OTRA REALI­DAD…

Moto Verde - - KTM FREERIDE -

…Es po­si­ble con la Free 250 pe­ro tam­bién con la 350. Con la lle­ga­da de la nue­va her­ma­na pa­re­ce que aho­ra és­ta es co­mo la ver­sión trail «light» fren­te a la trial 2T. No es del todo así pe­ro es­tá cla­ro que por su ma­yor pe­so la 4T res­pon­de más es­ta­ble a la par que me­nos es­pon­tá­nea. No só­lo por el pe­so, tam­bién por la res­pues­ta del mo­tor. Los pros y los con­tras de uno y otro ti­po de pro­pul­so­res se sien­ten en la Free. La 4T es más si­len­cio­sa -sen­sa­cio­nal, gracias a sus dos si­len­cia­do­resy más bur­gue­sa en el uso, pues, por ejem­plo, no te­ne­mos que ha­cer mez­cla pa­ra la ga­so­li­na o no hay que preo­cu­par­se de abrir el gri­fo de ga­so­li­na-.

La 350 rin­de más po­ten­cia -27,5 CV- y más par -2,8 mkg-, pa­re­ce te­ner más ace­le­ra­ción y un ex­tra de trac­ción, de­ján­do­se sen­tir más só­li­da en los es­pa­cios que no son de trial, so­bre todo en sen­das y en ve­re­das, así co­mo en ca­mi­nos re­vi­ra­dos. Una op­ción más ru­te­ra, que no re­nun­cia a las tria­le­ras, con la que, igual­men­te, nos li­be­ra­mos del es­trés, de las tris­te­zas. Los co­men­ta­rios de la par­te ci­clo, el cam­bio, los fre­nos, la sus­pen­sión… de la 250 son ex­tra­po­la­bles a la 4T.

¿Pa­ra quién es la Freeride? Gran ob­se­sión la de KTM por trans­mi­tir el con­cep­to de la mo­to y de­fi­nir el clien­te al que va des­ti­na­do. Pa­ra los que ya han he­cho o ha­cen en­du­ro, tie­nen o han te­ni­do mo­to, la Free es una sen­sa­cio­nal mo­to pa­ra apar­car la en­du­ro en esas jor­na­das de­di­ca­das só­lo a los es­ca­lo­nes y los re­co­rri­dos tor­tuo­sos pa­ra flir­tear en zo­nas ex­tre­mas en vez de usar una trial adap­ta­da a la ex­cur­sión con de­pó­si­to al­go más gran­de y asien­to al­to. Tam­bién pue­de ser la pri­me­ra y úni­ca mo­to en­tre los que no quie­ren ni la po­ten­cia ni la en­ver­ga­du­ra/pe­so de una en­du­ro con­ven­cio­nal que no do­mi­nan. La Free bus­ca al inex­per­to, pi­lo­to de as­fal­to que de­bu­ta en el cam­po, a la chi­ca cam­pe­ra que mon­ta tran­qui­la, al en­du­re­ro ve­te­rano que ya no quie­re com­pli­ca­cio­nes o lle­va tiem­po sin mon­tar, y a quien ha per­di­do con­fian­za con una en­du­ro nor­mal.

Lo co­men­ta­mos el año pa­sa­do y nos re­pe­ti­mos: se­gui­mos año­ran­do un gui­ño al uso «dual» y ur­bano, aun­que sea en op­ción, en for­ma de una lla­ve de con­tac­to, unos es­tri­bos pa­ra el pa­sa­je­ro… -en el ca­tá­lo­go Po­wer Parts hay ac­ce­so­rios me­nos úti­les y ne­ce­sa­rios pa­ra la Free que és­tos, co­mo pie­zas de alu­mi­nio de co­lor na­ran­ja-. Se­rían agra­de­ci­dos por los que la des­ti­na­rían a más co­sas que al cam­po y que po­drían lle­var pa­sa­je­ro -ayu­da­ría a mu­chos a jus­ti­fi­car su com­pra-.

En cuan­to al pre­cio, la 250 2T cues­ta 6.249 eu­ros pe­ro se­gu­ro que si pe­leáis con el con­ce­sio­na­rio igual os ayu­da a rom­per esa ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca del «mi­llón de pe­se­tas». La 350 4T cues­ta ca­si sie­te mil eu­ros. ¿Ca­ras? Pa­ra su ti­po de mo­to y seg­men­to tie­nen un cos­te al­to. Pe­ro no son mo­tos ju­gue­te que se des­mon­tan en el pri­mer sal­to y su es­truc­tu­ra es­tá di­se­ña­da ex pro­fe­so pa­ra ellas lo que au­men­ta su cos­te de pro­duc­ción. Es un ca­pri­cho, ca­ro, pe­ro muy di­ver­ti­do y efec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.