TEST EN­DU­RO

La cam­pa­ña de­por­ti­va en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña, con el tí­tu­lo de En­du­ro 3 lo­gra­do por Jo­nat­han Ba­rra­gán, ava­la a es­ta Gas Gas EC 300. En­du­ro con arrai­go, tra­di­ción y abo­len­go que en­cuen­tra pre­di­ca­men­to en­tre los que sa­ben apre­ciar dis­po­ner de una sen­sa­ci

Moto Verde - - SUMARIO - SAN­TI AYA­LA. Fotos: JUAN SANZ. Co­la­bo­ra: ÁN­GEL BURGUEÑO

Gas Gas EC 300 Six Days. Co­lor y dis­tin­ción.

Es­tu­vi­mos en la pre­sen­ta­ción de Gas Gas an­tes del ve­rano y nos gus­tó el com­por­ta­mien­to de la EC 300. Pe­ro nos que­da­mos con ga­nas de más y de po­der ahon­dar en pro­bar y con­tar sen­sa­cio­nes. Gra­cias a la pre­dis­po­si­ción de la mar­ca y, en es­pe­cial, a la ayu­da de Mi­ki Ar­pa, res­pon­sa­ble de I+D, he­mos po­di­do te­ner una uni­dad de prue­bas, ade­más de la re­cién lan­za­da edi­ción li­mi­ta­da (400 uni­da­des) Six Days Chi­le 2018. Ver­sión con al­go más de equi­pa­mien­to co­mo el Ma­ni­llar Rent­hal 997 con ba­rra cen­tral y 28,6 mi­lí­me­tros de diá­me­tro fi­ja­do en una ti­jas me­ca­ni­za­das en CNC, anodi­za­das en ne­gro y con el lo­go de Gas Gas, fa­bri­ca­das en alu­mi­nio. Ade­más mon­ta pu­ños Rent­hal de du­re­za in­ter­me­dia -más aga­rre y con­trol- así co­mo la fun­da del asien­to an­ti­des­li­zan­te en di­se­ño de co­lo­res ex­clu­si­vo, com­bi­na­do con los ad­he­si­vos con mo­ti­vos ét­ni­cos de la Is­la de Pas­cua y la plás­ti­ca de co­lor blan­co. La fre­na­da se po­ten­cia con un dis­co de freno de­lan­te­ro NG flo­tan­te, de 260 mi­lí­me­tros de diá­me­tro, que au­men­ta el ren­di­mien­to y el tac­to, ano­tan­do ade­más la ins­ta­la­ción del ti­ra­dor de ex­trac­ción rá­pi­da del eje de la rue­da de­lan­te­ra. Una for­ma ha­bi­tual de mar­ke­ting pa­ra se­du­cir al clien­te con esa sen­sa­ción de dis­po­ner de un con­jun­to ex­clu­si­vo y ade­más que jus­ti­fi­ca su au­men­to de pre­cio (ape­nas 300 eu­ros más) pues las pie­zas mon­ta­das en blo­que y en fá­bri­ca, sa­len mu­cho me­jor de cos­te.

CON­VEN­CI­MIEN­TO

Siem­pre com­prar una mar­ca u otra ha ido pa­ra mu­chos re­la­cio­na­do a un te­ma de pre­fe­ren­cias más allá de lo que se ve o de lo que ofre­ce. Sen­tir los co­lo­res e iden­ti­fi­car­se con el mar­cha­mo es al­go pro­pio en la mo­to de cam­po, con el con­ven­ci­mien­to de te­ner lo me­jor. No es fá­cil lo­grar la ima­gen de mar­ca y, mu­cho me­nos afian­zar el clien­te, y eso Gas Gas lo con­si­guió pe­ro lue­go per­dió mu­cho en el ca­mino. La nue­va eta­pa bus­ca man­te­ner a los fie­les, re­cu­pe­rar a los tráns­fu­gas e in­cor­po­rar más a fi­las. Lo ma­lo es que aho­ra no es fá­cil pues el mer­ca­do es­tá muy con­cen­tra­do, y ca­da ven­ta es una con­quis­ta. ¿Por qué com­prar es­ta EC 300 ha­bien­do otras? Lo pri­me­ro por una cues­tión vi­sual, sin du­da es una mo­to muy atrac­ti­va, de las que más. La se­gun­da por su ni­vel de do­ta­ción -no le fal­ta de na­da en­tre pro­tec­to­res, do­ble cur­va CDI…- y la ter­ce­ra por su ca­rác­ter de­por­ti­vo que im­pri­me su ar­qui­tec­tu­ra. Al fren­te del desa­rro­llo de la mo­to, Mi­ki Ar­pa no ha du­da­do en ahon­dar en el con­cep­to de una en­du­ro com­pe­ti­ti­va, el ca­ba­llo de Tro­ya que cam­bia la his­to­ria en­tre un di­se­ño pa­ra el en­du­ro de dis­fru­te o aquel que tie­ne al­go más de rit­mo. Apos­tar por una sus­pen­sión co­mo el ma­te­rial Ka­ya­ba es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que no re­sul­ta ba­nal, lo mis­mo que se­guir con­fian­do en fre­nos Nis­sin. Cier­ta­men­te es el com­por­ta­mien­to del apar­ta­do ci­clo en ge­ne­ral, y del cha­sis en par­ti­cu­lar, lo que más cau­ti­va de la Gas Gas EC 300. Se tra­ta de una mo­to que re­sul­ta per­mi­si­va pa­ra ro­dar con rit­mo, al­to si se ne­ce­si­ta, y que trans­mi­te so­li­dez, tam­bién por­que va asen­ta­da, qui­zás por­que sus ki­los de más la aplo­man. En tér­mi­nos de es­ta­bi­li­dad on­dea la ban­de­ra de ser la rei­na de no can­tear­se pe­ro de no ser rí­gi­da de más. En tra­za­do rec­to ad­mi­te la con­duc­ción «full gas» con ab­so­lu­ta en­tre­ga, tra­zan­do pre­ci­sa y apor­tan­do al pi­lo­to con­fian­za ab­so­lu­ta, in­clu­so no­tan­do que el tren de­lan­te­ro tie­ne al­go de car­ga ex­tra. Re­par­to de pe­so que le res­ta al­go de es­pon­ta­nei­dad y de ca­pa­ci­dad reac­ti­va an­te im­pro­vis­tos, de­bien­do el pi­lo­to apor­tar ese ex­tra de fuer­za en el ma­ni­llar pa­ra, por ejem­plo, sal­var zan­jas o re­ga­te­ras, zo­nas ro­tas… El pe­so es, sin du­da, el ma­yor enemi­go de es­ta par­te ci­clo pues, le pe­se a quien le pe­se, la mo­to pe­sa de más. 110,50 ki­los -118 kg, lle­na- son mu­chos e in­tu­yo que hay cier­tos ele­men­tos, co­mo las llan­tas, que no son na­da li­ge­ras. Y se no­ta, cla­ro que se no­ta la ma­sa, cuan­do la ve­lo­ci­dad del re­co­rri­do es len­ta. Le­van­tar­la del sue­lo cues­ta y la tra­se­ra no se mue­ve fá­cil. Y cuan­do pe­ga gol­pes o la­ti­ga­zos en tria­le­ras no es la rei­na de la ma­ne­ja­bi­li­dad, eso pa­ra mí es in­dis­cu­ti­ble.

Pe­ro en cuan­to el ri­mo cam­bia, la ve­lo­ci­dad sube y las mar­chas más al­ta las en­gra­na­mos, el bas­ti­dor de­ja su sen­tir, con una efi­ca­cia ma­ra­vi­llo­so en cur­vas, sa­bien­do me­ter la rue­da de­lan­te­ra de for­ma ágil en el ápi­ce y mar­can­do la tra­za­da o la ro­de­ra con gran pre­ci­sión. En crono la bús­que­da del tiem­po pue­de ser com­pli­ca­da pe­ro en reali­dad pa­re­ce sim­ple con la EC, lo mis­mo que en los tra­mos. To­ca las tra­za­das del mis­mo mo­do que de­ja su hue­lla y su im­pron­ta, con un gran equi­li­brio en­tre ejes, re­sul­tan­do dó­cil y no­ble, de­jan­do ven­cer la apa­tía. Se dis­fru­ta mu­cho con es­te bas­ti­dor si lo que te ape­te­ce es ir rá­pi­do, ser el lí­der del gru­po en tus sa­li­das en­du­re­ras e in­ten­tar que no te si­gan la rue­da tra­se­ra. Al fi­nal la EC 300 nos de­ja que­mar mu­cha adre­na­li­na y es de esas mo­tos que en­cuen­tra el ca­mino, que nos in­ter­pre­ta lo que que­re­mos, y reac­cio­na de for­ma ca­si es­pon­tá­nea, ac­to re­fle­jo, in­tui­ti­va. Y eso que es­ta vez la mo­to te­nía mu­cha dis­tan­cia en­tre ejes (1.495 mm) que le res­ta­ba agi­li­dad en lo más re­vi­ra­do, a cam­bio de ma­yor es­ta­bi­li­dad, re­sul­tan­do por eso al­go ca­be­zo­na. Lo que no des­ta­ca es por su ra­dio de gi­ro y tam­po­co des­ta­ca por ser la rei­na del zig­zag.

Má­xi­ma no­ta pa­ra la sus­pen­sión Ka­ya­ba, y ojo no de for­ma gra­tui­ta por­que sea de la mar­ca ja­po­ne­sa. La hor­qui­lla de car­tu­cho ce­rra­do re­por­ta un com­por­ta­mien­to in­ta­cha­ble con tac­to pe­ro con so­li­dez y ca­si po­dría­mos de­cir ma­te­rial se­miofi­cial. El nue­vo re­gla­je 2019 con­si­gue ahon­dar en te­ner esa má­gi­ca com­bi­na­ción de pa­rá­me­tros pa­ra que ni se sien­ta blan­da ni du­ra pe­ro res­pon­da efec­ti­va y equi­li­bra­da en gol­pes fuer­tes/se­cos de rá­pi­da com­pre­sión co­mo en los de me­nor ve­lo­ci­dad y cor­to re­co­rri­do de tra­ba­jo. Por cier­to, no es muy có­mo­do re­gu­lar la ex­ten­sión -arri­ba- pues el ma­ni­llar cae en­ci­ma de los dia­les y ape­nas que­da es­pa­cio pa­ra me­ter el des­tor­ni­lla­dor. El vér­ti­go de ir rá­pi­do o el mie­do a ir de­pri­sa pue­den des­apa­re­cer con es­ta hor­qui­lla que se apo­ya en un amor­ti­gua­dor de ab­sor­ción sen­sa­cio­nal. In­clu­so sin te­ner que ce­rrar de­ma­sia­do los hi­dráu­li­cos y con­si­guien­do ade­más bue­na trac­ción. Pal­pa el sue­lo sen­sa­cio­nal a la vez que trans­mi­te so­li­dez pa­ra cuan­do se ne­ce­si­ta. De lo me­jor que hay en el mer­ca­do, si no lo me­jor. Es una mo­to de en­du­ro es­tá cla­ro y en circuito de cross esas bon­da­des cam­bian pues no es tan só­li­da. Pe­ro es mo­to Ra­cing, sin du­da. Nos agra­da la po­si­ción

de con­duc­ción y la nue­va fun­da de asien­to, aun­que qui­zá a los más ba­jos el ma­ni­llar les que­de al­go al­to.

La par­te ci­clo de­ja un gran sa­bor de bo­ca -si ba­ja­sen el pe­so, se­ría la pe­ra- y for­ma un in­tere­san­te ma­ri­da­je con el mo­tor. Pro­pul­sor de tra­di­ción, con di­se­ño de más de 20 años, que en cier­tas co­sas le li­mi­ta. Pe­ro aun así to­tal­men­te vá­li­do pues a ba­se de pu­lir de­ta­lles y de pro­bar con­fi­gu­ra­cio­nes se va encontrando me­jo­ras di­ná­mi­cas cla­ras. El gol­pe de gas re­sul­ta cau­ti­va­dor lo mis­mo que su em­pu­je en ba­jos y me­dios. Una mon­ta­ña ru­sa de sen­sa­cio­nes que nos de­ja ga­nas de ir de­pri­sa y que re­dun­da en no cor­tar­nos. Las dos cur­vas dis­po­ni­bles es­ta vez se de­jan sen­tir di­fe­ren­tes con ta­lan­tes de ma­ti­ces di­ver­sos con­tras­ta­dos, aun­que tam­po­co tan di­fe­ren­cia­dos co­mo el sol y la llu­via que po­ne en su man­do. A la EC le gus­ta co­rrer y eso se lo con­ta­gia a sus pi­lo­tos. Lo que pa­sa es que si da­mos ce­ra y de­ja­mos la mano de­re­cha lo­ca, no ten­dre­mos mu­cha ga­so­li­na pa­ra ha­cer ki­ló­me­tros. La EC 300 es be­be­do­ra, y le gus­ta con­su­mir si me­su­ra por lo que aun te­nien­do un de­pó­si­to de 9,8 li­tros, cues­ta lle­gar a los 100 km. sin que ha­ya que po­ner la re­ser­va.

Na­da preo­cu­pan­te en ca­rre­ras de en­du­ro pe­ro no muy po­si­ti­vo en prue­bas de re­sis­ten­cia/cross country, aque­llas en las que re­pos­tar mar­que el desa­rro­llo de la com­pe­ti­ción al con­tar el tiem­po de las pa­ra­das. La otra par­te me­jo­ra­ble, eter­na­men­te ha­blan­do de ello, es la de las vi­bra­cio­nes. Ojo que es­ta uni­dad no es de las que más vi­bran y que mon­ta el ma­ni­llar Rent­hal que ab­sor­be me­nos vi­bra­cio­nes que el nue­vo Ne­ken que lle­va la mo­to es­tán­dar. El cam­bio tra­ba­ja bien aun­que qui­zás con el tac­to al­go blan­do del se­lec­tor que en al­gún mo­men­to nos ha lle­va­do a errar el cam­bio.

So­ber­bia la fre­na­da que es­tá a la que sal­ta pa­ra que no ha­ya un mi­lí­me­tro de más a re­co­rrer, tan­to en el tren de­lan­te­ro co­mo en el tra­se­ro, no­tán­do­se la ac­ción ex­tra del dis­co flo­tan­te so­bre­di­men­sio­na­do, al que hay que acos­tum­brar­se pa­ra no liarla por ex­ce­so de po­ten­cia.

La ca­pa­ci­dad que apor­ta la EC 300 pa­ra ir rá­pi­do, la sus­pen­sión y los fre­nos son ra­zo­nes pa­ra que sea una mo­to Cam­peo­na. Cier­ta­men­te mues­tra cua­li­da­des po­si­ti­vas que así lo per­mi­ten afir­mar aun­que se vea pe­na­da por otros de­ta­lles que no afec­tan a la res­pues­ta pe­ro sí al uso. MV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.