UN TRE­MEN­DO DESAFÍO PA­RA CAR­ME­LO EZPELETA

MOTOCICLISMO - - GP MALASIA -

Sue­lo en­tre­vis­tar a Car­me­lo Ezpeleta unas tres ve­ces al año. La pri­me­ra es an­tes de que arran­que el cam­peo­na­to, la se­gun­da lle­ga me­dia­da la tem­po­ra­da y la ter­ce­ra cuan­do se es­tá acabando. Es una bue­na for­ma de pul­sar el es­ta­do de Mo­toGP, por­que el CEO de Dor­na no rehú­ye pre­gun­ta al­gu­na y tam­po­co es­tá pa­ra per­der el tiem­po. Es de esas per­so­nas que gas­tan el tiem­po en vez de per­der­lo, por lo que hay que ser cer­te­ro con el cues­tio­na­rio cuan­do se tie­ne fren­te a fren­te a es­te ti­po de fuer­te ca­rác­ter y ges­to se­rio, pe­ro sim­pá­ti­co y cer­cano en las dis­tan­cias cor­tas con quien le trans­mi­te con­fi an­za. En Aus­tra­lia vol­vi­mos a char­lar un rato y con la in­mi­nen­te lle­ga­da de la ci­ta ma­la­ya le re­cor­dé una en­tre­vis­ta que le hi­ce en Se­pang ha­ce ya sie­te años y de la que aún hay un asun­to pen­dien­te.

El do­min­go 23 de oc­tu­bre de 2011 se re­cor­da­rá por siem­pre co­mo el fa­tí­di­co día en el que per­dió la vi­da el año­ra­do Mar­co Si­mo­ne­lli, y ese mis­mo día pu­bli­ca­mos en As una im­por­tan­te en­tre­vis­ta con Ezpeleta que que­dó ló­gi­ca­men­te en­som­bre­ci­da por la trá­gi­ca no­ti­cia de esa mis­ma ma­ña­na. En ella Car­me­lo avan­za­ba las lí­neas maes­tras del pro­yec­to 2017 del que aho­ra dis­fru­ta el Mo­toGP más sa­nea­do a ni­vel eco­nó­mi­co que se re­cuer­da y a ni­vel de­por­ti­vo, por la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de sus ca­rre­ras, pe­ro tam­bién re­ve­la­ba el eje­cu­ti­vo una in­quie­tud que te­nía y que no ha lle­ga­do a qui­tar­se de en­ci­ma pa­sa­dos los años…

A Ezpeleta no le gus­ta­ba en­ton­ces que hu­bie­ra pi­lo­tos que tu­vie­ran que pa­gar por co­rrer o que ga­na­ran una mi­se­ria cuan­do es­ta­ban po­nien­do en jue­go su vi­da, al­go que tris­te­men­te que­dó más que cons­ta­ta­do en ese mis­mo gran pre­mio. Re­cu­pe­ré con él aque­lla le­ja­na con­ver­sa­ción y no se le ha ol­vi­da­do. Tan es así que es uno de los gran­des desafíos que tie­ne pa­ra el pró­xi­mo blo­que de cin­co años, a par­tir de 2022, pa­ra el que es­tá ya tra­ba­jan­do. Al pre­gun­tar­le pa­ra cuán­do un suel­do un mí­ni­mo pa­ra los pi­lo­tos, di­jo que ya es­tán a pun­to de con­se­guir en Mo­toGP que no ha­ya pi­lo­tos de pa­go, por­que só­lo que­dan dos se­gún él, apor­tan­do pa­tro­ci­na­do­res o lo que sea, y que los de­más co­rren con­tra­ta­dos. Y al ha­cer hin­ca­pié en si si­gue em­pe­ña­do en evi­tar eso, ase­gu­ró que sí y que cree que con­se­gui­rán que los pi­lo­tos no ten­gan que pa­gar por co­rrer. Y que el suel­do mí­ni­mo que él hu­bie­ra fi ja­do en Mo­toGP, a ex­cep­ción de esos dos, el res­to lo su­pe­ran.

Pe­ro la pe­ti­ción va más allá de Mo­toGP, por­que en Mo­to2 y Mo­to3 tam­bién se jue­gan la vi­da y la si­tua­ción en al­gu­nos ca­sos es más crí­ti­ca en es­te sen­ti­do. Ezpeleta me ase­gu­ró que tam­bién lo tie­ne en men­te, pe­ro po­co a po­co, por­que no es igual. Di­ce que van pen­san­do co­sas pa­ra el fu­tu­ro y que a par­tir del 2022 ha­brá un cam­bio eco­nó­mi­co que im­pac­ta­rá más en Mo­to3 y Mo­to2, es­ta­ble­cien­do unas con­di­cio­nes me­jo­res. Él cree que pri­me­ro hay que arre­glar los equi­pos pa­ra que lue­go los equi­pos arre­glen a los pi­lo­tos. Al­guien de­be­rá con­tro­lar­los en to­do ca­so, pa­ra evi­tar abu­sos, y di­fe­ren­cian­do en­tre dos ti­pos de apor­ta­cio­nes, por­que pa­ra Ezpeleta, y pa­ra to­dos, una co­sa es que ten­ga que po­ner pas­ta por co­rrer el pi­lo­to y otra es que ten­ga un pa­tro­ci­na­dor que le ha­ga lle­gar. Re­su­mien­do, lo que quie­re evi­tar es que ha­ya fa­mi­lias que ten­gan que hi­po­te­car has­ta la ca­sa pa­ra que el hi­jo pue­da co­rrer. A ver si lo con­si­gue, por­que se lo vol­ve­ré a re­cor­dar den­tro unos años.

Por cier­to, la pri­me­ra vez que le en­tre­vis­té, año 2000, di­jo que pa­ra él Doohan era el me­jor de la his­to­ria, al­go que pa­sa­das dos dé­ca­das ya no pue­de de­cir. Ros­si y Már­quez tie­nen la cul­pa.

A Ezpeleta no le gus­ta que ha­ya pi­lo­tos que pa­guen por co­rrer o que ga­nen una mi­se­ria cuan­do es­tán po­nien­do en jue­go su vi­da

MELA CHÉRCOLES[ EN­VIA­DO ES­PE­CIAL A LOS GGPP DES­DE 1999]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.