BA­TA­LLA FI­NAL

Ros­berg afron­ta los tres úl­ti­mos gran­des pre­mios con 26 pun­tos de ren­ta so­bre Ha­mil­ton El ale­mán se­ría cam­peón en Mé­xi­co el pró­xi­mo fin de se­ma­na si ga­na y el bri­tá­ni­co no pun­túa Le bas­ta­ría con dos se­gun­dos y un ter­ce­ro aun­que Le­wis ga­na­se en las tres

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - Javier Al­fa­ro Man­so

Pa­ra uno de ellos, es ca­si un ‘aho­ra o nun­ca’, y pa­ra el otro, la opor­tu­ni­dad de al­can­zar el ce­tro cuan­do las hue­llas de su ad­ver­sa­rio prác­ti­ca­men­te ya es­tán mar­ca­das en el mis­mo. Ni­co Ros­berg y Le­wis Ha­mil­ton afron­tan el tra­mo fi­nal del cam­peo­na­to en­vuel­tos en el man­to de la ba­ta­lla que ellos mis­mos han te­ji­do a lo lar­go de to­do el cur­so. A fal­ta de tres ca­rre­ras por dispu­tar­se (Mé­xi­co, Bra­sil y Abu Dha­bi), el ale­mán tie­ne 26 pun­tos más que el bri­tá­ni­co, a quien, por lo tan­to, no le bas­ta­ría con im­po­ner­se en las ci­tas que que­dan co­mo pa­ra ser cam­peón.

Asu­mien­do que Ha­mil­ton si­guie­se por la sen­da del triun­fo ro­zan­do la per­fec­ción co­mo hi­zo en Es­ta­dos Uni­dos, Ros­berg ten­dría su­fi­cien­te con dos se­gun­dos pues­tos y un ter­ce­ro pa­ra que el tí­tu­lo no se es­ca­pa­se de sus ma­nos. En con­di­cio­nes nor­ma­les, in­de­pen­dien­te­men­te del or­den en que lo ha­gan, los dos Mer­ce­des de­be­rían ocu­par los ca­jo­nes más al­tos de los po­dios de Mé­xi­co, Bra­sil y Abu Dha­bi (tal y co­mo ya su­ce­dió en 2015), por lo que Ni­co ten­dría ga­ran­ti­za­do el que se­ría el pri­mer tí­tu­lo mun­dial de su pal­ma­rés con el que igua­lar a su pa­dre Ke­ke (1982). Pe­ro Red Bull po­dría con­ver­tir­se en el juez ines­pe­ra­do del cam­peo­na­to pa­ra fas­ti­diar la fies­ta de los Ros­berg. Los mo­no­pla­zas de la es­cu­de­ría ener­gé­ti­ca, con Da­niel Ric­ciar­do y Max Vers­tap­pen en sus asien­tos, es­tán pro­ta­go­ni­zan­do un más que no­to­rio úl­ti­mo ter­cio del cur­so. Sin ir más le­jos, en Aus­tin so­lo un inopor­tuno ‘vir­tual sa­fety car’, cau­sa­do pa­ra­dó­ji­ca­men­te por el aban­dono de Max, ale­jó a Da­niel de su lu­cha por dar ca­za a Ros­berg, a quien in­clu­so le ha­bía ga­na­do an­tes la se­gun­da po­si­ción en la sa­li­da. En de­fi­ni­ti­va, los de Mil­ton Key­nes pue­den re­sul­tar esos ‘ami­gos’ de los que Ha­mil­ton ne­ce­si­ta un fa­vor pa­ra que sus hi­po­té­ti­cas vic­to­rias no sean es­té­ri­les. Ric­ciar­do es pro­ba­ble­men­te el me­jor de la pa­rri­lla ade­lan­tan­do, y el im­pre­vi­si­ble Vers­tap­pen va al lí­mi­te en to­das y ca­da una de las cur­vas, por lo que si sus co­ches con­ti-

núan rin­dien­do al ni­vel ex­hi­bi­do úl­ti­ma­men­te po­drían te­ner mu­cho que de­cir en es­tas úl­ti­mas tres ca­rre­ras.

Pre­sión pa­ra Ros­berg

Sin em­bar­go, el que pro­me­te ser el ma­yor ri­val que pue­de evi­tar el tí­tu­lo de Ros­berg es el pro­pio ale­mán. A lo lar­go de su ca­rre­ra, mu­chos le han cul­pa­do de ser un pi­lo­to blan­do con pro­ble­mas pa­ra su­pe­rar la pre­sión. En es­te sen­ti­do, pue­de que to­da­vía no se en­cuen­tre a la al­tu­ra del irre­ve­ren­te Ha­mil­ton, quien pa­re­ce dis­fru­tar más que su­frir en los mo­men­tos al lí­mi­te, pe­ro sí que es cier­to que Ni­co ha ex­pe­ri­men­ta­do du­ran­te es­ta tem­po­ra­da un cam­bio. Qui­zá más ma­du­ro, o pue­de que can­sa­do de es­tar en un se­gun­do plano, el teu­tón ha da­do un pa­so al fren­te pa­ra de­fen­der un tí­tu­lo en­ca­rri­la­do con un cua­tro de cua­tro im­pe­ca­ble en el ini­cio del cam­peo­na­to. Cier­to es que más tar­de, Ha­mil­ton in­clu­so lle­gó a arre­ba­tar­le el li­de­ra­to con un seis de sie­te de Mó­na­co a Ale­ma­nia, pe­ro tras las va­ca­cio­nes, Ros­berg vol­vió me­jor pa­ra el ‘rush’ fi­nal de la ba­ta­lla en­tre los dos pi­lo­tos de Mer­ce­des. En con­tra­po­si­ción a es­to, a Le­wis Ha­mil­ton el pa­rón no le vino na­da bien, y a pe­sar de que pa­re­cía ha­ber mi­na­do la mo­ral de Ni­co Ros­berg an­tes de la pau­sa es­ti­val, tras la mis­ma acu­mu­ló cin­co Gran­des Pre­mios sin ven­cer has­ta que por fin lo hi­zo el pa­sa­do fin de se­ma­na en el tra­za­do de Las Amé­ri­cas.

Ri­va­les irre­con­ci­lia­bles

Más que com­pa­ñe­ros de equi­po, Ni­co y Le­wis son ri­va­les irre­con­ci­lia­bles que ha­cen ca­da uno la gue­rra por su la­do. Tam­po­co es que se pue­da ha­blar de una ma­la re­la­ción fue­ra de la pis­ta, pe­ro cuan­do es­tán en el as­fal­to ca­da cual, co­mo es ló­gi­co, lu­cha por sus in­tere­ses, y esa am­bi­ción ha pro­du­ci­do más de un des­en­cuen­tro en el pa­sa­do. Cen­trán­do­nos úni­ca­men­te en el pre­sen­te cur­so, en la me­mo­ria es­tán el ac­ci­den­te que de­jó a los dos fue­ra de ca­rre­ra en la pri­me­ra vuel­ta del Gran Pre­mio de Es­pa­ña y el to­que en­tre am­bos en Aus­tria que hi­zo que Ros­berg ca­ye­se del pri­mer al cuar­to pues­to, en­tre otros. Ade­más, asun­tos co­mo el po­lé­mi­co in­ter­cam­bio de pi­lo­tos an­tes de que arran­ca­se el pre­sen­te Mun­dial, y la teo­ría de la cons­pi­ra­ción en su con­tra de­nun­cia­da por Ha­mil­ton tras el GP de Ma­la­sia ha­cien­do alu­sión a lo sos­pe­cho­so que re­sul­ta­ba que su mo­tor Mer­ce­des fue­se el úni­co que fa­lla­ba de en­tre los ocho que hay en to­da la pa­rri­lla.

Lo cier­to es que la des­ar­mo­nía en­tre am­bos ac­to­res les ha sal­pi­ca­do des­de que com­par­ten sa­ga en Mer­ce­des. A Ha­mil­ton le ha to­ca­do el pa­pel prin­ci­pal en to­das las pe­lí­cu­las has­ta aho­ra gra­ba­das, mien­tras que Ros­berg per­ma­ne­cía en un se­gun­do plano, pe­ro pue­de que es­ta vez se in­ter­cam­bien los ro­les. ‘The end’ es­tá ya muy cer­ca, y po­dría lle­gar es­te pró­xi­mo fin de se­ma­na en el GP de Mé­xi­co

FO­TO: AP

Ni­co Ros­berg y Le­wis Ha­mil­ton afron­tan el fi­nal de la que es­tá sien­do una tre­pi­dan­te tem­po­ra­da lu­chan­do por el tí­tu­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.