go na­tu­ral.

¿Has­ta qué pun­to ha si­do de­ter­mi­nan­te la in­clu­sión de Alex Bent en la ban­da?

Fi­nal­men­te, te­ne­mos una for­ma­ción que es ca­paz de sa­car cual­quier co­sa ade­lan­te y la li­ber­tad crea­ti­va que he­mos al­can­za­do es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con ello. Con Alex en la ban­da y los cua­tro in­te­gran­tes en el mis­mo mé­to­do de ca­ra a prac­ti­car nues­tros ins­tru­men­tos, sen­ti­mos que no exis­ten los lí­mi­tes, es co­mo si no hu­bie­ra na­da que se nos re­sis­ta y eso sien­ta muy bien. No quie­ro de­cir que los ba­te­ris­tas que he­mos te­ni­do en el pa­sa­do no fue­ran ca­pa­ces de lle­gar a don­de es­tá Alex, pe­ro sea­mos ho­nes­tos, al­gu­nos de ellos eran in­creí­bles en téc­ni­ca y ve­lo­ci­dad, mien­tras que no bri­lla­ban en la sim­ple­za.

Tam­bién tu­vi­mos aque­llos que eran real­men­te bue­nos en lo sim­ple, pe­ro no po­dían lle­gar a cier­tos ex­tre­mos. Alex es ca­paz de tran­si­tar am­bos mun­dos y eso es exac­ta­men­te lo queT­ri­vium ne­ce­si­ta. Pa­sa­mos de una can­ción que es mi­ni­ma­lis­ta, len­ta y me­ló­di­ca, a otra que es pro­gre­si­va, rá­pi­da y téc­ni­ca. So­mos ca­pa­ces de adap­tar­nos a esos cam­bios y, en es­tos mo­men­tos, los cua­tro sen­ti­mos esa li­ber­tad en el es­pa­cio que com­par­ti­mos.

¿Se­gui­rá Bent en la ban­da a lar­go pla­zo?

Es­pe­ro que así sea, que nun­ca sea in­fe­liz con no­so­tros ni quie­ra aban­do­nar­nos por la he­la­de­ría o al­go pa­re­ci­do. Le ama­mos y es in­creí­ble, es el ti­po que he­mos es­ta­do bus­can­do du­ran­te to­da nues­tra tra­yec­to­ria. Sin­ce­ra­men­te, es el me­jor ba­te­ris­ta con el que he to­ca­do nun­ca y uno de los me­jo­res que he vis­to en di­rec­to. Es­pe­ro que se man­ten­ga a mi la­do has­ta el día en el que no pue­da to­car más mú­si­ca.

El tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo a las guitarras en­tre Co­rey Beau­lieu y tú es otro de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la ban­da. ¿Có­mo se ha trans­for­ma­do con el pa­so del tiem­po?

Real­men­te no ha ha­bi­do un cam­bio tre­men­do en lo que res­pec­ta a fuen­tes de ins­pi­ra­ción o los ob­je­ti­vos a al­can­zar. Sim­ple­men­te, he­mos se­gui­do to­can­do la gui­ta­rra, ac­tuan­do en di­rec­to y he­mos me­jo­ra­do pa­so a pa­so. He­mos pro­gre­sa­do de for­ma len­ta pe­ro con­sis­ten­te en to­do lo que ha­ce­mos. Per­so­nal­men­te, creo que soy me­jor can­tan­te y guitarrist­a, y sien­to lo mis­mo ha­cia el res­to de la ban­da. To­dos es­ta­mos evo­lu­cio­nan­do de for­ma cons­tan­te, pe­ro el mo­do en el que abor­da­mos el pro­ce­so crea­ti­vo es el mis­mo de con na­tu­ra­li­dad.

Al­go que apren­di­mos muy pron­to en nues­tras ca­rre­ras es que no riffs o dis­cos, so­mos me­jo­res sin esas li­mi­ta­cio­nes. Por ejem­plo, hoy mis­mo (en­tre­vis­ta rea­li­za­da el 18 de ma­yo) es­ta­ba ha­cien­do un di­rec­to en Twitch, to­can­do can­cio­nes de Trivium, y de gol­pe me ha sa­li­do al­go que sin du­da se con­ver­ti­rá en una nueva can­ción de la ban­da. He guardado el ví­deo en You­tu­be y he bo­rra­do los play­backs pa­ra que na­die lo pue­da ver, ya que es una de las me­jo­res co­sas que he es­cri­to nun­ca, qui­zás in­clu­so la me­jor. Pa­ra mí ese es el mo­do ade­cua­do de es­cri­bir.

Con el pa­so del tiem­po, ha­béis ex­pe­ri­men­ta­do una evo­lu­ción es­ti­lís­ti­ca sus­tan­cial. ¿Exis­te al­gún as­pec­to en el que ha­yáis in­ci­di­do a la ho­ra de crear los úl­ti­mos dos dis­cos?

Sor­pren­den­te­men­te, no. Sé que pa­re­ce ex­tra­ño, pe­ro no he­mos pla­nea­do na­da, sim­ple­men­te es­cri­bi­mos, sin es­ta­ble­cer lí­mi­tes. La úni­ca re­gla que pen­sa­mos pa­ra el nue­vo dis­co fue la de ha­cer nue­ve can­cio­nes. En cuan­to al fun­cio­na­mien­to del pro­ce­so crea­ti­vo, nor­mal­men­te Pao­lo, Co­rey o yo mis­mo crea­mos un riff, una co­lec­ción de riffs o in­clu­so una can­ción en­te­ra.

Ha­ce­mos una demo por nues­tra cuen­ta, la man­da­mos al res­to de com­pa­ñe­ros pa­ra que la pue­dan es­cu­char du­ran­te un tiem­po y, una vez en el lo­cal, la con­ver­ti­mos en una can­ción de Trivium. Por tan­to, pue­de cam­biar del 1 al 99%. Cuan­do sen­ti­mos que la ba­se ya es só­li­da pre­sen­ta­mos las can­cio­nes a nues­tro pro­duc­tor, Josh Wil­bur, y vol­ve­mos a pa­sar por el mis­mo pro­ce­so, del 1 al 99%.

Pue­de pa­re­cer una res­pues­ta de­cep­cio­nan­te, pe­ro creo que de ese mo­do tie­ne un va­lor aún ma­yor. Co­noz­co a ban­das que es­ta­ble­cen re­glas y pa­rá­me­tros a la ho­ra de com­po­ner, de­ben ha­cer­lo pa­ra que en nues­tro ca­so, Pao­lo, Co­rey y yo lle­va­mos tan­to tiem­po jun­tos que real­men­te no ne­ce­si­ta­mos pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar por dón­de que­re­mos ir. Eso es tam­bién una par­te fun­da­men­tal de nues­tro so­ni­do, el he­cho de de­jar el es­ce­na­rio abier­to pa­ra cual­quier su­ce­so mu­si­cal.

Por eso exis­ten can­cio­nes co­mo “What The Dead Men Say”, con una me­lo­día de Eu­ro­pa del Es­te que se fun­de con el black me­tal a mi­tad de la can­ción. Las par­tes más sen­ci­llas del ini­cio se trans­for­man de for­ma se­gui­da en al­go con más téc­ni­ca y th­rash.Tam­bién in­clu­ye un es­tri­bi­llo gran­de y abier­to, me­lo­días ba­rro­cas... tie­ne to­do lo que nos gus­ta.

Ha­ble­mos so­bre el apar­ta­do vocal, ¿có­mo ha cam­bia­do tu dis­ci­pli­na a la ho­ra de prac­ti­car?

Cuan­do me que­dé sin voz en 2014 y tu­vi­mos que can­ce­lar gi­ras, pen­sé que can­tar ha­bía ter­mi­na­do pa­ra mí. Pe­ro em­pe­cé a prac­ti­car con mi pro­fe­sor de can­to, Ron An­der­son, y tu­ve que ha­cer bo­rrón y cuen­ta nueva. Ha­bía can­ta­do y gri­ta­do de for­ma equi­vo­ca­da du­ran­te to­da mi ca­rre­ra y tu­ve que reapren­der­lo to­do.

Al mis­mo tiem­po co­men­cé con el jiu-jit­su bra­si­le­ño, ar­te mar­cial ba­se.Y tam­bién em­pe­cé los di­rec­tos en la pla­ta­for­ma de strea­ming voz, ya que cuan­do es­toy en di­rec­to sue­lo pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po in­ter­pre­tan­do can­cio­nes de Trivium por pe­ti­ción de nues­tros se­gui­do­res. Man­te­ner esas tres co­sas du­ran­te los úl­ti­mos tres años ha si­do bas­tan­te in­ten­so.

Re­trans­mi­to cin­co días a la se­ma­na y dos ve­ces ca­da día, lo cual equi­va­le a en­tre una y seis ho­ras dia­rias de can­to me­ló­di­co y gu­tu­ral fue­ra de las gi­ras.Afron­to las vo­ces y la gui­ta­rra más co­mo atle­ta que co­mo mú­si­co, pa­ra mí ya no hay días li­bres. Quie­ro es­tar siem­pre en for­ma, de mo­do que pue­da ha­cer un dis­co o ir de gi­ra en cual­quier ins­tan­te.

En el ca­so de ‘What The Dead Men Say’, prac­ti­ca­mos de mo­do in­ten­si­vo in­di­vi­dual­men­te, y des­pués co­mo ban­da en el lo­cal, an­tes de pi­sar el es­tu­dio. De­bi­do a ello, la gra­ba­ción so­lo nos lle­vó 16 días, cuan­do la ma­yo­ría de ban­das sue­len ne­ce­si­tar en­tre uno y tres me­ses.

¿Has­ta qué pun­to te ha ser­vi­do el jiu-jit­su co­mo ejer­ci­cio de in­tros­pec­ción?

Ha te­ni­do un va­lor enor­me, apren­des mu­cho so­bre ti mis­mo y creo que los egos, las reac­cio­nes ne­ga­ti­vas y la ac­ti­tud de es­tre­lla del rock de mu­chas ban­das se­rían co­rre­gi­das de for­ma muy rá­pi­da si tu­vie­ran que afron­tar el jiu-jit­su. No im­por­ta lo fuer­te o in­creí­ble que te creas, cuan­do em­pie­zas en es­to no eres tan bueno co­mo el res­to de per­so­nas en la sa­la y cae­rás, una y otra vez.

Siem­pre ha­brá al­guien que le de­di­que más tiem­po que tú y ser cons­cien­te de ello es al­go muy im­por­tan­te. No em­pe­cé con el jiu­jit­su por­que sen­tía la ne­ce­si­dad de ser dis­ci­pli­na­do, mi pa­dre tra­ba­ja en la Ma­ri­na y mi ma­dre es ja­po­ne­sa, por lo que siem­pre he sen­ti­do que pro­ven­go de un en­torno de mu­cha dis­ci­pli­na. Pe­ro el jiu-jit­su me ha mos­tra­do otras co­sas, me ha en­se­ña­do a ser siem­pre hu­mil­de.

Re­cuer­do el día que lu­ché con al­guien por pri­me­ra vez, des­pués años y la mi­tad de mi ta­ma­ño, y pen­sé que le ga­na­ría sin pro­ble­mas, pe­ro el chi­co me de­jó fue­ra de com­ba­te en 30 se­gun­dos.

Aquel mo­men­to me en­se­ñó que el jiu-jit­su es al­go que nos con­vier­te en igua­les. He apli­ca­do esa dis­ci­pli­na a to­do lo que im­por­ta los ma­los há­bi­tos que de­bo me­jo­rar.

par­te im­por­tan­te de tu vi­da. ¿Ha si­do aún más útil en los tiem­pos del Co­vid-19?

Creo que ha si­do de gran ayu­da pa­ra nues­tros fans, lo cual es real­men­te im­por­tan­te pa­ra mí. Cuan­do ha­ce tres años co­men­cé en Twitch lo hi­ce en­se­ñan­do can­cio­nes de Trivium a nues­tros se­gui­do­res por lo que el pú­bli­co prin­ci­pal pro­vie­ne de la ban­da, no de la pro­pia pla­ta­for­ma. Siem­pre he que­ri­do dar to­do lo po­si­ble a nues­tros fans, ya que ellos son los res­pon­sa­bles de que po­da­mos ga­nar­los la vi­da de es­te mo­do.

Aho­ra to­dos es­ta­mos en ca­sa, al­gu­nos no tie­nen em­pleo, otros de­ben cui­dar de sus hi­jos y tra­ba­jar al mis­mo tiem­po... qui­se que mi ca­nal fue­ra un lu­gar de alivio, un es­pa­cio po­si­ti­vo que per­mi­ta co­nec­tar con la gen­te y eva­dir­nos de lo que es­tá su­ce­dien­do. El ac­ce­so es li­bre y to­dos son bienvenido­s. Cons­truir al­go así es mi res­pon­sa­bi­li­dad.

¿Sien­tes que to­da una co­mu­ni­dad se ha ges­ta­do a par­tir de tu ca­nal?

La ver­dad que sí, he po­di­do co­no­cer a los fans de Trivium me­jor y tam­bién han po­di­do co­no­cer­se en­tre ellos.Al­gu­nos mo­de­ra­do­res de mi ca­nal han via­ja­do de Eu­ro­pa a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pa­sar unas se­ma­nas jun­tos o in­clu­so asis­tir a bo­das. Me ale­gro mu­cho de que el ca­nal ha­ya ser­vi­do pa­ra crear es­tas gran­des amis­ta­des. Trivium siem­pre ha si­do so­bre eso, so­bre cui­dar a la gen­te que nos cui­da.

pu­sis­te en mar­cha un blog te­má­ti­co. ¿Se ha reavi­va­do

Des­de que em­pe­cé con el jiu-jit­su y los di­rec­tos de Twitch, la co­ci­na ha pa­sa­do a un se­gun­do plano. Cuan­do es­ta­mos de gi­ra siem­pre tra­ta­mos de en­con­trar la me­jor co­mi­da lo­cal, si­gue sien­do una par­te muy im­por­tan­te en mi vi­da, aun­que la ac­ción de co­ci­nar aho­ra no es tan pre­do­mi­nan­te. En ca­sa mi mu­jer co­ci­na la ma­yo­ría de ve­ces y yo me en­car­go de la lim­pie­za, tra­ta­mos de man­te­ner el equi­li­brio de ese mo­do.

¿Hay al­gún pla­to ha­cia el que úl­ti­ma­men­te sien­tes es­pe­cial de­vo­ción?

Des­afor­tu­na­da­men­te, no he he­cho mu­chos des­cu­bri­mien­tos des­de ca­sa. He­cho de me­nos los pla­tos de to­do el mun­do, en es­tos mo­men­tos de­bía­mos es­tar en Asia. Sin­ga­pur, Tai­lan­dia, Indonesia, Ja­pón... de­bía­mos es­tar allí, dis­fru­tan­do de la gran co­mi­da de esos paí­ses. En España tam­bién he pro­ba­do al­gu­nas de mis co­sas fa­vo­ri­tas. Mi res­tau­ran­te pre­fe­ri­do es­tá en Bar­ce­lo­na, se lla­ma Qui­met y Qui­met, un pe­que­ño es­ta­ble­ci­mien­to cen­te­na­rio que sir­ve ta­pas.

Vol­vien­do al nue­vo dis­co y en re­la­ción al apar­ta­do lí­ri­co, ¿ha to­ma­do la can­ción “The Ones We Lea­ve

Lo que me en­can­ta de es­te ál­bum es que no hay res­pues­ta co­rrec­ta o in­co­rrec­ta, se tra­ta so­bre lo que ca­da oyen­te sien­ta. las can­cio­nes, po­dría ser “Sick­ness Un­to You”, “What The Dead Men Say”, “Ca­tas­trop­hist”, “Scat­te­ri­ng The As­hes” o “The Ones We Lea­ve Behind”. Una can­ción se­rá atem­po­ral si la gen­te de di­fe­ren­tes rin­co­nes del pla­ne­ta pue­de apli­car­la a cual­quier even­to o re­cuer­do.

El tí­tu­lo y la pri­me­ra can­ción del nue­vo ál­bum ha­cen re­fe­ren­cia a la no­ve­la cor­ta de mis­mo nom­bre de Phi­lip K. Dick. ¿Có­mo la ha­béis adap­ta­do?

Pao­lo fue quien le­yó la no­ve­la, nos con­tó que le re­sul­tó muy ins­pi­ra­do­ra y qui­so ha­cer un te­ma con el mis­mo tí­tu­lo. De­ta­lló que la can­ción no es un sim­ple re­cuen­to del re­la­to, sino su pro­pia in­ter­pre­ta­ción. Du­ran­te nues­tra ca­rre­ra, he­mos so­li­do ha­cer es­to en mu­chas oca­sio­nes.

“In­to The Mouth Of Hell We March” fue ins­pi­ra­da por la pe­lí­cu­la bé­li­ca ‘300’, “The Ca­la­mity” y “Stri­fe” son tí­tu­los que co­gí del vi­deo­jue­go Fi­nal Fan­tasy 7, “Tread The Floods” ha­ce re­fe­ren­cia al vi­deo­jue­go Doom y “Be­co­ming The Dra­gon” es el tí­tu­lo de un ca­pí­tu­lo de ‘Geek Lo­ve’, un li­bro es­cri­to por la no­ve­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Kat­he­ri­ne Dunn.

¿Qué ar­tis­tas te han ins­pi­ra­do en los úl­ti­mos años, más allá de la mú­si­ca?

Las ar­tes vi­sua­les siem­pre me han fas­ci­na­do, sean pin­to­res o ci­neas­tas. En la épo­ca de ‘In Wa­ves’ co­men­cé a in­da­gar en es­te mun­do y des­cu­brí al­gu­nos de los di­rec­to­res de ci­ne que más me han mar­ca­do: Lars von Trier, Da­vid Lynch y Ni­cho­las Win­ding Refn. Sus

en cual­quier si­tio. Cuan­do via­ja­mos por el mun­do nos gus­ta vi­si­tar mu­seos, pe­ro no so­lo de ar­te clá­si­co, tam­bién mo­derno. Es­tar ro­dea­do por las ar­tes vi­sua­les po­ten­cia mi ima­gi­na­ción y des­pués tra­to de tras­la­dar eso al ar­te au­di­ti­vo.

Ha­ble­mos so­bre Mrit­yu, el pro­yec­to en el que tra­ba­jas des­de ha­ce tiem­po jun­to a Ih­sahn y pa­re­ce es­tar más cer­ca que nun­ca de ver la luz. ¿Có­mo des­cri­bi­rías lo que es­táis pre­pa­ran­do?

No que­rría ha­blar so­bre gé­ne­ros, so­ni­dos o com­pa­ra­cio­nes pre­con­ce­bi­das. Es cier­to que la idea ori­gi­nal fue ba­sa­da en el black me­tal, mi in­ten­ción era ha­cer es­te ti­po de ban­da en la que no des­ve­la­ría mi iden­ti­dad y to­ca­ría black me­tal que va di­rec­to a las raí­ces.

Me hi­ce ami­go de Ih­sahn por co­rreo elec­tró­ni­co, le en­se­ñé el ma­te­rial y le gus­tó. Por aquel en­ton­ces aca­ba­ba de pu­bli­car ‘Ere­mi­ta’, su cuar­to dis­co en so­li­ta­rio, lo es­cu­ché e hi­zo re­plan­tear­me to­da mi vi­sión ha­cia el black me­tal. En su día, el gé­ne­ro se fun­dó co­mo una re­be­lión ha­cia la nor­ma, ha­cia to­dos aque­llos que ha­cían exac­ta­men­te lo mis­mo, pe­ro con el tiem­po se ha pe­ga­do mu­cho a la tra­di­ción.

Cuan­do su­ce­de al­go así, creo que aca­bas con­vir­tién­do­te en eso mis­mo que ini­cial­men­te pre­ten­días com­ba­tir. Ih­sahn siem­pre ha tra­ta­do de ir más allá, re­vol­vien­do las con­ven­cio­nes del black me­tal y eso es lo que he que­ri­do ha­cer con Mrit­yu. Ha aca­ba­do sien­do al­go muy di­fe­ren­te a lo que ima­gi­né ini­cial­men­te y creo que el pú­bli­co se va a lle­var una gran sor­pre­sa cuan­do es­cu­che el ál­bum.

¿Có­mo ha­béis fun­cio­na­do en es­te pro­ce­so de co­la­bo­ra­ción?

He­mos tra­ba­ja­do en es­te dis­co du­ran­te diez años, por lo que ha si­do un pro­ce­so muy gra­dual. Ih­sahn era uno de mis hé­roes, un pro­ce­so in­creí­ble y no pue­do es­pe­rar a pu­bli­car­lo, ya que he pa­sa­do diez años ha­blan­do so­bre ello y ver­da­de­ra­men­te creo que las can­cio­nes sue­nan co­mo al­go inau­di­to. No se pa­re­cen a na­da que ha­ya es­cu­cha­do an­tes.

¿Ha pro­vo­ca­do Ih­sahn al­gún cam­bio en tu en­fo­que co­mo com­po­si­tor?

Él es el pro­duc­tor y tam­bién ha coes­cri­to al­gu­nas can­cio­nes, pe­ro prin­ci­pal­men­te se tra­ta de la ban­da y yo. Creo que Ih­sahn li­te­ra­tu­ra y dis­cos, tra­ba­jos que ayu­da­ran a po­ten­ciar mi crea­ti­vi­dad, lo cual ha si­do fan­tás­ti­co.

Si echa­ras la vis­ta atrás y pu­die­ras ha­blar con el

No le da­ría nin­gu­na re­co­men­da­ción. Ca­da uno de los acier­tos y erro­res ten­drían que su­ce­der pa­ra lle­var­lo has­ta el pun­to en el que me en­cuen­tro a día de hoy. Sim­ple­men­te, lo ob­ser­va­ría des­de le­jos, sin in­ter­ac­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.