EX­PE­RIEN­CIA LA­BO­RAL EN UN CON­TEX­TO REAL

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

La en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va (EPA) del pri­mer tri­mes­tre del año re­fle­jó una ta­sa de pa­ro ju­ve­nil del 41,6%. Es­te da­to re­ve­la una cier­ta me­jo­ría con res­pec­to a años re­cien­tes en los que el ni­vel de des­em­pleo de di­cho co­lec­ti­vo se si­tuó por en­ci­ma del 50%. Sin em­bar­go, si­gue sien­do una ci­fra alar­man­te, que no pue­de es­con­der la preo­cu­pan­te reali­dad de que el des­em­pleo ju­ve­nil en Es­pa­ña es aún un pro­ble­ma por re­sol­ver. Pa­re­ce cla­ro, en ese sen­ti­do, que la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual se­ría la res­pues­ta más ló­gi­ca y efi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a ese re­to, co­mo mues­tra la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal. No en vano, una de las cau­sas que di­fi­cul­ta el ac­ce­so de los jó­ve­nes a su pri­mer em­pleo es la au­sen­cia de una ex­pe­rien­cia prác­ti­ca la­bo­ral desa­rro­lla­da en un con­tex­to pro­duc­ti­vo real. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te la For­ma­ción Dual en Es­pa­ña (FPD) presenta aún mu­cho mar­gen de desa­rro­llo y me­jo­ra. Por un la­do, por­que és­ta con­ti­núa sien­do una al­ter­na­ti­va des­co­no­ci­da pa­ra mu­chas compañías, en un país co­mo el nues­tro, don­de el te­ji­do pro­duc­ti­vo es­tá for­ma­do en ca­si un 98% por em­pre­sas de re­du­ci­do ta­ma­ño. Por otro, pre­ci­sa­men­te el re­du­ci­do ta­ma­ño de nues­tras em­pre­sas es un fac­tor muy con­di­cio­nan­te que pro­vo­ca que, en­tre las em­pre­sas que pue­den te­ner co­no­ci­mien­to acer­ca de es­te ti­po de for­ma­ción, sean muy po­cas las que reali­cen For­ma­ción Dual. Un buen nú­me­ro de em­pre­sas no tie­nen cla­ro cuá­les son los be­ne­fi­cios de la FPD. Otras mu­chas no en­cuen­tran tiem­po o re­cur­sos pa­ra ello. Ur­ge, pues, ar­ti­cu­lar me­ca­nis­mos pa­ra la in­cor­po­ra­ción de las PY­MEs a la FPD y dar un ma­yor im­pul­so a es­ta reali­dad, es­ta­ble­cien­do do­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias tan­to pa­ra la sen­si­bi­li­za­ción y di­fu­sión del mo­de­lo en­tre nue­vas em­pre­sas co­mo pa­ra la orien­ta­ción, el apo­yo e in­cen­ti­va­ción a las em­pre­sas que par­ti­ci­pen en mo­de­los co­la­bo­ra­ti­vos de FPD, pues és­tos son la cla­ve y el fac­tor fun­da­men­tal de es­ta For­ma­ción, es­pe­cial­men­te pa­ra las PY­MEs. Las Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les bien pue­den cons­ti­tuir­se co­mo “es­truc­tu­ras in­ter­me­dias” que co­la­bo­ren en el co­rrec­to desa­rro­llo de la FPD, sir­vien­do de ne­xo en­tre las em­pre­sas, los cen­tros de for­ma­ción, los apren­di­ces y las pro­pias ad­mi­nis­tra­cio­nes. Asi­mis­mo, las Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les tam­bién po­drían con­tri­buir en gran me­di­da a su­pe­rar, en el mar­co del Diá­lo­go So­cial, la am­bi­gua y de­fi­cien­te re­gu­la­ción ac­tual de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual en nues­tro país, pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des com­pe­ten­cia­les y or­ga­ni­za­ti­vas de las em­pre­sas. En ca­si to­dos los ca­sos de éxi­to, la FPD se ba­sa en la ac­tua­ción de los In­ter­lo­cu­to­res So­cia­les y, cuan­to me­nos, tie­ne ca­rác­ter tri­par­ti­to. Los em­plea­do­res son, ade­más, los en­car­ga­dos de ini­ciar el pro­ce­so de re­vi­sión de per­fi­les ocu­pa­cio­na­les exis­ten­tes, o de desa­rro­llar per­fi­les nue­vos, en los cua­les se ba­san las for­ma­cio­nes y la va­li­da­ción de las cua­li­fi­ca­cio­nes... En Es­pa­ña, hay sec­to­res que, a tra­vés del Diá­lo­go So­cial, po­drían per­fec­ta­men­te asu­mir esa fun­ción, pues és­tos sa­ben co­mo na­die el ti­po de cua­li­fi­ca­cio­nes que re­quie­ren. Ba­jo es­ta mis­ma fi­lo­so­fía, los In­ter­lo­cu­to­res So­cia­les, po­drían (y de­be­rían) igual­men­te con­tri­buir a me­jo­rar la re­gu­la­ción del con­tra­to pa­ra la For­ma­ción y el Apren­di­za­je, vía de desa­rro­llo de la for­ma­ción dual en el ám­bi­to la­bo­ral que, tal y co­mo es­tá for­mu­la­da ac­tual­men­te, ha­ce muy di­fí­cil su rea­li­za­ción en las em­pre­sas, por sus rí­gi­dos re­qui­si­tos y la car­ga bu­ro­crá­ti­ca vin­cu­la­da al se­gui­mien­to del con­tra­to. Mien­tras la nor­ma­ti­va que desa­rro­lla el con­tra­to pa­ra la for­ma­ción y el apren­di­za­je y es­ta­ble­ce las ba­ses de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal dual en nues­tro país dis­pon­ga que, pa­ra di­cho con­tra­to, no se po­drán rea­li­zar tra­ba­jos noc­tur­nos, ni tra­ba­jos a tur­nos, co­mo pi­den las em­pre­sas, ini­cia­ti­vas co­mo la re­cien­te­men­te anun­cia­da por la Mi­nis­tra de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial, de ofre­cer una ayu­da de 430 Eu­ros pa­ra jó­ve­nes des­em­plea­dos y sin for­ma­ción vin­cu­la­da al Sis­te­ma de Ga­ran­tía Ju­ve­nil, no se­rán más que me­ras ocu­rren­cias in­sus­tan­cia­les. La con­tri­bu­ción de las Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les en es­te ám­bi­to se­ría, en de­fi­ni­ti­va, un buen ejem­plo de có­mo im­pul­sar la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en Es­pa­ña. Ello po­dría con­tem­plar tam­bién el es­ta­ble­ci­mien­to de mar­cos de co­la­bo­ra­ción es­tra­té­gi­ca con va­rios Sec­to­res pro­duc­ti­vos, que pu­die­sen ser­vir co­mo ex­pe­rien­cia pi­lo­to y re­fe­ren­te en la im­plan­ta­ción y desa­rro­llo de es­te ti­po de for­ma­ción en nues­tro país. La con­ver­gen­cia del in­te­rés pú­bli­co y pri­va­do, así co­mo la adap­ta­ción a las ne­ce­si­da­des com­pe­ten­cia­les y or­ga­ni­za­ti­vas en los cen­tros de tra­ba­jo es la ba­se del sis­te­ma dual y la cla­ve de su éxi­to, al mar­gen del ta­ma­ño de las em­pre­sas par­ti­ci­pan­tes. Por esa im­por­tan­te sen­da de­be­re­mos, pues, aden­trar­nos y tra­tar de avan­zar en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.