La Mal­di­ción de la Ca­bra

Los Chica­go Cubs ini­cian hoy las Se­ries Mun­dia­les tras 71 años fue­ra de la gran fi­nal del béis­bol

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Da­vid Llorens

Los Chica­go Cubs no ga­nan el tí­tu­lo de la Li­ga pro­fe­sio­nal de béis­bol des­de 1908, ha­ce 108 años, pe­ro aho­ra es­tán más cer­ca que nun­ca tras ba­tir en la fi­nal de la Na­tio­nal Lea­gue a Los An­ge­les Dod­gers por 4 vic­to­rias a dos. En las Se­ries Mun­dia­les, las pri­me­ras que dispu­tan en 71 años, se me­di­rán a par­tir de es­ta ma­dru­ga­da los Cle­ve­land In­dians al me­jor de sie­te par­ti­dos, pe­ro ga­nen o pier­dan los Cubs ya pue­den sen­tir­se sa­tis­fe­chos por­que es­tán a un so­lo pa­so de rom­per la le­gen­da­ria Mal­di­ción de la Ca­bra, un omi­no­so ju­ra­men­to que les ha per­se­gui­do du­ran­te más de un si­glo y que han in­ten­ta­do exor­ci­zar en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, sin éxi­to.

La mal­di­ción tie­ne su pin­to­res­co ori­gen en 1945, cuan­do Billy Sia­nis, un ciu­da­dano de Chica­go de ori­gen grie­go y pro­pie­ta­rio de la ta­ber­na Billy Goat (Billy Ca­bra), en­tró en Wri­gley Field, el cam­po de la fran­qui­cia, dis­pues­to a pre­sen­ciar el cuar­to par­ti­do de las Se­ries Mun­dia­les, que me­día a los Cubs con De­troit Ti­gers. Co­mo siem­pre, le acom­pa­ñó de su mas­co­ta, una ca­bra lla­ma­da Murphy.

El acre olor del ani­mal mo­les­tó a al­gu­nos de sus ve­ci­nos de gra­da, que se que­ja­ron a los res­pon­sa­bles del es­ta­dio. Tras un ten­so ti­ra y aflo­ja, fi­nal­men­te Sia­nis y su acom­pa­ñan­te de pe­zu­ña hen­di­da fue­ron in­vi­ta­dos a mar­char­se. Billy, muy ofen­di­do, de­jó el re­cin­to ju­ran­do en arameo y ad­vir­tien­do: “Mi ca­bra trae suer­te a los Cubs. Si se mar­cha, va­mos a per­der es­ta fi­nal y no vol­ve­re­mos a ga­nar na­da nun­ca más”.

Se­gún pu­bli­có el ‘Chica­go Sun’ de la épo­ca, que re­co­gía el in­ci­den­te en su cró­ni­ca, Billy Sia­nis de­jó al ca­prino Murphy fue­ra del es­ta­dio, ata­do a un pos­te del apar­ca­mien­to, y re­gre­só a su asien­to. En aque­lla fa­se de la fi­nal, Chica­go ga­na­ba el pla­yoff por 2-1. Aca­bó per­dien­do y la Mal­di­ción de la Ca­bra co­men­zó a co­brar fuer­za.

En los 71 años que han pa­sa­do des­de en­ton­ces, los Cubs han es­ta­do a pun­to de me­ter­se en la fi­nal en cua­tro oca­sio­nes, pe­ro siem­pre ha su­ce­di­do al­go que les ha de­ja­do fue­ra y que ha he­cho más gran­de la le­yen­da so­bre­na­tu­ral que les per­si­gue, ali­men­ta­da con­ve­nien­fi­nal te­men­te por los co­lum­nis­tas es­pe­cia­li­za­dos, que des­en­tie­rran la cor­na­men­ta em­bru­ja­da ca­da vez que tie­nen oca­sión. En 1984 los San Die­go Pa­dres les ven­cie­ron en la fi­nal de la Na­tio­nal Lea­gue por 3-2. En 1989 ca­ye­ron an­te los San Fran­cis­co Giants por 4-1. En 2003 les tum­ba­ron los Flo­ri­da Mar­lins por 4-3. Y en 2015, la pa­sa­da cam­pa­ña, los New York Mets les tri­tu­ra­ron por 4-0.

Más ca­bras

Los afi­cio­na­dos de los Cubs to­ma­ron car­tas en el asun­to y lle­va­ron a ca­bo va­rias ini­cia­ti­vas pa­ra des­te­rrar el mal fa­rio. Sam Sia­nis, so­brino de Billy el ta­ber­ne­ro, fue lle- va­do a Wri­gley Field, jun­to a una ca­bra (sin pa­ren­tes­co con Murphy) en 1984, 1989, 1994 y 1998, coin­ci­dien­do con par­ti­dos im­por­tan­tes. Co­mo no fun­cio­nó, le die­ron la vuel­ta a la tor­ti­lla, in­ten­tan­do con­ta­giar la mal­di­ción a otra fran­qui­cia: en 2003 –cu­rio­sa­men­te el año de la ca­bra en el horóscopo chino– un gru­po de fans de los Cubs in­ten­ta­ron en­trar en el Mi­nu­te Maid Park, es­ta­dio de los Hous­ton As­tros, con una ca­bra lla­ma­da Vir­gil Ho­mer. Al ser­les de­ne­ga­da la en­tra­da, sa­ca­ron un per­ga­mino que lle­va­ban la­cra­do y lo le­ye­ron so­lem­ne­men­te an­te los em­plea­dos del ac­ce­so, pro­cla­man­do que la mal­di­ción que­da­ba re­ver­ti­da y que a par­tir de ese mo­men­to afec­ta­ría a los As­tros.

Qui­zá no de­bie­ron ha­cer­lo, por­que el con­ju­ro con­tra­ata­có con re­do­bla­da fu­ria. Esa mis­ma tem­po­ra­da, los Cubs ju­ga­ron de nue­vo la de la NL, es­ta vez con­tra Flo­ri­da Mar­lins. Con 3-2 a fa­vor en el pla­yoff, a una so­la vic­to­ria de las Se­ries Mun­dia­les, los Cubs ga­na­ban por 3-0 en Wri­gley Fied en la oc­ta­va y pe­núl­ti­ma en­tra­da del sex­to par­ti­do. Un ba­tea­dor de los Mar­lins en­vió una bo­la al­ta y blan­da al bor­de del lí­mi­te del cam­po, ta­rea fá­cil pa­ra que la re­co­gie­ra Moi­ses Alou y sen­ten­cia­ra prác­ti­ca­men­te el en­cuen­tro. Jus­to cuan­do es­ta­ba a cen­tí­me­tros de cap­tu­rar­la có­mo­da­men­te en su guan­te, un ado­les­cen­te afi­cio­na­do de los Cubs, Ste­ve Bart­man, es­ti­ró la mano en un re­fle­jo in­cons­cien­te, to­có la pe­lo­ta y la des­vió de su tra­yec­to­ria, ca­yen­do al sue­lo y per­mi­tien­do la ca­rre­ra de los ri­va­les. Fue un pun­to de in­fle­xión del que Chica­go no se re­cu­pe­ró, per­dien­do el par­ti­do 3-8 y la eli­mi­na­to­ria por 3-4.

Un año más tar­de, aque­lla bo­la mal­di­ta fue com­pra­da en subas­ta pri­me­ro y elec­tro­cu­ta­da pú­bli­ca­men­te des­pués en un res­tau­ran­te del cen­tro de Chica­go has­ta re­du­cir­la a ce­ni­zas.

Exor­cis­mos bal­díos

Los exor­cis­mos bal­díos con­ti­nua­ron, En 2007 apa­re­ció una ca­bra col­ga­da de la es­ta­tua de Harry Ca­ray, mí­ti­co ‘spea­ker’ de los Cubs. En 2008 un sa­cer­do­te or­to­do­xo grie­go ro­ció el cam­po con agua ben­di­ta. En 2011 se pu­so en mar­cha una ini­cia­ti­va so­li­da­ria, ‘Re­ver­se the Cur­se’ (re­vier­te la mal­di­ción), en la que los do­na­ti­vos se des­ti­na­ban a com­prar ca­bras pa­ra que do­ta­ran de le­che y que­so a fa­mi­lias sin re­cur­sos de paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos. En 2013 al­guien en­vió una ca­be­za cor­ta­da en un pa­que­te pos­tal a las ofi­ci­nas del equi­po. Y en 2015, cin­co afi­cio­na­dos se co­mie­ron un ca­bri­to de 18 kg. en un tiem­po ré­cord de 13’52”.

Un úl­ti­mo da­to que no ha­ce más que re­for­zar la mal­di­ción: ca­si 50 ju­ga­do­res pa­sa­ron por los Cubs y no ga­na­ron na­da. Cuan­do se mar­cha­ron a otras fran­qui­cias se con­vir­tie­ron en cam­peo­nes de la Ma­jor Lea­gue

El ori­gen del his­tó­ri­co ga­fe, una ca­bra a la que echa­ron del es­ta­dio en 1945 Des­de en­ton­ces ha­bían pro­ba­do to­do ti­po de exor­cis­mos sin ob­te­ner re­sul­ta­do

FO­TO: EFE

Los ju­ga­do­res de Chica­go Cubs ce­le­bran eu­fó­ri­cos el fin de una mal­di­ción muy pe­cu­liar, que du­ra­ba más de sie­te dé­ca­das. Es­ta ma­dru­ga­da arran­ca la fi­nal an­te Cle­ve­land In­dians

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.