Por mi­lé­si­mas

MOTOCICLISMO - - GP AUSTRALIA -

La pe­lí­cu­la de la ca­rre­ra de Mo­to3 fue un con­ti­nuo “th­ri­ller” y el ma­yor dam­ni­fi­ca­do fue Bez­zec­chi, al que le tiró Ga­bri Ro­dri­go a la ba­ja­da de Lu­key Heights. El ita­liano se que­ja­ba de la pre­sen­cia de “ter­ce­ros pi­lo­tos” en la lu­cha por el tí­tu­lo. Pe­ro así es el Mun­dial. Mar­tín tam­bién su­frió lo su­yo, y dio por bue­na la quin­ta po­si­ción. Pri­me­ro por­que du­ran­te to­da la ca­rre­ra le mar­ca­ban que te­nía que ce­der una po­si­ción. Y él obe­de­ció va­rias ve­ces. Des­pués, por­que re­co­no­ció que “sen­tí mu­cho mie­do en que al­guno se pa­sa­se de fre­na­da y me lle­va­se pues­to, so­bre to­do en la úl­ti­ma vuel­ta”. El ter­ce­ro en dis­cor­dia, Di Gian­non­to­nio, se me­tió en la po­ma­da gra­cias al se­gun­do pues­to a re­bu­fo de un Al­bert Are­nas que se la ju­gó en la úl­ti­ma vuel­ta. Fue el úni­co que cre­yó en la es­tra­te­gia de ti­rar to­da la úl­ti­ma vuel­ta a fon­do y aguan­tó a pe­sar del jue­go de re­bu­fos en la rec­ta. En el equi­po hi­cie­ron una fan­tás­ti­ca re­la­ción de cam­bio y él lo bor­dó. Cam­bió cuan­do to­ca­ba y se aco­pló per­fec­ta­men­te en la KTM, a pe­sar de no ser uno de los pe­que­ños de la ca­te­go­ría. Y así de con­ten­to se mos­tra­ba: “Sin es­tra­te­gias, ni for­ma de leer la ca­rre­ra. Sa­bía que po­día ha­cer pri­me­ro to­da la vuel­ta y lue­go me he aco­pla­do con to­das mis fuer­zas y he re­za­do pa­ra que no me pa­sa­ran”. La vic­to­ria de Mo­to2 tam­bién se de­ci­dió por mi­lé­si­mas en­tre los úl­ti­mos cam­peo­nes de Mo­to3. Mir pre­pa­ró muy bien la en­tra­da en rec­ta pa­ra tra­tar de ga­nar por re­bu­fo a Bin­der, pe­ro se que­dó a 36 mi­lé­si­mas, pre­ci­sa­men­te su dor­sal… El ba­lear vol­vía a un po­dio al que no se subía des­de Ale­ma­nia y le da­ba una in­yec­ción de mo­ral. “Cuan­do las co­sas no sa­len sal­tan las alar­mas y a ve­ces tam­po­co hay que alar­mar­se tan­to. Es cues­tión de tiem­po de que to­do vuel­va a su si­tio”. La lu­cha por el po­dio fue tam­bién de dos es­pa­ño­les, Vier­ge y Fer­nán­dez, y am­bos te­nían mo­ti­vos pa­ra son­reír. El pri­me­ro por­que sa­lía por fin del ho­yo que le me­tió su le­sión en la mano de­re­cha, y el se­gun­do lo­gró el me­jor re­sul­ta­do de su vi­da a pe­sar de per­der el po­dio por so­lo 8 mi­lé­si­mas. Los que no apa­re­cie­ron fue­ron los dos con­ten­dien­tes al tí­tu­lo. Bag­naia no se sin­tió có­mo­do con la Ka­lex des­de el vier­nes, sin ape­nas aga­rre por cul­pa de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y en ca­rre­ra se que­jó del neu­má­ti­co. Aun­que hi­zo una ca­rre­ra in­te­li­gen­te, sin arries­gar más de la cuen­ta y siem­pre vi­gi­lan­do a su ri­val. Me­nos ex­cu­sa tu­vo Oli­vei­ra, que per­dió la opor­tu­ni­dad de re­cor­tar mu­chos pun­tos al lí­der. En su ca­so el pro­ble­ma es­tu­vo en el tren de­lan­te­ro y ni si­quie­ra si­guien­do la lí­nea del ga­na­dor Bin­der pu­do so­lu­cio­nar­lo.

Joan Mir ro­zó su pri­me­ra vic­to­ria en Mo­to2 en el mis­mo cir­cui­to en el que un año an­tes se ha­bía pro­cla­ma­do cam­peón del mun­do de Mo­to3. Ga­nó Bin­der por 36 mi­lé­si­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.