LA UNI­DAD DE MER­CA­DO, LLA­VE DE LA COM­PE­TI­TI­VI­DAD

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA -

En es­tas úl­ti­mas se­ma­nas de dis­pa­ra­ta­da de­ri­va se­pa­ra­tis­ta en Cataluña se ha pues­to de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia de la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la es­ta­bi­li­dad pa­ra el de­sa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad empresarial. Al mar­gen de por su pro­pia in­via­bi­li­dad so­cial y po­lí­ti­ca, y por las ac­tua­cio­nes e ini­cia­ti­vas que en esos ám­bi­tos se han su­ce­di­do, la ma­si­va fu­ga de las em­pre­sas de una re­gión in­se­gu­ra e ines­ta­ble ha si­do de­ci­si­va pa­ra po­ner en evi­den­cia la fal­se­dad de la ar­ca­dia eco­nó­mi­ca que al­gu­nos au­gu­ra­ban pa­ra una Cataluña in­de­pen­dien­te. Son mu­chas las ra­zo­nes de esas em­pre­sas pa­ra huir del “pa­raí­so” de la Cataluña in­de­pen­dien­te, pe­ro va­le la pe­na re­fle­xio­nar so­bre la im­por­tan­cia que su­po­ne, muy es­pe­cial­men­te pa­ra las em­pre­sas in­dus­tria­les, con­tar con mer­ca­dos am­plios y uni­fi­ca­dos nor­ma­ti­va­men­te pa­ra es­ti­mu­lar la in­ver­sión, la in­no­va­ción y la pro­duc­ti­vi­dad. El Mer­ca­do In­te­rior Eu­ro­peo creó un es­pa­cio de con­su­mo de pro­duc­tos y ser­vi­cios am­plí­si­mo cu­yo man­te­ni­mien­to y ex­ten­sión es una prio­ri­dad pa­ra las em­pre­sas y un eje de cre­ci­mien­to bá­si­co pa­ra la eco­no­mía y la com­pe­ti­ti­vi­dad empresarial. Sin em­bar­go, ese Mer­ca­do Úni­co ha ge­ne­ra­do un con­si­de­ra­ble cuer­po le­gis­la­ti­vo en áreas co­mo me­dio am­bien­te, em­pleo y asun­tos so­cia­les, le­gis­la­ción de con­su­mi­do­res, et­cé­te­ra, que ha da­do lu­gar a un en­torno nor­ma­ti­vo ca­da vez más com­ple­jo pa­ra las em­pre­sas, cam­bian­te y di­fí­cil de asi­mi­lar, que crea in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca por su com­ple­ji­dad. Esa pro­fu­sión nor­ma­ti­va re­sul­tan­te es, en mu­chas oca­sio­nes, in­ma­ne­ja­ble es­pe­cial­men­te pa­ra las em­pre­sas más pe­que­ñas, a lo que se aña­de en Es­pa­ña una ten­den­cia al ex­ce­so re­gla­men­tis­ta de las au­to­ri­da­des au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les que, sin coor­di­na­ción en­tre ellas ni con el con­jun­to del Es­ta­do, mul­ti­pli­can re­qui­si­tos y exi­gen­cias, mu­chas ve­ces re­dun­dan­tes, in­cre­men­ta­do los cos­tes de pro­duc­ción y frac­cio­nan­do lo que de­be­ría ser un mer­ca­do úni­co real. Las em­pre­sas ne­ce­si­tan pa­ra desa­rro­llar su la­bor un en­torno glo­bal fa­vo­ra­ble y eso in­clu­ye que la le­gis­la­ción re­gu­le sin con­ver­tir­se en obs­tácu­lo pa­ra su ac­ti­vi­dad. Las nor­mas de­ben con­for­mar un mar­co es­ta­ble, pre­de­ci­ble y ade­cua­do que mo­vi­li­ce el mer­ca­do y la com­pe­ten­cia ha­cia la in­no­va­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad. Las em­pre­sas es­tán so­me­ti­das a nor­ma­ti­vas au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les, re­gu­la­do­ras de la mis­ma ma­te­ria que, o son di­ver­gen­tes o con­tra­dic­to­rias en­tre sí, o bien son más exi­gen­tes que la nor­ma­ti­va na­cio­nal. A ello se aña­de las dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes y apli­ca­cio­nes, por las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y las en­ti­da­des lo­ca­les, de la mis­ma nor­ma­ti­va es­ta­tal o eu­ro­pea, y la des­coor­di­na­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y la crea­ción de la seg­men­ta­ción del mer­ca­do de las com­pras pú­bli­cas. Qui­zá sea és­te el mo­men­to ade­cua­do pa­ra re­cla­mar a los legisladores que se sean cons­cien­tes de que so­bre­rre­gu­lar y frac­cio­nar el mer­ca­do no es real­men­te ne­ce­sa­rio, y que exis­ten mo­dos me­jo­res de pro­te­ger los in­tere­ses de los ad­mi­nis­tra­dos que la pro­fu­sión nor­ma­ti­va y el pru­ri­to de di­fe­ren­ciar­se del ve­cino, más allá de la ló­gi­ca e in­clu­so de las po­si­bi­li­da­des reales de las em­pre­sas de apli­car la nor­ma­ti­va y de las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de ga­ran­ti­zar su co­rrec­ta apli­ca­ción y vi­gi­lan­cia. La Uni­dad de Mer­ca­do exi­ge le­gis­lar de for­ma in­te­li­gen­te, te­nien­do en cuen­ta el im­pac­to real de la nor­ma­ti­va, lo que no sig­ni­fi­ca “des­re­gu­la­ción” o “inac­ción”, sino sim­ple­men­te bus­car una le­gis­la­ción co­mún pa­ra to­da Es­pa­ña cuan­do no ha­ya ra­zo­nes pa­ra lo con­tra­rio. Es de­cir, una nor­ma­ti­va más sim­ple y sos­te­ni­ble, por­que tam­bién en la le­gis­la­ción de­be apli­car­se el cri­te­rio de sos­te­ni­bi­li­dad. La pro­fu­sión y la dis­per­sión le­gis­la­ti­vas es­tán afec­tan­do al nor­mal de­sa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad empresarial, por so­la­pa­mien­tos, di­ver­gen­cias, du­pli­ci­da­des y con­tra­dic­cio­nes cu­yo coste en tér­mi­nos de pro­duc­ti­vi­dad, pro­gre­so y em­pleo no son me­no­res. La pro­li­fe­ra­ción de re­gla­men­ta­cio­nes di­ver­gen­tes pro­ce­den­tes de los ni­ve­les re­gio­na­les y lo­ca­les de la ad­mi­nis­tra­ción es­tá obli­gan­do a las em­pre­sas a cum­plir cri­te­rios di­fe­ren­tes pa­ra ejer­cer la mis­ma ac­ti­vi­dad en dis­tin­tas re­gio­nes o mu­ni­ci­pios, obs­ta­cu­li­zan­do sus po­si­bi­li­da­des cre­cer y di­fi­cul­tan­do se­ria­men­te el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad glo­bal. El Mer­ca­do Úni­co Eu­ro­peo su­po­ne uno de los ma­yo­res lo­gros del pro­ce­so eu­ro­peo de in­te­gra­ción y desem­pe­ña un pa­pel fun­da­men­tal en la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y en la ge­ne­ra­ción de cre­ci­mien­to económico.

Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.