KINGSMEN

UN DE­BUT DE CA­LI­DAD

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL - Tex­to: ol­ga vidal

No to­das las ban­das no­ve­les son ne­ce­sa­ria­men­te inex­per­tas. Una prue­ba de ello es la téc­ni­ca e im­po­nen­te ban­da cons­ti­tu­yen­do un co­mien­zo de lo más po­ten­te pa­ra una ban­da con mu­cho po­ten­cial y to­da su ca­rre­ra por de­lan­te.

es­tá dis­po­ni­ble. ¿Có­mo es­tá yen­do su re­cep­ción has­ta aho­ra?

Cree­mos que es muy pron­to pa­ra sa­ber el po­ten­cial to­tal que tie­ne es­te ál­bum, es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta que es nues­tra pri­me­ra pu­bli­ca­ción co­mo ban­da. Sin em­bar­go, es­ta­mos muy con­ten­tos con la res­pues­ta que es­tá te­nien­do has­ta aho­ra y nos emo­cio­na es­cu­char lo que la gen­te di­ce so­bre el ál­bum.

¿Por qué ha­béis es­co­gi­do “Night­ma­re” co­mo vues­tra

“Night­ma­re” era la can­ción per­fec­ta pa­ra re­pre­sen­tar la pri­me­ra par­te de nues­tra his­to­ria en es­te ál­bum. Las le­tras, la ins­tru­men­ta­ción y las imá­ge­nes en el ví­deo re­pre­sen­tan el ál­bum en mu­chos sen­ti­dos. Pa­ra más in­for­ma­ción, te­ne­mos dis­po­ni­ble el ví­deo de de­trás de las es­ce­nas del vi­deo­clip de “Night­ma­re”.

Vues­tra mú­si­ca tie­ne un so­ni­do muy per­so­nal, com­ple­jo y téc­ni­co pa­ra tra­tar­se de un ál­bum de­but. Es im­pre­sio­nan­te y se

En­tre to­dos no­so­tros, es­cu­cha­mos prác­ti­ca­men­te to­do lo que hay. Cuan­do es­cri­bi­mos mú­si­ca no la com­po­ne­mos pa­ra que sue­ne de una for­ma con­cre­ta, sino pa­ra dar chis­pa a un sen­ti­mien­to. Nos ins­pi­ra­mos en lo que nos ha pa­sa­do en nues­tras vi­das y crea­mos un so­ni­do con ello. Si de­be­mos eti­que­tar­lo, siem­pre nos he­mos de­cla­ra­do co­mo “me­ta­le­ros” y nun­ca nos des­via­re­mos en

Pa­re­ce que el men­sa­je de­trás de vues­tra mú­si­ca es ne­ga­ti­vo, pe­ro sue­na es­pe­ran­za­dor al mis­mo tiem­po. ¿Lo con­si­de­ráis ne­ga­ti­vo o es­pe­ran­za­dor?

Am­bos. Ser ne­ga­ti­vo es la cau­sa de ser es­pe­ran­za­dor co­mo reac­ción. inevi­ta­ble­men­te pa­ra cre­cer co­mo per­so­nas.

Vol­vien­do al ál­bum, tie­ne una por­ta­da in­tere­san­te, con un rey muer­to. ¿Cuál es el men­sa­je de­trás?

El Rey nos re­pre­sen­ta co­mo co­lec­ti­vo. Ca­da es­pa­da re­pre­sen­ta los jui­cios y las tri­bu­la­cio­nes que nos en­fren­ta­mos no so­lo co­mo ban­da, sino co­mo fa­mi­lia.

¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do con el pro­duc­tor

Tu­vi­mos una gran quí­mi­ca con Mark des­de el prin­ci­pio. Él nos con­tac­tó tras es­cu­char al­gu­nas de nues­tras de­mos y su fe en nues­tra mú­si­ca era exac­ta­men­te lo que es­tá­ba­mos bus­can­do. Es­ta­mos muy agra­de­ci­dos de que ha­ya pro­du­ci­do nues­tro ál­bum, ha si­do una gran ex­pe­rien­cia tra­ba­jar con él. Nos ha ayu­da­do a cre­cer y a en­fo­car­nos en nues­tra vi­sión co­mo ban­da.

¿Có­mo ha si­do el pro­ce­so de crea­ción y gra­ba­ción del ál­bum?

La idea del ál­bum co­men­zó a raíz de unas si­tua­cio­nes com­pli­ca­das a las que nos he­mos en­fren­ta­do co­mo gru­po. No lo hi­ci­mos so­lo pa­ra ser una ban­da de heavy, lo hi­ci­mos pa­ra capturar los sen­ti­mien­tos que es­tá­ba­mos ex­pe­ri­men­tan­do. Nues­tro pro­ce­so de com­po­si­ción siem­pre co­mien­za con la crea­ción de un so­ni­do que en­ca­je con esa emo­ción. Esa es la ex­pli­ca­ción a la com­ple­ji­dad de nues­tra mú­si­ca. In­ten­ta­mos en­con­trar me­lo­días y rit­mos pa­ra can­cio­nes que, Pa­ra ello, crea­mos subidas de­vas­ta­do­ras y riffs po­ten­tes pa­ra acen­tuar las par­tes os­cu­ras de nues­tra his­to­ria.

¿Te­néis una gi­ra pla­nea­da pa­ra el pró­xi­mo año? ¿A dón­de os gus­ta­ría ir?

Es­ta­mos pla­nean­do va­rias gi­ras. Nos gus­ta­ría vi­si­tar el ma­yor nú­me­ro de ciu­da­des po­si­ble.Te­nien­do en cuen­ta que 2020 es­tá sien­do un mal año pa­ra la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, es­pe­ra­mos dar­le con in­ten­si­dad en 2021.

¿Qué al­ter­na­ti­vas te­néis pa­ra pro­mo­cio­nar el ál­bum sin po­der ir de gi­ra?

Ví­deos de de­trás de las cá­ma­ras pa­ra to­do el con­te­ni­do que crea­mos es una gran idea pa­ra pro­mo­ver la ban­da. Es­ta­mos muy agra­de­ci­dos por ha­ber he­cho to­do lo que hi­ci­mos has­ta aho­ra. Se­gui­mos pla­nean­do pu­bli­car más ví­deos con al­gu­nas de las can­cio­nes del ál­bum a pe­sar de es­tar en­ce­rra­dos. ¡Es­tad aten­tos!

Sois de Rho­de Is­land. ¿Qué nos po­déis con­tar so­bre vues­tra co­mo Kingsmen?

Nues­tra es­ce­na es ge­nial, te­ne­mos una co­mu­ni­dad de mú­si­cos y tra­ba­ja­do­res del en­tre­te­ni­mien­to que se apo­ya en­tre sí. Sin em­bar­go, hay mu­chas opor­tu­ni­da­des seas de don­de seas. Mi­ra a Slipk­not vi­nien­do de Io­wa, to­do es po­si­ble. Por otro la­do, Pro­vi­den­ce es una ciu­dad úni­ca. Si es­tás en una ban­da o dis­fru­tas del ar­te, te ha­rías un fa­vor vi­si­tán­do­la.

Una vez pu­bli­ca­do vues­tro pri­mer ál­bum y echan­do la vis­ta atrás, ¿cuá­les han si­do los obs­tácu­los que os ha­béis en­con­tra­do en el ca­mino?

Los obs­tácu­los a los que nos en­fren­ta­mos co­mo ban­da no son di­fe­ren­tes a los de to­das las ban­das: tiem­po, pa­cien­cia y men­te abier­ta. Es­tas 3 ideas son ne­ce­sa­rias pa­ra el éxi­to de una ban­da. Por otro la­do, tam­bién nos he­mos en­fren­ta­do a nues­tros pro­pios pro­ble­mas per­so­na­les re­la­cio­na­dos con la sa­lud, la vio­len­cia y la de­cep­ción, ya que tu­vi­mos bas­tan­te de eso y pue­de ver­se mi­ran­do nues­tro con­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.