HIS­TO­RIAS VER­DES

Moto Verde - - SUMARIO - S. A. Fotos: MON­TE­SA.

50 Aniver­sa­rio de la Mon­te­sa Cota.

Mon­te­sa ce­le­bra el me­dio si­glo de vi­da de la Cota de trial, úni­co ca­so de mo­de­lo pro­du­ci­do y co­mer­cia­li­za­do inin­te­rrum­pi­da­men­te en Es­pa­ña. Ade­más, con mo­ti­vo de es­ta ono­más­ti­ca lan­za una edi­ción ex­clu­si­va de so­lo 50 uni­da­des de la Cota 300 RR, con cha­sis y bas­cu­lan­te en do­ra­do.

Mon­te­sa, Cota y trial for­man un trío in­di­vi­si­ble que ha per­du­ra­do in­que­bran­ta­ble des­de su na­ci­mien­to en 1968. Aque­lla apues­ta por el trial se man­tie­ne de for­ma inin­te­rrum­pi­da tras me­dio si­glo de pro­duc­ción de mo­de­los Cota de trial, la mo­to más lon­ge­va fa­bri­ca­da en Es­pa­ña y la mo­to de cam­po que más años lle­va en pro­duc­ción en Eu­ro­pa.

El mo­de­lo Cota es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra Mon­te­sa, tan­to a ni­vel de ima­gen, por sus éxi­tos en com­pe­ti­ción, co­mo em­pre­sa­rial, por sus ven­tas. Has­ta la fe­cha se han ven­di­do 160.000 Mon­te­sa Cota, ha­bien­do lan­za­do al mer­ca­do 43 va­rian­tes di­fe­ren­tes del mo­de­lo. Te­nien­do un pi­co má­xi­mo de ven­tas que lle­ga en 1978 cuan­do se lle­gan a pro­du­cir más de 22.000 uni­da­des. Un éxi­to que me­re­ce más tras­cen­den­cia te­nien­do en cuen­ta que es un mo­de­lo pa­ra un uso y pú­bli­co es­pe­cia­li­za­do y no una he­rra­mien­ta po­pu­lar de trans­por­te. Aun­que re­sul­ta cier­to que en esos años se­ten­ta la Cota se con­vir­tió en mo­to de uso dia­rio, apro­ve­chan­do la ba­ja ofer­ta dis­po­ni­ble de otra ti­po­lo­gía de mon­tu­ra.

A día de hoy la fá­bri­ca de Mon­te­sa Hon­da en Bar­ce­lo­na si­gue pro­du­cien­do la Cota (300RR, 4RT260, Ra­ce Ré­pli­ca) así co­mo la Hon­da RTL pa­ra to­do el mun­do, ade­más de re­cam­bios pa­ra las tres líneas de ne­go­cio del gru­po Hon­da (co­ches, mo­tos y pro­duc­tos de fuer­za). Mon­te­sa en su his­to­ria, des­de 1945 a 2017, acu­mu­la una pro­duc­ción to­tal de 441.000 uni­da­des, en­tre sus mo­tos de ca­rre­te­ra, cross, en­du­ro, trial, ci­clo­mo­to­res…

LA PIO­NE­RA. COTA 247

A fi­na­les de los 60, el trial, es­pe­cia­li­dad na­ci­da en Es­co­cia, te­nía ya un des­ta­ca­do au­ge. Mon­te­sa su­po dar­se cuen­ta de esa si­tua­ción pa­ra aden­trar­se en esa ti­po­lo­gía de mo­to y ha­cer­lo con al­go es­pe­cí­fi­co y di­fe­ren­te a lo que ha­bía con mo­to­res 4T. Par­tien­do de la ba­se del exi­to­so pro­pul­sor de la Im­pa­la, ini­cia su in­cur­sión en el trial. El pri­mer pro­to­ti­po, de­no­mi­na­do Trial 250, se pre­sen­tó en abril de 1967 en la ex­po­si­ción del Sec­tor de la Mo­to­ci­cle­ta de Bar­ce­lo­na, pe­ro so­lo se fa­bri­can 44 uni­da­des. Pe­re Pi co­mo pi­lo­to-téc­ni­co, jun­to a Jor­di Ros y Leo­pol­do Mi­lá, si­guie­ron tra­ba­jan­do en el desa­rro­llo de la mo­to, do­ta­da de so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras co­mo las es­tri­be­ras re­trác­ti­les, el de­pó­si­to de ga­so­li­na con tu­bo res­pi­ra­de­ro, el bas­cu­lan­te con de­pó­si­to de acei­te pa­ra en­gra­sar la ca­de­na, o el con­jun­to de asien­to/de­pó­si­to en una pie­za y es­ti­li­za­do. Sin ol­vi­dar el cam­bio de cin­co mar­chas, inusual en­ton­ces.

Fal­ta­ba po­ner­le el nom­bre al mo­de­lo. Pe­dro Pi co­men­ta­ba que «con­vo­qué una vo­ta­ción po­pu­lar en­tre el per­so­nal de la fá­bri­ca pa­ra que apor­ta­ran po­si­bles nom­bres. En­tre los 46 nom­bres pro­pues­tos, dos fue­ron fi­na­lis­tas: Dai­na -un vien­to de la zo­na del ma­res­me ca­ta­lán- y Cota, en re­la­ción a la al­tu­ra de una mon­ta­ña». Cota fue el ele­gi­do, nom­bre cor­to y fuer­te, fá­cil de re­cor­dar en cual­quier idio­ma y bien re­la­cio­na­do con las «co­tas» de las mon­ta­ñas, lo que iba a ser el há­bi­tat na­tu­ral pa­ra es­ta mo­to. Así se eli­gió el nom­bre y así na­cía el mí­ti­co mo­de­lo, el pri­me­ro, Cota 247 -el nú­me­ro, por la ci­lin­dra­da del mo­tor, que fue el que ha­bía de la Im­pa­la, di­se­ña­do por Mi­lá, pues el 175 cc se que­da­ba cor­to pa­ra el trial-. La 247 tu­vo una lar­ga vi­da de pro­duc­ción de 12 años, con más de 20.000 uni­da­des pro­du­ci­das has­ta 1980. In­clu­so se man­tu­vo a la ven­ta con­vi­vien­do con otros mo­de­los más avan­za­dos tec­no­ló­gi­ca­men­te co­mo la 348 que na­ce en 1977. Un fe­nó­meno de ven­tas gra­cias a su atrac­ti­vo e in­no­va­dor di­se­ño -in­clu­so ob­tie­ne el Del­ta de pla­ta al di­se­ño in­dus­trial del Adi-Fad-.

Pa­ra el le­gen­da­rio Pe­re Pi: « fue abrir la puer­ta al trial, una mo­da­li­dad que no ne­ce­si­ta­ba tan­ta pre­pa­ra­ción en la mo­to co­mo en el cross. Y ade­más ha­cer­lo con mo­tor 2T fren­te a los pe­sa­dos 4T bri­tá­ni­cos, has­ta en­ton­ces los re­fe­ren­tes. Apro­ve­cha­mos el mis­mo cár­ter de la Im­pa­la pe­ro le pu­si­mos cin­co mar­chas, otro acier­to, fren­te a las de 4 ha­bi­tua­les de la épo­ca (Ariel, BSA, Ve­lo­cet­te…). Eso per­mi­tía ir más rá­pi­do por ca­mi­nos» .

Ade­más, la Cota in­tro­du­jo no­ve­da­des mun­dia­les co­mo des­ta­ca Pi: « fui­mos los pri­me­ros en mon­tar es­tri­bos ple­ga­bles, pues ha­cien­do trial con los rí­gi­dos da­ba en to­das par­tes ».

Y con gran or­gu­llo Pi tam­bién des­ta­ca que «jun­to a Pirelli desa­rro­lla­mos los pri­me­ros neu­má­ti­cos de trial que re­em­pla­za­ban a los Fi­res­to­ne o Dun­lop que ha­bían que no aga­rra­ban na­da. Neu­má­ti­cos con can­to vi­vo, ar­te­sa­nos al prin­ci­pio. Di­se­ña­dos so­bre una pie­za de ma­de­ra ta­lla­da, con la for­ma de los ta­cos. Lue­go Pirelli hi­zo rue­das pa­ra las Cota si­guien­tes 25 ,49, 74, 123… ».

La otra cla­ve del éxi­to de la Cota 247, se­gún Pi, es­ta­ba en que «era bo­ni­ta, fun­cio­nal y ba­ra­ta. El con­jun­to de­pó­si­to/si­llín lo hi­ci­mos co­mo con for­ma de plá­tano, cur­va­da, con la par­te cen­tral, más ba­ja. Un acier­to ».

Des­pués de la 247 han se­gui­do 42 mo­de­los de Cota más, los de ma­yor éxi­to co­mer­cial 247, 348, 123, 74, 49, 315, y el ac­tual 4RT.

Mon­te­sa tu­vo su gran épo­ca do­ra­da con la Cota y con el trial a me­dia­dos de los 70, prin­ci­pal­men­te en­tre 1972 a 1977, cuan­do eclo­sio­na­ba con el trial, lan­zan­do gran va­rie­dad de mo­de­los pa­ra abar­car a to­do la ti­po­lo­gía de usua­rios por eda­des y por ni­ve­les de con­duc­ción. En­ton­ces se su­ce­dían las pre­sen­ta­cio­nes con los mo­de­los 247, 25, 49, 123, 172 y 348. Fue la ex­plo­sión del trial, en lo co­mer­cial y en lo de­por­ti­vo. Así co­mo en el uso de la mo­to, tam­bién pa­ra la ciu­dad, pues en­ton­ces era lo que ha­bía, útil y fun­cio­nal. Se usa­ba en el día día, era útil pa­ra to­do, tam­bién en ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, pues an­tes las trial eran más po­li­va­len­tes, no tan es­pe­cia­li­za­das co­mo aho­ra. Sin ol­vi­dar que per­mi­tió el uso en fa­mi­lia, pues pa­dres e hi­jos mon­ta­ba jun­tos, los adul­tos con sus Cota 247/348 y los ni­ños con las pe­que­ñas Cota 25/49. Mí­ti­cas han si­do las Cota 25/49 con las que mu­chos han co­men­za­do su an­da­du­ra en la mo­to de cam­po, mo­de­los que hoy en día son co­ti­za­dos y de las que hay mu­chas uni­da­des res­tau­ra­das en los ga­ra­jes, ca­sas y ta­lle­res de los que fue­ron sus pro­pie­ta­rios.

UNIÓN CON HON­DA

En los años ´80 lle­ga la cri­sis a Mon­te­sa, tan­to por­que la mo­da­li­dad se ha es­pe­cia­li­za­do mu­cho co­mo por­que las mar­cas ita­lia­nas pro­du­cen mo­de­los más li­ge­ros y pe­que­ños. Mon­te­sa en­cuen­tra vía de con­ti­nui­dad cuan­do en 1983 fir­ma un acuer­do con Hon­da pa­ra pro­du­cir mo­de­los (MTX & MBX75) de la mar­ca ni­po­na en la fá­bri­ca de Es­plu­gues. Es­te acuer­do cul­mi­na en 1986 con la crea­ción de la so­cie­dad Mon­te­sa Hon­da -el ca­pi­tal so­cial que­dó cons­ti­tui­do con un 88% per­te­ne­cien­te a Hon­da Mo­tor y un 12% a los so­cios es­pa­ño­les-, con el com­pro­mi­so, por par­te de Hon­da, de pro­du­cir y fa­bri­car las Cota 125, 200 y 349 que ini­cial­men­te se dis­tri­bu­ye­ron a tra­vés de su red de ven­tas en Eu­ro­pa fa­bri­ca­das ba­jo las si­glas MH. A par­tir de enero del 1987 irrum­pe la nue­va Cota 335 y en no­viem­bre del mis­mo año, la Cota 307. Se­gui­da­men­te na­ce en 1992 la Cota 311, la úl­ti­ma «au­tén­ti­ca» Mon­te­sa, mo­to des­ta­ca­da por­que ya es­tre­na­ba el cha­sis de alu­mi­nio do­ble vi­ga fa­bri­ca­do por Ver­lic­chi ade­más de ser la primera Cota con re­fri­ge­ra­ción lí­qui­da pa­ra su mo­tor Mon­te­sa 2T de 260 c.c.

Co­mo evo­lu­ción de la Cota 311 en oc­tu­bre de 1993 lle­ga el na­ci­mien­to de la Cota 314 R. Mo­to des­ta­ca­da con la prin­ci­pal no­ve­dad de su mo­tor, el pri­me­ro de la sa­ga pro­du­ci­do por HRC en Ja­pón, desa­rro­lla­do en co­la­bo­ra­ción con Mon­te­sa. La Cota 314 es re­vo­lu­cio­na­ria

al in­cor­po­rar por primera vez en una mo­to­ci­cle­ta de trial el en­cen­di­do elec­tró­ni­co CDI Di­gi­tal, tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da en la mí­ti­ca Hon­da NR-750.

Pe­ro la gran co­la­bo­ra­ción téc­ni­ca con Hon­da lle­ga con la Cota 315 R. So­bre la ba­se de la 314 na­ce­ría el pro­to­ti­po de la 315, con el que la mar­ca com­pe­ti­ría an­tes de lan­zar el mo­de­lo de se­rie y con el que Marc Co­lo­mer fue Cam­peón del Mun­do en 1996. Así, co­rría el año 1997 cuan­do Mon­te­sa pre­sen­ta­ba su Cota 315 R co­mo re­le­vo de la 314 y lo ha­cía ava­la­da por un tí­tu­lo mun­dial. Los in­ge­nie­ros plan­tea­ron una mo­to fiel al es­ti­lo de la mar­ca con un cha­sis do­ble vi­ga de alu­mi­nio, pe­ro de nue­va fac­tu­ra, fa­bri­ca­do por los ita­lia­nos de Ver­lic­chi. Y des­de HRC en Ja­pón lle­ga­ba una nue­va me­cá­ni­ca dos tiem­pos de 249 c.c., cam­bio de cin­co mar­chas (pa­ra re­du­cir pe­so, una me­nos que en la 314), em­bra­gue hi­dráu­li­co… y des­de el año 2000, hor­qui­lla Sho­wa.

Ava­la­da ade­más por los éxi­tos de­por­ti­vos de cin­co Cam­peo­na­tos del Mun­do. El pri­me­ro en 1996 con Marc Co­lo­mer, al que su­mar cua­tro más con Doug Lamp­kin, el pri­me­ro en el año 2000 y to­dos los otros con­se­cu­ti­vos has­ta 2003.

La Cota 315 era una gran mo­to pe­ro Hon­da, va­lo­ran­do te­mas eco­ló­gi­cos, de­ci­de de­jar de pro­du­cir mo­to­res 2T.

Apro­ve­chan­do esa si­ner­gia de tec­no­lo­gía en­tre Mon­te­sa y Hon­da, en 2004 lle­ga­ba el na­ci­mien­to de la Cota 4RT con mo­tor de cua­tro tiem­pos. La Cota 4RT na­ció apro­ve­chan­do la ex­pe­rien­cia téc­ni­ca de Hon­da -pro­pie­ta­ria de la mar­ca- con la CRF 250 de cross, sien­do pio­ne­ra Mon­te­sa en ven­der una mon­tu­ra de trial con in­yec­ción elec­tró­ni­ca PGM-FI, sin ali­men­ta­ción por ba­te­ría.

Pa­ra la par­te ci­clo, Mon­te­sa se man­tu­vo fiel al cha­sis de alu­mi­nio que ya lle­va­ba años mon­tan­do en la Cota 311, 314R y 315 R, aun­que ló­gi­ca­men­te con otro nue­vo di­se­ño, ade­más de re­cu­rrir a ma­te­ria­les «pre­mium» co­mo la sus­pen­sión Sho­wa. In­cues­tio­na­ble, sin du­da, la ca­li­dad de com­po­nen­tes y de aca­ba­do de la mo­to. Muy va­lo­ra­da por su gran fia­bi­li­dad y ro­bus­tez, la 4RT es­tá muy con­si­de­ra­da por los que ha­cen trial por­que ade­más, con­su­me po­co.

Pa­ra dar­le un ca­rác­ter al­go más di­ná­mi­co, en 2014 se au­men­tó la ci­lin­dra­da de la 4RT de 249 c.c. en ori­gen has­ta los 260 cc. Y en 2016 lle­gó el mo­tor de más ci­lin­dra­da (288 cc.) y par­te ci­clo más li­ge­ra (72 kg.), los ar­gu­men­tos de la Cota 4RT 300 RR (Ra­ce Ready).

ÉXI­TOS DE­POR­TI­VOS

En ma­yo del 1968 Mon­te­sa de­bu­ta con la Cota 247 en los Seis Días de Es­co­cia, con un ter­cer pues­to de Don Smith. Un año más tar­de se con­si­gue la vic­to­ria por equi­pos. Ade­más, Pe­re Pi se con­vier­te en el pri­mer Cam­peón de Es­pa­ña con la 247.

Des­de en­ton­ces Mon­te­sa y la Cota son un re­fe­ren­te mun­dial del trial, acu­mu­lan­do 65 tí­tu­los mun­dia­les (21 de mar­cas y 44 de pi­lo­tos). To­ni Bou, el me­jor alia­do de la Cota, lle­va ga­nan­do tí­tu­los inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de 2007, acu­mu­lan­do los úl­ti­mos 24 mun­dia­les de trial -tan­to In­door co­mo Out­door-. Jun­to a Bou hay que su­mar 20 tí­tu­los de otros pi­lo­tos, por or­den cro­no­ló­gi­co: Ulf Karl­son, 1; Marc Co­lo­mer, 3; Dou­gie Lamp­kin, 6; Ta­kahi­sa Fu­ji­na­mi, 1; Laia Sanz, 8, Fé­mi­nas; Al­fre­do Gó­mez, 1 Jú­nior.

La Mon­te­sa Cota 4RT es la cla­ra do­mi­na­do­ra del Mun­dial de Trial en el si­glo XXI. Des­de el año 2000 en el mun­dial out­door, Mon­te­sa ha ob­te­ni­do 18 tí­tu­los Mun­dia­les de 19 po­si­bles, ade­más de 17 Cam­peo­na­tos del Mun­do de pi­lo­tos. MV

El trial na­ce en Es­co­cia en 1909, mo­da­li­dad de mo­to pa­ra su­bir co­li­nas. En 1911 se ce­le­bran los pri­me­ros Seis Días de Es­co­cia y en 1955 las mar­cas bri­tá­ni­cas 4T (Ariel, BSA, Ve­lo­cet­te...) man­da­ban. De Es­co­cia, sal­tó a Bél­gi­ca y en 1963 lle­gó a Fran­cia. En 1964 la FIM ya hi­zo su primera ten­ta­ti­va de cam­peo­na­to y ese año, en no­viem­bre, se hi­zo el pri­mer trial en Es­pa­ña, en el Ti­bi­da­bo, en Bar­ce­lo­na. En 1965 se dispu­ta el pri­mer cam­peo­na­to, el de Ca­ta­lu­ña, y en 1968 el pri­mer Cam­peo­na­to de Es­pa­ña que ga­nó Pe­dro Pi con una Mon­te­sa.

La au­tén­ti­ca primera Cota, la 247, lan­za­da en 1968. La de­no­mi­na­ción Cota ha­cía re­fe­ren­cia a la al­tu­ra de las mon­ta­ñas. Trial 250, año 1967. Con ella em­pe­zó la his­to­ria, aun­que no tu­vo la de­no­mi­na­ción de Cota. Una mo­to his­tó­ri­ca.

Mo­de­lo mí­ti­co, Cota 247 Ulf Karl­son, lan­za­da en 1974. Con fa­ro, con lu­ces de ca­rre­te­ra y de po­si­ción, y pi­lo­to con luz stop. En 1976 na­cía la 348. Con ci­lin­dra­da de 306 cc. y 6 vel. Guar­da­ba­rros de plás­ti­co, nue­vo cha­sis y otra sus­pen­sión. Hu­bo ver­sión Trail, bi­pla­za. El co­lor blan­co to­mó pro­ta­go­nis­mo, jun­to al cha­sis ro­jo, en mo­de­los co­mo la Cota 349 de 1981, ré­pli­ca de la ga­na­do­ra del Mun­dial 1980. Los ni­ños so­ña­ban con ella. La Cota 25, és­ta el mo­de­lo C, en blan­co. Mo­tor 49 cc, em­bra­gue cen­trí­fu­go y cam­bio de dos re­la­cio­nes, cor­ta y lar­ga. Mu­chos apren­die­ron con la Cota 49. Lan­za­da en 1972, con mo­tor de 48 cc, 2 CV y 3 mar­chas. Con 16 años se po­día lle­var, sin ma­trí­cu­la ni se­gu­ro.

Cota 50 aniver­sa­rio. El úl­ti­mo mo­de­lo lan­za­do de la sa­ga, edi­ción li­mi­ta­da a 50 uni­da­des.

Cota 310 (1991). In­con­fun­di­ble por sus co­lo­res y por la hor­qui­lla in­ver­ti­da Mar­zoc­chi y el sis­te­ma de pro­gre­si­vi­dad PRS2 tra­se­ro. De­pó­si­to de 4 l. La Cota 311 fue la úl­ti­ma 100% Mon­te­sa. Lan­za­da en 1992 fue la primera con cha­sis de alu­mi­nio y re­fri­ge­ra­ción lí­qui­da. Mo­tor 260 cc. Gran éxi­to de­por­ti­vo y co­mer­cial con la Cota 315 R. Do­ta­da de mo­tor Hon­da 2T y de sus­pen­sión Sho­wa.

Ex­tre­mo a ex­tre­mo. El pri­mer Cam­péon de Es­pa­ña de Trial, Pe­dro Pi, jun­to al úl­ti­mo To­ni Bou, los dos con Mon­te­sa.

El mo­tor cua­tro tiem­pos lle­go a la Cota en 2004, con el na­ci­mien­to de la 4RT, mo­de­lo que si­gue en pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.