Ca­da día mas le­jos del Pa­rís Saint-Ger­main

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

Quien iba a de­cir a prin­ci­pios de tem­po­ra­da que Mar­co Ve­rrat­ti es­ta­ría con un pie y me­dio fue­ra del Pa­ris Saint-Ger­main. Si ha­ce unos me­ses las de­cla­ra­cio­nes eran de amor eterno a la en­ti­dad fran­ce­sa aho­ra, por la ges­tua­li­dad y pa­la­bras de ju­ga­dor y Mino Raio­la, su re­pre­sen­tan­te, pa­re­ce que la re­la­ción es­tá a pun­to de rom­per­se.

La cul­pa la tie­ne la re­la­ción que se ha crea­do con Unai Emery. No han en­ca­ja­do na­da en­tre ellos y la si­ner­gia es nu­la. Ya no le gus­tó al cen­tro­cam­pis­ta ita­liano, uno de los fut­bo­lis­tas con más mer­ca­do del mo­men­to, su nue­vo rol den­tro del equi­po, le­jos del doble pi­vo­te y más ade­lan­ta­do, sien­do el ne­xo en­tre de­lan­te­ra y cen­tro del

cam­po. El ex del Pes­ca­ra no ha­bía ju­ga­do allí nun­ca y se no­tó. No bri­lla­ba lo mis­mo y su pro­ta­go­nis­mo e in­fluen­cia en le jue­go dis­mi­nu­yó preo­cu­pan­te­men­te.

Emery no ha sa­bi­do ges­tio­nar­lo y es el gran se­ña­la­do. Sa­có de su po­si­ción a Ve­rrat­ti y, cuan­do lo ha de­vuel­to, no ha sa­bi­do in­ter­pre­tar lo que su­po­ne el fut­bo­lis­ta pa­ra el jue­go del PSG, y ya son co­mu­nes sus sus­ti­tu­cio­nes en la me­dia par­te. Se han vi­vi­do dos epi­so­dios se­gui­dos en el que el ita­liano se mar­cha del te­rreno de jue­go ta­pán­do­se la bo­ca con sig­nos de enfado y, an­te el Mar­se­lla, no du­dó en se­ña­lar al téc­ni­co vas­co pre­gun­tan­do si “¿él ha di­cho que lo he he­cho mal?”.

La cuer­da es­tá ten­sa y a pun­to de re­ven­tar. En Fran­cia se muer­den las uñas mien­tras que en el res­to de Eu­ro­pa se fro­tan las ma­nos es­pe­ran­do a que em­pie­ce la pu­ja por el fi­cha­je de uno de los me­jo­res cen­tro­cam­pis­tas del mun­do. Es ra­ro, pe­ro Emery no ha sa­bi­do ver que en Ve­rrat­ti se es­con­de un ju­ga­dor de enor­me ta­len­to, que en oca­sio­nes in­clu­so re­cuer­da a Xa­vi Her­nán­dez. Pe­ro no so­lo des­ta­ca por su ca­rác­ter de dis­tri­bui­dor. Por si no fue­ra su­fi­cien­te, su ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo lo ha­ce un buen de­fen­sor, que se pres­ta a la ayu­da siem­pre que su equi­po lo ne­ce­si­ta y no da un ba­lón por per­di­do. Que em­pie­ce la pu­ja

FO­TO: AP

La re­la­ción en­tre Unai Emery y el cen­tro­cam­pis­ta ita­liano no es na­da bue­na y, si no cam­bia, to­do desem­bo­ca­rá en la mar­cha del ex del Pes­ca­ra

Mo­ra­ta y Lu­cas Váz­quez si­guen reivin­di­can­do su ti­tu­la­ri­dad con go­les y gran­des ac­tua­cio­nes.

El Mi­lan de Mon­te­lla, re­ju­ve­ne­ci­do, em­pie­za a ser un pro­yec­to con ca­ra y ojos des­pués de años ma­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.