EL RE­TO DE LA CI­BER­SE­GU­RI­DAD

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA -

En un mundo hi­per­co­nec­ta­do y do­mi­na­do por la in­me­dia­tez so­lo se man­tie­nen fron­te­ras fí­si­cas. En el ám­bi­to de lo di­gi­tal no exis­ten ta­les fron­te­ras y pa­ra bien o pa­ra mal, to­da ven­ta­ja y to­do pro­ble­ma se ha­cen glo­ba­les. El desa­rro­llo de las tec­no­lo­gías de la información y la co­mu­ni­ca­ción que for­man par­te inex­cu­sa­ble de nues­tra vi­da co­ti­dia­na, ha ge­ne­ra­do un nue­vo es­pa­cio de re­la­ción don­de la ra­pi­dez y fa­ci­li­dad de los in­ter­cam­bios de da­tos e ideas han eliminado las ba­rre­ras de dis­tan­cia y tiem­po. El ci­be­res­pa­cio ha eliminado esas fron­te­ras y ha am­plia­do mer­ca­dos, con­vir­tien­do en reali­dad la idea de glo­ba­li­za­ción, ge­ne­ran­do nue­vas opor­tu­ni­da­des, pe­ro tam­bién ries­gos y ame­na­zas. El pa­sa­do 12 de ma­yo “ci­be­ra­ta­que” se con­vir­tió du­ran­te ho­ras y ca­si du­ran­te días, en la pa­la­bra más pro­nun­cia­da y es­cri­ta, mien­tras la idea de catástrofe glo­bal se ex­ten­día pa­ra que, fi­nal­men­te, en reali­dad se re­du­je­se a la ca­te­go­ría de alar­ma. El ci­be­ra­ta­que em­pe­zó a per­ci­bir­se co­mo ma­si­vo a par­tir de me­dia ma­ña­na y en po­co tiem­po es­ta­ban afec­ta­dos más de 200.000 usua­rios en 170 paí­ses en los cin­co con­ti­nen­tes. El ata­que ha ser­vi­do pa­ra po­ner más de re­lie­ve, si ca­be, la im­por­tan­cia de ci­ber­se­gu­ri­dad en to­dos los ám­bi­tos y muy es­pe­cial­men­te en las em­pre­sas cu­yo nú­cleo de ac­ti­vi­dad de­pen­de ca­da vez en ma­yor me­di­da, sino ya to­tal­men­te, de lo di­gi­tal. Por­que su­ce­sos de es­te ti­po van a vol­ver a re­pe­tir­se y la di­men­sión de sus efec­tos de­pen­de­rá de la pro­tec­ción que se con­si­ga fren­te a ellos. El cos­te anual de los ata­ques in­for­má­ti­cos su­pera anual­men­te en más de 400.000 mi­llo­nes de eu­ros en to­do el mundo y la in­ver­sión glo­bal en ci­ber­se­gu­ri­dad de­be­rá cre­cer a un rit­mo mí­ni­mo del 7% anual pa­ra al me­nos man­te­ner el ni­vel de seguridad ac­tual. Pro­ba­ble­men­te, la ci­ber­se­gu­ri­dad es­tá ya en po­dio de los gran­des desafíos de las em­pre­sas pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das, jun­to con la ener­gía, la ro­bó­ti­ca o la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal. La trans­for­ma­ción di­gi­tal plan­tea ma­yo­res re­tos y ame­na­zas a me­di­da que se acre­cien­ta la in­ter­co­ne­xión de per­so­nas, el flu­jo de información y el nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos in­ter­co­nec­ta­dos, que al­can­za ca­da vez a más ám­bi­tos con el In­ter­net de las Co­sas (IoT), apli­ca­cio­nes glo­ba­les y ex­ten­sí­si­mas re­des de información y co­la­bo­ra­ción. Ese re­to, a la vez bá­si­co y crí­ti­co, de la ci­ber­se­gu­ri­dad se cen­tra en la pre­ven­ción, en el desa­rro­llo de pro­to­co­los y po­lí­ti­cas, con­cep­tos, di­rec­tri­ces, he­rra­mien­tas y sis­te­mas de ges­tión que per­mi­tan pro­te­ger los ac­ti­vos de una or­ga­ni­za­ción, y los de sus clien­tes y pro­vee­do­res en el ám­bi­to di­gi­tal. El “ci­be­ren­torno” in­clu­ye ca­da vez más ám­bi­tos y ga­ran­ti­zar su seguridad es ga­ran­ti­zar no so­lo la ac­ti­vi­dad en la red, sino to­das las ac­ti­vi­da­des que de ella de­pen­den. A to­dos esos re­tos co­mu­nes de ci­ber­se­gu­ri­dad se unen, en el ca­so de las em­pre­sas, los de la pro­tec­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual y de su pro­pio sa­ber ha­cer, y el cum­pli­mien­to de una nor­ma­ti­va, pro­fu­sa y com­ple­ja en oca­sio­nes. En España, el “Con­se­jo Na­cio­nal de Seguridad” in­clu­yó la ci­ber­se­gu­ri­dad en­tre las do­ce prio­ri­da­des de la “Es­tra­te­gia de Seguridad Na­cio­nal” que tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos esen­cia­les co­no­cer y va­lo­rar las ame­na­zas del ci­be­res­pa­cio, ges­tio­nar sus ries­gos y ar­ti­cu­lar una ade­cua­da ca­pa­ci­dad de pre­ven­ción, de­fen­sa, de­tec­ción, aná­li­sis, in­ves­ti­ga­ción y res­pues­ta. Esa Es­tra­te­gia de Seguridad Na­cio­nal per­si­gue lo­grar la seguridad del ci­be­res­pa­cio a tra­vés del desa­rro­llo y apli­ca­ción de una po­lí­ti­ca na­cio­nal que pro­por­cio­ne una ma­yor con­fian­za en el uso de las tec­no­lo­gías de la información y la co­mu­ni­ca­ción. Ello exi­ge la im­plan­ta­ción de un mar­co na­cio­nal de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pro­ce­di­mien­tos y nor­mas técnicas, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta una ac­tua­li­za­ción con­ti­nua del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co en una ma­te­ria cu­yos avan­ces se mi­den pro­gre­si­va­men­te en uni­da­des tiem­po me­no­res. Pe­ro pa­ra un pro­ble­ma que no es nun­ca lo­cal, tan im­por­tan­te co­mo desa­rro­llar la le­gis­la­ción es ar­mo­ni­zar­la a ni­vel glo­bal, desa­rro­llan­do e im­plan­ta­do una re­gu­la­ción efi­caz que no de­je es­pa­cio a la crea­ción de “pa­raí­sos pa­ra el ci­ber­de­li­to”. En 2006, el Con­se­jo de Mi­nis­tros au­to­ri­zó la crea­ción y pues­ta en mar­cha del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gías de la Co­mu­ni­ca­ción (In­te­co) pa­ra con­tri­buir a la con­ver­gen­cia de España con Europa en el ám­bi­to de la so­cie­dad de la información desa­rro­llan­do pro­yec­tos in­no­va­do­res en el área de las tec­no­lo­gías de la información y de la co­mu­ni­ca­ción. En 2013, el Ins­ti­tu­to se trans­for­ma en un cen­tro de re­fe­ren­cia en ci­ber­se­gu­ri­dad pa­ra la Eco­no­mía y la So­cie­dad Di­gi­tal y en 2014, tras apro­bar­se la Es­tra­te­gia de Ci­ber­se­gu­ri­dad Na­cio­nal pa­só a lla­mar­se Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad de España, Incibe. Su ac­ti­vi­dad, ba­sa­da en la in­ves­ti­ga­ción, la pres­ta­ción de ser­vi­cios y la coor­di­na­ción con los agen­tes con com­pe­ten­cias en la ma­te­ria, se cen­tra en afian­zar la con­fian­za di­gi­tal, ele­var el ni­vel de ci­ber­se­gu­ri­dad y con­tri­buir al desa­rro­llo mer­ca­do di­gi­tal de ma­ne­ra que se im­pul­se el uso se­gu­ro del ci­be­res­pa­cio en España. Pe­ro tan­to o más im­por­tan­te que la nor­ma­ti­va o las he­rra­mien­tas, en es­ta cues­tión, es de­ci­si­vo desa­rro­llar una con­cien­cia so­cial de los ries­gos de­ri­va­dos del ci­be­res­pa­cio so­bre la que po­der edi­fi­car una só­li­da cul­tu­ra de ci­ber­se­gu­ri­dad.

Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.