La car­ga fis­cal las­tra la eco­no­mía

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA -

En los úl­ti­mos años, tras re­mon­tar una lar­ga y du­ra re­ce­sión, la eco­no­mía es­pa­ño­la ha fun­cio­na­do bien, ha ge­ne­ra­do em­pleo y el en­torno de la ac­ti­vi­dad ha si­do po­si­ti­vo. Aho­ra, el nue­vo Eje­cu­ti­vo, ol­vi­dan­do las lecciones del pa­sa­do, anun­cia un con­jun­to de pro­pues­tas di­ri­gi­das a au­men­tar el gas­to pú­bli­co vía in­cre­men­to de la tri­bu­ta­ción, y ello en un con­tex­to es­ca­sa­men­te pre­vi­si­ble que apun­ta a la des­ace­le­ra­ción, lleno de in­cer­ti­dum­bres po­lí­ti­cas, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­nes (Ca­ta­lu­ña, Bre­xit, im­pac­to de la po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta de Trump, re­pun­te del pre­cio del pe­tró­leo y de la ener­gía, re­ti­ra­da de es­tí­mu­los fi­nan­cie­ros del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, im­pues­to al dié­sel, etc.), que po­drían afec­tar tan­to a la ren­ta dis­po­ni­ble de las fa­mi­lias, co­mo a los cos­tes de las em­pre­sas es­pa­ño­las.

Y ello a pe­sar de que di­ver­sos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les (OCDE, Co­mi­sión Eu­ro­pea, etc.) y na­cio­na­les (CEOE, FUNCAS, BBVA, etc.), avi­san ca­da día más in­sis­ten­te­men­te que en Es­pa­ña se­gui­mos cre­cien­do, pe­ro con me­nos vi­gor, y que los da­tos apun­tan a una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca. Los ana­lis­tas es­tán re­ba­jan­do su pre­vi­sión de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­ra 2018 y 2019.

Por lo tan­to, lo pru­den­te se­ría se­guir por la sen­da de la con­so­li­da­ción fis­cal y re­du­cir nues­tro por­cen­ta­je de deuda so­bre el PIB. Lo con­tra­rio es pe­li­gro­so. No pen­sar en las con­se­cuen­cias que es­to pue­de aca­rrear en el fu­tu­ro cer­cano, o abo­gar por la teo­ría de “el que ven­ga de­trás que arreé” es ab­so­lu­ta­men­te irres­pon­sa­ble.

Es­pa­ña ne­ce­si­ta re­for­mar su fis­ca­li­dad pa­ra ga­nar en mo­der­ni­dad, efi­ca­cia y efi­cien­cia, lo cual exi­ge una tri­bu­ta­ción que for­ta­lez­ca la re­cu­pe­ra­ción y la crea­ción de em­pleo. La fis­ca­li­dad de­be ser mo­de­ra­da. El pe­so de és­ta, so­bre to­do de la que so­por­tan las em­pre­sas, en el cómpu­to to­tal de los in­gre­sos pú­bli­cos en Es­pa­ña, es­tá muy por en­ci­ma de la que de nues­tros com­pe­ti­do­res eu­ro­peos, don­de la em­pre­sa se con­tem­pla co­mo un ele­men­to ca­ta­li­za­dor de in­gre­sos pú­bli­cos por la vía de la crea­ción de em­pleo y de la di­na­mi­za­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, por tan­to, muy ale­ja­do de una pre­sión fis­cal ex­ce­si­va.

La al­ter­na­ti­va fá­cil de ele­var im­pues­tos en vez de re­du­cir el gas­to no pro­duc­ti­vo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, es una po­lí­ti­ca cor­to­pla­cis­ta y de es­ca­so re­co­rri­do, que ig­no­ra las en­se­ñan­zas de la re­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca, pen­san­do só­lo en orien­tar a su fa­vor las ca­da vez más in­cier­tas y sor­pre­si­vas de­ci­sio­nes de los ciu­da­da­nos en las ur­nas. La CEOE en un re­cien­te in­for­me so­bre “Tri­bu­ta­ción Em­pre­sa­rial”, des­ta­ca que la pro­por­ción de re­cau­da­ción que en Es­pa­ña pro­ce­de de las em­pre­sas, “es con­si­de­ra­ble­men­te su­pe­rior a la me­dia eu­ro­pea”, en es­pe­cial las co­ti­za­cio­nes so­cia­les, y afir­ma que “la pre­sión fis­cal em­pre­sa­rial en Es­pa­ña es alta en com­pa­ra­ción con la de los paí­ses de nues­tro en­torno, y de­be ba­jar, no su­bir”.

El in­for­me se­ña­la que los in­gre­sos pú­bli­cos que apor­tan las em­pre­sas res­pec­to al to­tal es en Es­pa­ña del 30%, mien­tras que la me­dia de la Eu­ro­zo­na es del 26,2%. Ade­más, con da­tos del in­for­me “Pa­ying Ta­xes”, que el Ban­co Mun­dial y PWC ela­bo­ra­ron anual­men­te, la CEOE de­ta­lla que “en Es­pa­ña las em­pre­sas so­por­tan una car­ga tri­bu­ta­ria con un ti­po real del 46,9% so­bre los be­ne­fi­cios, fren­te a una me­dia de la Unión Eu­ro­pea del 40,9%. Es de­cir, que in­clu­yen­do el efec­to de to­dos los im­pues­tos que in­ci­den so­bre las so­cie­da­des, la pre­sión fis­cal em­pre­sa­rial en Es­pa­ña es seis pun­tos por­cen­tua­les su­pe­rior a la me­dia de la UE”.

In­cre­men­tar el gas­to pú­bli­co y fi­nan­ciar­lo au­men­tan­do los im­pues­tos con el ob­je­ti­vo de re­du­cir la de­sigual­dad y me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za es sin du­da un ob­je­ti­vo loa­ble, pe­ro si apren­de­mos de la his­to­ria es más efi­caz y cer­te­ro pa­ra lo­grar­lo, pro­pi­ciar me­di­das pa­ra pro­du­cir más y me­jor que los de­más, con el fin de ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad y ge­ne­rar em­pleo, ya que es­ta úl­ti­ma es la me­jor re­ce­ta pa­ra com­ba­tir la de­sigual­dad. La con­fian­za de los in­ver­so­res en nues­tra eco­no­mía es cla­ve pa­ra nues­tro país, pa­ra ello de­be­mos con­tro­lar los desequilibrios ma­cro­eco­nó­mi­cos pa­ra se­guir avan­zan­do en la re­duc­ción del pa­ro y la mejora de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, to­da po­lí­ti­ca se­ria de­be per­se­guir es­ta me­ta.

Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.