Mu­cho gol, po­co fút­bol

Ar­gen­ti­na, cu­ya se­lec­ción vi­ve uno de los mo­men­tos más de­li­ca­dos, es con Fran­cia el úni­co país cuen­ta con cua­tro ju­ga­do­res en la lis­ta de ‘Los 30 del Ba­lón de Oro’. En­tre ellos Leo, el me­jor

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

La re­la­ción de fi­na­lis­tas del Ba­lón de Oro se ha ana­li­za­do des­de ca­si to­dos los pun­tos de vis­ta. Em­pe­zan­do por las au­sen­cias, que las hay muy so­na­das. Por ejem­plo, no es­tán ni Ge­rard Pi­qué ni Leo­nar­do Bo­nuc­ci, dos de los me­jo­res cen­tra­les del mun­do. Y en el cen­tro del cam­po, co­mo siem­pre, tam­po­co ha en­tra­do Bus­quets mien­tras que Ben­ze­ma pa­ga con la ex­clu­sión el pea­je de su ex­clu­sión de la se­lec­ción. Y hay pre­sen­cias más que dis­cu­ti­bles, par­ti­cu­lar­men­te la del guar­da­me­ta Rui Pa­tri­cio. Pe­ro, bueno, pa­ra el gus­to, los co­lo­res y los fut­bo­lis­tas.

Sal­ta a la vis­ta que el Ma­drid, con seis ju­ga­do­res, es el equi­po más re­pre­sen­ta­do. Por de­trás es­tán el Ba­rça y el Ba­yern con cua­tro. El Atlé­ti­co tie­ne tres re­pre­sen­tan­tes, co­mo la Ju­ven­tus. El City, el Uni­ted y el Lei­ces­ter apor­tan un par. Otros dos equi­pos, West Ham y Tot­ten­ham de la Pre­mier -con cin­co es­cu­dos di­fe­ren­tes es la Li­ga más re­pre­sen­ta­da- tie­nen un fi­na­lis­ta. Co­mo Spor­ting de Lis­boa y Dort­mund.

Aho­ra bien, si ob­ser­va­mos la lis­ta en re­la­ción con los pa­sa­por­tes de los ju­ga­do­res, la co­sa cam­bia. Hay die­ci­sie­te na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas. Diez paí­ses con un fut­bo­lis­ta, tres con dos, dos con tres y dos con cua­tro: Fran­cia y Ar­gen­ti­na con Mes­si al fren­te que es, jus­to,

don­de que­ría­mos de­te­ner­nos. No en las op­cio­nes de Mes­si, que las me­re­ce to­das sino en el al­te­ra­do uni­ver­so al­bi­ce­les­te que en­ca­de­na de­cep­cio­nes en ca­da par­ti­do de su com­bi­na­do te­nien­do co­mo tie­nen, a la vis­ta de los 30 ele­gi­dos, a va­rios de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do, em­pe­zan­do por el me­jor. Con­tra­dic­to­rio es­ce­na­rio que con­fir­ma­ría que el pro­ble­ma de Ar­gen­ti­na no es la ma­te­ria pri­ma sino el pro­duc­to que se sa­ca de ella. Ha­ce tiem­po que no se sa­bé a qué jue­ga. El ob­je­ti­vo es el mis­mo, ga­nar, pe­ro no se sa­be có­mo. Bueno sí, pi­dién­do­le a Mes­si que lo re­suel­va to­do. To­do y siem­pre. Ol­vi­dan­do que el fút­bol es un jue­go co­lec­ti­vo. Los fut­bo­lis­tas ga­nan par­ti­dos pe­ro son los equi­pos quie­nes ga­nan los tí­tu­los.

Jun­to a Leo, en­tre los as­pi­ran­tes del Ba­lón de Oro apa­re­cen Hi­guaín,

Dy­ba­la yel Kun Agüe­ro. Un pó­quer de lu­jo com­pa­ti­ble con la mis­ma ali­nea­ción. Ahí es­tán jun­tos ca­si la mi­tad de los fut­bo­lis­tas de cam­po que ele­gi­ría cual­quier se­lec­cio­na­dor ar­gen­tino. Y de he­cho sue­len ele­gir­los pe­ro la má­qui­na no fun­cio­na ni con ellos en el on­ce o en el ca­tor­ce. Cua­tro de­lan­te­ros es­te­la­res sin com­pa­ñía, sin res­pal­do. Sin fút­bol co­lec­ti­vo a su es­pal­da que les en­ca­re al ar­co con­tra­rio con ar­gu­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra de­fi­nir más allá de una de las mu­chas ta­len­to­sas ac­cio­nes in­di­vi­dua­les que son ca­pa­ces de pro­ta­go­ni­zar. Pa­ra que de­fi­nan.

Ar­gen­ti­na, que ha te­ni­do du­ran­tes dé­ca­das a mu­chos de los me­jo­res de­fen­sas del mun­do y a cen­tro­cam­pis­tas ex­cep­cio­na­les que ele­va­ron a elo­gio má­xi­mo el ca­li­fi­ca­ti­vo de pe­lo­te­ros, re­sul­ta que tie­ne gol, aca­so más que nun­ca, pe­ro le fal­ta lo que tu­vo siem­pre. Con­tun­den­cia, fia­bi­li­dad y es­ti­lo. Hay gol, sal­ta a la vis­ta, pe­ro fal­ta fút­bol. Equi­po

FO­TO: GYI

Agüe­ro y Mes­si, en la ima­gen abra­za­dos con la se­lec­ción ar­gen­ti­na, en­tre los 30 fi­na­lis­tas al Ba­lón de Oro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.