BPMD

HO­ME­NA­JE A LOS ‘70

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL - TEX­TO: MI­KEL YAR­ZA FO­TO: SCOTT DIUSSA

crean su pro­pia mú­si­ca, aun­que exis­ten ca­sos ex­cep­cio­na­les, co­mo el de la su­per­ban­da BPMD. Dem­mel, Mark Meng­hi y Bobby Blitz. Char­la­mos con es­te úl­ti­mo, so­bre el ori­gen del pro­yec­to y la adap­ta­ción de gran­des can­cio­nes ame­ri­ca­nas, que en al­gu­nos ca­sos nun­ca lle­ga­ron a ser tan po­pu­la­res al otro la­do del char­co. Sois ar­tis­tas ex­pe­ri­men­ta­dos en ban­das y con­tex­tos ha si­do la ex­pe­rien­cia de re­vi­si­tar la mú­si­ca de aque­lla épo­ca?

Es la épo­ca en la que cre­cí, el tiem­po en el que pa­sé a ser adul­to. Era ado­les­cen­te en los ’70 y es­tu­ve ex­pues­to a es­ta mú­si­ca des­de el mo­men­to de su pu­bli­ca­ción, por lo que pa­ra mí es bas­tan­te nos­tál­gi­co, to­do lo que ten­go que ha­cer es trans­por­tar­me de 2020 a 1973 y re­cor­dar que can­ta­ba es­tos te­mas en la du­cha, en ca­sa de mis ami­gos, en la fur­go­ne­ta... ha si­do una gran ex­pe­rien­cia, so­bre to­do el he­cho la que Mi­ke Port­noy, Mark Meng­hi, Phil Dem­mel y yo co­men­za­mos ori­gi­nal­men­te en la mú­si­ca, que­ría­mos dis­fru­tar y es­ta gra­ba­ción re­co­ge el ma­te­rial con el que ca­da uno de no­so­tros ini­ció el ca­mino en el que nos en­con­tra­mos hoy en día.

¿Có­mo se­lec­cio­nas­teis las can­cio­nes pa­ra el dis­co?

To­do co­men­zó en el jar­dín de Mark Meng­hi, “Sa­tur­day Night Spe­cial” de Lynyrd Skynyrd so­na­ba en el equi­po de mú­si­ca mien­tras to­ma­ba una cer­ve­za y pre­pa­ra­ba ham­bur­gue­sas pa­ra su hi­jo de ocho años. Es­te le su­gi­rió que de­be­ría ver­sio­nar la can­ción, a lo cual Meng­hi res­pon­dió que The Me­tal Alle­gian­ce no ha­ce rock clá­si­co. Pe­ro des­pués se die­ron cuen­ta de que po­día fun­cio­nar en otro pro­yec­to y Mark me lla­mó de in­me­dia­to. Ac­ce­dí y co­men­za­mos a dar for­ma a la idea de ha­cer un dis­co, ca­da miem­bro de­be­ría se­lec­cio­nar dos can­cio­nes ame­ri­ca­nas, pu­bli­ca­das en los ’70 y na­die po­dría ve­tar la se­lec­ción de otro miem­bro. Pen­sa­mos que es­tas eran nor­mas di­ver­ti­das a las que ce­ñir­se y se con­vir­tió en una es­pe­cie de re­to. Por ejem­plo, Phil Dem­mel es­co­gió “Tat­too Vam­pi­re” y “D.O.A.”, es de­cir, Blue Öys­ter Cult y Van Ha­len, te­mas y ban­das que co­noz­co pe­ro nun­ca ha­bía can­ta­do. Se tra­tó de sa­car lo me­jor de no­so­tros pa­ra ha­cer­lo reali­dad.

es­con­de?

Mi pri­me­ra elec­ción fue “Ne­ver In My Li­fe” de Moun­tain. Creo que ha­cer una ver­sión de es­te ti­po es una ac­ción más pro­fun­da, es­ta mú­si­ca no fue po­pu­la­ri­za­da por la ra­dio en Es­ta­dos Uni­dos ni en nin­gún otro la­do, era ca­si un­der­ground y es por ello que la es­co­gí. El se­gun­do te­ma es “Evil”, pu­bli­ca­do por Cac­tus pe­ro que fue com­pues­to ori­gi­nal­men­te por Wi­llie Di­xon en los años ’50. Me en­can­ta el es­pí­ri­tu tan enér­gi­co que tie­ne, ese es­ti­lo que se apro­xi­ma a la for­ma mo­der­na de pre­sen­tar mú­si­ca. En reali­dad es una can­ción de blues re­ima­gi­na­da y pen­sé que se­ría un re­to in­tere­san­te.

to­mó pa­ra ase­gu­rar la cohe­ren­cia a tra­vés de to­do el dis­co.

los ’70 y que ca­da mú­si­co no fue­ra por un ca­mino di­fe­ren­te. No me di cuen­ta de ello has­ta bien avan­za­do el pro­ce­so, pe­ro su pa­pel ha en­sa­ya­do una y otra vez has­ta el pun­to de desa­rro­llar esa quí­mi­ca que te ha­ce sa­ber có­mo pien­san tus com­pa­ñe­ros. An­te­rior­men­te, ha­bía­mos to­ca­do jun­tos en The Me­tal Alle­gian­ce, pe­ro no era una co­ne­xión tan pro­fun­da co­mo la que, por ejem­plo, ten­go con D.D.Ver­ni en Over­kill. En es­te ca­so, bue­nas vo­ces, ba­te­rías y guitarras no se­rían el ál­bum se hi­cie­ra reali­dad. Meng­hi aca­bó sien­do ese fac­tor X. De al­gún mo­do, via­jó en el tiem­po a los ’70 y se con­vir­tió en un ba­jis­ta de aque­lla épo­ca. Lo co­nec­tó to­do con sus lí­neas ca­bal­gan­tes, en la mez­cla el ba­jo es­tá tan pre­sen­te co­mo el res­to, acen­tuan­do el groo­ve que Port­noy es­ta­ble­ció. Es un gran lo­gro y creo que ha si­do el mú­si­co más va­lio­so a la ho­ra de plas­mar el es­pí­ri­tu del dis­co.

La gloria del rock and roll pa­re­ce al­go del pa­sa­do. ¿Es es­te ál­bum un me­ro ejer­ci­cio de nos­tal­gia?

Sin du­da, es un ho­me­na­je a la nos­tal­gia. Pe­ro creo que el he­cho de pre­sen­tar las ver­sio­nes en la ac­tua­li­dad le da al dis­co un to­que di­fe­ren­te. Si mi­ra­mos al pa­sa­do des­de el pun­to en el que nos en­con­tra­mos, nos da­re­mos cuen­ta de que to­do for­ma par­te de la mis­ma ca­de­na. Esa ca­de­na co­mien­za mu­cho an­tes que los ’70, por ejem­plo, en los gran­des mú­si­cos de blues de Chica­go. Des­pués la ca­de­na se va ha­cien­do más y más fuer­te. Heavy, th­rash, death, black, me­tal­co­re... to­do es­ta en­la­za­do, aun­que a al­gu­nas per­so­nas eso no les gus­te. De­be­mos co­no­cer nues­tro pa­sa­do pa­ra sa­ber a dón­de va­mos y no di­go es­to co­mo al­go me­ra­men­te ins­truc­ti­vo, sino co­mo un tes­ti­mo­nio a la ver­dad. Si eres ca­paz de re­co­no­cer por dón­de han pa­sa­do aque­llos que te pre­ce­den, en­ten­de­rás me­jor dón­de es­tás tú mis­mo. Por tan­to, creo que es al­go más que me­ra nos­tal­gia, es una manifestac­ión de la ver­dad.

¿Es es­te un dis­co pun­tual o de­ja la puer­ta abier­ta a fu­tu­ras co­la­bo­ra­cio­nes?

ser de es­te dis­co. Cuan­do es­tá­ba­mos se­lec­cio­nan­do can­cio­nes pro­pu­se “All Well” de Fleet­wood Mac, un te­ma con un gran riff, vo­ces y am­bien­te fas­ci­nan­tes, in­clu­so Tom Petty and the Heart­brea­kers la ver­sio­na­ron y lle­va­ron en di­rec­to al tea­tro, de for­ma fan­tás­ti­ca. Meng­hi y Port­noy me re­cor­da­ron que las ban­das in­gle­sas no va­lían y en­ton­ces res­pon­dí que po­dría­mos ha­cer otro dis­co,“Reino Uni­do en los ’70”. To­dos nos reí­mos y nos pa­re­ció una gran idea. Es­te pri­mer dis­co ha si­do tan es­pon­tá­neo que pa­ra cuan­do lo aca­ba­mos ya es­tá­ba­mos ha­blan­do de ha­cer un se­gun­do.

Las ver­sio­nes de BPMD se acer­can más al es­pí­ri­tu de Over­kill que a Dream Thea­ter o Ma­chi­ne Head, ¿es es­to par­te de al­go más am­plio en tu ac­tual di­rec­ción crea­ti­va don­de las can­cio­nes de ma­yor ex­ten­sión tam­bién han des­apa­re­ci­do?

Es cier­to que Over­kill tie­ne ele­men­tos de lo que es­cu­cha­mos en es­te dis­co de ver­sio­nes y pro­ba­ble­men­te los ha­ya­mos uti­li­za­do más en los dos dis­cos pos­te­rio­res a ‘The Elec­tric Age’. Las me­lo­días y fra­seos de las can­cio­nes con las que cre­cí siem­pre han es­ta­do en mi ca­ja de he­rra­mien­tas y creo que eso es lo que ha he­cho de Over­kill una ban­da di­fe­ren­te a la ma­yo­ría del th­rash me­tal. No sé si nues­tro pró­xi­mo dis­co se­rá tan di­rec­to o no, es­ta­mos tra­ba­jan­do en ello en es­tos mis­mos ins­tan­tes. Lo fas­ci­nan­te de ha­cer un dis­co de Over­kill o el que la gen­te co­mien­za a apor­tar ideas sin de­ba­tir so­bre la di­rec­ción que de­be­rían to­mar. Des­de el mo­men­to en el que di­go a al­guien qué es lo que quie­ro que ha­ga, la es­toy en­ca­si­llan­do. La for­ma de ex­pre­sión más ver­da­de­ra se pro­du­ce cuan­do ha­ces lo que de ver­dad te ape­te­ce.

D. D. Ver­ni ya tie­ne en­tre ma­nos nue­ve can­cio­nes pa­ra vues­tro pró­xi­mo dis­co. ¿Qué for­ma es­tá to­man­do?

No soy ob­je­ti­vo, ya que soy par­te de ello. Es di­fí­cil mi­rar a al­go que amas y de­cir que to­da­vía le fal­tan co­sas, pe­ro aho­ra es­ta­mos exac­ta­men­te en ese pun­to. En cuan­to a los ma­ti­ces que per­ci­bo, di­ría que hay más me­dios tem­pos, los te­mas tam­bién tie­nen un en­fo­que más heavy, aun­que es­to úl­ti­mo no va en tér­mi­nos de ve­lo­ci­dad. Por su­pues­to, hay al­gu­nas co­sas rá­pi­das y tam­bién al­gu­nas de blues. Creo que es una mez­cla en­tre los úl­ti­mos dis­cos y aque­llos que hi­ci­mos a mez­cla fun­cio­ne y pre­sen­tar­la con una nueva ca­ra en 2021.

¿Qué di­fe­ren­cias pre­vés en la in­dus­tria mu­si­cal pos­te­rior al co­ro­na­vi­rus?

Es­toy se­gu­ro de que ha­brá una nueva nor­ma­li­dad y ten­dre­mos que adap­tar­nos a ella, pe­ro so­mos se­res hu­ma­nos y eso es pre­ci­sa­men­te lo que se nos da bien. Pue­de ser des­ga­rra­dor pa­ra la gen­te que ha per­di­do a sus se­res queridos y de­bi­li­ta­dor pa­ra mu­chos de los que nos en­con­tra­mos en cua­ren­te­na en los gran­des fo­cos, co­mo Nueva York. Es­ta­mos vi­vien­do un tiem­po his­tó­ri­co sin pre­ce­den­tes en la edad mo­der­na, pe­ro con­fío en que la ex­ce­len­cia es lo que pre­va­le­ce­rá. Lo que mar­ca a las per­so­nas no son los even­tos, sino el mo­do en el que reac­cio­nan an­te ellos. Per­so­nal­men­te, lle­vo me­ses so­lo en mi ca­sa. Sal­go con mi más­ca­ra, com­pro al­gu­nas cer­ve­zas cuan­do sé que va­mos a ju­gar una par­ti­da de hoc­key en la te­le­vi­sión, ha­go ham­bur­gue­sas, es­cri­bo mú­si­ca... y pien­so mu­cho. Pien­so en que qui­zás sea el mo­men­to de rein­ven­tar­me y que mu­cha gen­te por to­do el pro­ve­cho a es­te tiem­po, la ex­ce­len­cia pre­va­le­ce­rá y es­pe­ro que eso se tras­la­de tam­bién a la in­dus­tria mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.