UN DU­RO PEA­JE

Las le­sio­nes es­tán sien­do un fac­tor de­ci­si­vo pa­ra los equi­pos que dispu­tan la nue­va Eu­ro­li­ga La du­re­za del ca­len­da­rio es­tá ha­cien­do me­lla y al­gu­nos clubs ya se plan­tean to­mar me­di­das

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BASKET - Je­sús Pé­rez Ra­mos Bar­ce­lo­na

Las le­sio­nes se es­tán con­vir­tien­do en es­tas pri­me­ras se­ma­nas de tem­po­ra­da en un pro­ble­ma pa­ra la gran ma­yo­ría de equi­pos que com­pa­gi­nan sus com­pe­ti­cio­nes do­més­ti­cas con la nue­va Eu­ro­li­ga, que tie­ne pro­gra­ma­das a lo lar­go de la pre­sen­te cam­pa­ña cin­co jor­na­das do­bles en­tre se­ma­na, al­go que pro­vo­ca que los que par­ti­ci­pan en ella pue­dan lle­gar a ju­gar cin­co par­ti­dos en pe­rio­dos de tiem­po diez u on­ce días. La exi­gen­cia del ca­len­da­rio es­tá ha­cien­do me­lla, es­pe­cial­men­te en las es­cua­dras cu­yas li­gas na­cio­na­les son más com­pe­ti­ti­vas, co­mo pue­de ser la es­pa­ño­la, por­que no hay po­si­bi­li­dad de dar des­can­so o de do­si­fi­car a los ju­ga­do­res im­por­tan­te de la plan­ti­lla. El Ba­rça, por ejem­plo, ha dispu­tado 14 par­ti­dos en los úl­ti­mos 38 días, incluido un pe­rio­do en el que ha ju­ga­do cin­co en 10 días, pe­ro no es un ca­so ais­la­do, ya que es un rit­mo de com­pe­ti­ción que la ma­yo­ría de equi­pos es­tá asu­mien­do. Una de las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas ha si­do el elevado nú­me­ro de pro­ble­mas fí­si­cos de los ju­ga­do­res, en gran me­di­da por­que la tem­po­ra­da es­tá en sus pri- me­ros com­pa­ses y los equi­pos no tie­nen to­da­vía afi­na­do su pun­to de for­ma pa­ra re­sis­tir un rit­mo tan in­ten­so. Cuan­do só­lo lle­va­mos cua­tro jor­na­das de Eu­ro­li­ga ya se han re­gis­tra­do le­sio­nes gra­ves de ju­ga­do­res im­por­tan­tes co­mo pue­den ser Pau Ri­bas ,Juan Carlos Na­va­rro y Jus­tin Doell­man, del Ba­rça, Bog­dan Bog­da­no­vic (Fe­ner­bah­ce), Coty Clar­ke y An­ton Pon­kras­hov (Unics Ka­zan), An­drea Bar­gna­ni (Bas­ko­nia), Jayson Gran­ger (Ana­do­lu Efes) o Mi­lan Mac­van (Olim­pia Mi­lan), que han caí­do bien en la com­pe­ti­ción eu­ro­pea o en la na­cio­nal.

Va­rios ju­ga­do­res ya aler­ta­ron de ello al ini­cio de la cam­pa­ña. Rudy Fer­nán­dez, ale­ro del Real Ma­drid, de­cla­ró en su día que “son mu­chí­si­mos par­ti­dos, mu­chos via­jes. Se nos va a ha­cer muy lar­go y muy du­ro”, mien­tras que su com­pa­ñe­ro de equi­po, Fe­li­pe Re­yes, apun­tó que “son mu­chos par­ti­dos y hu­bie­se pre­fe­ri­do otro ti­po de com­pe­ti­ción, pe­ro los que man­dan han de­ci­di­do que sea así. Creo que pa­ra los ju­ga­do­res, en mi opi­nión, no es muy bueno tan­to par­ti­do”.

Una vez ini­cia­da la com­pe­ti­ción han si­do los en­tre­na­do­res los que han al­za­do la voz pa­ra ex­pre­sar sus que­jas. Re­cien­te­men­te, An­drea Trin­che­ri, en­tre­na­dor del Bro­se Bas­kets de Bam­berg, ma­ni­fes­tó que “lo que es­tá pa­san­do es que... ¿Sa­bes cuán­tas le­sio­nes se es­tán pro­du­cien­do en es­ta Eu­ro­li­ga? En ca­da par­ti­do hay al me­nos tres o cua­tro ju­ga­do­res que se le­sio­nan. Gran­ger, Bog­da­no­vic... No es­toy ha­blan­do de los ju­ga­do­res nú­me­ro 10 u 11 de la plan­ti­lla, sino de gran­des nom­bres”. Por su par­te, Geor­gios Bar­tzo­kas, téc­ni­co del Bar­ce­lo­na Las­sa, con­si­de­ró que “veo mu­chos ju­ga­do­res le­sio­na­dos, por­que la Eu­ro­li­ga es­tá in­ten­tan­do ser co­mo una NBA, con 82 par­ti­dos por tem­po­ra­da, pe­ro sin las con­di­cio­nes que hay en la NBA” y aña­dió que “con es­te ca­len­da­rio de la Eu­ro­li­ga ne­ce­si­ta­mos 15 ju­ga­do­res en ca­da plan­ti­lla, Es una cues­tión del tiem­po de re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca de los ju­ga­do­res, es­pe­cial­men­te en li­gas co­mo Tur­quía, Ru­sia o Es­pa­ña, no es nor­mal ju­gar tres par­ti­dos en cin­co días, in­clu­yen­do via­jes”.

Las le­sio­nes, ló­gi­ca­men­te, no son al­go bueno pa­ra las com­pe­ti­cio­nes. Des­de lue­go, no pa­ra los ju­ga­do­res, que ven co­mo ese rit­mo fre­né­ti­co acor­ta sus ca­rre­ras de­por­ti­vas. Tam­po­co pro­ba­ble­men­te pa­ra los clubs, que ne­ce­si­tan ha­cer plan­ti­llas muy lar­gas con el con­si­guien­te gas­to ex­tra de per­so­nal. Y tam­po­co des­de el pun­to de vis­ta del afi­cio­na­do, que ve que los ju­ga­do­res a los que quie­re ver no es­tán dis­po­ni­bles o que juegan po­cos mi­nu­tos pa­ra do­si­fi­car sus es­fuer­zos.

Pen­san­do en la des­co­ne­xión

Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de una si­tua­ción con ma­la so­lu­ción de­bi­do a la vo­lun­tad de la Eu­ro­li­ga de au­men­tar su nú­me­ro de par­ti­dos y a la nu­la pre­dis­po­si­ción por par­te de los di­ver­sos ac­to­res del bas­ket eu­ro­peo de ar­mo­ni­zar los di­fe­ren­tes ca­len­da­rios de las di­fe­ren­tes com­pe­ti­cio­nes. Pa­ra los equi­pos la so­lu­ción es con­fi­gu­rar plan­ti­llas muy am­plias pa­ra ir re­par­tien­do mi­nu­tos y do­si­fi­can­do fuer­zas. Tam­po­co es de ex­tra­ñar que al­gu­nos gran­des clubs, es­pe­cial­men­te aque­llos que com­pi­ten en li­gas na­cio­nes más flo­jas, se es­tén plan­tean­do dispu­tar só­lo la Eu­ro­li­ga y re­nun­ciar to­tal­men­te o en par­te a su com­pe­ti­ción do­més­ti­ca con di­ver­sas po­si­bles fór­mu­las. Pa­ra los ju­ga­do­res, la so­lu­ción es, sim­ple­men­te, in­ten­tar no le­sio­nar­se

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Jus­tin Doell­man, ala-pí­vot del Ba­rça, se re­ti­ra le­sio­na­do

FO­TOS: GETTY/MO­RA­TA

Arri­ba, Pau Ri­bas, es­col­ta del Ba­rça, re­ti­ra­do en ca­mi­lla tras su­frir una lesión en pis­ta del Es­tre­lla Ro­ja que le man­ten­drá de ba­ja nue­ve me­ses. A la de­re­cha, An­te To­mic se due­le en el sue­lo de una lesión en el par­ti­do an­te el Bro­se que fi­nal­men­te se que­dó en un sus­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.