Raúl en­tra en el mun­do de las ca­sua­li­da­des

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

En un mes le ha cam­bia­do la vi­da. Des­pués de una tra­yec­to­ria bri­llan­te co­mo fut­bo­lis­ta, Raúl González y fa­mi­lia vi­vían días fe­li­ces de tran­qui­li­dad en Es­ta­dos Uni­dos. De gol­pe, por un asun­to de re­pre­sen­ta­ción co­mo Em­ba­ja­dor de la LFP, Raúl asis­tió a la inau­gu­ra­ción de la ofi­ci­na del Ba­rça en Nue­va York y ahí se trun­có to­do. A pe­sar de ha­cer bien su tra­ba­jo, la ca­ver­na te­le­vi­sa­da no le per­do­nó el pa­ra­bién a la ex­pe­di­ción del Ba­rça y sus fo­tos con Bar­to­meu o Ro­nal­din­ho fue­ran til­da­das de al­ta trai­ción. A par­tir de ahí, las crí­ti­cas a Raúl arre­cia­ron de for­ma in­jus­ta y exa­ge­ra­da. Y no só­lo eso, sus ma­rro­nes eco­nó­mi­cos, que ja­más apa­re­cían en la pren­sa, de pron­to me­re­cen gran­des ti­tu­la­res. Me­nu­da ca­sua­li­dad. Aho­ra sa­be­mos que Raúl se­rá em­bar­ga­do con nue­ve mi­llo­nes por im­pa­go de una deu­da tras una in­ver­sión fa­lli­da en ener­gía fo­to­vol­tai­ca. Su­pon­go que pa­ra que las aguas vuel­van a su cau­ce, Raúl cri­ti­có a los ju­ga­do­res del Ba­rça por su for­ma de ce­le­brar el 2 a 3 en Mestalla. Quie­re ga­nar­se el per­dón blan­co. Ne­ce­si­ta la com­pli­ci­dad ca­ver­na­ria pa­ra vol­ver a su vi­da tran­qui­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.