“Tra­ba­ja­mos pa­ra la ob­ten­ción de la con­si­de­ra­ción de fin de re­si­duo pa­ra el cau­cho”

Metales & Metalurgia - - PORTADA -

¿Cuá­les son las úl­ti­mas ci­fras de re­ci­cla­je de neu­má­ti­cos fue­ra de uso en España?

En el año 2017 en nues­tro país se re­co­gie­ron más de 260.000 to­ne­la­das de neu­má­ti­cos fue­ra de uso, y se re­uti­li­za­ron y re­ci­cla­ron más de 160.000 to­ne­la­das, prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que en el año 2016.

Pa­ra en­ten­der vi­sual­men­te el es­fuer­zo del sec­tor re­ci­cla­dor de es­te ma­te­rial, na­da me­jor que se­ña­lar que si se pu­sie­ran en fi­la to­dos los neu­má­ti­cos fue­ra de uso re­ci­cla­dos en 2017, se po­dría re­co­rrer la dis­tan­cia que se­pa­ra Bar­ce­lo­na de la ciu­dad de Auc­kland, en Nue­va Ze­lan­da.

¿Qué as­pec­tos con­si­de­ra más im­por­tan­tes a la ho­ra de man­te­ner o me­jo­rar esas ci­fras de re­uti­li­za­ción y re­ci­cla­je?

Des­de la fe­de­ra­ción en­ten­de­mos que es prio­ri­ta­rio fo­men­tar la apli­ca­ción de la je­rar­quía de re­si­duos y, con ello, el re­ci­cla­je ma­te­rial. En España hay im­plan­ta­da y desa­rro­lla­da una red de plan­tas de re­ci­cla­je ma­te­rial, ca­pa­ci­dad de tra­ta­mien­to y mer­ca­do su­fi­cien­tes pa­ra re­ci­clar es­tos re­si­duos. Por lo que, si­guien­do la je­rar­quía de re­si­duos y la ca­pa­ci­dad dis­po­ni­ble, se le de­be dar prio­ri­dad al re­ci­cla­je an­tes que a la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca.

Tam­bién se de­be fo­men­tar la apli­ca­ción de los ma­te­ria­les re­sul­tan­tes de su re­ci­cla­do y pa­ra con­se­guir­lo una de las vías es la ob­ten­ción de la con­si­de­ra­ción de fin de re­si­duo pa­ra es­te ma­te­rial. Por ello, des­de el pa­sa­do año es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que el cau­cho pro­ce­den­te de neu­má­ti­cos fue­ra de uso ob­ten­ga tal con­si­de­ra­ción, y así se lo he­mos trans­mi­ti­do en di­ver­sas reunio­nes man­te­ni­das con la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ca­li­dad y Eva­lua­ción Am­bien­tal y Me­dio Na­tu­ral del mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te. Con es­te fin, les he­mos presentado un dos­sier que sir­va co­mo he­rra­mien­ta de apo­yo y de tra­ba­jo pa­ra de­fi­nir los cri­te­rios es­pe­cí­fi­cos de fin de con­di­ción de re­si­duo del cau­cho pro­ce­den­te del neu­má­ti­co al fi­nal de su vi­da útil en el ám­bi­to na­cio­nal y es­pe­ra­mos que a me­dio pla­zo se con­si­ga ese ob­je­ti­vo.

¿Por qué es tan im­por­tan­te que se cam­bie la ac­tual con­si­de­ra­ción de es­te ma­te­rial?

Por­que sin du­da su­pon­dría un gran avan­ce en­ca­mi­na­do ha­cia el mo­de­lo de eco­no­mía cir­cu­lar. Ade­más de po­ten­ciar la uti­li­za­ción de los ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del neu­má­ti­co al fi­nal de su vi­da útil (NFVU), se for­ta­le­ce­rá su re­ci­cla­do, se agi­li­za­rán los trá­mi­tes y se evi­ta­rán in­cer­ti­dum­bres.

Ade­más, otra se­rie de ven­ta­jas es que se re­co­no­ce­rá la la­bor de pro­ce­sa­do y tra­ta­mien­to lle­va­do a ca­bo por los re­ci­cla­do­res, un es­la­bón cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de la eco­no­mía cir­cu­lar; se es­ta­ble­ce­rán cri­te­rios ob­je­ti­vos y co­mu­nes pa­ra to­dos; se cer­ti­fi­ca­rá que se ob­tie­ne un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad con lo que au­men­ta­rá la con­fian­za en es­te ma­te­rial; se pro­mo­cio­na­rá la apli­ca­ción de la je­rar­quía de re­si­duos y el uso de los ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del NFVU, uno de los ob­je­ti­vos del

PEMAR, y, por úl­ti­mo, ser­vi­rá pa­ra des­te­rrar los mi­tos exis­ten­tes y las opi­nio­nes seu­do­cien­tí­fi­cas que di­cen que es­te ma­te­rial es pe­li­gro­so.

¿Cuá­les son las úl­ti­mas ci­fras de re­ci­cla­je de neu­má­ti­cos fue­ra de uso en España?

En el año 2017 en nues­tro país se re­co­gie­ron más de 260.000 to­ne­la­das de neu­má­ti­cos fue­ra de uso, y se re­uti­li­za­ron y re­ci­cla­ron más de 160.000 to­ne­la­das, prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que en el año 2016.

Pa­ra en­ten­der vi­sual­men­te el es­fuer­zo del sec­tor re­ci­cla­dor de es­te ma­te­rial, na­da me­jor que se­ña­lar que si se pu­sie­ran en fi­la to­dos los neu­má­ti­cos fue­ra de uso re­ci­cla­dos en 2017, se po­dría re­co­rrer la dis­tan­cia que se­pa­ra Bar­ce­lo­na de la ciu­dad de Auc­kland, en Nue­va Ze­lan­da.

¿Qué as­pec­tos con­si­de­ra más im­por­tan­tes a la ho­ra de man­te­ner o me­jo­rar esas ci­fras de re­uti­li­za­ción y re­ci­cla­je?

Des­de la fe­de­ra­ción en­ten­de­mos que es prio­ri­ta­rio fo­men­tar la apli­ca­ción de la je­rar­quía de re­si­duos y, con ello, el re­ci­cla­je ma­te­rial. En España hay im­plan­ta­da y desa­rro­lla­da una red de plan­tas de re­ci­cla­je ma­te­rial, ca­pa­ci­dad de tra­ta­mien­to y mer­ca­do su­fi­cien­tes pa­ra re­ci­clar es­tos re­si­duos. Por lo que, si­guien­do la je­rar­quía de re­si­duos y la ca­pa­ci­dad dis­po­ni­ble, se le de­be dar prio­ri­dad al re­ci­cla­je an­tes que a la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca. Tam­bién se de­be fo­men­tar la apli­ca­ción de los ma­te­ria­les re­sul­tan­tes de su re­ci­cla­do y pa­ra con­se­guir­lo una de las vías es la ob­ten­ción de la con­si­de­ra­ción de fin de re­si­duo pa­ra es­te ma­te­rial. Por ello, des­de el pa­sa­do año es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que el cau­cho pro­ce­den­te de neu­má­ti­cos fue­ra de uso ob­ten­ga tal con­si­de­ra­ción, y así se lo he­mos trans­mi­ti­do en di­ver­sas reunio­nes man­te­ni­das con la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ca­li­dad y Eva­lua­ción Am­bien­tal y Me­dio Na­tu­ral del mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te. Con es­te fin, les he­mos presentado un dos­sier que sir­va co­mo he­rra­mien­ta de apo­yo y de tra­ba­jo pa­ra de­fi­nir los cri­te­rios es­pe­cí­fi­cos de fin de con­di­ción de re­si­duo del cau­cho pro­ce­den­te del neu­má­ti­co al fi­nal de su vi­da útil en el ám­bi­to na­cio­nal y es­pe­ra­mos que a me­dio pla­zo se con­si­ga ese ob­je­ti­vo.

¿Por qué es tan im­por­tan­te que se cam­bie la ac­tual con­si­de­ra­ción de es­te ma­te­rial?

Por­que sin du­da su­pon­dría un gran avan­ce en­ca­mi­na­do ha­cia el mo­de­lo de eco­no­mía cir­cu­lar. Ade­más de po­ten­ciar la uti­li­za­ción de los ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del neu­má­ti­co al fi­nal de su vi­da útil (NFVU), se for­ta­le­ce­rá su re­ci­cla­do, se agi­li­za­rán los trá­mi­tes y se evi­ta­rán in­cer­ti­dum­bres.

Ade­más, otra se­rie de ven­ta­jas es que se re­co­no­ce­rá la la­bor de pro­ce­sa­do y tra­ta­mien­to lle­va­do a ca­bo por los re­ci­cla­do­res, un es­la­bón cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de la eco­no­mía cir­cu­lar; se es­ta­ble­ce­rán cri­te­rios ob­je­ti­vos y co­mu­nes pa­ra to­dos; se cer­ti­fi­ca­rá Se­gún las úl­ti­mas ci­fras, en­tre los años 2009 y 2016 se han des­ti­na­do 193.640 to­ne­la­das de cau­cho re­ci­cla­do pa­ra la cons­truc­ción de cam­pos de fút­bol, 47.454 to­ne­la­das pa­ra par­ques in­fan­ti­les, 14.477 to­ne­la­das pa­ra mez­clas bi­tu­mi­no­sas y26.716 to­ne­la­das pa­ra pie­zas mol­dea­das

Nues­tras plan­tas re­ci­cla­do­ras es­tán a la ca­be­za en tec­no­lo­gía, efi­cien­cia, etc., no so­lo en Eu­ro­pa sino tam­bién en el mun­do. El ma­yor pro­ble­ma re­cae en que no se es­tá apro­ve­chan­do al má­xi­mo en el mer­ca­do in­terno las di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes que tie­ne es­te ma­te­rial re­ci­cla­do que se ob­tie­ne un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad con lo que au­men­ta­rá la con­fian­za en es­te ma­te­rial; se pro­mo­cio­na­rá la apli­ca­ción de la je­rar­quía de re­si­duos y el uso de los ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del NFVU, uno de los ob­je­ti­vos del PEMAR, y, por úl­ti­mo, ser­vi­rá pa­ra des­te­rrar los mi­tos exis­ten­tes y las opi­nio­nes seu­do­cien­tí­fi­cas que di­cen que es­te ma­te­rial es pe­li­gro­so.

La Ley de Re­si­duos es­ta­ble­ce que pa­ra que se pue­da ob­te­ner tal con­si­de­ra­ción hay que de­mos­trar que exis­ta un mer­ca­do o una de­man­da pa­ra di­chas sus­tan­cias u ob­je­tos, ¿exis­te ese mer­ca­do o esa de­man­da en la ac­tua­li­dad?

Sí, por su­pues­to, es al­go que he­mos te­ni­do muy en cuen­ta a la ho­ra de ela­bo­rar ese dos­sier. Los prin­ci­pa­les usos del cau­cho de NFVU en España son: re­lle­nos pa­ra cam­pos de hier­ba ar­ti­fi­cial, sue­los de se­gu­ri­dad en par­ques in­fan­ti­les, adi­ti­vos pa­ra mez­clas bi­tu­mi­no­sas y adi­ti­vo pa­ra pie­zas mol­dea­das.

Se­gún las úl­ti­mas ci­fras, en­tre los años 2009 y 2016 se han des­ti­na­do 193.640 to­ne­la­das de cau­cho re­ci­cla­do pa­ra la cons­truc­ción de cam­pos de fút­bol, 47.454 to­ne­la­das pa­ra par­ques in­fan­ti­les, 14.477 to­ne­la­das pa­ra mez­clas bi­tu­mi­no­sas y26.716 to­ne­la­das pa­ra pie­zas mol­dea­das. Por tan­to, es ob­vio que exis­te mer­ca­do y que las pro­pie­da­des de es­te ma­te­rial no ha­rán sino in­cre­men­tar gra­dual­men­te la de­man­da, mu­cho más una vez se ob­ten­ga esa con­si­de­ra­ción de fin de re­si­duo.

¿Qué otros usos tie­ne es­te ma­te­rial que el ciu­da­dano pue­de que des­co­noz­ca?

Hoy en día, se­gu­ra­men­te te­ne­mos y usa­mos al­gún pro­duc­to que es­tá com­pues­to de es­te ma­te­rial. Por ejem­plo, las rue­das de un tri­ci­clo, las sue­las de unos za­pa­tos o las ti­ras de unas chan­clas. Tam­bién pue­de que esas ba­rre­ras que ve­mos en las ca­rre­te­ras es­tén for­ma­das por un sis­te­ma de pro­tec­ción de mo­to­ris­tas con ro­di­llos de cau­cho aglo­me­ra­do con re­si­na. In­clu­so el ais­la­mien­to tér­mi­co y acús­ti­co de una edi­fi­ca­ción es­té for­ma­do por lá­mi­nas de cau­cho com­pac­ta­do o aglo­me­ra­do. Sin ol­vi­dar que, en al­gún mo­men­to, se­gu­ra­men­te he­mos con­du­ci­do nues­tro vehícu­lo por al­gu­na ca­rre­te­ra as­fal­ta­da con pol­vo de cau­cho.

¿En com­pa­ra­ción con otros paí­ses eu­ro­peos en que lu­gar se si­túa España en cuan­to a su uso?

Co­mo he men­cio­na­do an­tes, nues­tras plan­tas re­ci­cla­do­ras es­tán a la ca­be­za en tec­no­lo­gía, efi­cien­cia, etc., no so­lo en Eu­ro­pa sino tam­bién en el mun­do. El ma­yor pro­ble­ma re­cae en que no se es­tá apro­ve­chan­do al má­xi­mo en el mer­ca­do in­terno las di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes que tie­ne es­te ma­te­rial re­ci­cla­do. Por po­ner un ejem­plo, es­tá el ca­so de las mez­clas bi­tu­mi­no­sas, don­de el con­su­mo ha ido dis­mi­nu­yen­do en los úl­ti­mos años, lle­gan­do a va­lo­res que es­tán muy por de­ba­jo del ver­da­de­ro po­ten­cial que tie­ne es­ta apli­ca­ción.

Por ello, siem­pre so­li­ci­ta­mos a la Ad­mi­nis­tra­ción que se plan­teen me­di­das más con­cre­tas, es­pe­cí­fi­cas y con­tun­den­tes pa­ra po­ten­ciar real­men­te la uti­li­za­ción de los ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del re­ci­cla­je de los NFU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.