Ñito, el por­te­ro que re­ga­tea­ba fue­ra del área

Fue el primero que se hi­zo fa­mo­so en Es­pa­ña por jugar con los pies por to­do el cam­po

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Fran­cesc Agui­lar Bar­ce­lo­na

A Ci­priano An­to­nio González, ‘Ñito’, en Gra­na­da aún no le han ol­vi­da­do. Tam­po­co en su Te­ne­ri­fe na­tal, don­de aho­ra co­la­bo­ra con el club en la cap­ta­ción de so­cios. Na­ció en San An­drés ha­ce 77 años y si­gue con la men­te fres­ca, co­mo cuan­do se hi­zo fa­mo­so en los años 60 y prin­ci­pios de los 70 por ser el pri­mer por­te­ro que sa­lía del área con el ba­lón con­tro­la­do y has­ta se atre­vía a re­ga­tear a cuan­tos le sa­lían al pa­so. Decían que es­ta­ba lo­co, pe­ro nun­ca le me­tie­ron un gol en sus aven­tu­ras le­jos de su mar­co. En una oca­sión, “lle­gué al área con­tra­ria y mi cen­tro lo re­ma­tó de ca­be­za Ure­ña. No fue gol por po­co”, re­cuer­da con or­gu­llo el ex guar­da­me­ta. Ju­gó en el Te­ne­ri­fe, Va­len­cia, Gra­na­da y aca­bó su ca­rre­ra en el Mur­cia, tras mi­li­tar co­mo ce­di­do an­tes en el Li­na­res. Es­tu­vo a pun­to de ser in­ter­na­cio­nal en un par de oca­sio­nes. Lo me­re­ció. Era bueno e in­no­va­dor.

La idea de las ‘ex­cur­sio­nes’ fue al­go ins­tin­ti­vo, que se le ocu­rrió a él. Enel vie­jo es­ta­dio de Los Cár­me­nes, la afición, que lo ido­la­tra­ba, gri­ta­ba “¡más ma­de­ra!”, ca­da vez que el ba­lón lle­ga­ba a sus do­mi­nios, para que sa­lie­ra ju­gan­do el es­fé­ri­co. De he­cho, lo­gra­ba lo que aho­ra pi­den los en­tre­na­do­res a sus guar­da­me­tas, que rom­pan la pri­me­ra lí­nea de pre­sión ri­val . Cla­ro que Ñito tam­bién era un ga­to ba­jo los pa­los, muy de­ci­di­do en las sa­li­das y efec­ti­vo en el jue­go aé­reo. Se hi­zo fa­mo­so, ade­más, por una ju­ga­da per­so­nal en que se le­van­ta­ba del sue­lo sin usar las ma­nos, de un sal­to, con el ba­lón su­je­to fir­me­men­te.

Mi­li­tó en el Gra­na­da du­ran­te ocho tem­po­ra­das, épo­ca de oro del equi­po an­da­luz, en que lle­gó a que­dar sex­to en la cla­si­fi­ca­ción en tres oca­sio­nes. Hoy en día hu­bie­ra ido a Eu­ro­pa. Co­mo anéc­do­ta, Ñito tu­vo de pre­si­den­te a Cán­di­do Gó­mez, ‘Can­di’, que tam­bién fue por­te­ro. Fue él, jun­to al téc­ni­co que más años le entrenó, Jo­sé Igle­sias, ‘Jo­seí­to’, quie­nes le die­ron la ba­ja en 1974, cuan­do el vas­co Fran­cis­co Ja­vier Iz­coa le arre­ba­tó la ti­tu­la­ri­dad. Ñito con­fie­sa que “me que­da­ban 20 ho­ras de fút­bol, pe­ro me hu­bie­ra gus­ta­do aca­bar en el Gra­na­da”.

Co­mo Ca­rri­zo

Sin du­da, en su aven­tu­ra in­flu­yó uno de sus téc­ni­cos en el Gra­na­da, el ar­gen­tino Nés­tor Ros­si que fue un in­no­va­dor en el fút­bol es­pa­ñol al in­cor­po­rar el mar­ca­je en zo­na, al­go des­co­no­ci­do en­ton­ces que sor­pren­dió mu­cho a sus ri­va­les y a los pro- pios de­fen­sas gra­na­di­nos. Ju­gan­do así, con al des­apa­ri­ción de la fi­gu­ra del li­be­ro (la za­ga era de cua­tro en lí­nea), el por­te­ro pa­sa­ba a ser im­por­tan­te fue­ra del mar­co tam­bién. Ñito re­cuer­da que ‘Pip­po’ Ros­si me ha­bla­ba de un por­te­ro ar­gen­tino fa­mo­so que se lla­ma­ba Ama­deo Ca­rri­zo y que tam­bién ju­ga­ba con los pies. Y me ani­ma­ba en mis in­cur­sio­nes”.

En cam­bio, otros en­tre­na­do­res co­mo Mar­cel Do­min­go, gran por­te­ro en su épo­ca, eran po­co par­ti­da­rios de sus ex­cur­sio­nes. “Re­cuer­do un día, creo que fue un par­ti­do contra el Málaga, que me di­jo que va­mos a jugar muy al ata­que, o sea que hoy no me ha­ga de las su­yas. El pri­mer ba­lón me lle­gó a mí, de­bía pa­rar el ata­que ri­val y, cla­ro, ese día le pe­gué un pa­ta­dón al ba­lón ante la sor­pre­sa de to­dos”. Cu­rio­sa­men­te, Mar­cel Do­min­go se hi­zo fa­mo­so por sus ex­cen­tri­ci­da­des co­mo por­te­ro del Atle­ti, lle­gan­do a sen­tar­se en­ci­ma del tra­ve­sa­ño.

Muy de Ter Ste­gen

Ñito de­fien­de a Marc-André ter Ste­gen, “un por­te­ro ca­paz de sa­lir de su área y re­ga­tear a un con­ta­rio co­mo ha­cía yo, de dar pa­ses e ini­ciar el jue­go ofen­si­vo. Se no­ta que sa­be jugar al fút­bol, ade­más de pa­rar lo su- yo”. Tam­bién des­ta­ca de Ter Ste­gen, “su ca­rác­ter, por­que se re­cu­pe­ra rá­pi­do de sus erro­res, una co­sa pro­pia de to­dos los gran­des por­te­ros”. Ahí tam­bién men­cio­na a “Clau­dio Bra­vo, co­mo se vio en la ju­ga­da des­gra­cia­da en el par­ti­do del City en el Camp Nou. Bra­vo es otro buen por­te­ro con pies y ma­nos”. Tam­bién le gus­ta Ma­nuel Neuer (Ba­yern) y no se ol­vi­da del ex bar­ce­lo­nis­ta Víc­tor Val­dés, aho­ra en el Midd­les­brough, “un por­te­ra­zo, por­que jugar en aquel Ba­rça en que te lle­ga­ban po­cas ve­ces pe­ro en cla­ras oca­sio­nes de pe­li­gro, te­nía su mé­ri­to. Es muy bueno en las sa­li­das y na­da tor­pe con los pies”. Ñito tam­bién hi­zo de ojea­dor del Te­ne­ri­fe en Su­da­mé­ri­ca y fue téc­ni­co del equi­po chi­cha­rre­ro, ade­más de en­tre­nar a los por­te­ros. Bro­mea­con que “el co­lom­biano Hi­gui­ta me co­pió mi es­ti­lo, ju­ga­ba co­mo lo ha­cía yo, pe­ro le pi­lla­ron el tru­co y le ha­cían go­les. A mí nun­ca me me­tie­ron uno cuan­do sa­lía del área. Si me qui­ta­ban el ba­lón reac­cio­na­ba rá­pi­do. Só­lo una vez un de­fen­sa sal­vó una oca­sión ba­jo pa­los”.

De­fen­sa de hie­rro

Lo más des­ta­ca­ble es que Ñito ju­ga­ba con una de­fen­sa te­rri­ble en la que des­ta­ca­ban Agui­rre Suá­rez, Mon­te­ro Cas­ti­llo o Pe­dro Fer­nán­dez, tres za­gue­ros muy du­ros, en reali­dad vio­len­tos. Ñito di­ce que “me de­ja­ban ha­cer, te­nían ple­na con­fian­za en mí. Agui­rre Suá­rez me de­cía: Pi­be, vos tran­qui­lo, que te cu­bri­mos”. Eso sí, un día con­ven­cie­ron a ‘Pip­po’ Ros­si para que ali­nea­ra a Ñito de ex­tre­mo iz­quier­do en un par­ti­do amis­to­so dispu­tado en épo­ca na­vi­de­ña. “Co­mo es tan bueno con los pies...”, di­je­ron. Só­lo hi­cie­ron que pa­sar­le ba­lo­nes al hue­co. En ese Gra­na­da ju­ga­ron dos fut­bo­lis­tas que fue­ron par­te de la his­to­ria del Ba­rça. Primero el fino ex­tre­mo Vi­cen­te y lue­go el ‘Ti­gre’ Barrios.

Ñito, aho­ra, con­si­de­ra que los por­te­ros par­ti­ci­pan más en el jue­go, que no se li­mi­tan só­lo a in­ten­tar pa­rar. “Eso es más di­ver­ti­do, te per­mi­te es­tar en con­ti­nuo mo­vi­mien­to. An­tes po­días es­tar minutos y minutos sin en­trar en jue­go”. Tam­bién de­fien­de que “el Gra­na­da te­nía fa­ma de de­fen­si­vo, pe­ro con Por­ta y Barrios arri­ba, con Vi­cen­te, me­tía­mos go­les y es­tu­vi­mos mu­cho tiem­po sin per­der en ca­sa has­ta que vino el Ba­rça y nos ga­nó 0-1 en Los Cár­me­nes, en un duelo muy igua­la­do”.

Fi­nal­men­te, Ñito re­cuer­da que “me sa­lie­ron bue­nos par­ti­dos en el Camp Nou ante el Ba­rça y tam­bién en Sa­rrià ante el Es­pan­yol. Los ju­ga­do­res del Ba­rça eran muy bue­nos y aca­ba­ban por ga­nar­nos allí, pe­ro dá­ba­mos gue­rra. Ve­re­mos aho­ra que ha­ce el Gra­na­da es­ta se­ma­na, des­de lue­go el por­te­ro con Mes­si, Suá­rez y Ney­mar en fren­te no se va a abu­rrir, mi ni­ño.” Ge­nio y fi­gu­ra es­te Ñito . Un pre­cur­sor

Le gus­ta mu­cho Ter Ste­gen por su jue­go con los pies, pe­ro, so­bre to­do, el ca­rác­ter

FOTO: TO­RRES MO­LI­NA/EL IDEAL

Ñito, el ído­lo de Gra­na­da La afición de Los Cár­me­nes ado­ra­ba al por­te­ro ti­ner­fe­ño que da­ba es­pec­tácu­lo siem­pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.