AVERSIONS CROWN

IN­FIERNO PA­RA TO­DOS

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL - TEX­TO: MI­KEL YAR­ZA FO­TO: THIRD EYE VISUALS

Hoy en día exis­te un sin­fín de ban­das de death me­tal téc­ni­co. ¿En qué os di­fe­ren­ciáis del res­to?

at­mos­fé­ri­ca. He­mos desa­rro­lla­do ese es­ti­lo en ca­da dis­co, des­de que fun­da­mos el gru­po en 2009. Las ban­das pro­ve­nien­tes de Aus­tra­lia no sue­len te­ner es­te so­ni­do, nos di­fe­ren­cia de las tí­pi­cas for­ma­cio­nes de death me­tal y death­co­re.

Per­te­ne­céis a una ge­ne­ra­ción de ban­das que be­be prin­ci­pal­men­te del me­tal mo­derno. ¿Exis­te un sal­to ge­ne­ra­cio­nal en el mo­do de afron­tar la mú­si­ca,

To­tal­men­te. En los ’90 sur­gie­ron gran­des gru­pos co­mo Ni­le y Ha­te Eter­nal que te­nían un so­ni­do real­men­te úni­co y ex­tre­mo pa­ra aque­lla épo­ca. Des­de en­ton­ces, to­do se ha ido con­vir­tien­do en aún más ex­tre­mo. Hoy en día, exis­te un gran sal­to en cuan­to a la ca­li­dad de pro­duc­ción, pe­ro es­ta­mos lle­gan­do a un es­ce­na­rio bas­tan­te lo­co.

Ha­béis tra­ba­ja­do con guitarras de ocho cuer­das. ¿A qué se de­be es­ta elec­ción?

Co­men­za­mos la ban­da con guitarras de seis cuer­das y des­pués pa­sa­mos a sie­te, pe­ro es con ocho cuer­das don­de nos sen­ti­mos real­men­te có­mo­dos. Es el me­jor mo­do de desa­rro­llar nues­tra vi­sión ar­tís­ti­ca. Se­gui­mos es­cri­bien­do con guitarras de seis cuer­das, du­ran­te el pro­ce­so com­po­si­ti­vo trans­po­ne­mos cons­tan­te­men­te de un for­ma­to a otro, pe­ro ya son tres dis­cos des­de que gra­ba­mos con ocho cuer­das.

El ál­bum es­tá im­preg­na­do por una at­mós­fe­ra de­vas­ta­do­ra. ¿Pre­ten­díais su­mer­gir al pú­bli­co en es­ta sen­sa­ción?

Las par­tes at­mos­fé­ri­cas tam­bién es­ta­ban pre­sen­tes en nues­tros pri­me­ros dis­cos, pe­ro es cier­to que es­tos se ba­sa­ban más en los riffs. Es­ta vez he­mos tra­ta­do de equi­li­brar am­bos as­pec­tos. In­cor­po­rar a en es­to. He­mos que­ri­do crear una at­mós­fe­ra pa­ra que el dis­co en­te­ro sue­ne de­vas­ta­dor y he­mos cui­da­do to­dos los pe­que­ños de­ta­lles con

Las nue­vas le­tras son más po­lí­ti­cas y so­cia­les que las an­te­rio­res. ¿Qué im­pac­to han te­ni­do en ellas los

tam­bién jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el nue­vo ál­bum. Pe­ro sen­tía­mos so­cia­les que es­tán en pun­to de ebu­lli­ción por to­do el pla­ne­ta eran igual de os­cu­ros y cer­ca­nos.

No hay más que ver lo que su­ce­de ca­da día en Es­ta­dos Uni­dos con el ra­cis­mo y la bru­ta­li­dad po­li­cial. Creo que es fun­da­men­tal sen­si­bi­li­zar a la co­mu­ni­dad me­tal so­bre es­tas si­tua­cio­nes, no de­be­mos mi­rar ha­cia otro la­do. Nues­tro can­tan­te Ty­ler es­tá muy in­tere­sa­do en es­tos te­mas y creo que es al­go real­men­te po­si­ti­vo.

El he­cho de te­ner hi­jos y la pér­di­da de la inocen­cia son otros de los te­mas que ha­béis ex­plo­ra­do. ¿Es es­to fru­to de ex­pe­rien­cias per­so­na­les?

Yo no ten­go ni­ños, pe­ro el guitarrist­a Ch­ris Cou­gan ha si­do pa­dre por pri­me­ra vez a co­mien­zos de es­te año y es al­go so­bre lo que he­mos ha­bla­do mu­cho. Nos preo­cu­pa co­mo nues­tros fa­mi­lia­res más jó­ve­nes es­tán ex­pues­tos a tan­ta bru­ta­li­dad en la te­le­vi­sión ca­da día.

Ese fue el pun­to de par­ti­da pa­ra es­cri­bir una le­tra so­bre la pér­di­da de la inocen­cia y so­bre có­mo to­dos es­tos ni­ños pe­que­ños, que no de­be­rían preo­cu­par­se por es­tos te­mas, es­tán ex­pues­tos a la vio­len­cia a una edad ca­da vez más tem­pra­na.A ve­ces pa­re­ce co­mo si la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na es­tu­vie­ra con­vir­tién­do­se en una mul­ti­tud de gen­te en­fa­da­da y en­lo­que­ci­da.

Ha­béis vuel­to a co­la­bo­rar con el pro­duc­tor Will Put­ney (Thy Art Is Mur­der, Body Count). ¿Cuál ha si­do su ma­yor con­tri­bu­ción en es­ta oca­sión?

Es uno de los me­jo­res pro­duc­to­res en nues­tro es­ti­lo y es­ta­mos en­can­ta­dos con el tra­ba­jo que ha rea­li­za­do en la mez­cla y la mas­te­ri­za­ción. Su con­tri­bu­ción ha si­do tre­men­da a la ho­ra de dar bri­llo a los pe­que­ños de­ta­lles y siem­pre tie­ne ideas fan­tás­ti­cas pa­ra que las ba­te­rías, guitarras y vo­ces sue­nen me­jor.

Es­ta vez, creo que el ma­yor cam­bio se ha da­do en el mo­do de afron­tar la gra­ba­ción de la ba­te­ría. Lo hi­ci­mos con nues­tro ami­go Matt Shor­ter, en Suns­hi­ne Coast (Aus­tra­lia), y tu­vi­mos un gran de­ba­te so­bre qué pla­tos, mi­cró­fo­nos y to­nos uti­li­zar, so­bre có­mo de­bía gol­pear la ba­te­ría a la ho­ra de to­car las can­cio­nes. In­ver­ti­mos más tiem­po que nun­ca en esas co­sas y creo que ha aca­ba­do mar­can­do la di­fe­ren­cia en es­te dis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.