MV 484=1 PRA­DO YOU ARE THE CHAM­PION

Moto Verde - - EDITORIAL -

op­cio­nes, con cen­tra­li­ta que se pue­de con­tro­lar vía wi­fi con el mó­vil y la app Po­wer Tu­ner. Aho­ra el pi­lo­to dis­po­ne de un in­te­rrup­tor mon­tan­do en el ma­ni­llar que re­gu­la el mo­do mo­tor. El em­bra­gue ha si­do me­jo­ra­do y so­me­ti­do a tra­ba­jo de evo­lu­ción, que ten­ga me­jor tac­to y más du­ra­ción. En al­gún mo­men­to en mis años tra­ba­jan­do en Mo­to Ver­de te­nía la es­pe­ran­za de po­der es­cri­bir es­to. He­mos tar­da­do 484 nú­me­ros de la re­vis­ta, o lo que es lo mis­mo 40 años, pa­ra po­der dis­fru­tar del mo­men­to en que con­se­gui­mos un Cam­peo­na­to del Mun­do MX2 y, ade­más, el pi­lo­to es lí­der, ocu­pa por­ta­das a ni­vel mun­dial, se ha­bla de él por to­das par­tes y ge­ne­ra emo­ción en­tre los afi­cio­na­dos y ex­pec­ta­ción en­tre los pro­fa­nos.

MV 484 equi­va­le al 1 de Jorge Pra­do, al mo­men­to en el que to­dos en­to­na­mos la ban­da so­no­ra ofi­cial de los que ga­nan tí­tu­los, el «We Are the Cham­pions» de los Queen. Por­que es ver­dad que Jorge, «You are the Cham­pion», pe­ro es­te tí­tu­lo creo que to­dos lo sen­ti­mos, aun­que sea de for­ma me­ta­fó­ri­ca, co­mo nues­tro. Un lo­gro en el que la afi­ción ha em­pu­ja­do con su áni­mo y por eso se ha ge­ne­ra­do esa sen­sa­ción de jú­bi­lo.

En MO­TO VER­DE, Jorge Pra­do ha en­con­tra­do siem­pre es­pa­cio des­de pe­que­ño, cuan­do po­cos le co­no­cían. Lle­va tiem­po es­cri­bien­do men­sual­men­te, de pu­ño y le­tra, su co­lum­na pa­ra nues­tros lec­to­res. Y aún lo si­gue ha­cien­do, con la mis­ma ilu­sión y es­pon­ta­nei­dad que le ca­rac­te­ri­za, con su na­tu­ral sen­ci­llez que le ha­cen más gran­de. Es­tu­vi­mos en Imo­la, Ita­lia, vi­vien­do en di­rec­to es­te mo­men­to his­tó­ri­co. Mi com­pa­ñe­ro Mar­cos Abe­len­da y yo no po­día­mos per­der­nos se­me­jan­te ins­tan­te his­tó­ri­co, so­bre to­do por­que el pri­me­ro siem­pre re­sul­ta es­pe­cial. Lo vi­vi­do en el icó­ni­co Au­tó­dro­mo En­zo y Dino Fe­rra­ri, circuito de al­ta car­ga emo­cio­nal, tan­to por­que es la ca­sa de Fe­rra­ri co­mo por­que allí fa­lle­ció Ayr­ton Sen­na, no tie­ne ex­pli­ca­ción con pa­la­bras. Emo­ción des­bor­da­da in­clu­so aun ha­bién­do­se ade­lan­ta­do los acon­te­ci­mien­tos al co­no­cer­se an­tes de la ca­rre­ra que Pra­do ya era Cam­peón al no acu­dir el le­sio­na­do Pauls Jo­nass. No soy yo de emo­cio­nar­me mu­cho pe­ro os re­co­noz­co que Jorge Pra­do lo ha con­se­gui­do y aquel do­min­go del 30 de sep­tiem­bre que­da im­bo­rra­ble en mi me­mo­ria. Co­mo lo fue la re­cep­ción en el Ae­ro­puer­to de Ma­drid Ba­ra­jas el lu­nes 1 de oc­tu­bre. Es­ta­ba co­mo en una nu­be, dis­fru­tan­do con al­go que en mi vi­da pen­sé que igual nun­ca se vi­vía de es­ta for­ma. Ya ha­bía­mos te­ni­do un Cam­peón del Mun­do de MX3, Car­los Cam­pano, pe­ro su épi­ca ha­bía te­ni­do me­nos ca­la­do, sien­do buen mo­men­to aho­ra pa­ra re­cor­dar­lo. Lo de Pra­do va más allá pues es­tá cla­ro que hay lar­go re­co­rri­do por de­lan­te y que lle­ga­rán los tí­tu­los tam­bién en la ca­te­go­ría má­xi­ma MXGP.

Sen­sa­cio­nal ver que aho­ra to­do el mun­do sa­be de mo­to­cross y se sube al ca­rro ga­na­dor, ga­nan­do así no­to­rie­dad el mo­to­cross, Jorge Pra­do y la mo­to de cam­po. Oja­lá re­per­cu­ta en un au­men­to de prac­ti­can­tes de nues­tro de­por­te, en una me­jo­ra de la ima­gen de los que mon­ta­mos y en una con­si­de­ra­ción ha­cia la mo­to de cam­po.

IM­PO­SI­BLE, PO­SI­BLE. JORGE PRA­DO NOS HA LLE­VA­DO A UN ES­TA­DO DES­CO­NO­CI­DO DE EU­FO­RIA Y EMO­CIÓN. ¡VI­VA JP 61, CAM­PEÓN!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.