EL IN­TRU­SIS­MO CUES­TA VI­DAS

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA -

ESi to­do un sub­sec­tor co­mo los ser­vi­cios del me­tal al­za la voz pa­ra pe­dir me­di­das que aco­ten la pro­li­fe­ra­ción del in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal, no se pue­de pa­sar por al­to. Má­xi­me cuan­do ha­bla­mos de una ac­ti­vi­dad ile­gal que al­can­za el 40% y afec­ta a más de 2.700 em­pre­sas me­tal­me­cá­ni­cas. Es­te da­to evi­den­cia una si­tua­ción muy gra­ve que ha­ce pe­li­grar la con­ti­nui­dad de mi­les de pro­fe­sio­na­les y em­pre­sas que ope­ran de for­ma au­to­ri­za­da en nues­tra Co­mu­ni­tat. En­tre ellos, los re­la­cio­na­dos con las ins­ta­la­cio­nes y man­te­ni­mien­to de ai­re acon­di­cio­na­do, cli­ma­ti­za­ción, ca­le­fac­ción, frío in­dus­trial, co­mer­cial y ener­gía so­lar tér­mi­ca, eléc­tri­cas, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y ener­gías re­no­va­bles, de apa­ra­tos, equi­pos y sis­te­mas uti­li­za­dos en la pro­tec­ción con­tra in­cen­dios, as­cen­so­res, fon­ta­ne­ría e ins­ta­la­cio­nes tér­mi­cas, ga­ses y de­más flui­dos. Ca­da vez hay más ca­sos de per­so­nas o em­pre­sas que ejer­cen es­tas ac­ti­vi­da­des de for­ma clan­des­ti­na sin dar­se de al­ta, sin se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, sin te­ner las opor­tu­nas cua­li­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les es­ta­ble­ci­das por la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra ca­da ca­so, sin pa­gar im­pues­tos y sin cum­plir las nor­ma­ti­vas la­bo­ra­les o me­dioam­bien­ta­les. Aun­que den­tro del sec­tor me­tal­me­cá­ni­co exis­ten múl­ti­ples mo­da­li­da­des de in­tru­sis­mo, qui­zá la más po­pu­lar o tra­di­cio­nal es la de aque­lla per­so­na fí­si­ca que prac­ti­ca una pro­fe­sión sin acre­di­ta­ción pa­ra re­co­no­cer su va­lía, ni co­no­ci­mien­tos técnicos que res­pal­den su tra­ba­jo. Su iden­ti­fi­ca­ción es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, ya que no cons­ta en nin­gún ti­po de cen­so por­que in­cum­ple las exi­gen­cias le­ga­les que afron­ta cual­quier em­pre­sa­rio. De es­te mo­do pue­de ac­tuar im­pu­ne­men­te, des­ban­can­do los pre­cios de mer­ca­do y es­ta­fan­do a los usua­rios. Dos hechos que de­jan un pa­no­ra­ma muy po­co fa­vo­re­ce­dor pa­ra el em­pre­sa­rio le­gal, que se ve obli­ga­do a lu­char con­tra la des­con­fian­za que los in­tru­sos pro­fe­sio­na­les han crea­do. Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es que al no po­der ga­ran­ti­zar la ca­li­dad y se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­ne­sen las que in­ter­vie­nen es­tos fal­sos pro­fe­sio­na­les se po­nen en cues­tión los de­re­chos de los con­su­mi­do­res en ca­so de re­cla­ma­ción pe­ro, so­bre to­do su se­gu­ri­dad, que, co­mo he in­di­ca­do, se ve se­ria­men­te com­pro­me­ti­da. Pe­ro lo que más nos alar­ma es, y lo di­go al­to y cla­ro, que el in­tru­sis­mo cues­ta vi­das, ade­más de con­lle­var ries­gos in­cal­cu­la­bles so­bre la sa­lud y la se­gu­ri­dad de las per­so­nas. Enu­me­ro al­gu­nos. Ac­ci­den­tes en vi­vien­das por el mal es­ta­do de las ins­ta­la­cio­nes que pue­de pro­vo­car subidas o ba­ja­das de ten­sión al­ta­men­te pe­li­gro­sas, y con ello muer­tes por elec­tro­cu­ción. Ex­plo­sión de ex­tin­to­res en mal es­ta­do. Tras­tor­nos de sa­lud co­mo as­ma, aler­gias, le­gio­ne­lla, in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, pro­ble­mas mus­cu­la­res, ri­ni­tis, con­jun­ti­vi­tis o fa­rin­gi­tis en el ca­so de los ai­res acon­di­cio­na­dos. Ries­go de ac­ci­den­tes por re­cu­rrir a ta­lle­res ile­ga­les que ha­cen pe­li­grar la se­gu­ri­dad vial. Y atra­pa­mien­tos, pro­ble­mas con las puer­tas y caí­das por el hue­co en­tre el as­cen­sor y el pi­so o des­col­ga­mien­to y caí­das al va­cío co­mo la­men­ta­ble­men­te ha su­ce­di­do ha­ce po­co. Con es­te ho­ri­zon­te, des­de FEMEVAL, jun­to a nues­tras prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes afec­ta­das ASELEC, ASEIF, ACVIRME, FEVAUTO, AVICLIMA y ASCENCOVAL he­mos au­na­do si­ner­gias pa­ra ac­tuar so­bre una ac­ti­vi­dad ile­gal que es­tá ha­cien­do pleno en nues­tras em­pre­sas. Jun­tos va­mos a ha­cer fren­te a una re­cla­ma­ción his­tó­ri­ca que, en el ca­so del sec­tor me­tal­me­cá­ni­co de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, lle­va­mos más de 20 años so­li­ci­tan­do que se ejer­za un ma­yor con­trol por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción, pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes y de los usua­rios de las mis­mas. No obs­tan­te cual­quier es­fuer­zo se­rá nu­lo por­que mien­tras si­ga exis­tien­do gen­te que so­li­ci­te los ser­vi­cios de los in­tru­sos pro­fe­sio­na­les, se­gui­rá ha­bien­do una ac­ti­vi­dad ile­gal que se ali­men­ta­rá de la eco­no­mía “ofi­cial”. Es, por tan­to, una ta­rea con­jun­ta de los em­pre­sa­rios, los usua­rios fi­na­les y, so­bre to­do, de la Ad­mi­nis­tra­ción, el com­ba­tir coor­di­na­da­men­te es­te fe­nó­meno eco­nó­mi­co y so­cial. ¡Es­pe­ra­mos que to­men no­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.